Archive for 29 noviembre 2007

h1

Damaso García o la vuelta de la honestidad a esta tierra de Gracia

noviembre 29, 2007

silbon.jpgEspecialmente en estos últimos años valoro mucho la correspondencia entre el discurso y la realidad, esa facultad del cerebro de articular en palabras en estricta sintonía con lo que el emisor está pensando, traduciéndose en diversas aptitudes motoras en consecuencia. Venezuela, aquejada últimamente por disociaciones varias, cuando usted escucha que alguien lo sermonea sobre la honestidad lo mejor que puede hacer es cerciorarse de que su cartera continua en su sitio.

Por lo anterior, mi corazón dio una voltereta de alegría al leer las declaraciones de prensa de Dámaso García, ubicadas en la página 124 de la edición de Ultimas Noticias correspondiente al 29 de noviembre 2007. Para quien se haya paseado por el interior del país, familiarizado con sus tradiciones orales o tenga una parcela de su gusto en el folklore criollo el nombre le sonará familiar. La voz de Dámaso García ha inmortalizado para varias generaciones las correrías de Juan Hilario y Casilda, number one del top ten de Semana Santa, en el cuento sobre “El Silbón” que termina en un chispeante y zapateado joropo. Radiado hasta la saciedad, cuando el imperio de la Amplitud Modulada (AM) monopolizaba los escuchas venezolanos, la interpretación -junto con su creador- fueron declarados “Patrimonio Cultural del Estado Portuguesa” dando que comer, modesta y humildemente por sus regalías, a hijos y nietos del clan García.

Junto al poeta Victor Morillo, García se apersonó en el diario más popular del país -en el sentido estricto del término- para expresar su deseo de que el cuento de El Silbón fuera llevada a la Gran Pantalla. Por ello, afirma, ha pedido infructuosamente audiencias tanto con el propio Primer Mandatario como con el Ministro de Cultura. Bien por sus aspiraciones, y esto no es lo que nos devuelve la confianza en la venezolanidad. Lo que mis ojos celebraron fue que el cultor popular fuera totalmente sincero en su segunda solicitud, refutando las amarguras de quienes, como yo, a veces pensamos que no quedan personas transparentes en esta vereda del Caribe. El sexagenario hubiera podido adornar el presupuesto que anexaba con espumas y con garzas, dibujando el magno proyecto “histórico” que presidía, con cuyos recursos nuestra idiosincrasía estaría definitivamente salvaguardada. Dámaso nos ha recordado que es posible la sinceridad entre nosotro/as. Su petición de que Juan Hilario fuera protagonizado por Sean Penn se acompañó de la solicitud, transcribimos literalmente, de “una camioneta nueva, marca Chevrolet, modelo tahohe 2007, color beige o crema”. Acostumbrado a los portazos en la cara, a los ninguneos y los argumentos futiles, como zorro viejo que es, García se adelantó a las excusas del funcionario promedio que calienta sillas de cuero en el Instituto de Patrimonio Cultural, afirmando con una gallardía que le hace honor al gentilicio: “En el concesionario AutoCenter Portuguesa, en Guanare, está una así”. El vehículo de marras existe, de eso está seguro, y él, acervo andante del contrapunteo llanero, no vaya a ser que lo machuque cualquier carro un día de estos. Quien sabe las cosas que han visto sus pupilas cansadas, y cuantos novatos, sin tantas Fiestas en Elorza como el maestro, andan en su Hummer con menos neurona y menos garganta que quien representa la tradición oral y mítica en este país. Que de injusticias, y muchas, se está llenando el album de barajitas de la V República.

Damaso García: Gracias por tu elocuencia y por tu verdad. Otros, estábamos acostumbrados a ello, nos hubieran mentido y mareado metiéndonos gato por liebre, disimulando su apetito por las 4X4. Como sabes, la cultura popular tiene amigos por montones. Para recuperar este país, si es posible, hacen falta personas de una pieza como tú, que pongan sin rodeos sus cartas sobre la mesa. Gente clara ¡caracho! … aunque sea para pelear por su derecho al “rustiqueo”.

h1

Tres cortas sobre el Metro de Caracas

noviembre 28, 2007

metro_caracas-2.jpg

I
Desde que llegué a Caracas, hace más de 10 años, mi referente en la ciudad no ha sido ni el Cerro Avila ni los techos rojos. Caracas ha sido, desde mi arribo, su sistema de transporte subterráneo. En aquel 1995 todavía se percibía, en el underground una ciudadanía diferente, orgullosa y respetuosa del arribo de la modernidad en transporte. El Metro era la prueba de que las cosas, construídas por el Estado, podían funcionar. Con el transcurso del tiempo se ha venido a menos, y en los días que corren no hay diferencia entre el bajo tierra y el overground.
Como muestra de su voluntad transformadora, el ejecutivo nacional ha anunciado la inauguración de nuevos sistemas de transporte subterráneo en diferentes puntos de la geografía nacional. Pero en lo que respecta al primigenio, la situación ha continuado deteriorándose, siendo los retrasos y las fallas en las estructuras el pan nuestro de cada día. El Metro de Caracas ha intentado presentar “novedades” que aligeren el conjunto de entuertos. La primera de ellas ha sido la eliminación de la introducción del ticket para salir. La segunda, lo que han llamado la “humanización” de las estaciones.
Esta “humanización” se inició y acabó en la estación Plaza Venezuela. Consistió en la colocación de gigantografías con paisajes y fauna venezolana, lo que es verdad, le daba otro ambiente restandole espacio al concreto gris. Pero esta iniciativa, ateniéndose a lo que pasó en lo sucesivo, fue un laboratorio para perros de pavlov. Me explico. Tras aquellas figuras de Manatís y Caribes retozando, se sucedieron otras gigantografías, que se extendieron a los propios vagones, anunciando diferentes tipos de productos y servicios. En algunos vagones la publicidad llega al límite de las claustrofobia, pues el anuncio de la pasta de dientes o de la bebida en polvo va desde el suelo hasta el techo del vagón. Como ha sucedido en otras ocasiones, el habernos acostumbrado a ver las estaciones del Metro de otra manera, bajo una excusa políticamente correcta, traía detrás intenciones menos nobles. 

II
Me encanta leer en el Metro. A falta de ambiente de cafés al aire libre en la ciudad, y con el acoso de la inseguridad ciudadana,  no han sido pocas las veces en que hago el recorrido completo, ida y vuelta varias veces, por la línea 1 armado de un buen texto entre mis dedos. En horarios convenientes y en un sitio seleccionado, tanto la iluminación como la temperatura son casi perfectas.
En otras ocasiones, escudriño en el vagón quien también practique este placer secreto. Por lo general, la poca gente que lee dentro del Metro devora las informaciones de los diarios. En orden de los más populares: Ultimas Noticias, Meridiano, Líder y El Mundo entre los cuatro primeros. Entre los pocos que leen un libro, los de autoayuda son los más cotizados. Una que otra vez, he podido observar, disimuladamente, un lector sobre una obra literaria respetable. En el entendido de que algo inmaterial me une con esa persona, la sigo en toda la ruta mirándola desde el rabillo del ojo. Fabulo sobre su propia vida y sobre los sentimientos que remoza la lectura, las identificaciones con los personajes, el placer por los giros idiomáticos. Cuando veo a una adolescente, absorta en lecturas como “Clásicos de la literatura rusa” entre las estaciones Plaza Venezuela y Capitolio, una secreta esperanza de que no todo esta pérdido me late en medio del pecho.

III
Dejo el testimonio de mi malestar, en esta verbena de arbitrariedades pre-electorales. Desde hace casi 15 días, si usted espera su vagón en el andén del Metro respectivo, un sonsonete repetitivo, salido del “hilo musical” del sistema subterráneo, se le colará arbitrariamente entre los tímpanos. En Venezuela se ha iniciado el mes de campaña electoral por la aceptación o rechazo de la propuesta de reforma constitucional, la cual debe ser votada el próximo 2 de diciembre. A diferencia del proceso de cambio de la carta magna realizado en el año 1999, este ha sido tan atropellado como improvisado. El ciudadano común debe intentar comprender, en el espacio de un mes, casi un centenar de artículos en temas tan densos y diversos como una nueva estructura territorial, la organización popular como quinto poder público, la reelección indefinida, la disminución de la jornada laboral o la disminución de derechos humanos durante períodos excepcionales. Poca gente se ha animado a dicha tarea, por lo que el pueblo llano está decidiendo en base a los ecos del debate emitido por los medios de comunicación. Muchas de dichas interpretaciones son sesgadas, y decantan en la retahila de consignas que, como el discurso político predominante, infantilizan el asunto proponiéndo consignas cuya sustancia humillan la inteligencia de cualquiera con cuatro dedos de frente.
El asunto es que, desde hace casi un mes, un sonsonete de Hip Hop reitera hasta la esquizofrenia que con “Chavez si va” mientras uno espera su vagón en la estación del Metro de Caracas. Si bien otros dos temas se radían con el mismo tenor, uno en gaita y otro en un ritmo que voy a definir como “tropicalón”, el del hip hop alguien decidió que era el “exito” del hit parade de la arbitrariedad.
No es la primera vez que los directivos del Metro se deciden por dichas prácticas. En mayo pasado, cuando las protestas por el fin de la concesión del Canal 2, el hilo musical del Metro repetía, permanentemente, el tema musical que una cuña anónima popularizó por la televisión contra las protestas de la gente, enfocándose en el volteo simbólico de los disidentes al pabellón tricolor. Pero la directiva del sistema underground criollo difundió la versión completa del jingle, con una insidiosa frase adicional que decía “quien voleta mi bandera es traidor y guarimberoooo”, omitida en las cuñas televisadas.
Este detalle, no menor por cierto, reitera la política ventajista y abusiva del Estado a la hora de medirse electoralmente contra sus contrarios. Esto no ha sido inventado en los últimos 9 años, es cierto, pero que su práctica sea uso habitual y corriente por quienes permanentemente dice que son “diferentes” y “moralmente superiores”, provoca irrigaciones varias en el hígado de cualquier persona capaz de hilar dos ideas separadas. Desde hace casi un mes, mi discman con audífonos son compañeros inseparables de las travesías bajo el suelo caraqueño.    

h1

Venezuela: Izquierda radical contra la Reforma

noviembre 23, 2007

Desde hace cosa de varios meses, diferentes iniciativas de la izquierda radical y autónoma venezolana nos hemos encontrado y dialogado en un espacio que hemos llamado Insurgentes. Sin animo de homogenizarnos, sino de construir un espacio de encuentro e intercambio de los que tanto hacen falta en esta esquina del Mar Caribe.

Una de las primeras cosas que hemos hablado y activado ha sido el rechazo a la llamada “reforma constitucional”. Un periodista de Maracaibo ha hecho un breve reporte de nosotro/as, el cual pueden agrandar si dan “click” a la imagen de abajo. Salud!

Version Final

h1

Ramones para niños

noviembre 21, 2007

ramoneskids.jpgLo diré claramente de entrada: Soy absolutamente subjetivo en cuanto a gustos musicales. Mis preferencias tienen que ver más con estados de ánimo, casualidades, actitudes y energías varías que con la propia calidad compositiva e interpretativa de los músicos en cuestión.  Dicho lo anterior paso a la afirmación central de este post: Detesto, en una proporción cercana al odio, a Los Ramones. Racionalmente sé que sin ellos la música no sería lo mismo, y que llevaron las canciones de 4 acordes a las fronteras del paroxismo. Esta bien. Pero desde que me interesé por eso llamado “punk” me parecieron, opinión que mantengo hasta el sol de hoy, los rockers gringos mas estupidos de toda la estratosfera. Alguna vez, creyendo que era otro de mis prejuicios transmitidos por herencia genética, me compré un disco de los tipos, el “Brain Drain”. Aquel cassette me lo confirmó. Aún el sonsonete de “Baby comeback baby” me persigue como una maldición. Me ahorraré el trabajo de describir los tirabuzones de mis visceras al someterse a la tortura de sus videos musicales, por citar uno, el de “Rock n roll high school”, si no me equivoco, en el que los majaderos profetizaban las escenas de la clase escolar machacadas años después por Radio Rochela. De pana: cuando conocí que Lars Von Trier había filmado una película llamada “Los idiotas”, pude haber perdido todas mis propiedades al apostar que se trataba de un documental sobre Los Ramones.

Antes reconocí que, musical y estrictamente hablando, el cuarteto ha facturado canciones pegajosas y memorables, y que, sin su influjo, bandas como Leuzemia sencillamente no existirían como las conocemos. Por ello, a pesar de no tener en mi musiteca ningun disco de los originales (aquel cassette lo cambié en su tiempo), sí tengo varios homenajes y bandas versionando en diferentes idiomas los vástagos del “Hey, ho, lets go”. En un blog llamado Masapunk, que no el mismo del sello chileno, conseguí un cd de algo así como “Ramones para niños” -Brats on the beat, Go Kart records-, en el que los coros de los temas son cantados por infantes (“ideal para sacarles el reggeatton de la cabeza” reza el comentario en el blog). Lo descargué y está bastante simpático: http://rapidshare.com/files/47556664/masapunk.blogspom_VA_-_Brats_on_the_Beat_-_Ramones_For_Kids__2006_.rar

Sólo hay una banda que supera mi alergia a los Ramones y son Los Beatles. Pero de esto hablaremos ya otro día.  

h1

Exilio Interior

noviembre 21, 2007

thx1138policebrutality.jpg¿Se siente enajenado y extraño en el país en el que ha morado durante toda su vida?, ¿Se pasea como un extranjero por las ciudades que hasta ayer le eran familiares?, ¿No se siente representado por ninguna de la gente que emite opiniones políticas por los medios de comunicación?, ¿Ha dejado de frecuentar sitios y amistades para refugiarse en casa?, ¿Ha tenido que empezar de cero el mapa de sus afinidades?, ¿Sus seres queridos justifican lo que para usted es injustificable?, ¿Lo señalan con el dedo, lo adjetivizan, lo intentan encasillar en el “conmigo o contra mí”?, ¿Prefiere el entretenimiento solitario al divertimento en masa?, ¿Últimamente ha deseado, con inusitada frecuencia, haber nacido en otra galaxia?

Si usted ha sentido algunas de las anteriores sensaciones, le doy la bienvenida al universo del exilio interior (o el insilio, como lo llamó Eliseo Alberto en “Informe contra mi mismo”)

h1

Chevron y el “socialismo bolivariano”: Creencias a prueba de la realidad

noviembre 19, 2007

moshirich.jpgEs muy interesante el ver como la gente necesita, desesperadamente, tener sus esquemas mentales bien delimitados para explicarse el mundo en el que viven. El caso de la religión es el más paradigmático. Ante la incertidumbre de la existencia, cristianos y similares optaron por entender el universo como una obra y gracia de la divinidad, utilizando los esquemas binarios para describirlo todo: fieles-pecadores, herejes-creyentes, malo-bueno… dios y el diablo. Sencillo y cuadriculado. La política “de izquierdas” es otra religión, indiscutible a estas alturas, con sus verdades inamovibles, sus sacrificios en pos del paraíso y su infinita necesidad de creer en que el mundo está, realmente, dividido a rajatabla entre los contrarios: la “derecha”, los malos, los otros, y la “izquierda”, nosotros, los buenos. Lo anterior calza a la perfección para esa gran mayoría que, con dichas muletas, pretende “conocer” lo que pasa en Venezuela. Bajo esta lógica Chávez y los suyos, ahora en el gobierno, serían los buenos. El resto, la oposición “escuálida” –adjetivo que detesto-, los motivados por una irrefrenable ansia de maldad.

Hay una frase que dice que si la realidad no calza en los moldes de la ideología, que malo para la realidad. Muchos de los creyentes en el socialismo del Siglo XXI, en sus arengas, se cuidan de no introducir elementos que puedan contradecir la retórica de la épica nacida unos cuantos años atrás en Sabaneta. Pretenden tapar el sol con el dedo de la propaganda. Y a pesar de todas las evidencias en contra, los ungidos continuan testarudamente afirmando que el paraíso terrenal ha hecho su capital en Caracas.  El 8 de noviembre pasado, a propósito de lo anterior, se publicó en varios medios de comunicación del país declaraciones de Alí Moshiri con respecto a los intereses que representa dentro del automentado “Socialismo del Siglo XXI”: “Nuestras actividades en Venezuela se están moviendo extremadamente bien (…) vinimos aquí con la intención de trabajar”. Moshiri no es la cabeza visible de un proyecto editorial izquierdista francés, con tentáculos y cheques en Venezuela. Tampoco es un artista de cine de hollywood “concienciado”. Moshiri es, desde hace varios años, presidente de la división de Exploración y producción de Chevron para Latinoamérica. Hay sobradas evidencias del nivel de camaradería que ha logrado este funcionario con el gobierno de Miraflores, como aquellos avisos que, a página completa, recordaban que en medio del llamado “paro petrolero”, los afectos y fidelidades de la compañía originaria de Houston estaban del lado de la “revolución”. O como la concreción de aquella utopía de hacer socios comerciales al presidente venezolano y colombiano, cristalizado en el gasoducto transguajiro, que ha limado asperezas entre ambos.  El campeonato geopolítico actual es diferente al jugado por el mundo durante la Guerra Fría. La pelota, el flujo sin frenos de capitales, se patea en todas las canchas, amén de las camisetas… o de las ideologías locales. Mientras el mercado mundial permanezca aceitado, valen poco las extravagancias internas de cada país, siempre y cuando esto no interfiera con el rol de cada uno en la arquitectura del comercio planetario. “Creo que la industria del gas nunca arrancó en Venezuela después de la nacionalización (…) el gobierno del presidente Chávez es el primero en desarrollar el gas”, expresa el alto vocero de Chevron, acerca del negocio en el cual ellos ahora son socios.

En 1999, la promulgación de la Constitución Bolivariana, nacida en un proceso constituyente capitaneado por el propio Hugo Chávez, daba igual rango a los capitales locales y extranjeros presentes en el país. En aquella oportunidad, este detalle quedó eclipsado por la retahíla de derechos sociales consagrados por el nuevo texto constitucional. En un nuevo episodio de la jugada, ocho años después, la promulgación de una jornada laboral de seis horas maquilla el hecho de que, con rango constitucional, las empresas extranjeras serán socias del Estado venezolano bajo la figura de las “empresas mixtas”. Grande Maradona. Desde hace 2 años, Chevron participa en varias, de las cuales Moshiri afirmó que “su resultado ha sido muy positivo”. Un amigo me recordaba a Carl Sagan parafraseándolo: “no puedes convencer a un creyente de nada porque sus creencias no están basadas en evidencias, están basadas en una enraizada necesidad de creer”. Lo que es injustificable en otras latitudes, en Venezuela sencillamente se ignora. Mal por la realidad. Por su lado, Chevron se preocupa por el horizonte del socialismo bolivariano, pensando planes para su sostenibilidad: “El país debe buscar un equilibrio entre ambos recursos –el petróleo y el gas- para el momento en que alguno de los dos comience a declinar. ¿Estamos detrás? La respuesta es sí”.

h1

Recibo y difundo: Grupos DDHH solicitan inconstitucionalidad de la reforma

noviembre 15, 2007

foro151107.jpg El Foro por la Vida, coalición de organizaciones no gubernamentales de derechos humanos de Venezuela, introdujo el jueves 15 de noviembre ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, una “acción popular de inconstitucionalidad contra el acto contenido en la propuesta de reforma constitucional”, planteada por el presidente de la República Hugo Chávez Frías  (15-08-07) y la Asamblea Nacional (14-10-07).   Así lo expresó el abogado Carlos Ayala Corao, quien asiste jurídicamente a las organizaciones accionantes, al agregar que al mismo tiempo “se está solicitando una medida de amparo cautelar para la suspensión del acto refrendario”, mientras se espera la decisión de la acción principal interpuesta.  El constitucionalista explicó que tanto los activistas como las ONGs que defienden y promocionan los derechos humanos, “consideran que esta propuesta de reforma plantea una regresión, una disminución de los derechos humanos reconocidos en la Carta Magna de 1999.”. Esto, a juicio de las organizaciones accionantes, viola el principio de progresividad de los derechos humanos, el cual está además amparado en el artículo 19 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. La expectativa de Foro por la Vida es que “el Tribunal Supremo de Justicia haga prevalecer el derecho sobre las reglas de la política”, subrayó el abogado. “No se pueden modificar los principios fundamentales de la Constitución, como los derechos humanos, que en esta reforma quedan abiertamente disminuidos”, recalcó Ayala Corao. 

El vocero explicó que de negarse la acción de amparo y la medida cautelar, la acción de inconstitucionalidad quedará vigente incluso de aprobarse la reforma de la Carta Magna durante el referendo previsto para el próximo 02 de diciembre de 2007. (Foro por la Vida, Caracas, 15 de noviembre de 2007)

h1

Una canción por día: ARTURO MEZA, Amor en el eter

noviembre 14, 2007

Arturo Meza
Arturo Meza
, “amor en el eter”, México
Disco: La balada de Galaver, 1993

Letra aca:
Read the rest of this entry ?

h1

Reunión de Atoxxxico, febrero del 2000, libertad a los presos de la UNAM

noviembre 14, 2007

rolo_atoxxico.jpg

Corría el año 2000 y después de trabajar durante el año como un burro, pude volar 8 horas en avión y aterrizar un febrero en Ciudad de México. Por aquellos días acababa de finalizar abruptamente la huelga de la UNAM, y cuando pisé el Zócalo, 90 estudiantes habían sido detenidos tras la incursión de la Policía en los predios universitarios. El conflicto y las movilizaciones estaban en la calle, repudiando la acción y solicitando la libertad de los presos políticos. Uno de los eventos fue el concierto “Por la libertad y la unidad”, realizado el 27 de febrero en las afueras del Reclusorio Norte. Lo de la libertad estaba claro, pero ¿porqué la unidad?. Tras meses de huelga las fricciones entre los diferentes grupos implicados eran insalvables, y además de tener que lidiar con los “porros”, ya las diferencias entre ellos habían comenzado a solventarse a madrazos.

El ambiente de calle me permitía conocer en primera persona las diferentes tradiciones de lucha que persistían en México, teniendo como compañía y anfitriones a los anarquistas. Además de la solidaridad, me motivaba asistir al “toquín” el poder tener la irrepetible oportunidad de disfrutar a dos de mis leyendas punketas mexicas: Vantroi y Atoxxxico, estos últimos con la formación original unida para la ocasión. ¡Enhorabuena!. Atoxxxico había sido, junto con bandas como Massacre 68 y Sedición, pilares de la tendencia punketa mejicana, y tras haber grabado un par de placas y cambiar integrantes, disuelto en posteriores proyectos de cada uno de sus integrantes. Uno de sus posteriores vocalistas, el “mosh”, era precisamente uno de los líderes estudiantiles detenidos. Insolitamente, en el afán de criminalizar al movimiento estudiantil, una de las televisoras nacionales había pasado un video del mosh cantando en un viejo concierto y afirmando, en el estilo superado por Mario Silva, “reconozcalo pueblo, miren como se comportan los supuestos líderes de los estudiantes”. Esto motivó a que sus pares enchufaran de nuevo los instrumentos, participaran en el festival y que tuvieran a un emocionado venezolano dentro del respetable.

El cartel del día mostraba a 10 bandas, y cada una tocó 5 ó 6 canciones. Primera sorpresa: Con todo y lo militante del festival, el sonido era endiabladamente bueno y la organización muy aceitada. Segundo feliz descubrimiento: Cada banda tocaba sus 5 temas sin protagonismos ni berrinches. ¿Saben que se siente estar en un concierto al que todos asisten para disfrutar la música? FABULOSO; experiencia inédita para un ambiente rockero caribeño como el venezolano.

Los atoxxxico, con el “Rolo” al frente -la voz original del combo- se dispararon furiosamente sus 5 temas de hardcore vieja escuela, pasando revista a sus temas más conocidos: razones para pelear, divisiones absurdas, adivina quien… Yo no sabía si entregarme frenopáticamente al slam dancing o quedarme estupefacto frente a la tarima, a donde te dejaban pasar si ibas a tomar fotos… lo que es un país con madurez rockerística. Después de aquellos 15 minutos celestiales, una banda de ska tomó su lugar, y ante el ritmo de moda casi todo el público, no miento, enfermó del mal de san vito. Feliz, caminé a comprar una “chela”, la cual en ese concierto, debía consumirse dentro de una bolsa de plástico con un popote en su extremo. Si alguien desea bajar el cd con la discografía de Atoxxico, puede visitar http://www.badongo.com/es/file/1607319

trasher.jpg

pogochilango.jpg

publicochilango.jpg

h1

Primacía por el gesto (y sólo el gesto)

noviembre 14, 2007

santobush.jpg

El altercado entre el presidente venezolano, el Rey de España y el presidente español ha dado la vuelta al mundo y copado no sólo el panorama informativo, sino la efervescente cultura pop circulante en internet. Ringtones, remixes, iconos y videos, en varios idiomas, parodían hasta la insensatez el “Porqué no te callas” con el que el monarca espetó al primer mandatario criollo.

El incidente ha remozado la polarización política agitándola hasta mares internacionales. En el caso venezolano, la estupidez se vigoriza para quienes, en su rechazo a la figura de Hugo Chávez, ahora toman partido ciego por el Rey de España. Un mínimo sentido común sospecharía de quienes ahora defienden vehementemente a una de las instituciones más atrasadas del espectro político mundial, la monarquía, e intentaría descubrir los hilos conductores de esas expresiones con el propio palacio de Miraflores. Pero Venezuela, como bien lo acuñó un representante del status anterior, es el territorio de lo posible. Y si nos fiamos de experiencias recientes, la ausencia de cualquier razonamiento coherente parece nortear a esos voceros de oposición, que hay que decirlo, tienen tan fácil acceso a determinados medios de comunicación.

Voy a repetirlo una vez más, previniendo con esto los predecibles comentarios del jardín de infancia político ubicado en la acera de enfrente. Los enemigos de mi enemigo no son, automáticamente, mis amigos. Lós reyes de España, y de cualquier otro feudo, son tan alérgicos y contrarios a la libertad y a la justicia social como cualquiera de los candidatos a los totalitarismos modernos. Dicho rápidamente carajo: Ni dios, ni amo, ni rey ni Chávez.

Paso a lo sustantivo del post, dado el contexto y las aclaraciones. La izquierda internacional, nuevamente, valora más un gesto de Chávez por encima de todas las evidencias fácticas y concretas que contradicen sus buenas intenciones en el plano de la retórica. Hay que repetir, machaconamente, que los ingresos petroleros y fiscales recibidos por Venezuela le cuantifican un Producto Interno Bruto mayor del de la gran mayoría de los países latinoamericanos, equiparándolo incluso, con el percibido por algunas naciones de eso llamado “Primer mundo”. Tras nueve años de gobierno esta sangría de divisas no se ha traducido en reformas, mucho menos en revoluciones cualquiera sea lo que se entienda por el término, estructurales del gran abanico de los problemas del país. En primer lugar del ranking, la pobreza. Como bien sabemos, las políticas adelantadas bajo el nombre de “misiones”, muy bien propagandeadas por toda la esfera planetaria, son iniciativas focalizadas a atender la superficie del asunto. Y si nadie en su sano juicio ha críticado estas medidas, muchos sí han pedido la implementación de correctivos y políticas de mayor vuelo y perspectiva. Además, está el detalle, ignorado olímpicamente por la izquierda adoradora del zurdo de Sabaneta, que la política energética local esta absolutamente alineada con las necesidades de la globalización… y de las multinacionales.

Un caso de antología lo constituyen esos izquierdistas foráneos que crítican en otros países lo que soslayan en Venezuela. Amy Goodman, chavista convicta, confesa y militante, escribió un texto llamado “Birmania, el oleoducto de Chevron mantiene vivo al régimen“, en el que crítica el soporte económico que la multinacional ofrece a un régimen autoritario. Sustituya usted, en dicho artículo, donde dice “Birmania” por “Venezuela” y podrá leer un ensayo como esos que, en absoluta minusvalía, intentan difundir la izquierda anticapitalista autónoma venezolana, y los cuales son ignorados por los tentáculos de los Ravell, Granier, Lara e Izarra dispersos por el mundo.

La política en los días de la mundialización difiere bastante de la promovida durante la Guerra Fría. En aquellos años las palabras tenian tanto significado como consecuencias. Hoy, los países de la periferia pueden promover sus excentricidades mientras cumplan el papel que les ha sido asignado en el ajedrez del flujo de capitales. Por otro lado tenemos la absoluta horfandad de buena parte de la intelectualidad “progresista”, para quienes el Bloque oriental se reconfigura teniendo a Caracas como su epicentro. Mientras Venezuela mantiene una de las distribuciones de la riqueza más injustas del concierto de naciones, los izquierdistas continuarán conformándose con que, de tanto en tanto, los caudillos de la postmodernidad lancen al aire un “fascista” o un “pendejo” contra una -y reitero el singular- de las caras visibles de la dominación. El pensamiento progresista se encuentra tan desarmado que, a falta de sustancia y de fondo, se conforma con el mero espectáculo de las formas y los gestos.
  

h1

Brillando como un pequeño niño

noviembre 12, 2007

brilla.jpgLunes 10 de la mañana, de una semana incierta, de un conteo regresivo, del fin de un año esquivo, deshojando un discurso con barro hasta las rodillas.

Alejarse de las cosas con sabor a tristeza canta Cucsifae, banda de punk sensible argentina, oriunda del under porteño. “Brilla como un pequeño niño” es su album de alguna semana del 2003, perfecto para respirar profundo, aclarar la mirada y empezar esta del 2007.

Descarga directa en http://rs167.rapidshare.com/files/62235052/Cucsifae_-_Brilla_como_un_peque_o_nini_.rar 

h1

Luis Tascón: Requiem por un cazador cazado

noviembre 11, 2007

cazador.jpg

Como corolario de una semana agitada en el plano informativo, la semana casi cerró con la expulsión del diputado Luis Tascón de las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Aquello es paradigmático por varias razones. Tratemos de desgranarlas.

Luis Tascón es un diputado oriundo del estado Táchira cuya estelaridad parlamentaria se la debe, en exclusiva, al haber sido parte del confetti chavista instalado en la Asamblea Nacional. Comenzó a ganar notoriedad al haber iniciado en el foro del poder legislativo la práctica, hoy común, de presentar argumentos apoyándose en la proyección de audiovisuales. Tiempo después, su apellido danza en boca de todos. Al haber activado un referendum revocatorio contra la figura del presidente -derecho incorporado, además, a la constitución de 1999-, al tachirense se le enciende el bombillo en pos de acercarse, un poco más, a los anillos de afecto del presidente. Al diputado se le ocurre, menuda gracia, agenciarse la lista de firmantes al referendo revocatorio y colgarlos, diligentemente, en su sitio web para la consulta de todo/as. En su tiempo, la cosa era graciosa si no hubiera desencadenado lo que efectivamente ocurrió. Uno introducía su cédula de identidad y el sitio web te indicaba si aparecías o no en la lista. Si no aparecías un pop-up te felicitaba. Si aparecías, se te dificultaban coincidencialmente las diligencias en despachos públicos. Como la temperatura de la polarización aumentó, los funcionarios te preguntaban directamente, por ejemplo al solicitar tu pasaporte, si uno había estampado su rúbrica, cotejando la respuesta con el servicio digital ofrecido por el legislador andino. Aquello motivó centenas de incidentes de discriminación laboral, y acontecimientos conexos que se archivaron directamente en el museo de la ignominia. Con el tiempo, algunos funcionarios críticaron levemente aquel procedimiento, pero hasta el sol de hoy, los efectos de la Lista Tascón han seguido agrietando el suelo de los venezolanos.

Recientemente tras las declaraciones de Baduel, Luis Tascón incumple el guión y opina que había que tener ciertas consideraciones, de respeto a su persona, para enfocar el proceder del antiguo Ministro de Defensa. Y acto seguido, los cuervos amamantados por su propia lista, confabulan para expulsarlo del partido del presidente Chávez. Revelador es, por su parte, que un partido político que no ha realizado su congreso fundacional y cuyos miembros aun no pertenecen a él, en su calidad de “aspirantes a militantes”, posea un comité disciplinario aceitado y con funcionamiento express.  Tras conocer su desenlace, Tascón intenta retractarse de lo dicho y reiterar que él “continúa ahí”. Quienes no pudieron decir lo mismo, fueron las decenas de empleados botados de sus cargos por no tener una felicitación dentro de www.luistascon.com.

Por último, no deja de volcanizar pensamientos el hecho de que los disensos argumentativos, dentro de las filas del oficialismo, generen dichas reacciones. El debate, en días bolivarianos, vale tanto como el verbo “participar” o “protagonizar” adjudicado, propagandísticamente, al pueblo venezolano. Una imagen, una frase coreada por centenas de personas lo ha corroborado recientemente. Una multitud orgiástica, dirigida como una orquesta por la batuta presidencial, retumbó las paredes de un teatro al unísono: “Baduel traidor, te sale paredón”.

Mi amiga Belkis, poetisa, me ha dicho que hay que guarecerse pues son tiempos de procesiones de bárbaros. Saldré a preparar un toddy frio, entonces, con mucho hielo picadito.

h1

Iluminando el demo de nuestra vida

noviembre 11, 2007

illuminati.jpgSi vives tu vida como una película, tendrás banda sonora que te acompañe. Hace un buen tiempo, me tope con un disco de una banda chilena llamada Redención 9.11, editado por el sello autogestionado Masapunk.  La sorpresa fue mayúscula. Había conocido los primeros registros de esta banda, practicando un hardcore al estilo newyorquino, tipo bandas Sick of it all. Y como el estilo no me dice nada, pasé por Go sin cobrar los 200 dolares. En esta oportunidad, consegui un combo mucho más experimental, y evolucionado según mi forma de verlo, meciendose dentro del ritmo categorizado como post-hardcore. Paremos un momento. La leyenda dice que la primera banda “post-hardcore” fueron los Fugazi, cuyo front-man hizo parte de la historia del punk norteamericano con la veloz y contundente Minor Treath, Ian Mackaye. Aquellas primeras canciones de Ian sonaban como “tupa-tupa-tutupa-tupa” en la batería, acompañado de un “graunkrasraunrumblerumble” a la guitarra, contundente en canciones de apenas más de un minuto. Por su parte, las letras hablaban de lo que sentía un adolescente furioso frente al mundo que lo rodeaba; una lírica diferente a la de sus pares punketas. Por todo esto no fue raro que, un Mackaye más mayorcito, siguiera en la linea introspectiva -sin dejar de ser disidente-, exprimiendo los instrumentos que había aprendido a tocar durante el recorrido. Fugazi legó un sonido intenso y un directo impactante a los hardcores que, más mayorcitos, querían tocar algo más que tres acordes. 

Directo de la camada de Fugazi se mostraba, entonces, aquel último disco de los chilenos Redención 9.11. Canciones densas y potentes, acompañadas de letras no menos inteligentes. Durante casi un año estuve escuchando este Cd varios días a la semana. Tras la disolución del combo, me entero recién ahora, su vocalista Joao Da Silva acopla un nuevo combo, Illuminati, los cuales en su vertiginoso año de duración, 2003, inmortalizan esta placa. Gracias a la descarga directa, y los buenos oficios del blog Deshaciendo industria, podemos disfrutar estos 6 temas y conjurar días difíciles.

Descargalo en http://www.zshare.net/download/27966340ca286f/

illuminati.jpg

  

h1

Inmortalizando las tropelías de los guardianes de la oscuridad

noviembre 8, 2007

cnn1.jpgDe todas las maneras de “hacer” política, la más despreciable que conozco es la que se ha incubado en las universidades públicas venezolanas. Lo conocí de cerca, los años que pasé regularmente en la UCV. La experiencia fue tan desagradable que, aunado a los profesores mediocres que pasaron frente a mi en aula de clase, exorcisaron cualquier migaja de “espíritu ucevista” que pudiera incubar en el cuerpo.

Recuerdo especialmente un episodio tras la llamada “destoma”. Resumo. En el año 2001 un grupo de estudiantes realizaron una toma del rectorado, supuestamente para promover una “constituyente universitaria”. Desde la Escuela de Sociología, donde yo estaba, ver que algunos de los personajes que liderizaban tal iniciativa eran esos que llevaban mas de una década vegetando en la universidad, me hizo mantenerme a una saludable distancia. Pero, al efervescencia de esos días contagió especialmente la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, en cuyos pisos 6 y 7 estudiaba. Asi que, en ese ambiente, se promovieron muchas cosas en la Escuela, con una relación indirecta con la toma, todo en el espíritu de la necesaria transformación de la Universidad. Pasaron los meses y los tomistas decidieron abandonar el Rectorado, realizando una marcha al centro de la ciudad. Mucho/as de los que no estuvimos en ese periplo directamente decidimos participar, dado el discurso de la renovación de la UCV. Aquella mañana, previo la marcha, la gente se concentraba en la plaza “desnuda” del Rectorado, desplegando pancartas, repartiendo volantes, conversando. Un grupo de muchachos, reconocibles de la fauna universitaria izquierdosa, tuvieron la genial idea de, con la cara oculta, hacer una fabulosa demostración de fuerza realizando disparos al aire. Muchos protestamos aquel acto infantil, especialmente porque muchos desistirían, como ocurrió, de marchar conociendo que habian che guevaras armados dentro de la manifestación. Pero lo increíble no fue esto. Lo cumbre del momento es que los pupilos de Regis Debray, ahora con la cara descubierta, afirmaban exaltados que aquello era un saboteo a la marcha obra de Bandera Roja, la facción que por aquellos días no era amiga de casi nadie. Globovisión hizo una fiesta de aquellas imágenes. Al único del grupo que yo trataba respondía mi malestar con un “fue bandera roja. Siempre hay que decir que fue bandera roja”. Con el tiempo fue claro que todo ese movimiento no había sido espontáneo, y que algunos de los apoyos provenían de los ministerios, esos mismos despachos que fueron ocupados después, como premio, para los ex-tomistas.

No considero que existan bandos “buenos” o “malos” en la actual situación del país. Pero si me preguntan específicamente por los grupos universitarios mi calificación es menos amable: estan los “peores” y los “mas peores” -como siempre, hay excepciones-. Los más peores son esos que tienen varios años entrenando para responder a una “invasión imperialista”, pero que a la hora de la chiquita, como los hechos demuestran, enfilan sus tropelías contra la disidencia interna. 

No puedo aportar nada nuevo a la situación vivida en la UCV el 07.11.07, sólo ayudar a difundir unas imágenes que no deben olvidarse. Si algo ayudó a las malas maneras de las fuerzas del mal en epocas pasadas (Pinochet, Castro, Trujillo, Franco, Videla y pare usted de contar) era el saciar su hambre de crimen amparados por la clandestinidad. Hoy, la popularización de cierta tecnología  se los pone más difícil. Una imagen, en este caso, vale más que mil demagogias.

Y pensar que el padre Jesus Gazo, antiguo cura de la parroquia ucevista, declaró orgulloso, a página completa en una entrevista en El Nacional, que la UCV había sido la “autora intelectual del movimiento bolivariano”. ¡Recuerdo aquella conversación periodística y entiendo tantas cosas!

_mg_9640-copia.jpg 
_mg_9625-copia.jpg ducvban1.jpg

h1

Jorge Rodríguez, o la coherencia fugada en Audi

noviembre 7, 2007

audi_tt_roadster.jpgLas declaraciones del ex-ministro de Defensa y soldado ejemplar del bolivarianismo, Raul Baduel, han abierto la agenda informativa de la semana. Que un alto personero del nuevo status, y hasta ayer persona de confianza del presidente, se haya pronunciado en contra de la reforma, con un repertorio de asperos adjetivos, ha suscitado un alud de reacciones. De todas, resalto la de Jorge Rodríguez.

Rodríguez inició sus méritos dentro del chavismo haciendo gala de ser el hijo de Jorge Rodríguez, activista de la izquierda insurreccional asesinado en un calabozo policial, y el haber tenido un protagonismo fugaz en el movimiento estudiantil de los 80´s. Tras algunos cargos menores, su papel de rector principal del Consejo Nacional Electoral convierte a su nombre en una figura cotidiana para los venezolano/as. De aquellos días se recuerdan sus constantes reiteraciones acerca de su “imparcialidad”, en medio del conteo que daba al chavismo 3 de los 5 rectores principales del organismo comicial. El que las afinidades políticas de los “arbitros” fuera tan evidente, convertía la organización de las expresiones electorales de soberanía popular una continua tensión entre la correlación de fuerzas. Pero aquello erosionó, hasta el día de hoy, la credibilidad del CNE, tanto que ya se asume como un hecho que no es ni independiente ni imparcial.

Lo anterior podría discutirse, pero cualquier argumento razonado debe sortear los ecos de cada una de las entusiastas declaraciones de Jorge Rodríguez, tanto desde su puesto en la vicepresidencia, como en el poliburó del Comando Zamora, ente creado por el chavismo para realizar la campaña por la aprobación de la propuesta de reforma constitucional. Es desde esta doble condición que Rodríguez “responde” los cuestionamientos realizados por Baduel. Ni los años de universidad ni el bagaje de su militancia izquierdista motivaron que el funcionario intentara refutar razonadamente al militar pasado a retiro. Rodríguez se adelantó al aluvión de críticas despachando los dos adjetivos escritos con bolígrafo de tinta color a bilis: a) Baduel es un vocero de la oposicion, b) Baduel es un traidor. El ex-rector principal del CNE confirma una vez más el particular modus operandi de la “intelectualidad” del gobierno: rebajar su discurso hasta la estupidez, infantilizarlo para la comprensión “popular”, seguir jugando con la pelota en la cancha de la irracionalidad y los sentimientos.

Esta visión del “pueblo” esconde un profundo desprecio por los que se dice representar. Mientras Rodríguez pontifica sobre las bondades de la Misión Barrio Adentro, sus magulladuras y dolencias buscan asistencia en las clínicas privadas del este de Caracas. Cuando Rodríguez sugiere que las protestas de los transportistas por la inseguridad son obra del imperialismo, sus posaderas transitan por la ciudad acariciando el asiento de cuero de un Audi último modelo. La coherencia, en tiempos bolivarianos, se exilió a la Sierra Maestra y a las estepas siberianas.  

¿Cómo es posible convocar a votar por cualquiera de las opciones teniendo a Rodríguez como festivo vocero del Comando Zamora? En un país normal fuera impensable. Para regocijo de Ripley, siguiendo el razonamiento de Raul Baduel, se esta haciendo un referéndum para ver si la gente escoge por un golpe de Estado.  Los días, hasta el 2 de diciembre, saben a mango verde con sal.

h1

Cumbia punk desde Buenos Aires

noviembre 6, 2007

kumbia.jpgMe gustan los generos musicales “duros”, o en estado puro. Para hablar de rock, el punk de tres acordes, el hardcore tupa tupa, el dark ochentero o el pop de estribillos pegajosos. Pero también me gustan los híbridos, lo que resulta de la fusión de las culturas. Y que conste que no hablo de “Manu Chao”. Parlo del hip hop con salsa, o como en esta oportunidad, de cumbia con punk, las Kumbia Queers de Argentina.

No todo el tiempo pensé así, lo admito. Años antes, me enfoque a escuchar sólo cosas de un género, mirando por encima del hombro al resto de la música, y del planeta. Pero más pudo la crianza, el haber crecido escuchando Billos y Pastor López, mas tarde haber descubierto el tecno y haber empezado mi melomanía con el pop y aquel “rock en tu idioma” de Argentina y México. He aprendido a escuchar de todo, en este caribe lleno de luz y playa, de muerte en cada esquina y de conversaciones fáciles en el Metro, sin renegar de nada.

Las Kumbia Queers son una banda de chicas para chicas, que vienen, en su gran parte, de una banda punketa y under porteña llamada She Devils, militante del subte y de varias de las imprescindibles, para la vida, causas casi perdidas. “Seis locas punk and rollers aburridas del rock actual deciden autoexplotar su lado kumbianchero y queer, haciendo canciones de chicas para chicas”, se presentan en su sitio de Myspace. Y los covers de The Cure, Black Sabbath y Ramones, en plan vallenato, mas un par de temas propios, se agrupan en su primer disco, el cual ahora se presenta en Buenos Aires tras una incursión por México.

Lo que me gusta del proyecto, además de su desparpajo, es que lo hacen como complemento de su identidad, sin renegar de su pasado. Ser rockero/a en latinoamerica, pues. Otras experiencias que conozco, de repente dejaron de hacer “punk” o “rock”, porque de repente un dia descubrieron que era música para ghettos, pasando al bando de los salsosos o los mestizos para, según ellos, poder tocar más para el “pueblo”. Libre albedrio, diriamos, si no fuera por el detalle que comenzaron a disertar sobre una supuesta territorialización de la música, quedando el rock and roll para los “países desarrollados”.  La cultura como compartimientos estancos y como extensión del materialismo dialéctico. Soberana peladera de bola. Han habido otros casos curiosos en torno a esta metamorfosis en pos de lo “popular”. Como aquella famosa banda de ska que de la noche a la mañana, intentaron promover a Jose Gregorio Hernández como sucedaneo de la Virgen de Guadalupe para el rock local. Lo chistoso, en este caso, es que el combo creía que Isnotú era vecina del Golfo de Paria, así de claros estaban sobre este culto popular, al que veían desde afuera.

Las Kumbia Queers, con integrantes de dos países y sin despotricar de su filiación hardcore, hacen música y la pasan bien.  Tras el incendio de la discoteca, a finales del 2004, en el que murieron decenas de personas, se catalizó el proceso de cierre de espacios públicos para la música en Buenos Aires. Quien lo pensaría. Pero las chicas no se amilanan, y le ponen un poquito de fiesta al asunto para desafiar al mal tiempo. El disco se puede descargar de http://rapidshare.com/files/64421969/Kumbia_Qieers_-_Kumbia_Nena.rar.html

 kumbia2.jpg

h1

Solidaridad con Michael Myers

noviembre 5, 2007

Halloween remakeEl pasado fin de semana tuve la “experiencia” de ver el remake de Halloween, dirigida por el ex-White Zombie, Rob Zombie. Nunca lo he ocultado, me encantan las películas de terror. Aquello data desde que el Betamax llegó a Barquisimeto y con él todo un universo a través de la pantalla de 18 pulgadas. Entre jueves y viernes caminaba hasta la Aveniuda Vargas, el centro tácito de la ciudad crepuscular, para martillar -pedir dinero en la calle- lo necesario para alquilar 3 ó 4 pelis para todo el fin de semana y sentarme frente al aparato con un banquete de Pepitos y Coca Cola. Aquello era felicidad. Blancic Video editaba unos pequeños folletos a color donde anunciaba las películas de pronta aparición, y mis favoritas eran esas que imprimían, con una resolución asombrosa para esos días, a Jason Vorhees y Freddy Krueger.

Los 80`s se acabaron y con ellos la secuela de cine de terror que hizo delicias de una generación. Desde hace unos años asistimos a cierta revitalización del género, teniendo como caballitos de batalla los remakes, como este de la película original de John Carpenter, origen de uno de los gritos de terror más recordados del celuloide.

“Halloween, el origen” es la segunda película que conozco de Zombie. La anterior, “La casa de los 1000 cadáveres” sin ser buena, tenía por lo menos cierta atmósfera. Esta producción, recientemente estrenada en Estados Unidos y por el vendedor informal de confianza, intenta enriquecer la historia original sin ser un mero remake. No logra ni una cosa ni lo otra, pero sí bastantes bostezos. Una película de terror no es una sucesión mecánica de destripamientos y operaciones a corazón abierto sin anestesia. Para empezar, la locura del psycho-killer (en esta Michael Myers) debe ser creíble, y las escenas deben sugerir un terror in-crescendo, antes del cuchillazo definitivo. Los personajes carecen de profundidad, y los diálogos sonsos y predecibles. Y para rematar, viniendo de un director que también es músico, la banda sonora parece un minestrone extraído de todas las películas del género. Fofa, fofa. Descosimientos a http://halloween-themovie.com/

Desde ya recogemos firmas para reivindicar el nombre vilipendiado de Michael Myers, quien ahora sí, debe estarse revolcando en su tumba.

h1

Paso a Paso, canto libre y libertario

noviembre 2, 2007

pasoapaso.jpgTras un ligero y breve escarceo inicial, la trova era para mi sinónimo de gentes que cantaban a la libertad y el amor desde los ministerios de las dictaduras. Por ello, fue todo un descubrimiento grato que otras corrientes del canto popular no desembocaban en los predios del unicornio azul. Entiendo que a los artistas, como a los escritores, deben ser juzgados en base a sus creaciones y no en la ideología que profesan, si es que de arte estamos hablando. Pero en nuestro caso tropical, aquella incoherencia me había conducido a derroteros alejados del canto de izquierdas. Otro detalle que pesaba era que en casa el canto de Alí se sustituyó siempre por el de la Billos.

La cosa fue que descubrí que algunos anarquistas eran parte del inicio de la canción popular en el continente. Esto fue avalado tras conocer, fugaz pero intensamente, a Jaime Guevara de Ecuador. Este fue el inicio del proyecto de compilarlos en un cd llamado “Notas de libertad”, con el que inicié las pesquisas al respecto. Lo recuerdo como si fuera ayer. Tras leer un anuncio en el extinto periódico “Molotov” de España, me enteraba que un par de madrileños habían editado el primer cd de su proyecto trovador “Paso a Paso”. Un dia después conozco que Dana, una amiga activista de Amnistía Internacional, viajaba a Madrid y le encargo del disco, con tan buena estrella que lo consigue y lo trae de vuelta en su mochila. 

En mi opinión, absolutamente subjetiva, creo que Paso a Paso es la piedra fundacional de la nueva camada de canto libertario que parece desarrollarse en la peninsula ibérica. Tras componer la banda punk “Columna Durruti”, los hermanos Kike y Bene deciden rasgar cuerdas y notas sensibles con “Paso a Paso”, con el que inician el trayecto tocando en el barrio Prosperidad de Madrid. El duo tiene una intención abiertamente poética, a pesar de cantar, también, sobre el problema de las cárceles, los avatares del activismo político, la dominación sobre la mujer. Esto los diferencia de otros proyectos que tienen un cariz más agitativo y panfletario, en ocasiones, con desafinados resultados.  Este cd, primer y último, fue grabado de manera casera y artesanal, pero transmite cosas que no se pueden pagar a priori en estudios profesionales de grabación. En total, 21 temas, que dan animo y acompañan en momentos ingratos.

En la actualidad uno de los hermanos ha continuado su trayectoria trovera con “Todo o Nada”, del cual hablaremos en otro momento. Como si fuera poco, forma parte de la banda hardcoreta “Antitedax” y lleva el sitio web www.masquepalabras.org, en el cual se pueden descargar estas y otras experiencias musicales.

Pueden descargar todo el disco de Paso a Paso, en formato MP3, en la siguiente dirección:
http://rapidshare.com/files/67029090/Paso_a_paso.rar

h1

Un 370 de un carnaval del horror

noviembre 2, 2007

Recientemente Humberto Prado, Coordinador General del Observatorio Venezolano de Prisiones, informó que durante los primeros nueve meses del año fallecieron en las cárceles del país 370 reclusos, mientras que otros 781 resultaron heridos, según el balance realizado por su organización. Los penales más violentos, según los datos son Rodeo I y II, con 47 fallecidos y 93 heridos, seguido de Yare I y II, Uribana, Tocuyito, Tocorón, Los Teques, Coro, Sabaneta, San Juan de los Morros y La Planta, donde se concentra el 60% de los hechos de violencia.

Si sabemos que el promedio de muertes anuales en las prisiones venezolanas supera los 400 homicidios, se puede hacer la proyección de que para finales del 2007 la cifra definitiva superará la del año pasado, cuando fallecieron 412 internos. La población carcelaria del país, constituida por 20.000 hombres y mujeres, es una maqueta de la violencia que se ha apoderado del país, en el que el miedo y el crimen hacen de las suyas en estas tierras de gracia. La inseguridad ciudadana se ha convertido en el principal problema para los venezolanos y venezolanas, y desde el gobierno ni se entiende la complejidad del problema ni se aplican políticas para erradicarlo. Salvo, como en el resto de los problemas, culpar a la derecha y al imperialismo.

La situación de los privados y privadas de libertad es una triste muestra del país que tenemos, precisamente la postal que no compran los turistas revolucionarios que arriban por Maiquetía. Un 370 nos debería carcomer los labios en las entrañas. Por ahora, parece que sólo podemos decir “No” o “Sí”, y esperar que los entuertos del camino no nos conduzcan del lado de allá de las rejas locales.

h1

Neorrealismo e inocencia interrumpida

noviembre 1, 2007

forbidden_games.jpg“Juegos prohibidos” es la quinta película del director francés René Clement, quien inicia su carrera fílmica arropado por la ancha sombra que en su momento proyectaba el neorrealismo italiano. Producciones realizadas con escuetos medios, y con los sinsabores y amarguras heredadas de la Segunda Guerra Mundial. El film, que en 1952 gana el Oscar a mejor película extranjera, no escapa del temperamento que compartían los cinematografos europeos de la época: el declive de la inocencia por las bajezas del ser humano. La historia orbita en torno a una pequeña niña (Paulette) que, huyendo de los bombardeos nazis, pierde a su familia en la desbandada colectiva de los habitantes de las grandes ciudades francesas.  Sola frente al mundo, encuentra casualmente a Michel, el menor de la familia campesina Dollé, quien la lleva a vivir con ellos. Entre estos dos personajes, se inicia una amistad en medio de los avatares de la guerra, a contrapelo de la vida bucólica y tradicional de los campesinos y los ecos del enfrentamiento bélico. La presencia de actores no profesionales, quienes le dan la naturalidad necesaria a los personajes y un final no complaciente con Hollywood, ubican a esta producción como uno de los últimos bandazos de la cosecha del neorrealismo europeo. Se consigue en los pasillos de la UCV en Caracas, en vendedores informales especializados o en e-mule.

CUERPO V

Periodismo en tiempos de censura en Venezuela

AntipodeFoundation.org

A Radical Geography Community

Red Observatorio Crítico

¡Lucha tu yuca, taíno!

EstaPartituraNoMeGusta!

Lo que leerán a continuación es parte de un trabajo de investigación o tesis que se realizo durante algún tiempo en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela y que se culmina en junio del 2012. Se han obviado para este blog algunos extractos relacionados al ámbito académico (marco teórico, aspectos técnicos de la carrera). Este blog se publica con la intención de colaborar con la preservación de nuestra historia y nuestro legado musical. Quien quiera consultar la tesis completa puede hacerlo a partir del mes de mayo de 2013 en la biblioteca de humanidades de la UCV bajo el nombre de "Las letras de las canciones de la banda Sentimiento Muerto".

Bitácora Anarquista

Artículos relacionados al anarquismo y el Perú

Guerrilla Translation!

Exporters of fine interlinguistic memes

Crónicas latinoamericanas

Blog colectivo en español y portugués de la revista NUEVA SOCIEDAD

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52 seguidores