Impostura minera necesitaba Estado de Excepción

AMO

Rafael Uzcátegui

Cuando esta columna se difunda, diferentes organizaciones de derechos humanos del país habremos calificado el denominado Decreto de Estado de Excepción como la ruptura del hilo constitucional en Venezuela, un eufemismo elegante para establecer que estamos en presencia de un golpe de Estado. Como nuestro principal activo es nuestro prestigio, este tipo de caracterizaciones no lo hacemos a la ligera. Recordemos los argumentos: Usurpación de funciones de la Asamblea Nacional; legalización de la doctrina de la Seguridad Nacional en el que la seguridad de Estado está por encima de la integridad de las personas; Suspensión indeterminada de garantías constitucionales en materia de derechos como libertad de asociación, reunión, expresión, información y manifestación pacífica; Promoción de mecanismos ilegales para el control del orden público; Desconocimiento de pactos y tratados internacionales; Atribución de facultades discrecionales y arbitrarias al presidente de la República para tomar “cualquier tipo de medida”, aunque no se encuentre en nuestro ordenamiento jurídico vigente; Prohibición de la cooperación internacional para el trabajo de la sociedad civil; Militarización de la cadena de producción, comercialización y distribución de alimentos, así como de las fuentes de agua y zonas boscosas del país.

En esta columna, no obstante, queremos describir como este decreto es funcional a la profundización del proyecto extractivista en Venezuela, independientemente de sus consecuencias sociales y ambientales. Empecemos por esto último. Dada una situación que ha sido calificada oficialmente de “extraordinaria” y “excepcional” el numeral 5 del artículo 2 afirma: “La aprobación y suscripción por parte del Ejecutivo Nacional de contratos de interés público para la obtención de recursos financieros, asesorías técnicas o aprovechamiento de recursos estratégicos para el desarrollo económico del país, sin sometimiento a autorizaciones o aprobaciones de otros Poderes Públicos”. Podemos citar diferentes declaraciones de voceros del alto gobierno en el que califican los recursos energéticos y minerales como estratégicos, como los que se explotarán en el Arco Minero del Orinoco. El Estado de Excepción está anunciando que se realizarán contratos de explotación similares de manera expedita, sin que sea necesaria su consulta o aprobación de ningún otro ente estatal, salvo el del primer mandatario. Usted puede tener la opinión que desee de la Asamblea Nacional, pero coincidirá conmigo que es mejor cualquier función contralora, por mala y deficiente que sea, que ninguna.

El decreto de Estado de Excepción crea las condiciones para neutralizar y reprimir las manifestaciones disidentes sobre este modelo

Seguir leyendo “Impostura minera necesitaba Estado de Excepción”

Decreto de Excepción y Emergencia Económica en 5 minutos

chinomaduro

Decreto N 2.323, aparecido en la Gaceta Oficial Nº 6.227 Extraordinario, del 13 de mayo de 2016.

Se declara Estado de Excepción y de la Emergencia Económica debido a “circunstancias extraordinarias de orden Social, Económico, Político, Natural y Ecológicas, que afectan gravemente la Economía Nacional”. Se presume así que la medida intenta evitar un colapso del funcionamiento del país mediante la promoción de medidas extraordinarias.

En el preámbulo de sus considerandos, la medida se legitimaría por las atribuciones constitucionales presentes en el artículo 226 (irrelevante), el numeral 7 del artículo 236 (“Declarar estados de excepción y decretar la restricción de garantías en los casos previstos en la Constitución”) y los artículos 337, 338 y 339 que regulan los estados de excepción.

En los considerandos, la decisión se toma por:

1) y 2) Guerra económica iniciada a partir de la muerte de Hugo Chávez

3) La caída de los precios petroleros

4) Asamblea Nacional controlada por la oposición

5) captación de recursos extraordinarios y medidas “excepcionales”

6) Decreto Obama del 8 de marzo 2015

7) El Niño

8) El Bachaqueo como fenómeno promovido por extranjeros

9) OLP contra paramilitares financiados del extranjero

10) La suma de todas las anteriores, con la intención de derrocar al gobierno, pone “seriamente en peligro la seguridad de la nación, de sus ciudadanas y ciudadanos, y de su institucionalidad”.

11) Proteger al pueblo de amenazas internas y externas a fin de evitar “la ruptura del equilibrio económico financiero”.

Artículo 1

Se declara Estado de Excepción y de Emergencia Económica en todo el país, para adoptar “medidas oportunas, excepcionales y extraordinarias” temas acceso a los alimentos, generación eléctrica y preservar orden interno.

Artículo 2

Medidas en:

1) “Asegurar” apoyo del sector productivo privado en acceso alimentos

2) Mecanismos “excepcionales” para promover desarrollo agrícola y ganadero nacional

3) Militarización del proceso de distribución y comercialización de alimentos con participación de los CLAP

4) Aprobación de recursos extraordinarios no pasará por la Asamblea Nacional

5) Contratos para obtención de recursos extraordinarios no pasará por la Asamblea Nacional (Arco Minero)

6) Se realizará asignación directa de divisas para compra de “rubros prioritarios”

7) Suspende “temporalmente” sanciones políticas de la AN contra autoridades del poder público y altos funcionarios

8) Políticas de seguimientos de productos de primera necesidad

9) Otorga labores de seguridad ciudadana y orden público a los llamados “Comités Locales de Abastecimiento y Distribución” (CLAP)

10) Cronogramas de venta de productos (cronogramas de oportunidad) se harán más estrictos

11) De manera “excepcional” se harán nuevos acuerdos internacionales para salud, alimentación y prestación de servicios básicos

12) Continuará el ajuste de la jornada laboral, se contratara internacionalmente expertos sobre el tema y se militarizarán las fuentes de agua del país

13) Se pedirá apoyo de todos los sitios posibles para recuperar capacidad de generación de energía

14) Adoptar todas las medidas necesarias y urgentes para restablecer y mantener generación energía eléctrica

15) Militarización de los bosques del país para evitar deforestación, tala y quema que disminuyen lluvias

16) Medidas y planes especiales para enfrentar acciones desestabilizadoras tanto en la vida interna del país o en las relaciones internacionales

17) Adopción de medidas especiales para garantizar soberanía e impedir injerencia extranjera

18) Suspensión de cooperación internacional a ONGs con el argumento de finalidad política o desestabilización.

Artículo 3

El presidente puede dictar “otras medidas” no contempladas en los anteriores.

Artículo 4

Se podrán establecer límites máximos de ingreso o egreso de efectivo, restricciones a determinadas operaciones comerciales o financieras, restringir circulación de efectivo a operaciones electrónicas

Artículo 5

Salvo a la Fuerza Armada, se puede suspender “temporalmente” porte de armas en todo el territorio nacional

Artículo 6

Coordinación interinstitucional de medidas adoptadas

Artículo 7

Saludo a la bandera: Palabras más palabras menos: Poder Judicial y Ministerio Público deben hacer su trabajo, sumando las atribuciones por el presente decreto.

Artículo 8

Se remite decreto a la Asamblea Nacional

Artículo 9

Se remite a Sala Constitucional

Artículo 10

Vigencia 60 días prorrogables por 60 días más

Artículo 11

Vicepresidente y Ministros quedan encargados de aplicación

Artículo 12

Entra en vigencia a partir de su publicación en Gaceta.

De la Constituyente a la Destituyente

Negri en Casa Central 1

Rafael Uzcátegui

En 1998 la vertiginosa campaña de Hugo Chávez, asesorada por Luis Miquilena, puso de moda entre sus bases de apoyo universitarias el texto “El poder constituyente” del italiano Antonio Negri. Resumiendo groseramente, sus ideas planteaban una radicalización de la democracia en días en que el universo revolucionario intentaba recomponerse de la caída del Muro de Berlín, mediante el despliegue de las denominadas “capacidades constituyentes” del pueblo en contra de lo que antagonizó como “poder constituido”, “una red de vínculos que destruyen los mecanismos de exclusión inherentes al capitalismo y a las distopías políticas que las elites y las clases dominantes han impuesto desde el siglo XVI”. Sin embargo, fuera de la pirotecnia verbal, sus traductores endógenos realizaron una mediocre adaptación y, más pronto que tarde, el “poder constituyente” se convirtió en “poder constituido”, reproduciendo todas y cada una de las estructuras y prácticas de poder que había prometido dejar atrás.

A casi a dos décadas de aquella promesa, las multitudes en movimiento –para seguir la terminología del postmarxista- comienzan a configurar un amplio movimiento destituyente, sin teóricos que la prefiguren, indetenible. Si revolución es cambiar lo que necesita ser cambiado, la ruptura hoy es la revocación del ícono del poder en el país, para generar un nuevo mapa sociopolítico que permita la reconfiguración de un horizonte más allá, y en antagonismo, de la polarización que ha hegemonizado los últimos años.

Hoy, a pesar del agobio cotidiano, somos testigos del escenario más interesante de los últimos 30 años. Como nunca antes las matrices culturales que han dominado el imaginario de los venezolanos se encuentran cuestionadas: Económicamente el extractivismo rentista, políticamente el modelo de dominación basado en el “gendarme necesario”, en un contexto de crisis de la representatividad que, necesariamente, hará emerger nuevas identidades y formas de relacionamiento. La crisis terminal del modelo de dominación populista autoritario será dramático, no cabe duda, pero si quienes apostamos por una alteridad en todo sentido comenzamos a recrear el tejido social devastado, a mediano plazo movimientos sociales autónomos e independientes podrán protagonizar la VI República, promoviendo cambios de largo aliento.

Independientemente si ocurre este año o en el 2017, la revocación de Nicolás Maduro tendrá un impacto de tal magnitud que el bolivarianismo, como lo conocemos, tendrá sus días de hegenomía contados. Y lo que vendrá después, aunque quieran, no será acaparado por los actuales partidos políticos opositores. Diferentes encuestadoras cuantifican la crisis de representatividad. Keller y Asociados, para el primer trimestre de 2016 ubicaba a los independientes con un 39%, mientras que el Proyecto Integridad Electoral de la UCAB en 37,7% en el pasado abril. @fanzinero

Albert Einstein: Mi visión del mundo

Albert-Einstein
Albert Einstein

Curiosa es nuestra situación de hijos de la Tierra. Estamos por una breve visita y no sabemos con qué fin, aunque a veces creemos presentirlo. Ante la vida cotidiana no es necesario reflexionar demasiado: estamos para los demás. Ante todo para aquellos de cuya sonrisa y bienestar depende nuestra felicidad; pero también para tantos desconocidos a cuyo destino nos vincula una simpatía.

Pienso mil veces al día que mi vida externa e interna se basa en el trabajo de otros hombres, vivos o muertos. Siento que debo esforzarme por dar en la misma medida en que he recibido y sigo recibiendo. Me siento inclinado a la sobriedad, oprimido muchas veces por la impresión de necesitar del trabajo de los otros. Pues no me parece que las diferencias de clase puedan justificarse: en última instancia reposan en la fuerza. Y creo que una vida exterior modesta y sin pretensiones es buena para todos en cuerpo y alma.

Para hablar con propiedad, el Estado no puede ser lo más importante: lo que es el individuo creador, sensible. La personalidad. Sólo de él sale la creación de lo noble, de lo sublime. Lo masivo permanece indiferente al pensamiento y al sentir.

Seguir leyendo “Albert Einstein: Mi visión del mundo”

Efecto chicharra

chicharra

Rafael Uzcátegui

Recientemente tuvimos la oportunidad de llevar a Barquisimeto el taller Barquisimeto el taller #SoyCivilNoMilitar, con el que estamos intentando posicionar en la opinión pública la necesaria desmilitarización de la sociedad venezolana. Nuestro anfitrión, además de la joven organización Funpaz, fue la Catedra Itinerante de Derechos Humanos de la UCLA, cuyo corazón es el sociólogo Nelson Freitez. Este larense, con amplio conocimiento del mundo cooperativo y solidario de base de los últimos años, nos explicó su interesante hipótesis sobre los aprendizajes del movimiento popular bajo el bolivarianismo. Para el científico social, la intervención y estatización del tejido social de los de abajo ha roto lazos, políticos y afectivos, que tardaron muchos años en edificarse, por lo cual las personas se habrían recluido en sus esferas privadas, en parte alentadas por la necesidad de sobrevivir a la crisis económica, y habrían renunciado, momentáneamente por lo menos, a la acción colectiva.

En lo anterior coincidimos con el sociólogo guaro, y hemos comentado en otra oportunidad todos los mecanismos y dispositivos que se han promovido, desde los ideológicos hasta los abiertamente coercitivos, para disciplinar a la población bajo un nuevo modelo de dominación, en sintonía con las necesidades del mercado globalizado de recursos energéticos. Sin embargo, lo novedoso es lo que Freitez denomina “Efecto chicharra”, y es que los cuerpos, como contenedores de nuestra subjetividad, se irían “cargando” –de frustraciones, malestares y resignaciones- hasta que la presión haría que las personas desahogaran las presiones, en un grito visceral prolongado, a semejanza del canto estridente de las chicharras, cuando los machos convocan al apareamiento. Este grito-desahogo estaría siendo canalizado por redes sociales –de allí la visceralidad de los mensajes- o en respuestas dramáticas como los linchamientos de presuntos delincuentes.

Si el objetivo del autoritarismo es controlar las mentes, y con ellas los cuerpos que las contienen, la resistencia debe pasar, también, por mecanismos para su liberación. Tomándole la palabra al activista del Centro Gumilla guaro nuestro consejo es que, antes de somatizar las frustraciones y desesperanza, o implosionar su cordura en el “efecto chicharra”, haga que su cuerpo libere tensiones mediante la acción colectiva, necesariamente con otros. Un movimiento social no es exitoso únicamente en caso que logre alcanzar sus objetivos reivindicativos. Los emprendimientos cooperativos logran construir una nueva identidad, un espacio de asociación comunitario que exorciza la soledad inmovilizadora de las islas y hace crecer la autoestima de sus participantes, en proceso subjetivo que ha sido malamente traducido del inglés como “empoderamiento”.

La depresión y el desencanto nunca han podido transformar realidades si no hay ocupación del espacio público, de las personas asociadas y en afinidad por deseos comunes. Pare de sufrir y libere el stress acumulado en su cuerpo, apuéstele a la acción colectiva. Nadie exigirá por usted lo que desea para su vida, este momento finito de la existencia. @fanzinero