100 organizaciones sindicales y sociales: Sentencia al sindicalista Rubén González por tribunal militar reitera ausencia de democracia y política estatal para criminalizar la protesta pacífica

Este martes 13 de agosto de 2019 el Tribunal Militar 5to de Control, con sede en Maturín, condenó al sindicalista Rubén González, Secretario General del sindicato de Ferrominera Orinoco y coordinador de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana, a cumplir una pena de prisión de 5 años y 9 meses. Los delitos por los que se le condenó fueron “Ultraje a la Fuerza Armada” y “Ultraje al centinela”. Las organizaciones sindicales, sociales y de derechos humanos que suscribimos el presente comunicado denunciamos que la condena a González constituye un ejemplo de la ausencia de democracia en Venezuela, donde se ha implantado una política de Estado para criminalizar la protesta y callar tanto la disidencia como la exigencia de derechos.

Rubén González fue detenido el jueves 29 de noviembre de 2018 luego de los hechos ocurridos el 12 de agosto de ese año cuando el líder sindical hablaba durante una asamblea de trabajadores. En esa ocasión, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana intentaron detenerlo siendo protegido por trabajadores quienes evitaron el arresto. Posteriormente, la Fiscalía Militar 43, con competencia en el Estado Bolívar, presentó cargos por delitos militares contra el defensor de derechos laborales.

exigimos la liberación de Rubén González y otros sindicalistas procesados por justicia militar, así como al resto de los presos por razones políticas. Así mismo, reafirmamos que nos mantendremos movilizados por el rescate de la institucionalidad democrática en el país

Seguir leyendo “100 organizaciones sindicales y sociales: Sentencia al sindicalista Rubén González por tribunal militar reitera ausencia de democracia y política estatal para criminalizar la protesta pacífica”

Provea: Gobierno miente sobre supuesta resolución del Consejo de Derechos Humanos ONU sobre sanciones a Venezuela

 

(Caracas, 18 de julio de 2019) El gobierno venezolano ha falseado el contenido de una reciente resolución aprobada en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, afirmando que rechaza la imposición de medidas coercitivas unilaterales contra el país. Sin embargo, el texto del documento no dice nada sobre este tema.

El pasado 15 de julio el Sistema Estatal de Medios difundió la noticia que con 28 votos a favor, 14 en contra y 5 abstenciones el Consejo de Derechos Humanos de la ONU había aprobado una resolución presentada por Venezuela, “en favor del fortalecimiento de la cooperación internacional en la esfera de los derechos humanos, para hacer frente sanciones impuestas por el Gobierno de Estados Unidos contra el pueblo venezolano”. La primera referencia se difundió un día antes, cuando el Ministro de Relaciones Exteriores Jorge Arreaza, a través de su cuenta twitter expresó: “Venezuela, desde la Presidencia del @MNOAL_NAM presentó una resolución para profundizar la Cooperación Internacional y rechazar las Medidas Coercitivas Unilaterales (Sanciones) en el Consejo de DDHH/ONU. La Resolución fue aprobada con amplio respaldo de los Estados miembros”. Seguidamente el propio Nicolás Maduro expresó: “Agradezco el contundente respaldo de los Estados miembros del Consejo de DDHH de la ONU, a la resolución presentada desde la presidencia del Mnoal a favor de Venezuela. Victoria que amplía la cooperación internacional y rechaza las sanciones imperiales”.

Las notas de prensa preparadas desde Miraflores tuvieron una amplia difusión en medios nacionales e internacionales. Sin embargo, cuando se intenta profundizar en la información los diferentes escritos no citan el texto de la propia resolución, sino las interpretaciones de los funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro. No obstante, cuando se revisa el texto de la propia resolución publicado en el portal oficial del Consejo DDHH ONU, se puede corroborar que la misma trata sobre un tema diferente.

Bajo el título “La contribución del desarrollo al disfrute de todos los derechos humanos” fue presentado al 41 período de sesiones del Consejo de DDHH de la ONU un proyecto de resolución por 33 países, incluyendo Venezuela, en el punto 3 de la agenda del día: “Promoción y protección de todos los derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, incluido el derecho al desarrollo”, que finalmente fue aprobado. En el cuerpo del texto no aparecen las palabras “sanciones”, “medidas coercitivas unilaterales” ni “bloqueo”. Tampoco se describe la situación de algún país en particular. En cambio, la propuesta desarrolla, de manera genérica, papel de la cooperación para el desarrollo para el disfrute de los derechos humanos, un tema que posee un amplio consenso a nivel internacional. La resolución finaliza con 16 afirmaciones, siendo la primera: “Reafirma la importante contribución del desarrollo al disfrute de todos los derechos humanos por todas las personas”. El texto completo de la resolución puede consultarse en https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/LTD/G19/211/01/PDF/G1921101.pdf?OpenElement

Diferentes ONG han denunciado la política sistemática del gobierno venezolano de falseamiento de información, calificándola en sus reportes como “mitomanía de Estado”. Mediante esta falsa noticia, Nicolás Maduro intenta mitigar el impacto del reciente informe del Alto Comisionado DDHH de Naciones Unidas sobre las graves violaciones ocurridas en nuestro país, intentando justificar las consecuencias de la Emergencia Humanitaria Compleja, desarrollada en el país a partir del año 2013, con las sanciones financieras aprobadas a partir del año 2017.

Provea ha expresado su rechazo a la imposición de medidas coercitivas financieras contra el país debido a que agravan la crisis pre-existente que afecta a amplios sectores de la población, estimulando la migración forzada de venezolanos. Sin embargo apoya el aumento y la intensificación de sanciones internacionales individuales contra violadores de derechos humanos.

Venezuela: Chomsky, Code Pink y el colonialismo de izquierda

Rafael Uzcátegui

El 05 de marzo de 2019 apareció una carta pública firmada por “124 académicos de todo el mundo”, bajo el título “Una carta abierta a la Oficina de Washington en América Latina (WOLA) sobre su postura sobre el esfuerzo de Estados Unidos para derrocar al gobierno venezolano”. Como intentaré demostrar en este texto, esta comunicación es un buen ejemplo de un tipo de pensamiento que he llamado, provocativamente, “colonialismo de izquierda”.

Para aclararlo de entrada, no considero que todos los intelectuales progresistas y activistas de Estados Unidos sufran de “colonialismo de izquierda”. Al contrario, he conocido muchas personas de ese país, de ideologías de izquierda de todos los tintes, genuinamente interesadas en la situación venezolana y que, para informarse, hacen el esfuerzo de leer lo que se genera desde dentro del país, dialogar con los actores locales y apoyar sus esfuerzos.

En nuestra opinión el colonialismo de izquierda está caracterizado por 4 ideas-fuerza:

1) Los Estados Unidos son el eje político, económico, social y cultural del mundo

2) Sus críticas y adhesiones sobre los conflictos mundiales tienen poco que ver con la situación real de los territorios, siendo funcionales y subsidiarios de su posicionamiento sobre la política interna de Estados Unidos

3) Para opinar sobre los conflictos del llamado “Tercer Mundo” optan por el “debate entre pares” y jerarquizan el conocimiento sobre ellos generado por los centros académicos del Primer Mundo.

4) Las aspiraciones democráticas, utópicas o revolucionarias sólo son legítimas, en toda su extensión y amplitud, para los territorios desarrollados de los países integrantes de la “Matriz colonial del poder”. Para el resto del planeta hay folklore.

El protagonismo de las fuerzas más conservadoras, como el gobierno de Estados Unidos, es protagónico debido al abandono que las fuerzas progresistas internacionales han hecho de las demandas democratizadoras del pueblo venezolano

Seguir leyendo “Venezuela: Chomsky, Code Pink y el colonialismo de izquierda”

Venezuela: Chomsky, Code Pink and Left-Wing Colonialism

On March 5, 2019, a public letter signed by “124 academics from around the world” appeared under the title “An Open Letter to the Washington Office in Latin America (WOLA) on its position on the United States’ effort to overthrow the Venezuelan government. ” As I will try to demonstrate in this text, this communication is a good example of a type of thought that I have called, provocatively, “left-wing colonialism”.

To clarify from the beginning, I do not consider that all progressive intellectuals and activists in the United States suffer from “left-wing colonialism.” On the contrary, I have met many people from that country, from leftist ideologies of all currents, genuinely interested in the Venezuelan situation and, to inform themselves, make the effort to read what is generated from within the country, dialogue with local actors and support their efforts.

In our opinion, left-wing colonialism is characterized by 4 core ideas:

1) The United States is the political, economic, social and cultural axis of the world.

2) Their criticisms and allegiance on world conflicts has little to do with the real situation of the territories, being subservient to and dependent on their position on the internal politics of the United States.

3) To comment on the conflicts of the so-called “Third World”, they opt for the “debate between peers” and hierarchize the knowledge about the conflicts generated by the academic centers of the First World.

4) The democratic, utopian or revolutionary aspirations are only legitimate, in all their extension and amplitude, for the developed territories of the member countries of the “colonial matrix of power.” For the rest of the planet there is folklore.

We repeat what we have said on other occasions: the protagonism of the most conservative forces, like the government of the United States, takes place due to the abandonment that the progressive international forces have made of the democratizing demands of the Venezuelan people

Seguir leyendo “Venezuela: Chomsky, Code Pink and Left-Wing Colonialism”

En Hearts On Venezuela queremos divulgar tu mensaje al público angloparlante!

HOV_Llamado

En la primera quincena de junio iniciaremos formalmente el proyecto Hearts On Venezuela, una estrategia comunicacional desde las ONG venezolanas dirigida al público de habla inglesa. Esta iniciativa, promovida por Codhez, Provea y Civilis, con el apoyo de WOLA, consta de un grupo de traductores voluntarios, un sitio web y redes sociales para divulgar las opiniones e informes de la sociedad civil venezolana sobre la situación de la democracia y los derechos humanos en nuestro país.

Material en inglés

Envíanos los reportes que ya tengan en inglés a heartsonvenezuela@gmail.com para publicarlos en la web antes del lanzamiento antes del 5 de julio.

Materiales que quieren traducir

Postula tu reporte, informe o comunicado de prensa al correo electrónico heartsonvenezuela@gmail.com para que sea traducido al idioma inglés y divulgado de manera gratuita. Es hora de que seamos los venezolanos y venezolanas quienes construyamos y divulguemos la narrativa sobre lo que realmente sucede y lo que consideramos debería ser la solidaridad con nuestra gente.

ONG exigen una investigación imparcial sobre los asesinatos de los indígenas warao Belki y Samaritana Mendoza, así como la libertad de los sobrevivientes y testigos del crimen

Familia-de-madrea-warao-asesinada

(La denuncia fue puesta ante la Comision parlamentaria de los Pueblos Indigenas de la Asamblea Nacional. Foto: Melquiades Avila. Fuente foto: El Pitazo)

(Caracas 8 de mayo de 2019) El día 29 de abril alrededor de las 7 de la mañana, 25 indígenas waraos de la comunidad de Mariusa, en Delta Amacuro, salieron en dos (2) embarcaciones fluviales en busca de agua dulce a un pozo ubicado aproximadamente a un kilómetro de la comunidad. Alrededor de las 10:30am, en el retorno fueron alcanzados por una lancha tipo peñero con 2 motores, de procedencia, en dirección hacia Trinidad y Tobado, tripulada por 2 personas del mismo origen. Indígenas waraos para aligerar la carga de sus embarcaciones -llevaban 16 bidones con capacidad para 200 litros cada uno-, pidieron apoyo para ser trasladados hasta la comunidad. Primero recogieron a 9 waraos de la primera embarcación y posteriormente a 11 waraos de la segunda para un total de 20 indígenas.

En el trayecto hacia la comunidad de Mariusa, indígenas divisaron una embarcación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se dirigía en dirección a ellos. En la misma se encontraban 5 funcionarios, 4 de ellos tenían los rostros tapados con pasamontañas, 1 sólo estaba descubierto cuya identidad fue reconocida por Waraos, un funcionario al que denominaban el Sargento López. Al acercarse comenzaron a hacerles señas, algunos con las manos en alto mientras se identificaban: “somos los waraos, somos los waraos de Mariusa”. Acto seguido se escucharon 2 disparos y una ráfaga. Los indígenas se tiraron al piso de la embarcación para resguardarse, cuando se hizo silencio se percataron que habían disparado contra ellos.

Pasado un rato oficiales se aproximaron a la embarcación y Waraos reclamaron “López qué hiciste, nos dispararon”. El sargento respondió según testimonios: “Yo disparé al motor”. Belki Mendoza de 23 años embarazada de 6 meses y Samaritana Mendoza de 6 años resultaron asesinadas y Edgar Pérez de 42 años resultó herido de bala en el pie derecho, fueron llevados a la morgue del hospital Dr. Luis Razetti y Pérez fue atendido en el recinto hospitalario.

Waraos niegan conocimiento y rechazan contundentemente su vinculación con cargamento de droga que funcionarios de la GNB alegan fue encontrada en la embarcación

Seguir leyendo “ONG exigen una investigación imparcial sobre los asesinatos de los indígenas warao Belki y Samaritana Mendoza, así como la libertad de los sobrevivientes y testigos del crimen”