h1

Entrevista en La Razón (Vzla): “Estamos en una transición”

marzo 2, 2015

RafaelUzcategui-Provea

Transitamos hacia una cosa que todavía no sabemos qué es, estamos en un período que algunos llaman poschavismo”, dice el sociólogo y activista de los derechos humanos Rafael Uzcátegui.

Por Patricia Marcano

“El carácter de la crisis que experimenta el país es de una profundidad y una extensión que comprende diferentes aspectos de la sociedad venezolana, en lo social, económico y político. Creemos que no es una crisis de corto alcance, una crisis coyuntural superable en el corto plazo, sino que constituye una crisis estructural que se agudizó desde hace una década”.

Así comienza el informe titulado “Situación de los Derechos Humanos en Venezuela”, del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea). Una observación ajustada a la realidad actual, pero que no fue planteada este año ni en 2014. Corresponde al primer informe anual presentado por la ONG en 1989. “Tú lees ese y los primeros informes de Provea y te dan ganas de llorar. Estamos igual que hace 26 años”, señala Rafael Uzcátegui, coordinador general de la organización.

Frente a un contexto país que algunos han señalado ser igual o peor al existente en 1989, y que derivó en el estallido social bautizado como “El Caracazo”, Uzcátegui aclara que hay similitudes y diferencias, pero siempre debe tenerse en cuenta que los procesos históricos no se repiten nunca de la misma manera.

“Provea, en 1989, decía que el gobierno estaba cargando en hombros de las personas menos favorecidas una serie de errores en materia económica y que había una crisis de legitimidad del sistema político. Hablábamos de que se estaba aplicando un paquete que tenía tres dimensiones: un paquete económico, uno judicial y otro represivo”.

En el económico, explica, había un proceso de devaluación de la moneda, pérdida del poder adquisitivo, una alta inflación, dificultad de acceso a los productos (en ese momento era por acaparamiento, en espera para subir los precios), y una serie de políticas económicas que intentaban reducir el déficit fiscal aumentando los impuestos, la gasolina, el pasaje y servicios básicos.

“Ese paquete del 89 tiene similitudes con lo que se está anunciando ahora, aunque se está haciendo de manera progresiva. En ese momento se anunció todo de una vez. Ahora en camino el aumento de la gasolina, tenemos una alta inflación y hay problemas para conseguir productos aunque es más que todo por escasez, el acaparamiento es en menor medida. Pero también hay un par de diferencias y es que en el 89 se intentaba reducir el tamaño del Estado para poder recibir el financiamiento bajo las reglas neoliberales y ahora se ha agigantado. Además, en ese momento se intentaban diversificar las exportaciones y actualmente se está profundizando el modelo petrolero y minero, al entregar esos recursos a compañías trasnacionales a través de empresas mixtas”.
En lo judicial, recuerda que hace 26 años se reclamaba que no había voluntad política para garantizar los derechos contemplados en la Constitución, la falta de independencia del poder judicial y la partidización. “Todo esto es similar a lo que pasa ahora, tenemos leyes muy positivas en materia de derechos humanos, incluyendo la Carta Magna, pero no se cumplen”.

Y detalla que también hay hechos que afianzan la represión, como la criminalización de la protesta, la militarización del orden público y la creación de un estado parapolicial con la aprobación del Sistema Popular de Protección para la Paz (SP3). “Es decir, se está privilegiando la respuesta represiva a una situación de malestar de la ciudadanía, que debería ser canalizada por mecanismos democráticos”.

Pero la vigencia de las tres dimensiones presentes hace 26 años no implican que los mismos hechos de febrero y marzo de 1989 estén por ocurrir, aclara Uzcátegui. Lo dice por una variable que, considera, no está presente ahora.

“En el 89 teníamos por lo menos 10 años de desgaste del modelo político, donde el catalizador fue el viernes negro. Pero en la Venezuela reciente, ese hecho catalizador sería la muerte del presidente Hugo Chávez. La persona que representaba y aglutinaba el modelo ya no existe, se está viviendo una crisis económica que Chávez no vivió y el modelo que construyó es imposible sostenerlo en su ausencia. Por eso, como sociólogos, hablamos de que estamos en una transición hacia un modelo de gobierno diferente porque ya no está la persona que lo sostenía. Estamos transitando hacia una cosa que todavía no sabemos qué es, y estamos en un período que algunos llaman poschavismo. En definitiva, tenemos dos años de desgaste abierto, no ha pasado tanto tiempo como en el 89″.

Las protestas se alejan de Caracas
Ante la pregunta de si es posible o no que ocurra otro “Caracazo”, Uzcátegui recuerda que este gobierno nació al calor de esa explosión social y la ha usado como elemento simbólico. Por tanto, señala, hay temor y se actúa con cuidado para que esos hechos no se repitan.

Recuerda que lo ocurrido durante el 27 y 28 de febrero, así como en los primeros días de marzo de 1989, fueron hechos sin precedentes. “En el 89 la mayor cantidad de personas muertas no ocurrieron en las jornadas de saqueos sino durante el horario del toque de queda, los militares patrullaban y argumentaban que les disparaban desde algunos edificios y por ello respondían de forma indiscriminada. La suspensión de garantías y el toque de queda fueron situaciones inéditas. Desde entonces en Caracas hemos vivido a la sombra del ‘Caracazo’. Nadie quiere que pase de nuevo, por eso hay que tener cuidado con los términos”, apunta el sociólogo.

A su juicio, una de las medidas que se han implementado para evitar otro “sacudón” es el incremento de la presencia militar en las calles, recientemente en las colas de los establecimientos. “Buscan que la gente se inhiba y se invisibilicen los problemas. En Caracas hay temor por esa presencia militar porque la gente entiende que eso no es normal”.

“Estamos transitando hacia una cosa que todavía no sabemos qué es”No obstante, asegura que es previsible que frente a una situación de crisis económica como la existente, la gente salga a protestar. “Y si la respuesta del gobierno va a ser similar a la que hemos visto en los últimos días, lo que está haciendo es alimentando la indignación y elevando los niveles de conflictividad. Una de las cosas que alertamos desde Provea es que si tú dificultas, obstaculizas o prohíbes la manifestación pacífica estás estimulando la protesta violenta”.
Además de alertar sobre ese aumento de la conflictividad, alimentado por decisiones represivas y de índole militar, el coordinador general de Provea destaca que actualmente se está viendo un cambio en las protestas. Un hecho que denomina “descentralización de la movilización”.

Mientras en 2004, otro año de crisis, los venezolanos viajaban del interior del país a Caracas para protestar, y la capital del país era el epicentro de las movilizaciones, desde el año pasado han notado un cambio. La protesta del 12 de febrero tuvo sus orígenes en manifestaciones efectuadas en Táchira semanas anteriores.

“El 12 de febrero estábamos desconcertados por lo que veíamos a la 1 de la tarde. En ese momento había 12 movilizaciones en 12 ciudades del país, todas tan importantes como la que se estaba dando en Caracas. Esta semana, por ejemplo, no se registraron grandes situaciones en Caracas, pero en el interior sí. En los estados tienen años con varios problemas acumulados, en cambio en Caracas la escasez se está viendo ahora. Además la represión se mantuvo en distintos puntos del país. Podríamos hablar de una escalada de la conflictividad que puede ser diferente al 89, porque hay otros elementos en juego y que pareciera se va a registrar en diferentes puntos del país”.

“No somos testigos del peor momento de la crisis venezolana”Frente a estos escenarios, Uzcátegui advierte que la conjunción de la crisis económica y de legitimidad política es preocupante. En el 89 se determinó que no hubo partido político que pudiera canalizar ni frenar esas protestas espontáneas y posteriores saqueos. Actualmente ni gobierno ni oposición tienen la misma capacidad de convocatoria por una crisis de representatividad en ambos, detalla el sociólogo. Por ende, la gente puede estar buscando nuevos referentes y en el camino pueden encontrar figuras positivas y democráticas o figuras negativas que lleven a una situación indeseada.
“Desde Provea creemos que hace falta un diálogo, siempre hemos apostado a eso. Hoy el presidente Maduro tiene la posibilidad de disminuir las tensiones convocando a un proceso de diálogo de manera genuina y honesta. Estamos en presencia de una crisis estructural que no se va a solucionar mágicamente si el Presidente se va o se queda; el problema es mucho más complejo que eso y para superarlo tenemos que ponernos de acuerdo los venezolanos. Además, creo que todavía no somos testigos del peor momento de la crisis venezolana”.

El caso de Kluiverth Roa

El asesinato del liceísta de 14 años Kluiverth Roa, el martes 24 de febrero en San Cristóbal, tras recibir un disparo en la cabeza por policía nacional bolivariano, no puede manejarse como una consecuencia de la Resolución 8610, que le da competencia a las Fuerzas Armadas para intervenir en manifestaciones pública y usar armas de fuego. “Creemos que Kluiverth Roa es una víctima de ese discurso que plantea que el conflicto venezolano es un conflicto de guerra. Esa es una visión errada que desde provea rechazamos”, dice Rafael Uzcátegui, coordinador general de esta ONG dedicada a la defensa de los derechos humanos.

Aclara que Roa no fue víctima de la Resolución 8610 porque quien actuó fue un PNB, y la normativa regula a la FANB. “Pero tanto la resolución como este joven asesinado son consecuencias de la política de militarización del país, donde el Ejecutivo dice que las personas que protestan en la calle forman parte de una conspiración. Eso es grave porque el mensaje que están dando a los cuerpos de seguridad es que no van a enfrentarse a ciudadanos que exigen derechos y demandas sociales o políticas, sino a personas que tienen un plan conspirativo, manipulado por fuerzas extranjeras, y por tanto es un enemigo que debe ser neutralizado”. Insistió en que esta resolución es inconstitucional, contraria a lo establecido en los artículos 329 y 68 de la Carta Magna.

Extraído de http://www.larazon.net/2015/03/01/rafael-uzcategui-provea-estamos-en-una-transicion/

h1

Bauman y el imaginario rojo rojito

febrero 25, 2015

Xulio-Formoso_Zygmunt-Bauman

Rafael Uzcátegui
El 22 de junio de 2013 el polaco Zygmunt Bauman tuvo una intervención en el evento que conmemoraba los 150 años de la carta fundacional del proyecto socialdemócrata alemán. En su ponencia, el sociólogo y filósofo versó sobre el triunfo de lo que calificó como el “imaginario burgués” –refiriéndose al termino desarrollado por Deleuze y Castoriadis- sobre las propuestas ubicadas a su izquierda. Leyendo los valores que afirma son propios de este esquema de pensamiento, uno podría utilizarlos para referirse a lo que hoy pasa en Venezuela.

Bauman establece tres supuestos como propios del “imaginario burgués”: El primero es el desarrollismo, el aumento de la producción en términos de Producto Interno Bruto, como precondición del desarrollo “moderno”. El propio Chávez resumió su propuesta como “socialismo petrolero”, donde aumentando la extracción de recursos energéticos tendría los recursos necesarios para encaminar el país a un estadio paradisíaco. De esta manera, en sintonía con la globalización económica, Venezuela se ha convertido en una maquila energética para el mercado mundial. Un segundo supuesto es que la felicidad humana consiste en ir de compras y que gozo es sinónimo de mayor consumo. El aparato de propaganda estatal, como recordaremos, ha afirmado que la dicha del venezolano era equivalente al aumento de su capacidad adquisitiva, incluso –como expresan los avisos en el Metro de Caracas- que los niños han crecido más gracias a ello. “Lo único que nos da placer son las compras” dice Bauman; “hay colas porque la gente en revolución tiene más dinero” expresa un creativo funcionario de la nomenclatura endógena.
El tercer supuesto planteado por el polaco es la “meritocracia”: Estar excluido no tendría nada que ver con los contextos, sino con la indolencia y negligencia de quienes “escogen” mantenerse en un plano subalterno. La meritocracia bolivariana tiene que ver con la fidelidad política y el acriticismo: Si usted es suficientemente “leal”, tendrá los puntos necesarios para escalar en la pirámide burocrática oficial. Que se haya desarrollado una masiva política de discriminación por razones políticas es una pataleta de “liberales”.

Sin embargo para Zygmunt Bauman lo que califica como “ideología del sentido común burgués” está en crisis en todo el mundo. No es posible el aumento infinito de la producción sin asumir los costos ecológicos, no es deseable igualar los niveles de consumo de los países más prósperos y las meritocracias, de izquierda o derecha, no han cumplido sus propias promesas. Pensando en venezolano, la propuesta bolivariana siempre fue más pasado que futuro. Nos toca asumir los retos del devenir, reflexionando apasionadamente sobre los errores cometidos, para aprender de la experiencia reciente y superarlos. @fanzinero

h1

Valencia: Una marcha laboral autónoma

febrero 25, 2015

valenciaColumna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui 

El pasado 11 de febrero alrededor de 200 trabajadores y activistas sindicales marcharon en la ciudad de Valencia para rechazar la ola de despidos masivos, tanto en las entidades públicas y privadas, que a pesar del decreto de inamovilidad laboral aqueja a la región. La movilización, la primera del año 2015 con un contenido exclusivamente social –también se rechazó la aplicación del paquete de medidas económicas y se pidió un aumento de salarios acorde a la inflación- fue significativa por varias razones, que pasaremos a comentar.

Así lo reseñó el sitio web de Provea: “Que la crisis la paguen los corruptos, no los trabajadores”, “No a los despidos, reenganche ya”. Con estas, y otras consignas, trabajadores de las empresas Filtros Wix, Petrocasa, Chrysler de Venezuela, General Motors, Ajeven, Pirelli y Ford, acompañados por representantes de la Asociación de Profesores de la Universidad de Carabobo y sindicalistas de la Misión Barrio Adentro, marcharon este 11.02.2015 en Valencia, para rechazar la ola de despidos masivos que se han producido en empresas públicas y privadas de la entidad , y que según denuncian, se han realizado con la “complicidad” de la Inspectoría del Trabajo. La movilización que partió a las 9 de la mañana desde el sector La Espiga de Oro, contó con una nutrida participación de trabajadores activos y despedidos quienes a lo largo del recorrido gritaron consignas para condenar lo que calificaron como una política antiobrera “que intenta poner en hombros de los más pobres todo el peso de la crisis”.

La primera es el proceso, lento pero irreversible, de despolarización por debajo, desde la propia gente. En Carabobo reposan 6200 calificaciones de despido en la Inspectoría del Trabajo. Hasta ahora se han materializado más de 1.000 despidos entre los que se contabilizan 529 en la empresa General Motors y 275 en la empresa Ford. Pero no sólo la situación aqueja a la empresa privada. En la marcha estuvieron representantes de Petrocasa y de la Misión Madres del Barrio para denunciar la desincorporación forzosa de un grupo de trabajadores de ambos organismos. Que hayan coordinado una actividad juntos, en base a una serie de demandas comunes, refleja una situación que puede encontrarse, para el ojo curioso, en diferentes sectores de la sociedad venezolana: El encuentro en base a problemas que los afectan por igual, independientemente de las opiniones políticas, que en una sociedad democrática siempre serán diversas y divergentes. Actualmente la despolarización se ha convertido en un elemento tan preocupante, que algunos asesores oficiales recomiendan abiertamente volver a vigorizar el maniqueísmo que ha protagonizado el escenario nacional, de cara a las próximas elecciones. Durante el trayecto, los trabajadores cuestionaban la mirada oficial de “gobierno vs oposición”, proponiendo un posicionamiento diferente: Trabajadores de un lado y patronos, públicos y privados, del otro.
El segundo elemento es que sólo la organización popular independiente es garantía del disfrute de derechos. A pesar de las políticas de hostigamiento al sindicalismo independiente, la creación de estructuras paralelas y la criminalización de diferentes mecanismos de lucha, un sector de los trabajadores del país continúan confiando en que es la organización gremial la herramienta para el disfrute de sus derechos laborales. Una organización que tiene la capacidad para autoconvocarse cuando la ocasión lo amerite, que discute y defiende una agenda de reivindicaciones eminentemente laboral –a pesar de la filiación político-partidista de los miembros del sindicato- y que es refractaria a las presiones cupulares para priorizar temas diferentes a los problemas de los trabajadores y trabajadoras. Durante al trayecto, bajo el sol valenciano, la actividad tenía un nivel de organización dado por ellos mismos: Personas encargadas de la seguridad, otros repartiendo volantes y publicaciones, la vocería por los parlantes, etc.
La tercera cuestión es la defensa, por la vía de los hechos, del legítimo derecho a la manifestación pacífica. Rehuyendo del chantaje oficial que califica a cualquier protesta de “guarimba”, los trabajadores usaron uno de sus mecanismos históricos, como lo es la movilización de calle, para la presión por sus derechos. La manifestación en si misma era una respuesta a la política de criminalización de la protesta promovida por el gobierno nacional, en donde una serie de subterfugios legales intentan inhibir a la ciudadanía de ejercer su derecho a la manifestación pacífica. Al estar en la calle los trabajadores recordaron que derecho que no se defiende es derecho que se pierde.

Los organizadores anunciaron nuevas movilizaciones y actividades en los próximos días, entre las iniciativas destaca la realización de un encuentro regional de trabajadores el próximo 07.03.2015 en Valencia, donde continuarán caminando la lenta pero esperanzadora ruta de la recomposición de la autonomía de las organizaciones sindicales. Tenemos mucho que aprender y replicar de lo que está pasando, ahora mismo, en el centro del país.

h1

08 párrafos sobre el aumento de la gasolina

febrero 22, 2015

Gasolina
Columna de Provea en el Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegu
i

01

La medida del aumento de la gasolina es una decisión política y no técnica. El gobierno de Hugo Chávez se caracterizó por redistribuir la riqueza mediante subsidios focalizados (denominados “misiones”) y subsidios universales (como el mantener congelado el precio de la gasolina). Al revertir la gran política pública subsidiaria que implementó el presidente Chávez durante sus años de mandato el presidente Maduro esta transitando a un modelo diferente, a otra forma de gobierno.

02

Esta nueva forma de gobierno, ante la disminución de los ingresos proveniente de la cesta petrolera y la necesidad de constreñir el gasto público, está incorporando progresivamente lógicas de mercado en donde Chávez había hegemonizado la racionalidad estatal. Un paso en esta dirección fue la aprobación, en noviembre de 2014 mediante facultades habilitantes, de la Ley de Regionalización Integral para el Desarrollo Socioproductivo de la Patria. Esta normativa crea una serie de “Zonas Económicas Especiales”, territorios del país con garantías para la atracción de inversión extranjera que, como la ley establece, tendrán un régimen laboral “especial”, diferente a lo establecido en la reciente Ley Orgánica del Trabajo (LOT). Si bien el Estado tendrá una participación mayoritaria en las ZEE, serán las condiciones favorables para la presencia de capitales foráneos lo que determinará el tipo de mercado, y los bienes y servicios, a ofertarse en estos territorios.

03

El gobierno del presidente Maduro ha decidido el aumento de la gasolina. Y para implementarlo ha convocado a un debate público para decidir el nivel de su incremento, estimulado por una intensiva campaña promocional en los medios de comunicación. Hasta ahora, la única voluntad de diálogo del Ejecutivo ha tenido que ver con decisiones en materia económica.

04

Venezuela posee los yacimientos petroleros más grandes de América Latina. Es una ficción comparar los precios de la gasolina en un país que ni tiene petróleo ni es productor con uno que sí lo es.

05

No es posible solucionar la crisis económica sin primero solventar la crisis social que la origina, la cual vulnera por igual derechos sociales y políticos de las mayorías. Hay que tener clara esta dimensión, para no caer en el error de jerarquizar la discusión sobre ajustes macroeconómicos y aumento de ingresos no petroleros del Estado como si esto fuera a solucionar mágicamente el debilitamiento integral de la democracia –y Provea sostiene que democracia es, entre otras cosas, combate a la pobreza-.

06

El aumento de la gasolina forma parte del paquete de medidas económicas mediante las cuales se intenta que sean las mayorías las que paguen la crisis generada por la serie de malas decisiones, así como por la ausencia de controles y sanciones de las irregularidades administrativas.

07

No se puede hablar del aumento de la gasolina sin discutir políticas integrales para mejorar el transporte público en el país: El deterioro de la infraestructura de terminales urbanos y suburbanos, así como la necesidad de construirlos en las poblaciones donde no existan; El estado de las unidades de transporte y la necesidad de modernizar la flota existente en el país; La ausencia de indemnizaciones para los usuarios afectados por los retrasos, suspensiones del servicio o accidentes de tránsito; La finalización de proyectos de transporte público masivo paralizados en el país.

08

“Por años nos atuvimos al incremento del precio petrolero. Con innumerables defectos y deficiencias, pero también con grandes logros. Durante los últimos diez años la situación ha sido otra. La caída de los precios del petróleo, la deuda externa, la fuga masiva de divisas, los cambios diferenciales y otros tantos errores y omisiones, han acumulado profundos desequilibrios monetarios, cambiarios, financieros y fiscales. A ello debemos añadir que la inflación ha sido represada artificialmente (…) El frenesí importador ha sido incentivado por los mecanismos irregulares y los dólares preferenciales, a la par que las bajas tasas de interés han impedido el ahorro y han estimulado el crédito para un pequeño sector privilegiado. Esta es la vieja y cómoda tradición de ir tapando los huecos con remiendos, a medida que la verdadera realidad del país se desgarraba bajo nuestros pies (…) Porque es necesario repetirlo de manera categórica. Mi gobierno tiene y tendrá un marcado acento social. Irrevocable compromiso con los trabajadores, con los campesinos, con la clase media, con los sectores populares venezolanos. Las medidas que anuncio al país en materia económica no pueden estar desligadas de decisiones dirigidas a fortalecer la calidad de vida y a preservar el ingreso real de las mayorías nacionales. No se trata de procurar, por la vía de la compensación piadosa, el efecto que las reformas económicas pueda tener a corto plazo sobre los sectores de menores recursos”. Discurso del presidente Carlos Andrés Pérez, 16.02.89, anunciando un paquete de medidas económicas

h1

Junto a @intiamaru79 en marcha de trabajadores en Valencia

febrero 22, 2015

valencia

h1

Discografía de Jesus and Mary Chain

febrero 21, 2015

Como lo bueno se comparte, aca posteo 6 discos comprimidos de los Jesus and Mary Chain, ese dark ochentero que ha marchado a fuego nuestra banda sonora: https://www.mediafire.com/?70moj6n85dst1b1

Los discos son: Automatic; Darklands, Honey`s dead; Munki; Psychocandy y Stoned & Dethroned

h1

Video: “Animados en la diversidad”

febrero 12, 2015

Me gustó este video, que comparto.

Ediciones La Social

Incendiando mentes desde 1868

CUERPO V

Periodismo en tiempos de censura en Venezuela

AntipodeFoundation.org

A Radical Geography Community

Red Observatorio Crítico

¡Lucha tu yuca, taíno!

EstaPartituraNoMeGusta!

Lo que leerán a continuación es parte de un trabajo de investigación o tesis que se realizo durante algún tiempo en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela y que se culmina en junio del 2012. Se han obviado para este blog algunos extractos relacionados al ámbito académico (marco teórico, aspectos técnicos de la carrera). Este blog se publica con la intención de colaborar con la preservación de nuestra historia y nuestro legado musical. Quien quiera consultar la tesis completa puede hacerlo a partir del mes de mayo de 2013 en la biblioteca de humanidades de la UCV bajo el nombre de "Las letras de las canciones de la banda Sentimiento Muerto".

Bitácora Anarquista

Artículos relacionados al anarquismo y el Perú

Guerrilla Translation!

Exporters of fine interlinguistic memes

Crónicas latinoamericanas

Blog colectivo en español y portugués de la revista NUEVA SOCIEDAD

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 57 seguidores