Conspiración piromaníaca

Rafael Uzcátegui

 
Recientemente, la Misión Villegas volvió promover la versión sobre la vocación piromaníaca de los críticos al madurismo. Sincronizadamente los voceros locales e internacionales de la dictadura circulaban la novedad que dos personas en Maracaibo se sumaban a la pira demoníaca de la oposición venezolana. El pasado 28 de junio en las inmediaciones de una protesta en la capital zuliana un camión hace un “Giro en U” donde no se podía, lo que genera que una moto se estrelle contra el vehículo, que se enciende en llamas y finaliza con el lamentable fallecimiento de sus dos ocupantes, como lo relata el Ministerio Público. La coartada del conductor del camión, ante la eventual acusación de homicidio culposo, fue responsabilizar a la manifestación, lo cual fue agradecido y repetido por medios, funcionarios y, por supuesto, el Defensor de sí Mismo -como lo calificó Gabriela del Mar- Tarek William.

El caso, atroz sin duda, que generó la matriz de opinión fue el de Orlando Figuera, en un hecho confuso como fue descrito por la propia Fiscalía. Las fotos, terribles, dieron la vuelta al mundo, prendiendo el bombillo de la Misión Villegas. Aquí queremos ser claros. 100 días de manifestación, con miles y miles de personas involucradas, que resisten la represión inclemente de milicos y paracos dan para cualquier cosa. Fuego y barricadas ha habido, y bastantes, siguiendo además la tradición de la protesta popular latinoamericana o la de los chicos de Hamburgo, que son aplaudidos por los mismos que acá condenan a los guarimberos. Y en este espiral de confrontación es posible que muchas de las agresiones denunciadas por oficialistas puedan ser ciertas. Pero de eso a la afirmación que los manifestantes venezolanos queman gente viva sólo por ser chavista, hay un universo. Es decir, en toda América Latina hay indignaciones, y muy duras, contra los gobiernos. Pero por alguna curiosa razón sólo en la tierra del Arauca vibrador la protesta estilo Bonzo se les aplica a los otros.

Por ahora pediremos que el Ministerio Público aclare todas y cada una de las denuncias, y que coloque a los responsables, cuando los haya, en el lugar que corresponde. A nivel internacional el fantasma de la oposición pirómana, permite conciliar el sueño a todos esos izquierdistas que necesitan una razón para justificar la arremetida represiva del madurismo: 90 muertos tienen sentido con tal de contener la maldad intrínseca de la hipermegaultra derecha que ha osado disentir del bolivarianismo. Y que está a puntico, pregúntenle a Villegas, de pasar al estadio caníbal pues ya el fuego no es suficiente para satisfacer sus ansias criminales. @fanzinero

Pd: En la imagen, un opositor promedio, catirito, de ojos azules y que sólo habla inglés, anuncia que carbonizará a todos los morenitos que tengan Hugo como primer nombre. 

Veneco, programa # 07

En este Veneco nro. 07 hablamos sobre los saldos de la represión y las personas asesinadas por los funcionarios militares en las protestas en Venezuela, con audios de sus familiares y comentarios. Sonorizado con el mejor punk venezolano:

Track list

1) Curva Sur “Defender”
2) Dischord “Dejar de respirar”
3) Pelaballs “Mírale los brazos”
4) Disshit: No lo puedes entender”
5) Cardiel “GNB” (En vivo)
6) Autogestión “Miseria”
7) Régimen de Kaos “Realidad maldita”
8) Gladys Cordero “Tu recuerdo”
9) La Mosca Punk “Mosca”
10) Los Henry Zakka “Días de junio”
11) En Contra “Desamparo” (En vivo)
12) Dissensión “Multinacionales”
13) Sentimiento Muerto “El sistema” (En vivo)

La hora de los hornos

Rafael Uzcátegui

El pasado viernes 09 de junio sectores del denominado “chavismo crítico” organizaron un interesante evento denominado “Encuentro de Constitucionalistas en Defensa de la Constitución de 1999: Participación y Soberanía Popular en la Asamblea Nacional Constituyente. Convocatoria, Bases Comiciales y los Referendos”. La apertura a los diferentes panelistas, que incluyó la magistral intervención del doctor español Roberto Viciano (disponible en Youtube), correspondió al doctor Jesús María Casal, quien realizó una pertinente reflexión, dado el auditorio, que quisiera compartir.

Palabras más, palabras menos, Casal expresó que si el chavismo no detenía la pretensión de imponer, de manera fraudulenta, una nueva constitución por el madurismo, aboliendo así lo mejor del legado viabilizado por Hugo Chávez, iban a estimular que la oposición pensara en una Carta Magna a su medida. Y dada la diversidad florida de opiniones dentro del espectro antichavista, el resultado podía ser cualquier cosa, menos el respeto a la progresividad de los derechos.

Lo que Casal planteó, y muchos coincidimos, es que la Constitución de 1999 -mejorable como todo producto humano- es el acuerdo de sociedad que cuenta con el mayor de los consensos, ayer por el chavismo y hoy defendida por sus antagonistas. Si el chavismo en su ala más democrática, que existe, piensa estratégicamente se daría cuenta que el Estado democrático y social de Derecho y de Justicia establecido a finales de los 90´s se ha convertido en el acuerdo compartido de reconstrucción institucional, por lo menos para los primeros años del post-madurismo. Nicolás, desesperado como está en derrotar un movimiento masivo y popular de indignación en su contra, está quemando el último baluarte que lo vinculaba efectivamente a la gestión de Hugo Chávez. Si llega el 01 de agosto con constituyentistas electos, sería el primer día de gestión de algo que abandonó el terreno chavista para ser otra cosa.

El chavismo democrático y sus satélites tendrán que decidir si su alergia a la MUD sigue siendo mayor que la apuesta por un cambio en el país. Y esto no implica que deban abandonar sus especificidades, sino entender que la única polarización que existe en la Venezuela de hoy es entre defensores de la Constitución de 1999 y defensores de la dictadura. Emitir un mensaje con claridad, que incluya las coincidencias con sectores que no son como ellos, incluso les allanará el camino para cumplir el papel que les tocará jugar en el país del mañana, en el que todos, sin distinción, debemos haber aprendido las lecciones emanadas de los últimos veinte años. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)