h1

Foro por la Vida: Derechos civiles y políticos en Venezuela bajo exámen (Infografías)

junio 29, 2015

foroporlavida02

foroporlavida03

foroporlavida04

foroporlavida05

foroporlavida06

foroporlavida07

foroporlavida08

foroporlavida01

h1

Poison in Your Head: Spit

junio 28, 2015

Una buena banda francesa que me recuerda a los primeros 7 Seconds. ¡Ñame ñame!

h1

Exorcismo a la soberbia

junio 27, 2015

karras

Rafael Uzcátegui

Cualquier propuesta que se quiera realizar para mejorar la situación del país debe hacer una análisis, profundo y descarnado, de porque hemos llegado al punto de quiebre actual. Cada quien escogerá el punto desde donde realizar esta mirada. Quien esto escribe prefiere la perspectiva desde los movimientos sociales.

La situación del tejido asociativo, cooperativo y solidario en nuestro país es de derrota, desmovilización y ausencia de agendas propias. Las causas son múltiples y exceden el espacio de esta columna. Sin embargo no voy a referirme a las responsabilidades de otros ni a las presiones del contexto sino a las culpas propias. Todos y todas hemos sido corresponsables de la huida hacia adelante en el despeñadero. Usted dirá que hay quienes tienen mucha más responsabilidad que los ciudadanos comunes y corrientes. Y tendrá razón. Pero si hubiéramos encontrado como sociedad una forma eficaz de enfrentar, de entender y abordar lo que se configuró como “movimiento bolivariano”, coincidirá conmigo en que la situación se hubiera canalizado hacia derroteros menos dramáticos.

No se trata de hacer un simple acto de mea culpa ni de relativización política. Lo que se necesita en los momentos actuales es la suficiente humildad para reconocer que fuimos humanos, demasiado humanos, en comprender la complejidad de las expectativas que llenaban las promesas del “Socialismo del Siglo XXI” y, que muchas de las cosas en las que participamos para intentar limitar su influencia tuvieron precisamente el efecto contrario. Usted contestará que contaron con muchos recursos, de todo tipo, para cimentar su proyecto autoritario. De nuevo estará en lo cierto. Pero a estas alturas no puede negar que faltó inteligencia, sagacidad y estrategia. Y mucha.

Uno escucha a los opinadores e intelectuales varios, de la acera de enfrente del oficialismo, y lo que exudan es soberbia. Y la arrogancia del análisis trae como consecuencia actuaciones igual de prepotentes. Nadie ha roto un plato, nadie se equivocó en esta década y media, los traidores siempre fueron otros: Ni los que se opusieron al chavismo desde 1998 ni los que lo abandonaron a medio camino y, mucho menos, los que están a punto de saltar la talanquera.

En cualquier país del mundo, menos en Venezuela, reconocer que se erró es sinónimo de honestidad y coherencia política. Por eso, en lo personal valoré escuchar recientemente a la sindicalista Marcela Máspero, en una sesión de la OIT en Ginebra, reconocer que la política de expropiación y estatización que ella misma había apoyado, hoy era un fracaso en todos los órdenes.

La manera de hacer política en nuestro país, a todos los niveles, debe renovarse. Lo que exacerbó el autoritarismo oficialista se encontraba en nuestro ADN sociopolítico. ¿O es que la viveza criolla y el compadrazgo ahora nos son ajenos? Sólo la vocación de Damien Karras podrá exorcizar la soberbia y ponernos, por fin, en el camino de una democracia que merezca ese nombre.

h1

El derecho a ser chavista

junio 24, 2015

discriminacion1

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

A comienzos de la semana pasada asistimos a una interesante conferencia, en la sede del Centro Gumilla de Caracas, sobre cómo ajustes en materia económica no afectaran a los sectores de menores recursos. Durante la ronda de intervenciones del público una señora, afectada por la difícil situación del país preguntó, en tono censor, si entre la audiencia se encontraba algún oficialista. Cómo el sentido de la interrogante sugería que los afectos al gobierno deberían ser discriminados, varias personas de la sala, miembros de la casa, les dijeron que ellos eran bolivarianos –sin realmente serlo-.

El episodio es sintomático y nos permite compartir una reflexión sobre la necesidad de rechazar la discriminación en cualquiera de las formas que se presente. En este texto nos referiremos específicamente a la segregación por razones políticas.

Desde 1998, especialmente acelerada tras los hechos del año 2002, se ha configurado en Venezuela una sistemática campaña de discriminación por razones políticas. Resumiendo, la vocería del gobierno bolivariano ha entendido la política que promueven como una supuesta confrontación entre dos modelos: El socialista, que ellos representan, versus el capitalista, que según su razonamiento identifica a todos los que cuestionan al bolivarianismo. Como el proyecto socialista afirma contener todas las respuestas para que hombres y mujeres vivan en igualdad, plenitud y felicidad, quienes no se adhieren a él serían egoístas enemigos de la humanidad, y ser tratados como tales, candidatos a la neutralización y eliminación simbólica y, en algunas ocasiones, física. Los refractarios, a su vez, son divididos en dos bandos: Los que no habrían reconocido las “bondades” del proyecto por estar confundidos y mal informados y los enemigos irreconciliables, categoría a la que pertenecerían todos los críticos y críticas públicas del modelo.

Esta visión dicotómica del conflicto, secularizada de la propia mirada religiosa que divide al mundo entre fieles y herejes, genera las condiciones para una sistemática violación del principio de no discriminación inherente a la vigencia de los derechos humanos. Por esta razón, en el año 2012, Provea tituló a un informe que hacía un balance de las políticas en la materia por parte del gobierno “Inclusión en lo social, exclusión en lo político”. Las consecuencias de la discriminación se encuentran a todos los niveles: Desde la listas de nombres de personas no oficialistas que son excluídas de las políticas públicas, los obstáculos para la erogación presupuestaria a instituciones cuyas direcciones no pertenecen a los partidos del polo patriótico, prohibición para realizar manifestaciones en territorios controlados por el oficialismo, ocultamiento deliberado de información que debería ser de acceso público para que no sea utilizado por los infieles, cierre de los canales de diálogo a todos los niveles y uso del sistema nacional de medios públicos para descalificar a los disidentes. La discriminación se ha unido a la militarización de la sociedad, por lo que el liderazgo oficialista promueve la idea de estar librando una batalla permanente contra el otro sector de la sociedad. Por tanto, que las personas que dicen cuestionar el modelo bolivariano promuevan una discriminación de signo contrario es no haber entendido nada de las razones profundas de la crisis venezolana.

En segundo lugar insistimos que esta visión discriminatoria es promovida sólo por un sector del liderazgo gubernamental y, en cambio, no es compartida por amplias parcelas del movimiento bolivariano: No sólo por su tamaño cuantitativo, nos guste o no nos guste un sector considerable del país, sino porque la ideología bolivariana es legítima como propuesta política, tanto como cualquier otra. Sus contradicciones y abusos en el ejercicio del poder deben ser denunciadas, de la misma manera en que se han visibilizado los excesos de gobierno de portadores de otras ideologías. Como dijo alguien en otro momento, las ideas deben ser discutidas apasionadamente, pero los hombres y mujeres deben ser respetados escrupulosamente.

Por esto afirmamos que ser chavista hoy, o ser chavista, mañana es un derecho de quienes se identifican de esa manera. El mismo derecho que tienen los que piensan diferente a ellos y ellas y escogen una identidad política diferente. Como cualquier otra ideología tiene ideas positivas e interesantes a rescatar, que pueden fusionarse con otras. Y como cualquier otra ideología tiene elementos opresivos y negadores de sus propias promesas de redención. Y eso es así porque ninguna ideología, ninguna, por si misma puede abarcar a toda la complejidad de la experiencia humana. Por ello siempre serán limitadas a la hora de responder a los cambiantes retos de la sociedad.

La Venezuela posible necesita del concurso de todas las personas: Chavistas, opositores, Ni-nis, inclasificables. Tras década y media de chantajes polarizantes tendremos que aprender a vivir y valorar la diversidad y pluralidad, base de toda democracia y realidad de las comunidades humanas. Quien haya cometido delitos y violaciones de derechos humanos tendrá que responder por ellos, pero esto no invalida al conjunto del sector político del que provienen.

h1

Maquila de soberbia y exclusión

junio 23, 2015

maquilaArtículo de Provea en Correo del Caroní, redactado por Rafael Uzcátegui

El pasado 09 de junio Provea difundió los resultados de su Informe Anual sobre la Situación de los Derechos Humanos en Venezuela durante el año 2014. Este diagnóstico de 15 derechos, 9 de ellos de los llamados derechos económicos, sociales y culturales, ha sido uno de los más sombríos que Provea ha tenido que presentar en la última década y media. Y no lo reconocemos con alegría, sino con una profunda preocupación. La expresión de una profunda crisis económica y el estancamiento y retrocesos de las diferentes misiones sociales, aunadas con la insistencia en la política estatal de discriminación por razones políticas ha dibujado un contexto-país dramático y altamente inestable. Y las alertas, en vez de convocar a la rectificación y consensos por parte de las autoridades generan, como respuesta, la criminalización y las campañas de desprestigio.

Uno no sabe si es teatro o ignorancia la reacción de diferentes altas autoridades, incluido el Defensor del Pueblo, ante la difusión de cifras extraídas de fuentes oficiales. Porque el informe de Provea mantiene, como datos privilegiados los datos emanados por las propias instituciones estatales. A pesar de la dificultad en el acceso. Son los números del Instituto Nacional de Estadística (INE) para el año 2013 los que afirman que más de 400.000 familias ingresaron al umbral de la pobreza ese año, a razón de 48 familias por hora. Y ha sido el propio INE quien se ha negado a difundir la cifra para el año 2014, pero si tomamos en cuenta otros guarismos estatales, como la data de inflación de 68,5%, el crecimiento exponencial de la tasa de desabastecimiento y la crisis de diferentes políticas sociales, como expresan las propias memorias y cuenta ministeriales, la conclusión es obvia: La pobreza continúa creciendo en el país, como mínimo, en la cantidad reconocida oficialmente para el año 2013. Si tuviéramos las cifras oficiales a disposición de cualquiera, como debería ser en un gobierno que se califique como democrático, podríamos tener un número. Pero a falta de estas tenemos que hacer proyecciones para hacernos una idea de cómo estamos actualmente como país. Y estos cálculos dicen que para finales del año 2015 tendremos en nuestro país la cantidad de 12 millones de personas pobres, la misma cifra que teníamos en el año 2000.
Leer el resto de esta entrada »

h1

Prefigurar el mañana

junio 21, 2015

IMG_2836

Rafael Uzcátegui

A estas alturas es claro afirmar que el socialismo bolivariano realmente existente, el que ha ejercido el poder en la última década y media, ha sido para muchas personas la hipoteca del mañana por el presente más inmediato. El detalle es que esa contemporaneidad se limitó a la campaña electoral y el voto por el o los “candidatos de la patria”, pues eso de la democracia representativa y protagónica quedó suspendido para el tiempo después de las elecciones. Y como elecciones había todos los años, la épica bolivariana se redujo a la permanente movilización electoral, al remedo de la batalla de Santa Inés, a la “victoria perfecta”.

Sin embargo, después del movimientismo del socialismo del Siglo XXI está la vida.  En un escenario signado por la crisis de las ideologías, en el mundo se discute sobre cómo transformar el mundo, para bien, sin repetir los errores del pasado. Por ahora, las indignaciones efervescentes, potenciadas por los dispositivos personales de telecomunicación, han tomado la batuta. Coaliciones ad hoc, con propuestas fragmentadas, que si bien no reivindican las ideologías rupturistas del pasado, son revolucionarias es la voluntad de romper dispositivos de dominación concretos y situados, en su esfuerzo para bloquear el poder en sus múltiples manifestaciones, y en la acción para crear espacios ajenos a los valores y modos de vida inducidos por el capitalismo de Estado y Mercado.

Esta última constante se le ha denominado “política prefigurativa”, es decir actuar y vivir hoy según los valores que se reivindican para el mañana. Si se demanda más democracia, las formas organizativas usadas deben ser lo más democráticas posibles. Si se cuestiona la discriminación, los modos políticos deben ser inclusivos y tolerantes por naturaleza. Esto parece elemental, pero lo cierto es que el siglo XX estuvo dominado por la racionalidad de la justificación de los medios por los fines, el camino empedrado al infierno con supuestas buenas intenciones de la cual el bolivarianismo venezolano es una de sus últimas expresiones.

Los fines deben estar incluidos en los medios repitieron, sin oídos receptivos, los rebeldes derrotados por el estalinismo en todas sus variantes. Hoy, cuando todas las revoluciones han incumplido sus promesas de redención reaparecen los referentes vilipendiados por la historia. Lo que uno quiere para mañana debe empezar a construirse hoy. La hora de las bayonetas está llegando, afortunadamente, a su fin. También, la de los chantajes unitarios.

El tejido asociativo, cooperativo y solidario de base, en estos momentos de transición, debe empezar a enredarse de nuevo. Llegará un tiempo, de eso estemos seguros, en que nos burlaremos de los días en que, ajenos a la política de prefiguración, se intentó llegar a la democracia participativa y protagónica por el atajo del culto a la personalidad y la fidelidad de cuartel militar. (Publicado en Tal Cual)

h1

Suiza: Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos

junio 19, 2015

IMG_2682

Ediciones La Social

Incendiando mentes desde 1868

CUERPO V

Periodismo en tiempos de censura en Venezuela

AntipodeFoundation.org

A Radical Geography Community

Red Observatorio Crítico

¡Lucha tu yuca, taíno!

EstaPartituraNoMeGusta!

Lo que leerán a continuación es parte de un trabajo de investigación o tesis que se realizo durante algún tiempo en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela y que se culmina en junio del 2012. Se han obviado para este blog algunos extractos relacionados al ámbito académico (marco teórico, aspectos técnicos de la carrera). Este blog se publica con la intención de colaborar con la preservación de nuestra historia y nuestro legado musical. Quien quiera consultar la tesis completa puede hacerlo a partir del mes de mayo de 2013 en la biblioteca de humanidades de la UCV bajo el nombre de "Las letras de las canciones de la banda Sentimiento Muerto".

Bitácora Anarquista

Artículos relacionados al anarquismo y el Perú

Guerrilla Translation!

Exporters of fine interlinguistic memes

Crónicas latinoamericanas

Blog colectivo en español y portugués de la revista NUEVA SOCIEDAD

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores