maduro_ruso

“Anti-imperialismo”: Entre el chingo y el sin nariz

Rafael Uzcátegui

¿Podría estar Vladimir Putin detrás de la campaña de recolección de firmas contra el llamado “decreto Obama” en Venezuela? Las razones no son conspiranoicas, sino estrictamente pragmáticas: Nuestro país es el quinto mejor comprador en el planeta de armamento ruso y el gobierno necesita mantener la línea de facturación abierta. Según el Instituto de Investigaciones de Paz de Estocolmo (SIPRI), Venezuela ha gastado entre los años 1999 y 2015 la cantidad de 5.620.000.000 de dólares en la importación de armamento, de los cuales el 71% ha sido adquirido a los “tovarishchi”.

Como demuestra el medio informativo “Russia Beyond The Headlines” (RBTH), financiado por la editorial oficial del gobierno de la Federación Rusa, Moscú ha seguido muy de cerca la transición venezolana tras el fallecimiento de Hugo Chávez, por razones eminentemente comerciales. En abril de 2015, cuando la crisis económica del país se había mostrado en su esplendor, la periodista Tatiana Rusakovah preguntaba abiertamente “¿Continuará Maduro comprando armamento ruso?: “Los problemas de la economía venezolana –afirmaba- ponen en duda la capacidad de este país latinoamericano de sufragar estas compras. Considerando que la cooperación técnica militar no es un ámbito únicamente económico, sino también político, las partes podrían acordar la apertura de una línea de crédito (como ya sucedió en vida de Hugo Chávez), o bien desarrollar un sistema más flexible para el pago de este tipo de producción”. ¿No les llama la atención la frase “sistemas de pago flexibles”?

Las facturas venezolanas de armas son tan importantes para el oso ruso que su propio ministro de la defensa, Serguei Shoigú, estuvo de este lado el mundo, en febrero de 2015 para, literalmente, cobrar las cuentas. Y no lo digo yo, sino el periodista Eugene Bai de RBTH: “Ahora que los precios del petróleo están tan bajos y la inflación oficial en Venezuela alcanza el 68% y las reservas en divisas solo son suficientes para pagar la deuda externa durante dos años, no puede haber negociaciones para establecer nuevos contratos militares con Rusia. Posiblemente uno de los objetivos de Shoigú era saber si Caracas tiene la intención de pagar las armas ya entregadas y si no puede, qué podría ofrecer a cambio”. Sistemas de pago flexibles pues.

La victoria de la oposición en la Asamblea Nacional el pasado 6-D también generó inquietud en las arcas rusas. 4 días después de la votación el analista Leonid Jomeriki afirmaba para RBTH: “Victoria de la oposición en Venezuela no amenaza contratos con Rusia”: “Si la oposición mantiene el rumbo hacia el crecimiento económico –sostenía- y el aumento del nivel de vida de la población, que sería la única opción correcta, ninguno de los sectores en los que Rusia y Venezuela mantienen relaciones comerciales y económicas se verá afectado”.

Muchos de mis amigos chavistas creían, de corazón, que sus firmas contra el decreto Obama eran una afrenta directa a lo que denominan “imperialismo”. Pero, como decía mi abuela “Si no te agarra el chingo te agarra el sin nariz”. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

 

Derechos Humanos para la transición

jovenes-agredios-en-merida
Jovenes seminaristas humillados en Mérida por grupos pro-oficialistas. Junio 2016

Rafael Uzcátegui

Actualmente, según todos los datos fácticos, se están conformando mayorías diferentes a la hegemonía política bolivariana de los últimos años. Como la resolución del actual conflicto será constitucional, pacífico y democrático, mediante los mecanismos establecidos en la Carta Magna para que sea el pueblo quien decida, es perentorio comenzar a debatir públicamente como debe ser una transición que nos devuelva de nuevo a la democracia, fortaleciendo un tejido social e institucional que garantice la dignidad humana. Ofrecemos un primer punteo, desde la perspectiva de derechos humanos, sobre los temas a nuestro juicio impostergables

1) Derogación inmediata del estado de excepción y emergencia económica.

2) Políticas para disminuir estructuralmente la pobreza y la exclusión: Uno de los temas positivos del bolivarianismo fue el haber puesto en el centro de la discusión la reducción de la pobreza. Las políticas sociales, que deben mantenerse, deberán evaluarse y mejorarse, atendiendo no sólo la dimensión asistencial que caracterizó a los últimos años, sino atacando las causas estructurales de la pobreza y la exclusión en el país, mediante emprendimientos sustentables en el tiempo y que puedan ser objeto de la contraloría social y ciudadana.

es perentorio comenzar a debatir públicamente como debe ser una transición que nos devuelva de nuevo a la democracia, fortaleciendo un tejido social e institucional que garantice la dignidad humana

Seguir leyendo “Derechos Humanos para la transición”

PP's Fantastico RCTV 1983 foto 2

Memoria rock

PP's primer show
Primer concierto PP´S. Foto cortesía Pedro Castillo

Rafael Uzcátegui

Venezuela es un país de memoria corta. Todos lo sabemos, todos lo repetimos, sin embargo, desde el sitio en el que uno se ubique, también todos arrimamos al mingo de la amnesia colectiva. Y no solo de la historia en mayúsculas. La hegemonía que intentó construirse a partir de 1999 puso todos sus esfuerzos en intentar convencernos que, antes de la llamada “revolución bolivariana”, todo era prescindible en Venezuela, que los pobres la pasábamos muy pero muy mal y que los privilegiados se reían, a mandíbula batiente, a nuestra costa.

La transición que estamos experimentando como país nos coloca varios retos, también desde el punto de vista de la memoria. Por un lado porque aún está por escribirse el relato, complejo y multidimensional, de lo que ha sucedido en Venezuela entre 1998 y el 2015 que realmente dé cuenta de los acontecimientos. Por el otro, re-comenzar un proceso de recuperación de nuestra historia contemporánea, sin mitificaciones, para poder extraer de ella las lecciones del pasado que nos permitan avizorar el futuro. La profanación de las tumbas de Rómulo Gallegos y Medina Angarita son una metáfora del proceso que adelantó el bolivarianismo durante década y media.

Usted pensará que este es un trabajo que atañe exclusivamente a los historiadores. Sin embargo la documentación y registro de nuestros antecedentes excede a la Academia Nacional y vale para una cantidad increíble de dimensiones en nuestro país, donde los vacíos y las zonas grises es lo que impera, no los relatos. Ejemplificaré con un tema que me es próximo: La música rock.

Cuando se tiene la suerte de visitar otros países de la región, se percibe como los exponentes musicales son venerados y recordados como cultores artísticos y creadores de lenguajes. No sólo hay reediciones masterizadas de los discos, también documentales, merchandising, libros y homenajes por parte de bandas nóveles. La generación que los disfrutó, pero también las siguientes, venera a sus héroes locales. Poco de eso tenemos en Venezuela. Como no hay un mercado que lo exija, en el sentido amplio, son inexistentes las reediciones de los discos de bandas venezolanas. Y de estas omisiones somos responsables, principalmente, los endógenos amantes de la música.

No es casualidad que sea, en este momento de búsquedas, cuando están comenzando a aflorar iniciativas para recuperar nuestra historia rockera contemporánea. Bienvenidas sean. Pero deben multiplicarse. El bolivarianismo, por diferentes razones, no pudo imponer una supremacía musical en el gusto de la muchachada. Por ello se comienza a recuperar la historia de lo que pasó en los 80´s y los 90´s, como inspiración y referente de los lenguajes por venir. Si usted tiene fotografías, reseñas de prensa, grabaciones raras o discos descatalogados, puede digitalizarlos y ponerlos de dominio público para aumentar la masa crítica colectiva sobre el tema. En este y cualquier tema, pues los “gendarmes necesarios” siempre trabajaron a medias sobre el resentimiento y la desmemoria. @fanzinero

quito

Vuelta de la mitad del mundo

Rafael Uzcátegui

Tuvimos la suerte de formar parte de un proyecto de “diplomacia ciudadana” en el que, por una semana, pudimos visitar organizaciones en Quito para intercambiar desafíos, retos y preocupaciones, mediante un mecanismo de diálogo Sur-Sur entre emprendimientos de la sociedad civil. Fueron 20 vertiginosas reuniones con académicos, organizaciones indígenas, de diversidad sexual, derechos humanos, libertad de expresión y redes de mujeres, más dos reuniones públicas sobre la situación venezolana.

Correa y Maduro están emparejados por ser parte del llamado “giro a la izquierda” del continente, bajo gobiernos autocalificados como progresistas. Sin embargo, las diferencias son menos conocidas que las similitudes. La primera de ellas es que a pesar que la llamada “Revolución Ciudadana” orbita en torno a la figura presidencial, el culto a la personalidad no ha alcanzado las dimensiones grotescas del bolivarianismo. En el recorrido de 40 minutos desde el nuevo Aeropuerto Internacional Antonio José de Sucre, en los suburbios de Tababela, a la capital no vimos, ni de ida ni de vuelta, ninguna imagen del guayaquileño líder de “Alianza País”. Tampoco durante nuestra estancia en la ciudad salvo, claro está, en los medios de comunicación controlados por el Estado. Los edificios de Quito están adornados por el logo multicolor de “Ecuador ama la vida”, a través del cual el país intenta posicionarse regionalmente como marca. Pero nada que ver con las gigantografías orwellianas a las que estamos tristemente acostumbrados los venezolanos. Una segunda diferencia es la relación de Correa con las Fuerzas Armadas, de tensión y distanciamiento, nada que ver con el pasticho “cívico-militar” endógeno. Además los intereses de clase que refleja el gobierno ecuatoriano, como dirían mis amigos marxistas, son los de la tecno-burocracia académica, bilingüe y de sectores medios de la población. A pesar de algunos intentos, y esta es la última diferencia, el partido Alianza País no pudo cooptar a toda la izquierda ni a los movimientos sociales. Por ello, hay dos oposiciones a Correa, una ligada a estos últimos. La otra a los sectores políticos conservadores desplazados del poder.

Las analogías están allí. Un férreo y aceitado aparato propagandístico que ha logrado construir su hegemonía comunicacional y promover leyes draconianas para limitar la libre expresión. Ausencias de contrapesos que han permitido enriquecimientos súbitos en 24 horas. Criminalización de toda protesta y disidencia. Y por último, un presidencialismo soberbio y sordo que ha ocasionado que el “rechazo a la prepotencia” haya sido la frase que más escuchamos durante nuestra visita. Algunos nos hablaron de la “venezolanización” del Ecuador, cuando la inflación alcanza el 7% y la crisis asoma sus narices. “Estamos a 3 o 4 años atrás de ustedes” nos dijeron. “Ojalá no lleguen ni a la mitad de nuestros problemas”, respondimos. Todos creen que ante su baja popularidad, Correa salga del poder en 2017. En esto también nos parecemos. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

pichicuervos

Pichicuervos: En busqueda del tracklist extraviado

Ir a descargar

Hace bastante tiempo mi amiga Sattva Giacosa, de vuelta de Montevideo, me dejó un cd-r con material sonoro de la banda Pichicuervos. Aquel compacto reposó bastante tiempo entre otros, hasta que dialogando epistolarmente con Matías “Milfuegos” me comentó que los registros de la banda eran poco conocidos, incluso en la propia escena subterránea de la “Suiza de América”. Corroborado en la red, donde apenas esta la participación de la banda con pocos temas en un recopilatorio, decidí digitalizar los temas tanto para Matías, la muchachada porteña como cualquier interesado en la antropología del punk latinoamericano.

El sonido esta bastante aceptable, y muestra a una banda que aunque bastante experimental, no dejaba de ocultar su gusto por el anarcopunk inglés. Como no tengo el nombre de las canciones, si usted sabe de que va el tracklist, la masa crítica se lo agradecerá

Para descargar el archivo completo https://mega.nz/#!I1Bm1RTL!d9F1-X-LbuYbF_2ij7z_AdAS3oxPeAFUuggyhH9Fizk

Cuando daba nota mezclar rock non-stop

que-nota-_tapa

Si eres asiduo del proyecto Humano Derecho, sabes que estamos ripeando los viniles de rock venezolano para ponerlos en descarga pública. De los mas raros de la colección es este, titulado “¡Que nota! Date con el rock”. Por 1987 dos tendencias dominaban el mercado discográfico nacional: Por un lado el de música bailable y tecno, de la mano de las minitecas de la época, quienes eran las reinas de la noche venezolana por aquellos días. Por el otro lado la emergencia de la etiqueta “Rock en español”, que tuvo sus referentes criollos en años que muchos recuerdan como la epoca dorada del pop-rock criollo. Al locutor Rafael Fuentes Junior le pareció buena -y mercadeable- la idea de juntar ambos ambientes en un disco, así que editaron este disco en el que se mezclaban, es decir sin espacio entre las pistas, canciones interpretabas por bandas locales de la época, algunas más conocidas que otras, algunas mejores que el promedio. Es así como se produjo este LP por parte de una disquera conocida por su catalogo minitequero, Magic Records, con 10 bandas venezolanas, con un par de versiones, en un Lado A en plan bailable y el Lado B en tono más romántico:

Lado A
1) Target: Oh señorita (Glen P. Stone)
2) Fuga: Cuyagua (J. Viloria)
3) Teen Rock: No aguanto a tus padres (Jose M. Cano / G. Gastoldo)
4) Eterno Rock: Porque no te vas (J. González)
5) Yopa: Plaza Caracas (M. Donald / L. Djuric)

Lado B
6) Pentágono: Linda (Kiko / Tavinho Paes Vers / Pedro Medeiros)
7) Kashmir: No sé decir adiós (N. Scarola / R. Leal)
8) Callejón 88: Te me vas (Esteban Demian)
9) Aditus: Háblame de ti (P. Castillo / S. Liberatoscioli)
10) Rhapsodia: Amores de fantasía (Juan Carlos Sbraccia)

La edición es bastante descuidada, con una portada bastante particular por decir lo menos. Para enterarse del nombre de las canciones e intérpretes hay que leer el centro del disco. ¿Cuantas copias habrán editado? ¿5.000? Con todo y lo excéntrico, es un registro de lo que pasaba en la Venezuela de aquel entonces y algunos surcos son imposibles de escuchar en cualquier otra parte. Se puede descargar en el siguiente enlace: http://www.humanoderecho.com/2016/06/memorias-en-vinilo-que-nota-date-con-el.html