Mp3: Las Armas, “En busca de la furia perdida”

lasarmas.jpg

Las Armas es una agrupación musical de Buenos Aires que cultiva las nuevas fronteras del punk y el hardcore. Menos guturales que sus pares franceses, mas esperanzadores que sus colegas japoneses, menos fashion que los estadounidenses, en ese emo tan pop como agresivo que se abona al sur del continente, y del cual tengo gratos recuerdos con Leidan, Whisper, Flores del Sol, Depresión Adolescente y los primeros Hablan por la Espalda. Lo que sigue es su placa “En busca de la furia perdida”, la cual me acompaña en este despertar del 2008. Salud!

Descarga directa: http://rapidshare.com/files/82808255/Las_Armas.rar.html

Corazon de Tinta en PDF

corazontinta.jpgEn el año 2001 tuve la oportunidad de hacer una selección de textos confeccionados en 10 años y aglutinarlos en un libro. Además, hacer un gesto de celebración personal de tener una década oteando cosas a contracorriente. El resultado fue “Corazón de Tinta”, un libro que ordenamos en capítulos sobre el antimilitarismo, periodismo alternativo, música, anarquismos y movimientos sociales. A pulso, pudimos viajar hasta Quito presentando la obra y haciendo nuevos amigos y amigas. La edición en papel está agotada (aunque en alguna “Librería del Sur” aun se puede encontrar una vieja copia), y para no perder ese testimonio, se ha digitalizado en formato Pdf tal cual como se publicó en su momento. Desde el momento de su aparición, siempre el texto estuvo online, pero en formato word. Ahora, la novedad es la maquetación con las fotos y demases. 

El enlace, en descarga directa, es http://www.divshare.com/download/5259271-db7

El último reducto

racismoagustin.jpg
La Plaza Bolívar de Caracas, la cual atravieso dos veces diarias de lunes a viernes, es la cuna de diferentes personajes, que a fin de cuentas, amoldan el espíritu del lugar. Los inefables evangélicos, la señora con artitris en una pierna que vende caramelos, el fotográfo, los ancianos discretamente sentados, el indigente vestido con un uniforme vinotinto… De todo el combo hay algunos que, en lo personal, los considero una impostura en el lugar, puestos adrede. El que más recuerdo es el señor de mediana estatura, regordete y con bigotes, quien ataviado con una gorra de la alcaldía mayor, megafono en mano tiene la extraña misión de “mantener arriba” el espíritu revolucionario de los transeuntes. Por lo general, el señor repite los titulares del día del diario VEA -tabloide incondicional del gobierno de turno y dirigido por un stalinista de vieja guardia- o simplifica los chismes de La Hojilla, a todo gañote, de la noche anterior. El señor, circunspecto en su perifoneo, deambula por la Plaza Mayor sin perder el contacto visual con la depencia gubernamenta, a la que a todas luces, tiene ligaciones. No tengo problemas en que esta radio humana andante cobre su quince y último en la nomina del Alcalde Barreto, y tampoco que para dirigirse al respetable tenga primero que haber escrito un libro. Pero dada la tarea que el señor representa, ser la voz de la “revolución” en el conclave físico más importante del país -a los turistas revolucionarios les encanta tomarse una foto con el maestro-, por lo menos se hubieran asegurado que su showman popular hilara dos ideas, dos frases con sentido una detras de la otra, demostrando que por lo menos ha leido UN libro.
Un poquito de luces en este sentido hubiera ahorrado discursos deprimentes como el que el señor se disparó a tempranas horas del 10 de enero. “Buenos dias pueblo de Caracasssss… pueblo venezolanoooooo, ¡porque en el centro hay muchos extranjerosssss”. Su entonación, en este punto, no era, digamos, amable. “Extranjerossss que no votan por Chavezzzzzz, y que quieren venir a trabajar acaaaaaaaaa!”. Traduzco para la auridencia extranjera: Casi la mitad de la población economicamente activa vive en nuestro país de la llamada economía informal, de vender cosas en las calles, ubicando sus mesas en cualquier sitio disponible y concurrido de la ciudad. Para este mes de enero, las alcaldías han anunciando un plan de reubicación, y diversos operativos estan asegurando que las calles esten despejadas de “buhoneros”. En este punto, segui tras mis pasos a mi sitio laboral, dejando atrás al señor, y su discurso nacionalizante… y criminalizador. Como hay algunos vendedores que se han resistido a dejar de trabajar en las aceras, nada mejor para su contención que dejarles adjetivos en el aire… “extranjeros”, “no votan por chavez”. 
La ideología bolivariana profesada por el gobierno de turno es un batiburrillo de recortes de ideas y nociones de aquí y de allá. Por ello, el populismo, al indefinirse y mostrarse como un heredero de todas y cada una de los sentires que navegan en el rio subterráneo de la matriz cultural del país, puede dirigirse, al mismo tiempo, a diversos auditorios: desde los perezjimenistas hasta las juventudes comunistas, sin el miedo al ridículo. Pero si bien el error muestral es grande, uno en relación a una población de 7 millones, pudieramos especular si a falta de mejores ideas, se ventilarán los fantasmas de la xenofobia. Antagónico a lo que ha sido el espíritu internacionalista de los revolucionarios y revolucionarias de todos los tiempos. Alguien dijo una vez que el nacionalismo era el ultimo reducto de los cobardes. Quizas, pero el año apenas se despereza como para tales augurios. Por cierto, la foto es reciente de un operativo que se intentó realizar en San Agustín.