Corrupción sí, pero “patriota” y “revolucionaria”

El discurso ante la Asamblea Nacional de Clodosvaldo Russián, Contralor General de la República, a proposito de su informe de gestión 2009 es todo una oda a Mario Moreno. Este pedazo, para sólo comentar un extracto, es de pronostico: “Por otra parte, persisten importantes focos de corrupción contra los intereses del pueblo y del Estado. Nos referimos a la mal llamada corrupción administrativa, fenómeno propio de los antivalores de la avaricia, de la depredación, el robo, las desigualdades sociales, la obtención de lucro y el dinero fácil. Se suele preguntar hacia donde va el producto de esa expropiación terrorista contra el pueblo. La respuesta parece obvia: va a recalar en el torrente del sistema financiero capitalista, va a las principales fuentes y lugares de esparcimiento mundial, a los sistemas de tráfico inmobiliario de mayor alcurnia, entre otros. Sin embargo, con el mayor de los desparpajos y la más descarada de las hipocresías, desde esos mismos sectores se pontifica sobre la lucha contra la corrupción, se proclama quien hace más o menos en el mundo para erradicarla, e incluso que país es más o menos corrupto; pero esos sectores usufructuarios no aportan un gesto de cooperación siquiera, para repatriar capitales malhabidos y depositados en sus arcas; rechazar depósitos y denunciar públicamente las descaradas pretensiones de los depositantes; abstenerse de participar en sus negocios o de venderles cualesquiera bienes; o sencillamente, excluirlos de sus círculos de relaciones mercantiles, sociales o personales. Sería una cooperación que agradecerían los pueblos, las instituciones y los ciudadanos honestos”.

Es decir, por lo que interpreto dentro del campo de mis limitaciones, es que el problema de fondo no es la rapiña ni la corrupción derivada de las funciones públicas, sino que esos maleantes de cuello blanco (o rojo según se vea) tengan la poca soberana práctica de poner esos dineros fuera del país, en vez de inyectarselos a los fundos zamoranos y los gallineros verticales, oxigenando así nuestra incipiente economía endógena. ¡Ahi esta el detalle!

Consultar sus palabras, y el propio informe (del que hay mucha tela que cortar), en http://www.cgr.gob.ve/informes_gestion.php?Cod=026