Del panfleto al hashtag, la nueva anatomía de las protestas

Las tácticas utilizadas por los estudiantes británicos durante las protestas contra el alza de las tasas universitarias fueron casi de guerrilla. Los jóvenes compartieron toda la información con mapas actualizados en tiempo real y un hilo constante sobre la situación de las fuerzas policiales, es decir los hashtags de Twitter. Las iniciativas que parecían no coordinadas, lograron su meta utilizando esta red social.

Anteriormente, cualquier movimiento subversivo requería de un panfleto, una hoja volante cuya producción se hizo más sencilla al aparecer la fotocopiadora; aunque siguió siendo una estrategia lenta para poder llegar a un mayor número de personas. Después, el teléfono celular y el “pásalo” comprobó su eficacia para dar a conocer dónde y cuándo se va a montar una protesta.

Hoy en día, los teléfonos inteligentes han resultado en una revolución, volviendo a la información accesible, fácil de compartir y de actualizar. Sam, uno de los programadores de la página de este grupo de jóvenes, comenta que “todo el mundo es un colaborador potencial en un acto masivo de uso de fuentes múltiples”, con lo que nos invita a volvernos ciudadanos activos para la denuncia de las injusticias que suceden a nuestro alrededor.

Paso dos: organización de la protesta

Tradicionalmente cualquier protesta requería un liderazgo claro, un catalizador que encarnara las inquietudes de quienes estaban dispuestos a salir a manifestarse. Alguien a quien seguir, un personaje carismático capaz de movilizar, casi siempre un buen orador.

Los ejemplos en la historia son numerosos.

En las protestas del siglo XXI, los líderes continúan jugando un papel preponderante, pero, como demostraron esta semana los estudiantes en Londres, lo que mejor funciona es el trabajo en red, el “networking”.

Uno de los participantes en las protestas, el estudiante Aaron Peters, apunta en su cuenta de Twitter que el uso de las redes sociales es capaz de crear eventos impredecibles para sorprender a las fuerzas del orden.

En las protestas antiglobalización de 2001, hubo un intento de convocar movimientos con el “pásalo”, pero fracasó. Según Peters, con las posibilidades que dan los teléfonos inteligentes, las cosas han cambiado.

Paso tres: los titulares

En los viejos tiempos, era el cronista, un periodista el que le ponía un titular a la protesta para que a la mañana siguiente los ciudadanos se enteraran de lo que pasó, con los testimonios de los actores más relevantes, siempre la policía y los políticos.

Los ideólogos de una marcha casi siempre terminan indignados cuando todo un día de marchas se ve reducido en un diario a una foto de una manifestante bonita con un cartel ingenioso.

En 1999, el lanzamiento del medio de comunicación alternativo Indymedia cambió las cosas. Pero ahora, Indymedia también se ha visto eclipsado por los teléfonos inteligentes y herramientas como Flicker o la popularidad de algunos blogs.

De hecho, los estudiantes que mantienen ocupada la University College de Londres tienen su propio sitio en internet. “Todo el mundo es un colaborador potencial en un acto masivo de uso de fuentes múltiples”, dice Sam, uno de los programadores de la página.

Con todo, parece que asistimos al nacimiento de una nueva forma de salir a la calle a protestar, ¿es la revolución del teléfono inteligente conectado a internet?

Fuente: BBC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s