Casero y sabroso en el páramo

Otra de las cosas buenas de visitar los páramos andinos es tener la oportunidad de disfrutar de la cocina típica de la zona, una variedad de platos que deleitan al paladar a un precio más que conveniente. En este caso lo más caro, las ofertas más conocidas y turísticas, no son necesariamente las mejores. Por ello en temporada “alta” es posible el disfrute de un plato de humeante pizca o rica sopa de garbanzos, con sabor casero y raciones abundantes, en diferentes sitios. En diciembre del 2010, en promedio un buen almuerzo o cena para dos podía perfectamente ajustarse a los 100-120 bolívares, con todos los platos, o un menú económico de 50 bs por pareja.


En Mucuchíes, casi al final de la Avenida Independencia, dirección Apartaderos, se encuentra el restaurant “Las Veladas”. Pequeño, acogedor, buena atención y mejor mesa.

La pizca y los pasteles del restaurant “La Gochita”, entrando a Apartaderos, son de pronóstico. El sitio es pequeño, pero muy cálido. Pasteles de trucha, champiñones, queso, carne y pollo para comenzar el día celebrando la fiesta del vivir.

Probablemente la mejor sopa de res que hayamos tomado en el periplo fue en un humilde puesto en la carretera trasandina, frente al Monumento Pico el Aguila, o Collado del Condor como ha sido renombrado. Una amabilísima señora, con acento andino pronunciado, ofrece comidas  a l@s viajer@s, según la leyenda, con mucha más sustancia que la conocida fuente de soda del lugar.


La cena de fin de año en el Refugio y Restaurant Mifafí, en plena curva de Apartaderos. Trucha gratinada, Steak pimienta, pollo con melocotones, pure, vino, pan de jamón y charcuteria, de 8 a 10 de la noche en año viejo. El sitio ha podido mantener la calidad de su gastronomía durante el tiempo.

En la calle Independencia de Mucuchíes, vía Apartaderos a su mano izquierda hay un pequeño comedor cuyo nombre reposa en el baúl de mi desmemoria, en cuyo frente hay una quincallería y tienda de discos. Entras pasas la tienda, subes unas escaleras y al final esta el restaurant, bueno, bonito y barato.

En la Casa del Páramo, una increíble tienda de artesanía hay un restaurant gourmet que constituye la joya culinaria de Apartaderos. Su salón sirve como sala de exposición, con un hermoso jardín interno, contando con la dedicada atención de Francisco, Giovanni y sus hijos, que lo harán sentir mejor que en casa. Para almorzar, cenar o tomarse un té al final de la tarde siempre es una excelente opción.

En la Heladería Los Posicles, “El pequeño Museo del Té”, en la calle Independencia de Mucuchíes, podrá deleitarse con alguna de las cien variedades de te o infusiones ofrecidas en el sitio, así como una gama de postres para recuperar energías a media tarde, devolver calor al cuerpo y continuar el paseo por las montañas.

Un comentario en “Casero y sabroso en el páramo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s