Ocupaciones: Separando la paja del grano

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcategui

En los últimos días las noticias de diferentes ocupaciones de terrenos baldíos y viviendas desocupadas han protagonizado los titulares de prensa, vigorizando el debate abierto tanto sobre el déficit habitacional como sobre las políticas públicas en la materia. Provea ha manifestado que las diferentes autoridades deben abandonar el enfoque criminalizador de las ocupaciones, debido a que en un alto porcentaje obedecen a acciones desesperadas por parte de familias sin techo por obtener una respuesta de las instituciones.

Cualquier acercamiento a las acciones de tomas de terrenos y edificaciones a medio construir constata que existen, al respecto, dos modalidades. Unas realizadas de manera espontánea por familias que han agotado los mecanismos para satisfacer su derecho a la vivienda digna. Segunda la constituyen aquellas acciones promovidas por mafias que lucran con la necesidad de un techo propio, las cuales posteriormente negocian con terceros la venta de los terrenos, casas o apartamentos. Estas mafias, como lo reconoció Farruco Sesto cuando cesó en sus funciones como Ministro de Vivienda, en el texto “Vivienda para el socialismo”, están amparadas por las propias instituciones del sector. Al respecto, el funcionario escribió que “El Gobierno nacional debe establecer un plan confiable (subrayado nuestro) de asignación de viviendas. Allí tendrían un papel esencial las comunidades organizadas (…) desterrando los sistemas de gestoría, intermediación y clientelismo político tan afectados por los vicios y el tráfico de influencias”. A este segundo tipo de acciones se pueden denominar “invasiones profesionales”, mientras que las primeras son ocupaciones de tierras o terrenos como variante del ejercicio de la manifestación pacífica.
Seguir leyendo “Ocupaciones: Separando la paja del grano”