Universo acetato

En los últimos dos años, por lo menos, me he vuelto un coleccionista de discos de acetato, los viejos Long Plays que dominaron el mercado de la música hasta comienzos de la década de los 90´s. En una ciudad con el espacio público en retirada, amenazada por la inseguridad y la polarización política, he agradecido el haber conseguido un pasatiempo que, parcialmente, reemplazara una vida social en desbandada. Mi relación con la música empaquetada en vinil había sido como la del promedio de mi generación. En 1994, al mudarme de ciudad, decidí regalar como recuerdo a mis amigos mi pequeña colección de la época, básicamente compuesta con títulos de lo que por aquellos días se etiquetaba como “rock en español”. Aquel tributo a la amistad del bachillerato, Federico Carmona y Mario Briceño Iragorry para más señas, pretendía reemplazar los Lp´s ya instalado en la capital, cosa que no ocurrió. El recambio tecnológico y el Mp3 llegaron primero, por lo que la nueva musiteca estuvo protagonizada por el plástico.

Lentamente comencé a comprar algunos Lp´s, básicamente porque seguían siendo atesorados como formato dentro de la escena punk independiente y había cosas que, de plano, no reeditaron en Cd. Sin embargo el encantamiento no se produjo sino hasta que mi cuñado, de viaje por Estados Unidos, trajo como encargo un tocadiscos nuevo con cable USB, para digitalizar las pastas. Fue a partir de este momento que Lexys y yo sumamos un ítem a nuestras excursiones de compra de películas DVD por distintos puntos de Caracas: Discos de acetato. Afortunadamente para nuestra estrecha economía, los Lp´s no se cotizan en Venezuela como sí en otras partes del mundo, como un objeto preciado de colección, por lo que podemos darnos el lujo de tener una rutina que trae permanentemente títulos nuevos a casa, y que luego, amorosamente, los limpia con lavaplatos o alcohol y archiva en bolsas transparentes nuevas.

Me gustan los acetatos porque, entre otras cosas, son un pedazo de la historia cultural de la civilización humana. Fantasear con el pasado en cada surco, mientras la aguja va extrayendo sonidos, me ha hecho disfrutar géneros que antes había despachado alegremente, como por ejemplo el son cubano. La música, una de las invenciones sublimes de la humanidad, convenientemente envasada para la posteridad. En segundo lugar sus dimensiones, de 24 x 24, permiten que como ningún otro formato el disco pueda presentarse, ante sus deudores, como una pieza artística integral que incorpora otros elementos además de los acordes. Esas increíbles carpetas, con amplias litografías a full color y extensión apropiada para la combinación del diseño y las fuentes tipográficas, hacen del empaque una extensión de la propuesta de la banda musical y una fotografía inigualable de su época. Un argumento adicional lo constituye las ventajas del sonido análogo sobre el digital, para lo que reconozco, aún estoy educando mis orejas.

Sumado a lo anterior se encuentra la propia vocación del coleccionista, que como antropólogo urbano es capaz de aventurarse por extraños parajes para el hallazgo de sus joyas particulares. No puedo resistir la tentación de cruzarme con alguien vendiendo Lps de segunda mano, en plena calle, y detenerme a revisar la oferta, el estado de sus carátulas, la profundidad de las marcas existentes sobre el vinil, el año y la edición.

Detrás de cada Lp hay una historia, algunas que relataré en el blog, recuerdos de viajes y afectos, así como el deseo impostergable de vivir una vida más teñida de placer y hedonismo. Con más bulla y alegría. Con música, a final de cuentas.

Un comentario en “Universo acetato

  1. Pingback: Historias en Vinil: Atoxxxico “Tu tienes la razón” « Perdido en Itaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s