Resumen “Comunicación y Poder” de Castells: Capítulo I, el poder en la sociedad red

Continúo compartiendo mis notas y resúmenes del libro de Manuel Castells, “Comunicación y Poder”, para los pobres sudacas y venecos que no puedan acceder a copias físicas de este texto. Las citas son textuales, y he creado una categoría para acceder al resto de los resumenes que vaya posteando. Si desean descargar el archivo en un .DOC, acceder aqui: Capitulo I castells

:: Capítulo I

EL PODER EN LA SOCIEDAD RED

El poder es el proceso fundamental de la sociedad, puesto que ésta se define en torno a valores e instituciones, y lo que se valora e institucionaliza está definido por relaciones de poder. El poder es la capacidad relacional que permite a un actor social influir de forma asimétrica en las decisiones de otros actores sociales de modo que se favorezcan la voluntad, los intereses y los valores del actor que tiene poder. El poder se ejerce de dos maneras: Mediante la coacción –o la posibilidad de ejercerla- o mediante la construcción de significado partiendo de los discursos. Capacidad relacional significa que el poder no es un atributo sino una relación. Asímetrica porque siempre hay mayor grado de influencia de un actor sobre el otro.  Cuanto mayor es el papel de la construcción de significado en nombre de intereses y valores específicos a la hora de afirmar el poder de una relación, menos necesidad hay de recurrir a la violencia (legítima o no). No obstante, la institucionalización del recurso a la violencia en el Estado y sus derivados establece el contexto de dominación en el que la producción cultural de significado puede desplegar su eficacia.

El Estado estabiliza el ejercicio de su dominación mediante un proceso de legitimación, lo cual puede hacerse por diferentes procedimientos. La legitimación dependen en gran medida del consentimiento obtenido mediante la construcción de significados. El acceso constitucional a la capacidad de coacción y el acceso a los recursos comunicativos que permiten coproducir significado se complementan a la hora de establecer relaciones de poder. Por tanto, en el proceso de reproducción y reproducción de las relaciones de poder concurren la violencia, o la amenaza de recurrir a ella, los discursos disciplinarios, la amenaza de implantar la disciplina, la institucionalización de poder como dominación reproducible y el proceso de legitimación por el que los valores y las reglas se aceptan por parte de los sujetos de referencia.

Adquirir poder para actuar en los procesos sociales significa necesariamente intervenir en el conjunto de relaciones de poder que enmarcan cualquier proceso social y condicionan el logro de un objetivo concreto. El empoderamiento de los actores sociales no puede separarse de su empoderamiento contra otros actores sociales. El poder para hacer algo es siempre el poder de hacer algo contra alguien, o contra los valores e intereses de ese alguien.

El poder no se localiza en una esfera o institución social concreta, sino que está repartido en todo el ámbito de la acción humana. Sin embargo, hay manifestaciones concentradas de relaciones de poder en ciertas formas sociales que condicionan y enmarcan la práctica del poder en la sociedad en general imponiendo la dominación. El poder es relacional, la dominación es institucional.

Si bien las fuentes de poder social no han cambiado fundamentalmente, el terreno en el que operan las relaciones de poder se ha transformado de dos formas principales: 1) Se ha construido primordialmente alrededor de la articulación entre lo global y lo local y 2) Se encuentra organizado primordialmente en redes, no en unidades individuales.

El espacio en la sociedad red se configura en torno a la oposición entre el espacio de flujos (global) y el espacio de lugares (local). Hay ciudadanos del mundo que viven en el espacio de los flujos frente a los locales, que viven en el espacio de los lugares.   Las redes son múltiples y las relaciones de poder son específicas de cada red. La exclusión de la red es la forma de ejercer el poder común a todas las redes. Por ello en el mundo de las redes estratégicas clave incluyen todo lo valioso al nivel global mientras que se excluye lo local devaluado.

Bajo las condiciones de la globalización multinivel, el Estado se convierte en un nodo más (si bien importante) de una red determinada, la red política, institucional y militar que se solapa con otras redes significativas en la construcción de la práctica social. La sociedad red está formada por configuraciones concretas de redes globales, nacionales y locales en un espacio multidimensional de interacción social.

Redes

Una red es un conjunto de nodos interconectados. Los nodos pueden tener mayor o menor relevancia para el conjunto de una red, de forma que los especialmente importantes se denominan “centros”. Sin embargo, cualquier componente de una red, incluyendo los centros, es un nodo, y su función y su significado dependen de los programas de la red y su interacción con otros nodos de esta. Los nodos aumentan en importancia para la red cuando absorben más información importante y la procesan más eficientemente. La importancia relativa de un nodo precisamente viene de su capacidad para contribuir a la eficacia de la red para lograr sus objetivos, definidos por los valores e intereses programados en las redes. Cuando los nodos dejan de ser necesarios, las redes se reconfiguran, eliminando algunos e incorporando otros.

En la vida social las redes son estructuras comunicativas. Las redes procesan flujos, que son corrientes de información entre nodos que circulan por los canales que conectan los nodos. Una res está definida por el programa que asigna los objetivos y las reglas de funcionamiento de la propia red. En las redes sociales y organizativas los actores sociales, promoviendo sus valores e intereses e interactuando con otros actores sociales, están el origen de la creación y programación de las redes.

Las redes (y el conjunto de intereses y valores que representan) compiten o cooperan entre sí. La cooperación se basa en su capacidad para comunicarse. Esta capacidad depende de los protocolos de comunicación (códigos de traducción e interoperatividad comunes) y del acceso a los puntos de conexión. La competencia depende de la habilidad para superar a otras redes gracias a una mayor eficiencia en el funcionamiento o en la capacidad de cooperación. La competencia también puede alterar las redes competidoras y/o interferir en sus protocolos de comunicación.

La superioridad histórica de las organizaciones verticales jerárquicas sobre las redes horizontales se debe a que las organizaciones sociales en red tenían límites materiales que vencer, fundamentalmente en relación con la tecnología disponible. La fuerza de las redes radica en su flexibilidad, adaptabilidad y capacidad de autorreconfiguración. Sin embargo cuando superan cierto umbral de tamaño, complejidad y volumen de flujos, resultan menos eficientes que las estructuras verticales de mando y control, en las condiciones existentes con la tecnología preelectrónica de comunicación.

Las redes se convirtieron en la forma organizativa más eficiente como resultado de tres rasgos fundamentales que se beneficiaron del nuevo entorno tecnológico: flexibilidad, adaptabilidad y capacidad de supervivencia. Flexibilidad: Las redes pueden reconfigurarse en función de los cambios en el entorno, manteniendo su objetivo aunque cambien sus componentes. Adaptabilidad: Pueden expandirse o reducir su tamaño con pocas alteraciones. Capacidad de supervivencia: Al no poseer un centro y ser capaces de actuar dentro de una amplia gama de configuraciones, las redes pueden resistir ataques a sus nodos y a sus códigos.

La nueva división social del trabajo

La división fundamental en la sociedad red, aunque no es la única, es entre trabajadores autoprogramables y trabajadores genéricos. Los autoprogramables tienen capacidad autónoma para centrarse en la meta que se les ha asignado en el proceso de producción, encontrar la información relevante, recombinarla en forma de conocimiento utilizando el conocimiento acumulado y aplicarla en las tareas necesarias para lograr el objetivo del proceso. Por el contrario, las tareas que apenas se valoran pero que siguen siendo necesarias se asignan  a los trabajadores genéricos, que van siendo reemplazados por máquinas o trasladados a centros de producción de bajo coste. En términos de creación de valor lo que cuenta para cualquier organización que controle los recursos es el trabajador autoprogramable.

La razón fundamental de la necesidad estructural de flexibilidad y autonomía es la transformación de la organización del proceso de producción. Esta transformación está representada por la aparición de la empresa red, equivalente histórico bajo el informacionalismo del fordismo. La empresa red es una red formada por compañías, o segmentos de compañías, y/o fragmentación interna de estas. De este modo las grandes corporaciones están descentralizadas internamente como redes. El principal activo es la flexibilidad en donde pequeñas y medianas empresas se conectan en redes asegurando así la masa crítica de su contribución como subcontratistas. Estas alianzas basadas en proyectos comparten capital y mano de obra, pero más fundamentalmente información y conocimiento para ganar cuotas de mercado. El factor clave para el crecimiento de la productividad es la innovación. Innovación es la capacidad para recombinar factores de producción de una forma más eficiente y/o obtener un valor añadido mayor en el proceso o el producto.

La cultura

La cultura común de la  sociedad red global es una cultura de protocolos que permite la comunicación entre diferentes culturas sobre la base no necesariamente de valores compartidos, sino de compartir el valor de la comunicación. La nueva cultura no está basada en el contenido sino en el proceso. Más que la aparición de una cultura homogénea global, lo que puede observarse como tendencia principal es la diversidad histórica y cultural: fragmentación más que convergencia

El Estado

Los Estados-nación, a pesar de sus crisis multidimensional, no desaparecen; se transforman para adaptarse al nuevo contexto. Se asocian y forman redes de Estados, construyen una red cada vez más densa de instituciones internacionales y organizaciones supranacionales para tratar los problemas globales. En muchos países devuelven poder a los gobiernos regionales y locales, abriendo diferentes canales de participación.

El nuevo Estado red se caracteriza por compartir la soberanía y la responsabilidad entre distintos estados y niveles de gobierno; la flexibilidad en los procedimientos de gobierno y una mayor diversidad de tiempos y espacios en la relación de gobiernos y ciudadanos en comparación con el anterior Estado-nación. El unilateralismo geopolítico se somete en última instancia a las realidades de nuestro mundo globalmente interdependient. Los Estados, incluso los más poderosos, tienen algo de poder, pero no El Poder.

Fuentes de poder en la sociedad red

La conexión y la programación de las redes globales son las formas de ejercitar el poder en la sociedad red global. La conexión la realizan los enlaces y la programación los programadores. Quien es quien depende de cada red. Los medios concretos de conexión y programación determinan en gran medida las formas de poder y contrapoder en la sociedad red. La conexión de diferentes redes requiere la capacidad para construir un interfaz cultural y organizativo, un idioma común, un medio común, el apoyo de un valor universalmente aceptado como el valor de cambio.

Hay una segunda gran fuente de poder: la capacidad de programación de las redes. Esta depende de la posibilidad de generar, difundir y poner en práctica los discursos que enmarcan la acción humana. Sin esta capacidad discursiva, la capacidad de las redes concretas es frágil y depende únicamente del poder de los actores atrincherados en las instituciones. La mente pública (el conjunto de valores y marcos que tienen una gran visibilidad en la sociedad) es en último término lo que influye en el comportamiento individual y colectivo, la programación de las redes de comunicación es la fuente decisiva de los materiales culturales  que alimentan los objetivos programados de cualquier otra red. Los proyectos alternativos y los valores que plantean los actores sociales para reprogramar la sociedad también deben pasar por las redes de comunicación a fin de transformar la conciencia y las opiniones de la gente para desafiar a los poderes existentes. Para desafiar las relaciones de poder existentes se necesitan discursos alternativos que puedan vencer la capacidad discursiva disciplinaria del Estado como paso necesario para neutralizar su uso de la violencia.

El poder de programación condiciona el poder de conexión porque los programas de las redes determinan el rango de posibles interfaces en el proceso de conexión. Los discursos enmarcan las opciones de lo que las redes pueden o no hacer. En la sociedad red, los discursos se generan, difunden, debaten, internalizan y finalmente incorporan en la acción humana, en el ámbito de la comunicación socializada construido en torno a las redes locales-globales de la comunicación digital multimodal. El poder en la sociedad red es el poder de la comunicación.  

Contrapoder en la sociedad red

La resistencia al poder se efectúa mediante los dos mecanismos que constituyen el poder en la sociedad red: los programas de redes y las conexiones entre ellas.

El primer mecanismo de resistencia es la introducción de nuevas instrucciones y códigos en los programas de las redes, como por ejemplo la acción colectiva de los movimientos sociales. Un segundo mecanismo consiste en bloquear los puntos de conexión entre redes que permiten el control de estas por los metaprogramas de valores compartidos que expresan la dominación estructural.

Una característica central de la sociedad red es que tanto las dinámicas de dominación como las de resistencia están basadas en la formación de redes y en la estrategia de ataque y defensa mediante redes.

6 comentarios en “Resumen “Comunicación y Poder” de Castells: Capítulo I, el poder en la sociedad red

  1. Pingback: Activismo a través de la Red. | MUNDO GUERRILLERO

  2. Pingback: Activismo a través de la Red | MUNDO GUERRILLERO

  3. Sergio Contre

    Estos europeos se creen lo mejor del mundo y ni saben que en Sudamerica se vive mejor segun las ultimas estadisticas de los paises mas felices del mundo. Ademas hay unas tasas muy altas de suicidios en Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s