Euroshima “Gala” (1987-Argentina)


Para nadie, y mucho menos para quienes han pasado por aquí alguna vez, es un secreto que las bandas darks -góticas, siniestras, llámalas como gusten- de los años ochentas se cuentan entre mis favoritas. Además de las inglesas, hay varias agrupaciones de América Latina que atesoro, como este cuarteto fugaz de Argentina que grabó uno de los discos, a mi modesto juicio, imprescindibles en la discografía regional del género. Editado en 1987, con la influencia de The Cure y Siouxsie and the Banshees, producido de manera independiente y editado en cassettes y Lps por Polygram, ambos inconseguibles y cotizados por coleccionistas. Apenas 9 temas, con batería electrónica, y una cantante -Wanda- que supo darle profundidad y carisma a la banda. El año pasado se han vuelto a juntar, dando algunos conciertos basados en estos temas, pero no tengo expectativas al respecto -salvo la nostalgia- debido al implacable paso de los años sobre la creatividad compositiva.

Un usuario de Taringa de nombre Chad tuvo la genial idea de tomar una de las versiones ripeadas libres por internet y hacer una masterización casera del disco, con resultados apreciables, que he colgado para compartir AQUI

Derechos humanos y humanos derechos

Columna de opinión de Provea en Correo del Caroní, redactada por Rafael Uzcátegui

En los últimos días, a raíz de los lamentables hechos del Centro Penitenciario de El Rodeo, ha circulado un email donde, presuntamente, una madre calificada como “ciudadana” se dirige a la madre de un “pandillero”. El correo electrónico ha tenido cierto calado en la opinión pública, hasta el punto que ha sido republicado por algunos columnistas de medios impresos en el país. En el texto una madre se dirige a la otra para decirle que la ha visto en las manifestaciones “en favor de la  reagrupación de presos y su transferencia a cárceles cercanas a  sus familiares, y con mejores prestaciones”. Seguidamente la madre le dice que entiende su reclamo porque ella también está lejos de su  ser querido, “fue asaltado y herido mortalmente a balazos  disparados por tu hijo”, afirma. Seguidamente, el texto apunta “En la próxima visita, cuando tú estés  abrazando y besando a tu hijo en la cárcel yo estaré visitando al  mío y depositándole unas flores en su tumba, en el cementerio.  ¡Ah! Se me olvidaba: ganando poco y sosteniendo la economía de  mi casa, a través de los impuestos que pago, tu hijo seguirá  durmiendo en un colchón y comiendo todos los días. O dicho de otro  modo: seguiré sosteniendo a tu hijo malhechor”.  Toda la parábola de este texto imaginario, aunque quienes lo difunden suponen que se trata sobre un caso del país, para finalizar con una triste aseveración: “Los derechos humanos son para los humanos derechos”.

La impotencia y desespero del ciudadano común frente a la inseguridad apunta en una dirección equivocada. Quienes reenvían con entusiasmo el email concuerdan con que si la gente comete delitos no debería tener los mismos derechos que el resto de la población. Esta concepción, además de errada es peligrosa. Los derechos humanos son innatos, por lo que pertenecen a las personas por su condición de seres humanos. Asimismo son universales, para ser disfrutados por todos y todas sin exclusión. También son inalienables e intransferibles, por lo que no se puede, bajo ningún concepto, renunciar a ellos. Otra de sus características es que son inviolables, nadie está autorizado para atentar, disminuir, lesionar o destruir los derechos humanos de las personas. Ningún Estado puede vulnerar las características anteriores sin ponerse al margen de sus obligaciones en la materia.
Seguir leyendo “Derechos humanos y humanos derechos”