Notas presentacion “La revolucion como espectaculo…” para publico ingles

Esquema:
1) Agradecimientos
2) Sobre la polarización social y política
3) La cultura y economía del petróleo
4) Los movimientos sociales
6) Caso Mijaíl Martínez

1.- Agradecimientos
IRG, Librería Housmans, a los asistentes. A See Sharp Press y Chaz Bufe por la traducción

2.- Sobre la polarización social y política
La mirada internacional sobre la situación de Venezuela tiene muchas similitudes con la manera en que los propios venezolanos y venezolanas entendemos los cambios que han pasado en el país desde el año 1998. Tanto adentro como afuera existen dos versiones: Una afirma que desde el año 1998 Venezuela experimenta una novedosa transición al socialismo, tras la llegada al poder de Hugo Chávez, quien lidera un gobierno que ha atacado tanto al imperialismo como a la burguesía del país, dándole poder a los más pobres. Esta versión se resume en el triunfo de la revolución sobre las fuerzas de la derecha.
Seguir leyendo “Notas presentacion “La revolucion como espectaculo…” para publico ingles”

Una presentacion en Londres: Book presentation at Housmans Bookshop hosted by WRI: Venezuela: Revolution as Spectacle by Rafael Uzcategui

Start date:
30 Jul 2011

Venezuela: Revolution as Spectacle analyses the Chávez regime from an antiauthoritarian Venezuelan perspective. It debunks claims made by Venezuelan and U.S. rightists that the Chávez government is dictatorial, as well as claims made by Venezuelan and U.S. leftists that the Chávez
government is revolutionary. Instead the book argues that the Chávez regime is one of a long line of Latin American populist regimes that – “revolutionary” rhetoric aside – ultimately have been subservient to the United States as well as to multinational corporations. The book concludes by explaining how Venezuela’s autonomous social, labour, and environmental movements have been systematically disempowered by the Chávez regime, but that despite this they remain the basis of a truly democratic, revolutionary alternative.

Rafael Uzcátegui has contributed to many antiauthoritarian publications in Venezuela and the rest of the world, including CNT, Earth First! Journal, Platanoverde, and Profane Existence. He’s been an editor of the long-running Venezuelan anarchist paper, El Libertario, since 1995. His first book, Corazón de Tinta (Heart of Ink), was released in 2001. Since 2006, Rafael Uzcátegui has been the chief investigator for the Venezuelan human rights group PROVEA (Programa Venezolano de Educación de Derechos Humanos), and was co-writer of its documentary, El Masacre de El Amparo: 20 Años de Impunidad (The El Amparo Massacre: 20 Years of Impunity). Since January 2010, he is a member of the WRI Council. He is presently working on a new book on independent and social
movements in Latin America.

Event location: Housmans Bookshop

Acción antimilitarista –y detención- en Suecia: 2) Seminario internacional La guerra comienza aquí


Seminario internacional La guerra comienza aquí

OFOG es una palabra sueca que significa algo parecido a travesura infantil. También es parte del verbo, en ese idioma, desobedecer. La red, con presencia en varias ciudades de Suecia, se formó en el año 2002 influenciada por el trabajo del grupo Mujeres por la Paz. Ofog tiene una declaración de principios (trabajo contra la guerra, rechazo a la Organización del Tratado de Atlántico Norte (OTAN), promoción de la noviolencia, entre otros) en donde cualquiera que este de acuerdo puede formar parte del movimiento. El promedio de edad ronda los 25 años. Es una red joven que refleja frescura, dinamismo y pasión por el activismo.

La actividad de este año ha sido la evolución natural de una serie de acciones anteriores en donde Ofog se ha fogueado con la acción directa no violenta. Una autoestima en crecimiento, la redificación con sus pares europeos y el propio Consejo de la IRG confluyeron para darle un carácter realmente internacional al evento: A los europeos se suman los africanos, asiáticos y latinoamericanos. Unas 200 personas nos damos cita para continuar la historia de la lucha contra la guerra y los ejércitos iniciada, formalmente, desde la Primera Guerra Mundial.

El brutal asesinato de 80 y tantas personas, en un campamento socialista en Oslo, contextualiza el inicio del primer día del seminario. En el centro de Lulea, un pueblo portuario de alrededor de 50 mil habitantes, se prenden velas y se depositan rosas rojas en homenaje a las víctimas. Los diferentes oradores orbitan sobre los hechos. La concentración es solemne. Una veterana pacifista, en silla de ruedas, canta a capela “Imagine” de John Lennon.

Frente a la universidad “Lärkan”, sitio del seminario, hacemos cola para almorzar. La comida es coordinada por un colectivo anarquista vegano llamado “Automat”, entre seis y ocho personas que en lo sucesivo alimentarían a un centenar de hambrientos y hambrientas con lentejas y comida sin tortura animal. Su equipo y organización de todo me recuerdan a “Food not bombs”.

A las 2 y 30, con seis horas de diferencia de Venezuela, comienza la sesión de apertura en un confortable auditorio. Hablan Howard Clark (IRG), Frida Berrigan (War Resisters League, USA) y Anna Sanne Göransson (Ofog). Los discursos se intercalan con actividades dinamizadoras. Una chica dirige los ejercicios que intentan romper el hielo y catalizar la interacción de los asistentes. Los chicos de Ofog han cambiado la letra de “Hit me baby” de Britney Spears con consignas activistas contra la guerra y la proyectan en la pantalla para que todos y todas la cantemos. Hay video.

La pausa para el refrigerio se hace con media hora de retraso. Bajamos un piso para buscar té o café. La Universidad es un reflejo del nivel de vida presente en Suecia, aunque como detalle no tenemos wifi abierto para acceder a internet. Seguidamente comienzan las sesiones del seminario, 5 conferencias paralelas de hora y media de duración. Los temas son “La cadena militar-industrial y el negocio de venta de armas mundial”, “Guerra y cambio climático”, “La búsqueda de petróleo y gas en el ártico”, “Derechos de las mujeres, pretextos de guerra y consecuencia de la militarización y bases militares” y “Comisión parlamentaria sobre la NEAT (una base de experimentos militares cerca de Luleo, usada por Estados Unidos y la OTAN). Me toca hablar en el primer tema, con una ponencia sobre la transferencia de armas a América Latina en los últimos 30 años, en donde naturalmente hago algunos énfasis sobre Venezuela. Este panel, de 4 regiones diferentes (Sudáfrica, Suecia, Estados Unidos y Latinoamérica) es moderado por Javier Gárate.

Si algo me gusta especialmente de las actividades relacionadas con la IRG es el cuidado que se pone en que todo el mundo se entienda, gracias a la intervención de traductores y traductoras profesionales. Y esto lo digo porque en otras redes, con muchísimo más dinero, la necesidad de traducciones es la pata floja de los eventos, trabajo dejado a voluntarios y voluntarias con muy buenas intenciones pero con poca información previa de los temas del evento y con limitada capacidad para seguir el ritmo en tiempo real. En esta oportunidad la IRG estrenaba su propio equipo para traductores, con micrófonos, audífonos, transmisores y radios, un diseño propio de Andreas Speck. El equipo fue aprovechado al máximo por Francesca y Nayua, dos jóvenes y simpáticas traductoras que se desvivieron porque la pandilla latina comprendiéramos hasta la última coma de lo que se planteaba.

Después de la cena la segunda sesión, 7 y 30 de la noche bajo un sol de tres de la tarde en el Caribe, los temas se decantaron en “Bases militares y resistencia local”, “Guerras de hoy, satélites y militarización del espacio”, “Explorando la conexión entre la crisis climática y el complejo militar industrial”, “Violencia callejera y militarismo” y “Derecho a la tierra y militarización de tierras indígenas”. De nuevo intervengo en el panel sobre violencia urbana, esta vez con el foco sobre Venezuela. Termino con el ejemplo del Comité de Víctimas contra la Impunidad de Lara y el asesinato de Mijaíl Martínez, un relato rápido en 15 minutos. Esta vez cuento con la traducción ampliada de Howard Clark, quien añade información procesada de su reciente visita al país.

Para la “noche” habían anunciado una fiesta en un local del pueblo, una zona verde en una trastienda colindante con el borde del rio Lule en donde sólo se vendía te de la india y sandwichs. Un cuadrilátero de madera hacía las veces de tarima en donde varias propuestas se turnaron. El rap despertó el demonio del baile y cuando la cosa iba para mejor, con tambores africanos y malabares de fuego, una lluvia torrencial literalmente aguó el festejo. Sin embargo los cuerpos seguían calientes y una veintena de chicos y chicas se lanzaron al agua. Un paisano nos acercó hasta el campamento en su auto. En el camino dos chicos de la fiesta corrían felices en ropa interior.

Al dia siguiente la lluvia había dejado consecuencias. Al taller sobre la OTAN faltaron todos los ponentes, y el moderador tuvo que improvisar una parte de la sesión. Los temas paralelos eran “Uranio, poder nuclear y armas atómicas”, “Organización popular e intervenciones militares”, “Campañas feministas contra la guerra y respuestas de las mujeres al militarismo” y “Profesionalización del ejército, reclutamiento y contrareclutamiento”. Tras el almuerzo de garbanzos y vegetales, la sesión de la tarde con “Feminismo, Queer y antimilitarismo”, “La explotación del Ártico”, “Controlando los miedos para pasar a la acción” y “Vinculando nuestras campañas contra los vendedores de armas”.

La sesión de clausura se realizó mediante el método de “reflectores”, en donde participantes escogidos y escogidas realizaron comentarios tanto sobre los contenidos como sobre la dinámica del seminario. A las 5 pm estábamos listos y enrumbados a tomar un bus, bajo la lluvia, hasta la Bernägsskolan, la escuela cercana al campamento en donde funcionaba el Infopunto –una mesa con toda la información necesaria sobre los eventos- y donde los Automat servirían la comida en lo sucesivo. Para ir a Sundet Camp había que atravesar, durante 15 minutos, un precioso camino de pinos. En la noche se realizó una asamblea sobre la acción masiva a realizarse el martes 26, pero ya esto es tema de otro post.

Rafael Uzcategui

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acción antimilitarista –y detención- en Suecia: 1) El Consejo


El Consejo

Es el 18 de julio cuando puedo salir rumbo al puerto de Lulea, Suecia, donde comenzará el Consejo Ampliado de la Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG) como antesala al evento “War Starts Here – Let´s Stop It Here!” (La Guerra comienza aquí, ¡detengámosla aquí!” organizado por la red antimilitarista local OFOG. Como delegado suramericano electo al grupo de los 12 consejeros y consejeras, se espera mi asistencia y aportaciones al funcionamiento de esta red antibélica y pacifista fundada en 1921 en los próximos dos años. La IRG, además de ser una red con vínculos en 43 países, es también una comunidad de amigos y amigas internacionales con valores compartidos. Por ello es agradable encontrar a personas luminosas y sonrisas cálidas, después de un año, tras despedirnos en la conferencia internacional en La India.

Me pierdo el primer día del Consejo, cuando se consensuó la agenda y se rindieron algunos informes regionales de funcionamiento. Tras la ruta Caracas – Madrid – Estocolmo – Lulea, llegó al campamento Sundet a las 8 de la noche, bajo un sol radiante. De entrada digiero que en esta época del año en el norte sueco no existe la noche.

Al día siguiente, tras un desayuno tempranero, comienza la segunda sesión del Consejo. Se informa sobre lo hecho por los dos programas de la IRG (el “Programa de Noviolencia” y el “Programa Rechazar a Matar”), las publicaciones, el trabajo por regiones y el siempre endeble financiamiento de la red. Asimismo la renovación de su presidencia (ahora ejercida por Howard Clark), la pertinencia de mantener la estructura heredada, las divergencias de caminar a medias entre ser una ONG con empleados y sede física (en Londres) y ser una red horizontal que promueve la descentralización y el consenso. La asamblea de treintaytantas personas nos dividimos recurrentemente en grupos de trabajo pequeños, volviendo para las relatorías. Poco tiempo para temas medulares, que siguen acumulándose en el cajón de deudas pendientes.

Se decide sobre la petición de afiliaciones y la realización del Consejo 2012 en Medellín y la Trienal el 2013 en Sudáfrica. Las partes de América Latina reconocemos la crisis en la región, cuando dinámicas y activistas históricos han pasado a otras prioridades y la actividad coordinada es casi nula. Surgen buenas ideas que necesitan una sesión adicional, que nunca hacemos, para desarrollarse. Más entradas al buzón de cartas no enviadas. El seminario se nos viene encima.

Rafael Uzcategui

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta siempre Hermano Ginés

Columna de Provea para Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

En nuestras organizaciones con vocación social siempre decimos que no hay nadie imprescindible, pero ciertamente hay personas que marcan la diferencia. Y a pesar del empeño del resto, son sencillamente irremplazables.
El pasado 07 de julio falleció Pablo Mandazen Soto, mejor conocido como el “Hermano Ginés”, una persona de origen vasco que hizo de Venezuela no sólo su lugar de residencia, sino el centro de sus pasiones y sus querencias, dejando un legado de amor y protección a la naturaleza y al ser humano que perdurará, indeleblemente, en el tiempo.
Seguir leyendo “Hasta siempre Hermano Ginés”

Homenaje mínimo a Facundo Cabral

Lo que ha pasado con Facundo Cabral nos recuerda la fragilidad de la gente buena, mientras los seres oscuros crecen como la mala hierba. En recuerdo de un ser luminoso, comparto la foto que le hicimos en un concierto que tuvimos la suerte de ver, el 25 de enero del 2009, en un teatro en Mar de Plata. Esa noche el clásico Boca-River, que se jugó en la ciudad en pleno verano, nos dio la dicha de estar en un auditorio vacio, con una cuarentena de gentes, deleitandonos con la música del cantautor, en una sentida intimidad. Cabral, místico en los últimos años de sus días, afirmó recientemente “Soy un anarquista, que es algo peor que un comunista. Por eso, nunca he votado, jamás me he involucrado en la política, porque divide y yo me alejo de lo que divide”.

Que la tierra te sea leve compañero.

Clínicas privadas, hospitales y derecho a la salud

Columna de opinión de Provea en Correo del Caroní, redactada por Rafael Uzcátegui

La última frase del artículo 85 de nuestra Carta Magna establece la obligación estatal de supervisar y regular la prestación de servicios de los centros privados de salud. En algunos casos los servicios que prestan las clínicas no son ni adecuados ni oportunos. Además sus costos sin inaccesibles para buena parte del ciudadano común. Esta potestad, sin embargo, es distinta a promover una matriz de opinión que quiere presentar a los servicios privados como contrarios al interés de la población y culpabilizarlos de la situación de crisis del sector. Aquellas clínicas que abusen de los usuarios y usuarias bien merecen ser sancionadas, pero generalizar y convertirlas en “chivo expiatorio” de la difícil situación por la que atraviesa el sistema de salud esconde la intención de desviar la atención del problema fundamental.

La inexistencia de un servicio público eficiente motiva a muchas personas, incluso a las de muy bajos recursos, a recurrir a los servicios privados. Incluso las propias instituciones del Estado se han encargado, a través de las contrataciones de pólizas de seguro de hospitalización, cirugía y maternidad (HCM), de orientar una parte importante de la población a recurrir a los centros privados para mantener y recuperar su salud. Acudir a una clínica privada, en un país donde la salud pública es un derecho y una obligación estatal, debería ser la excepción y no la norma para quienes padezcan de alguna dolencia o necesiten alguna intervención quirúrgica de importancia.
Seguir leyendo “Clínicas privadas, hospitales y derecho a la salud”

Historias en vinil: The best of The Doors

Como recientemente se cumplió un aniversario más de la muerte del Rey Lagarto, me pareció oportuno recordar cómo encontré una copia del doble Lp recopilatorio “The best of The Doors”. El sitio del hallazgo fue el Jirón Quilca, en el centro de Lima, Perú. Tenía mucho tiempo deseando conocer la capital peruana, cosa que ocurrió a comienzos del 2010, cuando pasé un mes aprendiendo del trabajo radiofónico del Instituto de Defensa Legal (IDL), una de las ONGs en derechos humanos más grandes del país inca. De manera similar a lo que ocurrió con Ciudad de México, fue la música quien me sugirió que Lima era una ciudad de contrastes, con tesoros de diverso signo. Para quien vive en Venezuela es inaudito pensar que las bandas rockeras locales canten cosas como “Me quiero morir en Sabana Grande, donde crecí” o cosas por el estilo. Esto sí pasa en el Perú, en donde muchas expresiones culturales, incluyendo el rock, explicitan la ciudad como escenario de sus amores y desventuras, en un arraigo y gentilicio desconocido para los habitantes de la ciudad de los techos rojos. Ojo, y esto no es un fenómeno nuevo. Basta recordar el tema bandera de unos Dermis Tatú, mediados de los 90´s, con el icónico Cayayo Troconis al frente: “He decidido escapar / de esta ladilla de ciudad / a otro lugar…”. Este singular hastío es desconocido para los artistas limeños, para quienes precisamente su ciudad es fuente inagotable de inspiraciones.

Literaturas disímiles (Vallejo, los Vargas Llosa, Roncagiolo), fanzines musicales y de ilustración, gastronomías y, repito, canciones de bandas me seducían constantemente para ir al encuentro de la antigua capital del Virreinato español. Los Leuzemia, padres de la movida punkrock chola, ya me lo decían, a su manera, bien claro en su primer larga duración: “Lima angustiada / Lima violenta / Lima injusta / Lima sórdida / Lima revienta”.
Seguir leyendo “Historias en vinil: The best of The Doors”