22 horas en una cárcel Sueca

Un momento de la acción
Caminando hacia la zona prohibida
Haz tortas no las guerras
La familia activista
Pink es chevere! La guerra no lo es!

 

Vigilia frente a la estación de policía

 

Rafael Uzcátegui

 

Como parte del evento “War starts here”, que consistía en la realización de un campamento internacional pacifista y un seminario de discusión, se incluyó  una acción masiva de protesta contra el North European Aeroespace Testrange (NEAT), un campo de pruebas militares que tiene una extensión comparable a la de toda Bélgica. Es allí donde muchos de los aviones no tripulados, mejor conocidos como “drones”, son probados antes de ser usados en Pakistán y Afganistán, con lo que Suecia se convierte en cómplice de la masacre de civiles en estos conflictos.

La manifestación tenía algunos lineamientos que todos y todas debíamos respetar si queríamos participar en ella. El primero era que se trataría de una acción no-violenta y que nadie llevaría armas a la misma. Además, que todas las personas involucradas debían pertenecer a un grupo de afinidad y haber participado en un entrenamiento antes de la acción. El modelo de grupos de afinidad (GA) se ha revelado como muy efectivo a la hora de organizar acciones masivas como esta, que aglutinó a más de 200 personas. De esta manera, eres parte de un grupo dónde no sólo simpatizas políticamente con tus pares, sino que también confías en ellos y ellas a nivel personal. Cada GA elegía a un vocero o vocera para participar en asambleas con otros GA para decisiones importantes. En el resto de decisiones se gozaba de autonomía. Mi grupo de afinidad, compuesto por 14 personas –chilenos, colombianas y españoles y españolas- también decidió que formáramos parejas, para reforzar la seguridad dentro de la acción.

 

La acción contra NEAT tenía dos fases, ambas utilizando el color rosado como símbolo de todo lo antagónico al militarismo. En la primera era visibilizar la existencia de ese campo de pruebas, desconocido para muchos suecos y suecas, “marcándolo” con el color rosado de todas las maneras posibles. La segunda  significaba entrar en el centro de pruebas. Después de un viaje de 2 horas en autobuses, en una mañana templada, las decenas de activistas nos ubicamos a las puertas de la NEAT vestidos de color rosado, pintando vallas y caminos, así como provistos de globos de helio para marcar también el cielo. Ese 26 de julio los diferentes grupos de afinidad, incluyendo uno de familias con hijos, nos encontrábamos en medio de un ambiente lúdico y festivo, denunciando el militarismo en una de las bases de la OTAN en Europa. Una vez concluida esta parte, que incluyó discursos, performance y baile, los grupos de afinidad -que lo hubieran acordado-  tenían oportunidad de ingresar al campo de pruebas en un acto de desobediencia civil a la guerra. Un grupo numeroso avanzó a través de la carretera que bordea el aeropuerto de pruebas, y ya en zona prohibida, intermitentemente saltaban la valla, mientras se desplegaban pancartas y pintaban lemas antimilitaristas en plena pista de aterrizaje tras lo cual fueron arrestada/os. De mi grupo de afinidad fuimos aprehendidos 5, entre ellos un servidor. Mi rol era el de filmar en video toda la acción, así que a la acusación de estar en zona prohibida se sumó la de tomar video en sitios no permitidos. La alternativa era esperar un juicio en prisión preventiva o pagar una multa de 350 euros. La concurrida y ruidosa concentración a las afueras de la policía de Lulea, así como toda la presión internacional activada en cuestión de horas, aceleró las cosas. Tras 22 horas de prisión Javier Gárate de Chile y mi persona fuimos liberados tras el acuerdo de una rebaja de la multa, a 200 dólares, y la finalización en este punto de cualquier proceso judicial o legal contra nosotros. En las horas posteriores salieron el resto de los 9 privados de libertad, todos extranjeros. Los suecos y suecas detenidas en la acción no fueron encarceladas: La multa les llegaría por correo a su domicilio en los siguientes días. Esta, por cierto, no sería la única diferencia de la represión a manifestantes con respecto a lo que sucede en América Latina.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s