Inventando lealtades

Rafael Uzcátegui

Los gobiernos autoritarios de izquierda necesitan, como parte de su proyecto de dominación, el reconocimiento del resto de las organizaciones e iniciativas del mundo a quienes considera sus pares, en consonancia con su visión maniquea –y religiosa- de un mundo dividido en fieles y herejes. Esta mirada polarizada del conflicto, a su vez, necesita un cónsono correlato interno, en donde el apoyo –incondicional o supuestamente “crítico”- sea conformado por el universo de izquierda local mientras que sus detractores sean, obligatoriamente, renegados y mercenarios. Si estos sustentos no existen se inventan, creando organizaciones fantasmas que magnifiquen internacionalmente amores y lealtades.
Seguir leyendo “Inventando lealtades”

El militarismo populista bolivariano

Extraído de Venezuela: La revolución como espectáculo. Una crítica anarquista del gobierno bolivariano

Si en el transcurso de este texto se ha cuestionado la existencia de una revolución de tipo socialista en Venezuela, no vamos a establecer -como lo hacen algunos sectores- que estamos ante la presencia de un gobierno militar con rasgos dictatoriales. En cambio, como lo puntualizaremos a continuación, desde el año 1999 se ha desarrollado un proceso de militarización del poder gubernamental, el cual, tras un discurso de izquierda actualiza la tradición militarista presente en la historia venezolana.

En los hechos, el movimiento bolivariano ha exacerbado un militarismo renovado en las siguientes dimensiones:

– El discurso: Influenciado por Fidel Castro, el presidente Chávez se promociona a si mismo como el comandante-presidente, apelativo por el cual es nombrado por buena parte de sus seguidores. El discurso de Chávez ha descrito permanentemente el conflicto dentro el país con metáforas castrenses y alegorías de confrontaciones bélicas, mezclando eventos de la propia historia de la independencia venezolana con referencias a la guerra tradicional. Por ejemplo, la campaña electoral desarrollada en el año 2004, tras la solicitud de un referendo revocatorio por parte de la oposición, fue denominada Batalla de Santa Inés[1]. Este discurso antagoniza a los actores en dos bandos: amigos y enemigos, en base a la estrategia del “enemigo exterior”, representado por el presidente de los Estados Unidos, cuyo ejército de ocupación es conformado por quienes disienten de la política oficial, el enemigo interior[2], cómplice del imperialismo y en permanente estado de conspiración. Retóricamente, la construcción del discurso ha establecido que el mayor honor es morir por los intereses nacionales. Desde el año 2004, el lema central del ejército venezolano es Patria, Socialismo o muerte, mientras que los seguidores y seguidoras de Chávez se consideran a si mismos pueblo soldado. La fabricación permanente de imágenes de enemigos exageradas y de amenazas imaginarias crea miedo e inmuniza a la sociedad y a la política contra los cambios[3].
Seguir leyendo “El militarismo populista bolivariano”

Rostros y voces de la impunidad


Un libro puede ser muchas cosas y, aunque no lo parezca, ser un bálsamo reparador en caso de violaciones a los derechos humanos tanto para las víctimas como para sus familiares. Por lo general en los casos de violaciones al derecho a la vida, integridad y libertad personal, que involucran funcionarios policiales y militares, la versión oficial convierte a las víctimas en victimarios. Las madres de las personas asesinadas en operativos policiales o militares asisten al doble asesinato de sus seres queridos, el segundo cuando todos los medios difunden prontuariso y acusaciones que en buena parte de los casos pertenecen al terreno de la ficción. Para las víctimas es importante encontrar a personas dispuestas a escuchar su versión de los hechos, y cuando esto queda por escrito, como en el caso de un libro, se sienten reivindicadas en su profundo deseo de “limpiar” el nombre de sus familiares.

Cofavic ha presentado recientemente la publicación de un libro en donde se recopila el testimonio de 15 mujeres empeñadas en luchar contra la impunidad en el país tras el asesinato de sus afectos por miembros de cuerpos estatales de seguridad. Las vivencias reflejan luchas lejanas, como la de Hilda Páez cuyo hijo fue asesinado en “El Caracazo”, hasta más recientes, como el caso de Wilmar Hernández, cuyo nieto fue asesinado en el 2008. Gracias a la versátil pluma de la periodista Maye Primera, los relatos no son una apología al dolor y al autocompadecimiento, sino una muestra de la fortaleza de los seres humanos cuando, al trascender de sí mismos, empeñan sus días en materializar ideales nobles como la justicia y la solidaridad. La presentación del texto, ocurrida el pasado 25.11.11, fue realizada por la historiadora Inés Quintero y el Padre Pedro Trigo. El libro, de 183 páginas, puede solicitarse al teléfono 572.96.31 / 572.99.12

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mijaíl Martínez: 2 años de impunidad

Mijail Martínez

Rafael Uzcátegui (*)

El pasado 26 de noviembre se cumplieron dos años de impunidad en el asesinato del joven defensor de derechos humanos Mijaíl Martínez, hecho ocurrido en la ciudad de Barquisimeto en el año 2009. Como se recordará, ese día tres sicarios se acercaron a su hogar a tempranas horas de la mañana y le realizaron varios disparos en el pecho, los cuales le quitaron la vida. El joven era colaborador del Comité de Víctimas contra la Impunidad del estado Lara (Covicil) y, en el momento de su homicidio, realizaba un documental sobre la lucha de las personas de bajos recursos en la ciudad contra los delitos cometidos por funcionarios policiales. Diferentes organizaciones populares de la región, incluyendo al propio Covicil, han denunciado la existencia en la ciudad de escuadrones parapoliciales que actuaron bajo el presunto amparo de altos ex funcionarios en la región. Mijaíl era hijo un ex diputado de la asamblea legislativa del estado Lara, quien fiel a su activismo por las causas populares continuó, bajo su rol parlamentario y dentro del MVR, la denuncia de las irregularidades cometidas por los funcionarios policiales contra los sectores humildes. Ese año, precisamente, el diagnóstico de Provea ubicaba a PoliLara como la principal institución policial regional de mayores violaciones al derecho a la vida. Hay quien asegura, como lo hizo Heinz Dieterich en un artículo sobre el caso, que “el mensaje era para su padre, el revolucionario Víctor Martínez”.

Las distorsiones del sistema de administración de justicia en el centro occidente del país se confirmaban cuando, días después del asesinato, un muchacho de nombre Jairo Salones se presentó ante un medio impreso para declarar que era el autor de los disparos contra Mijaíl. Un día después voceros del CICPC confirmaban la participación de Salones en el hecho pero, increíblemente, es liberado tras ser sentenciado a régimen de presentación en tribunales por posesión de estupefacientes. Desde el día de su liberación él y su familia se encuentran desaparecidos. Sin embargo, ante la omisión de los cuerpos de investigación y la propia Defensoría del Pueblo en el caso, las investigaciones adelantadas por la familia Martínez descartan la participación de Salones en el crimen, a quien consideran una “cortina de humo” para desviar la atención de los verdaderos responsables. En estos dos años, a pesar de estar apresados dos de los presuntos autores materiales del homicidio, por otras causas, no ha sido posible una sentencia en el caso. El 15.03.11 fue detenido en un operativo policial Carlos Alberto
Zavarce Carucí, por tener presunta responsabilidad en el asesinato. Zavarce, luego de una audiencia de presentación en la Fiscalía Segunda del Ministerio Público, fue recluido en el recinto penitenciario de Uribana, mientras se realizan las investigaciones correspondientes. Posteriormente, el 09.06.11, se detuvo a Jean Carlos Pérez, presunto autor material señalado en una prueba anticipada; fue detenido por orden de aprehensión del Juez de Control Nº 3, cuando estaba siendo atendido en el hospital Pastor Oropeza de Barquisimeto, y se ordenó su trasladado a la penitenciaría de Uribana, donde hasta la fecha se encuentra detenido.

La familia Martínez acusa al ex gobernador Luis Reyes Reyes y al antiguo jefe policial Comandante Luis Rodríguez Figueras, quien después de un quinquenio al frente de los uniformados larenses dejó una estela de violaciones a los derechos humanos que solicitan ser investigados por diferentes organizaciones populares del estado. Corresponde a los organismos competentes, luego de una investigación imparcial, expedita y transparente, corroborar si estos señalamientos tienen asidero.

La indefensión de las personas que realizan actividades de promoción y defensa de los derechos humanos no es exclusiva de los activistas radicados en el estado Lara. Según datos recopilados por la investigadora Mariengracia Chirinos, en el último año se registraron al menos 20 casos de ataques a defensores, arrojando un total de 31 violaciones de DDHH. Las violaciones más frecuentes fueron por campañas de desprestigio, amenazas de muerte, detenciones arbitrarias e inicio de acción judicial. Hay que recordar que el Estado venezolano no aceptó las diferentes recomendaciones que solicitaban tomar medidas para proteger a los activistas. Una de las recomendaciones rechazadas fue la de Eslovaquia, que pedía “Asegurar que los defensores de derechos humanos y representantes de la sociedad civil sean protegidos efectivamente contra cualquier forma de intimidación y acoso, y articularse constructivamente con ellos en la identificación de soluciones a los desafíos de los derechos humanos en Venezuela”.

Tras el asesinato de Mijaíl Martínez sentimos una “sensación” muy parecida a la tristeza.

II

Qué significará un maldecir
dentro de cánticos
al señor que me permite
desahogarme bajo la lluvia
y sonreír al lado
de la luna,
qué es si no lo
que me dice que la
noche y mi vida aún
no acaban.

Mijaíl Martínez. Del poemario “En ilusiones de aventuras”

Estado y violación de DDHH

Columna de Provea en Correo del Caroní, redactada por Rafael Uzcátegui

Tras los horrores cometidos en la Segunda Guerra Mundial, en el año 1948 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó la Declaración Internacional de Derechos Humanos, que a pesar de no ser un documento obligatorio o vinculante para los Estados miembros, significó un hito muy importante para establecer los mínimos por los cuales debe regirse la dignidad humana. La Declaración significó un referente para el acuerdo de compromisos a ser cumplidos por los Estados, por lo que en 1966 la ONU adoptó a su vez el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos así como el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, con lo que se completó el marco garantista conocido como Carta Internacional de Derechos Humanos.  En el 2007, como un intento de actualizar y responder a los retos de la sociedad global se propone la Declaración Universal de los Derechos Humanos Emergentes, que incluye novedades como el derecho al agua y al saneamiento, el derecho humano al medio ambiente, derechos relativos a la orientación sexual y a la identidad de género, derechos relacionados con la bioética y el derecho a la renta básica.

Durante la década de los ochentas y los noventas se discutió sobre si el Estado debería seguir siendo el responsable de las violaciones a los derechos humanos. Países como Estados Unidos y Gran Bretaña, al convertirse en promotores del neoliberalismo, se conformaron en paladines de un modelo que pregonaba que los Estados debían reducir al máximo su intervención en materia económica y social, dejando a la acción del libre mercado regir los destinos de la sociedad. En América latina la aplicación de paquetes de medidas macroeconómicas de inspiración neoliberal fue una constante, generando dudas y afirmaciones de lo que se suponía la erosión de la soberanía estatal frente a otros actores, como por ejemplo las compañías de capital y acción transnacional. Frente a este escenario, se argumentó que el crecimiento de este tipo de empresas, y su capacidad de cuestionar el poder de los Estados, las convertía, de facto, en el nuevo epicentro de las violaciones a los derechos humanos.

Seguir leyendo “Estado y violación de DDHH”

Sobre la obra “Carta de Lorenzo Morales al miserable de Rafael Uzcátegui”

Acto 01

En agosto del año 2008 salió publicada en el periódico de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de España, una entrevista a Lorenzo Morales, en ese momento cantante de la banda “Los Muertos de Cristo”, en donde le preguntaron su opinión sobre el movimiento anarquista de América Latina. La respuesta del vocalista del grupo -para quienes los seguían desde este lado del charco- eran increiblemente irrespetuosas y descalificatorias para quienes intentan promover el anarquismo dentro de América Latina. La entrevista la pueden leer completa ACA.  Como me sentí aludido por la lamentable generalización del músico, envié una carta al mismo periódico CNT, que fue publicada por ellos parcialmente dos números después en su sección de lectores y completa en el fanzine Exilio Interior, en noviembre de 2008,  ACA. Como soy lector habitual del CNT mas nunca se volvió a tocar el asunto, ni Morales se retractó en el mismo medio de ninguna de sus palabras.

Acto 02

A comienzos de septiembre difunden en sitios webs la “Gira Latinoamericana 2002” de El Noi de Sucre, el proyecto solista de Lorenzo Morales tras la disolución de Los Muertos de Cristo. Como creo que los anarquistas latinoamericanos merecemos una disculpa, por lo menos, redacto un mensaje, con el título “Lorenzo Morales vuelve a Latinoamerica a enseñarnos lo que es el anarquismo”, que envio primero al sitio web de El Noi de Sucre y después por algunas de las redes latinoamericanas en las que participio. Copio y pego la confirmación del envio de mensaje que me remitió el propio sitio web de Morales:

:: Copia de:
Esta es una consulta de correo electrónico http://www.elnoidelsucre.com/elnoi/ a través de:
Rafael Uzcategui <xxx@gmail.com>

Hola a todo/as. Si alguno/a tiene memoria, recordará que en agosto del 2008 el periódico CNT publicó una entrevista con Lorenzo Morales, cantante de la banda “Los muertos de Cristo”, en el que se expresaba en terminos lamentables del anarquismo latinoamericano, y que motivó una respuesta de mi parte, que pueden leer AQUI http://exiliointeriorzine.blogspot.com/2011/11/pesar-de-los-muertos-de-cristo-el.html, publicada parcialmente por el propio CNT.
Seguir leyendo “Sobre la obra “Carta de Lorenzo Morales al miserable de Rafael Uzcátegui””