Inventando lealtades

Rafael Uzcátegui

Los gobiernos autoritarios de izquierda necesitan, como parte de su proyecto de dominación, el reconocimiento del resto de las organizaciones e iniciativas del mundo a quienes considera sus pares, en consonancia con su visión maniquea –y religiosa- de un mundo dividido en fieles y herejes. Esta mirada polarizada del conflicto, a su vez, necesita un cónsono correlato interno, en donde el apoyo –incondicional o supuestamente “crítico”- sea conformado por el universo de izquierda local mientras que sus detractores sean, obligatoriamente, renegados y mercenarios. Si estos sustentos no existen se inventan, creando organizaciones fantasmas que magnifiquen internacionalmente amores y lealtades.
 La historia de cómo el castrismo en el poder pudo exterminar al anarquismo cubano es un ejemplo. Los seguidores de Bakunin en la isla fueron parte de la ofensiva popular contra la dictadura de Fulgencio Batista. Los principales periódicos anarquistas cubanos, Solidaridad Gastronómica y El Libertario, reflejaron en sus primeras ediciones post 1958 una actitud cautelosa pero esperanzadora con relación al gobierno revolucionario. Sin embargo, fieles a sus postulados, denunciaron que la burocracia comandada por Fidel Castro se inclinaba hacia un gobierno totalitario. Mientras el castrismo comenzaba la ocupación de sindicatos, allanamiento de imprentas y persecución contra libertarios, paralelamente invitaba a personalidades ácratas para que divulgaran en el extranjero las bondades del régimen. El alemán Agustín Souchy, trasladado para constatar la “revolución en el campo”, escribió el libro “Testimonios sobre la revolución cubana”  donde alertaba, en 1960, las funestas consecuencias del centralismo agrario según el modelo soviético. Lo siguiente fue la gestación y difusión de un manifiesto firmado por Manuel Gaona Sousa, un viejo anarquista convertido al fidelismo, para asegurar al mundo: “casi la totalidad de la militancia libertaria de Cuba se encuentra integrada en los distintos organismos dela Revolución Cubana”. La estrategia confundió al movimiento ácrata internacional, cuya mayoría asumió una actitud pasiva ante la dictadura, algunos uniéndose al coro que acusaba a los verdaderos antiautoritarios isleños de “agentes del imperialismo”.  La orfandad de los libertarios cubanos permitió su persecución, encierro y fusilamientos, denunciados por el propio Gaona. Víctimas sin dolientes: Augusto Sánchez, Rolando Tamargo, Ventura Suárez, Eusebio Otero, Raúl Negrín, José Aceña, Isidro Moscú… parte de la lista publicada en el libro “El anarquismo en Cuba”, escrito por Frank Fernández y editado en varios idiomas por el propio movimiento libertario, como avergonzado homenaje póstumo a estos mártires tras décadas de negación y olvido. (Tal Cual, 29.11.11)

Un comentario en “Inventando lealtades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s