Derechos GLBT y Corte Interamericana

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

El pasado 24 de febrero la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó una sentencia que constituye un precedente histórico para lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero (LGBT) en toda América, para avanzar en la lucha contra la discriminación y por la igualdad de oportunidades.

La Corte Interamericana concluyó quela Corte Suprema de Chile había actuado de manera discriminatoria y en contra dela Convención Americana sobre Derechos Humanos al negar a Karen Atala el derecho de custodia de sus tres hijas, en razón de que Atala es lesbiana y vive con una pareja del mismo sexo. La justicia chilena sentenció en 2004 concediendo  la custodia de las hijas al Padre. Basó su decisión en una serie de prejuicios por la sola orientación sexual de la madre.

La Corte Interamericana determinó que esta conclusión no estaba basada en evidencias claras, sino en argumentos abstractos y discriminatorios derivados de estereotipos que violaban los derechos de igualdad ante la ley y a no ser discriminado/a, los cuales  se establecen en los artículos 24 y 1.1 dela Convención Americana, respectivamente.

El organismo internacional de protección estableció, asimismo, que al discriminar a la madre en función de su orientación sexual, la decisión de la Corte Supremahabía también lesionado a las hijas y vulnerado su derecho a protección sin discriminación.

Agregó además la Corte Interamericana que: Un derecho que le está reconocido a las personas no puede ser negado o restringido a nadie y bajo ninguna circunstancia con base en su orientación sexual. Los Estados deben abstenerse de realizar acciones que de cualquier manera vayan dirigidas, directa o indirectamente, a crear situaciones de discriminación de jure o de facto. Los Estados están obligados a adoptar medidas positivas para revertir o cambiar situaciones discriminatorias existentes en sus sociedades, en perjuicio de determinado grupo de personas. Esto implica el deber especial de protección que el Estado debe ejercer con respecto a actuaciones y prácticas de terceros que, bajo su tolerancia o aquiescencia, creen, mantengan o favorezcan las situaciones discriminatorias.

Asimismo exigió al Gobierno chileno que pagase una indemnización a Atala por el daño causado, que adoptara medidas para asegurar que ella y sus hijas tuvieran acceso libre a los servicios de salud que fueran necesarios por los perjuicios sufridos y que continuara implementando programas de educación dirigidos a todos los funcionarios públicos, incluidos los del poder judicial, sobre las obligaciones establecidas enla Convención Americana.
“Se trata de una sentencia emblemática para la región, ya que la Corte Interamericana aclaró por primera vez que la orientación sexual y la identidad de género son categorías protegidas contra la discriminación por la Convención Americana bajo la denominación ‘otra condición social’, señaló Boris Dittrich, director de Incidencia del Programa de Derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Personas Transgénero de Human Rights Watch. “Es probable que esta sentencia tenga un impacto mucho más amplio en la jurisprudencia de todos los Estados miembros dela Organizaciónde los Estados Americanos y posiblemente para el respeto de los derechos de todas las personas LGBT de la región”.
Otro aspecto interesante del fallo es que ha sido saludado y reconocido incluso por sectores que en los últimos años han cuestionado la legitimidad del Sistema Internacional de Protección a los Derechos Humanos, incluyendo especialmente las decisiones emanadas porla Corte Interamericana. Con esta sentencia la Corte ratificó el importante papel que desempeña en el Continente promoviendo y defendiendo los derechos humanos. Si bien todas las instituciones y mecanismos distan mucho de ser los más idóneos, la voluntad de fortalecerlos y mejorarlos es diferente a cierta matriz de opinión que intenta deslegitimarlos para crear una institucionalidad discrecional y paralela, con el cual la posible protección a los derechos humanos experimente un salto al vacío. Cada una de las conquistas en materia de dignidad humana son resultados de esfuerzos humanos, luchas y tensiones. Para afrontar los retos pendientes hay que reconocer el camino andado, desechando cierta soberbia que pretende que la historia, con mayúsculas, comienza a partir de uno.
Si bien los organismos de protección internacional, como la propia Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pueden haber cometido errores a lo largo de su trayectoria, lo cierto es cualquier balance jerarquiza los ingentes aportes en materia de derechos humanos en la región. En el caso venezolano, no se puede olvidar que las decisiones dela Corte fueron decisivas en la lucha contra la impunidad en los crímenes de la década de los 80´s, en un contexto donde las demandas de justicia en casos como el Caracazo o la Masacre de El Amparo, eran a contracorriente. Por ello, cualquier política responsable, lejos de ridiculizarlos y desconocerlos, debe apuntar a mejorarlos y fortalecerlos. Los resultados, como en el reciente caso chileno, estarán a la vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s