Bolivia: La mascarada del poder

Evo y Linera

Rafael Uzcátegui

En junio de 2011 un grupo de 38 intelectuales y luchadores populares bolivianos, anteriormente ligados a Evo Morales (EM), firmaron el manifiesto “Por la recuperación del proceso de cambio para el pueblo y con el pueblo”, en el que hacían una serie de duras críticas al gobierno del país. Un mes después el vicepresidente Alvaro García Linera publicó su respuesta, “El ‘oenegismo’, enfermedad infantil del derechismo”, la cual se imprimió como libro de 168 páginas y se regaló en la edición dominical del diario “Cambio”. Casi 6 meses después, en diciembre de 2011, los aludidos respondieron con otra publicación: “La mascarada del poder. Una respuesta a Alvaro García Linera”.

Lo interesante de este debate es que, sorteando la polarización en Bolivia, se ha constituido un espacio de izquierda, en donde confluyen moderados y radicales, que complejiza el maniqueísmo en donde, como en el caso venezolano, se quiere entrampar el posicionamiento político sobre la coyuntura en curso.

La versión digital de “La mascarada del poder” se compone de 5 largos textos en donde se profundizan los cuestionamientos a las contradicciones, ineficacias y autoritarismos en los que ha incurrido el gobierno de EM. El primero, y particularmente significativo, es el de Alejandro Almaraz, viceministro de Tierras durante los primeros años de la gestión de EM. Algunas de las malas políticas enumeradas son: Desvirtuación de la nacionalización de hidrocarburos y frustración de la refundación de la estatal petrolera; Inversión de las reservas internacionales en la banca transnacional y el Tesoro de Estados Unidos; Designación de las autoridades judiciales “a dedo” y ausencia de cambios en el sistema de administración de justicia; Brutalidad policial y criminalización contra las movilizaciones populares; Violación “descarada” de los derechos constitucionales indígenas; Loteamiento sindical y partidario de los cargos públicos; Prebendalización de la función pública y obsecuencia “servil” a las jefaturas y “falaz doble discurso”.

Otro texto, firmado por Oscar Olivera y desde el activismo de base, describe las irregularidades alrededor dela Asamblea Constituyente, al que califica de “parte de ese proceso de simulaciones y mentiras”. En otro Omar Fernández, miembro de la “Asociación Nacional de Regantes” y promotor de la llamada “Agenda del Agua”, relata cómo después de una serie de avances jurídicos las presiones privatizadoras del recurso vuelven a ganar terreno. Los autores no dudan en responsabilizar de los descalabros al propio Evo Morales

Lejos de ceder a los chantajes y de las ambigüedades del “apoyo crítico”, este grupo de opinión ha decidido llamar las cosas por su nombre y convocar a la constitución de una alternativa social y política en Bolivia. Hay mucho que aprender de lo que pasa en el Altiplano. @fanzinero (Tal Cual, 02.04.12)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s