Armándonos para el desarme

Rafael Uzcátegui

En los pasados dos años, como director de Ultimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel utilizó las cifras del Instituto Internacional de Investigaciones de Paz de Estocolmo (SIPRI) para intentar desmontar las acusaciones sobre el alto gasto en armamentos del país: “Venezuela ha disminuido sensiblemente la carrera armamentista en los últimos años, a diferencia de la imagen que difunden los medios de comunicación”, afirmó el veterano periodista, palabras que fueron extensamente divulgadas por el sistema de medios estatales. Sin embargo, la lectura que hace Rangel del informe anual más respetado sobre transferencia de armas en el mundo es bastante sesgada, por decir lo menos.

El pasado 17 de abril el SIPRI actualizó su base datos, lanzamiento público previo a la difusión de su Informe Anual 2012, previsto en el mes de junio. En esta base datos, legitimada por Rangel y el MINCI, Venezuela aparece en la lista de los 20 principales compradores de armas durante el 2011, encabezando el ranking por América Latina. Nuestro país se ubica en el puesto 17, subiendo 10 puestos respecto a su posición en el año 2010, cuando figuró en el lugar 27. El total de compra de armas registrado para Venezuela en el 2011 fue de 560 millones de dólares. El país latinoamericano que se ubicó en la segunda posición fue Chile, en el puesto 23, con 323 millones de dólares, seguido por Brasil en el puesto 28, con 266 millones de dólares. Los tres países que encabezaron el ranking mundial fueron India (3582 millones de dólares), Australia (1749 millones de dólares) y Pakistán (1675 millones de dólares). Colombia, un país que tanto preocupa a Rangel, se ubicó en el puesto 40 de la lista

Los principales vendedores de armas a Venezuela durante el año 2011 fueron Rusia (257 millones de dólares), España (196 millones de dólares) y Holanda (50 millones de dólares). Según los datos del SIPRI compramos barcos por 196 millones de dólares, vehículos armados por 115 millones de dólares y Sistemas de Defensa Aérea por 106 millones de dólares.

Sin embargo hay que aclarar que la alta erogación en artefactos militares para la muerte ha sido una constante del Estado venezolano. Analizando las cifras del SIPRI entre los años 1980 y 2010 nos encontramos con que Venezuela es el segundo país de la región, después de Chile, que más había adquirido armamentos, por un total de 6.934 millones de dólares.

¿Cuántas casas y hospitales se pudieron haber construido con 560 millones de dólares?, ¿Cuáles son las razones para este constante –y alto- gasto en armamentos?, ¿Es posible hablar de “desarme” en un país que lidera regionalmente la compra de armas a nivel mundial? Según un informe del 2008 de nuestra embajada en USA, este shopping se justificaba por la necesidad de disuadir un ataque norteamericano desde Colombia. ¿Se piensa lo mismo ahora, cuando Chávez y Santos son tan “buenos amigos”? @fanzinero (Tal Cual 30.04.12)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s