Blog colombiano difunde tres opiniones sobre ser de izquierda y no ser chavista en Venezuela

Gracias a la invitación por intermedio de una amiga, fui una de las tres personas que participó con un texto en el post del blog Verbo poder, del sitio web Hoja Blanca de Colombia, para contar que significaba ser de izquierda y no ser chavista en Venezuela. Los otros dos colaboradores fueron Daniela Romero y Ricardo Verenzuela, lo cual ayuda a dibujar un panorama mucho más amplio y complejo que lo que difunden los medios de comunicación sobre lo que pasa en el país. El post completo se puede leer en http://www.hojablanca.net/verbopoder/2012/09/28/la-izquierda-no-chavista-en-venezuela/. Por ahora, coloco el escrito de mi autoría…

:: Ser de izquierda y no ser chavista en Venezuela

Rafael Uzcátegui*

A comienzos de los 90´s comencé a involucrarme en política, en sentido amplio. Vivía en Barquisimeto, a 363 kilómetros al occidente de Caracas, y participé con entusiasmo en un grupo ecologista, la seccional local de Amnistía Internacional y en periódicos independientes. Éramos la generación que crecía tras el Caracazo, testigo de dos golpes de Estado en 1992, sin espacio ni lugar dentro de las instituciones. Participé en las movilizaciones contra el paquete de medidas neoliberales, por la salida del poder de Carlos Andrés Pérez y en los debates sobre la coalición que llevó por segunda vez a la presidencia a Rafael Caldera, así como sobre la figura de Hugo Rafael Chávez Frías. Sobre este último, la mayoría de mis conocidos pasaron de la indiferencia al entusiasmo. Para 1998 casi todos estaban, de alguna manera, involucrados con su campaña electoral, con la ilusión de que se iban a derrotar a las fuerzas conservadoras del pasado.

En lo personal, siempre fui presa de la desconfianza. Con formación personal dentro del anarquismo, de partida no me animaba a canalizar mis esfuerzos en coaliciones electorales. Salvo su participación en aquel golpe de Estado, me generaba dudas la ausencia de emprendimientos políticos concretos por parte del bolivarianismo. En tercer lugar, era, y sigo siendo, un antimilitarista convencido.  Por último, a pesar de todo el furor movimientista ocurrido en los 90´s, la izquierda no lograba superar su histórico 5% en las elecciones, por lo que bien temprano era evidente que el principal acervo político bolivariano, mucho más que sus consensos y propuestas, era la promoción de un nuevo culto a la personalidad; el relanzamiento de la masculinidad guerrera que ya había protagonizado diferentes capítulos dentro de la historia venezolana.

Hasta 2002 las críticas al chavismo eran, más o menos, toleradas en los espacios que frecuentaba. Sin embargo, esta situación cambió radicalmente después del golpe de Estado de abril de 2002. Muchas personas que habían hecho cosas conmigo, comiendo y durmiendo en casa, comenzaron a acusarme de “oligarca” y “agente del imperialismo”. La situación era insostenible, incluso con amigos de toda la vida quienes dejaron de dirigirme la palabra. No hacían ningún tipo de distinciones: para ellos éramos parte –e incluso peor- de todas las contrarrevoluciones de la historia. Del lado opositor la situación no era cualitativamente diferente y gente como yo éramos tratados como una suerte de “chavistas descafeinados” o camuflados. Especialmente entre los años 2002 y 2006 fui amenazado de muchas maneras, con lo cual mi rutina y mi propia vida social cambiaron drásticamente. En esos días, por casualidad, leí el “Informe contra mí mismo” de Eliseo Alberto. ¡Cómo me identifiqué con el “exilio interior” descrito en la obra!

Esto no significó, sin embargo, que me apartara de la política. Mi grupo de afinidad se cohesionó ante la necesidad de intentar difundir un cuestionamiento de izquierda antiautoritaria a lo que estaba pasando en Venezuela, con lo cual comenzamos a realizar un uso intensivo de internet, además de la difusión tradicional de nuestro propio periódico “El Libertario” (www.nodo50.org/ellibertario). En lo personal, ocurrió algo curioso: mi círculo de amistades osciló a generaciones mayores que la mía. Con el tiempo me di cuenta de que todas las personas que frecuentaba eran mayores en 10 y 20 años, todas con soledades similares –e incluso peores- que las mías.

En el año 2006 mis pares tuvieron la descabellada idea de organizar un Contraforo de izquierda al Foro Social Mundial que se realizaría en la ciudad, patrocinado por el gobierno y cuya marcha inaugural sería en un espacio destinado a desfiles militares. En teoría, deseaba aglutinar a sectores de izquierda ni alineados con el chavismo ni con la oposición partidista. Aquel objetivo no trascendió debido a las desconfianzas, malos hábitos y egos de los diferentes grupúsculos. Hasta hoy esta situación permanece, por lo que no se ha podido configurar –como sí ha ocurrido en Bolivia y Ecuador, por ejemplo- una oposición pública nítidamente revolucionaria y de izquierda al chavismo.

No obstante, estos 13 años no los cambiaría por nada. Han sido tiempos de un increíble –y doloroso– aprendizaje sobre el posible significado del cambio social en un país como Venezuela y los principales retos de nuestro tiempo.

Defendiendo la CIDH desde la izquierda

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

“¿Quién podría haber imaginado hace unos años que partidos y gobiernos considerados progresistas o de izquierda abandonarían la defensa de los derechos humanos más básicos (…) en nombre de los imperativos del “desarrollo”? ¿Acaso no fue a través de la defensa de esos derechos que consiguieron el apoyo popular y llegaron al poder? ¿Qué ocurre para que el poder, una vez conquistado, vire tan fácil y violentamente en contra de quienes lucharon por encumbrar ese poder? ¿Por qué razón, siendo el poder de las mayorías más pobres, es ejercido en favor de las minorías más ricas? ¿Por qué es que, en este aspecto, es cada vez es más difícil distinguir entre los países del Norte y los países del Sur?”. Estas incómodas preguntas no son realizadas por alguno de los sospechosos habituales de las ONGs independientes de derechos humanos venezolanas, sino por Boaventura de Sousa Santos “uno de los intelectuales que más insiste en la necesidad de descolonizar el conocimiento como paso previo a lograr un clima nuevo de justicia social”, según la descripción de la Agencia Venezolana de Noticias.

De Sousa ha sido entusiasta de algunas de las políticas promovidas por el gobierno bolivariano, cuyos textos son reproducidos con entusiasmo en los diferentes medios de comunicación oficiales. Además, es el autor más citado en el libro “Los Derechos Humanos desde el enfoque crítico”, editado recientemente por la Defensoría del Pueblo. De Sousa, entonces, es un referente importante para los antiguos activistas hoy devenidos en funcionarios gubernamentales.
Seguir leyendo “Defendiendo la CIDH desde la izquierda”

Derecho a la alteridad

Rafael Uzcátegui

Hace algunos días una foto circulada en redes sociales mostraba a jóvenes propagandistas de la campaña de Capriles comiendo en una “Arepera Venezuela”, la cadena estatal creada por el gobierno bolivariano. Los comentaristas en vez de interpretar la imagen en positivo, el hecho que las obras de gobierno beneficien a sus críticos, lo hacían en negativo: resumiendo, la supuesta contradicción que adversarios del presidente Chávez fueran beneficiarios de sus políticas sociales. Los comentarios, generosos en adjetivos descalificativos, sumaban decenas en Facebook. Es una pena que la pugnacidad de la polarización instalada entre nosotros rebaje los argumentos a límites infantiles. Cantiflas en una de sus películas afirmaba para la posteridad: “Discutamos como caballeros, no como lo que somos”.

En diferentes debates acerca de la naturaleza de los gobiernos progresistas en el continente, algunos panelistas han perfilado una noción pertinente para este caso, la reivindicación de lo que denominan “derecho a la alteridad”, que palabras mas palabras menos significa la posibilidad de ser crítico de los gobiernos sin por ello perder derechos y disfrutar, sin ningún tipo de reconcomio, de sus políticas públicas. Como plantea Judit Bokser “Cuando una barbaridad se vuelve cotidianidad, perdemos frente a ella la capacidad de asombro; entonces, el olvido, la indiferencia o, peor, la costumbre  se convierte en la medida de nuestras circunstancias haciendo de toda posible  solución un ejercicio más de ‘buenas intenciones’. Frente a ello, no queda más  que bregar a contracorriente y continuar insistiendo en la absoluta amoralidad  de la persecución, la victimización y la  explotación de la otredad. Insistamos una vez más: la verdadera igualdad no radica en aceptar al que es como nosotros, sino al que no lo es”.

La vejación a lo diferente, a lo que no es como nosotros, necesita como precondición la deshumanización del que se percibe como adversario. La estigmatización bajo una etiqueta que resuma todo lo perverso del mundo (como “escuálidos” o “chaburros”) es base de la polarización. Sólo tras romper la posibilidad de identificarnos con el otro o la otra pudiéramos justificar, y hasta ser gratificados, con su eliminación simbólica o física. La supervivencia del maniqueísmo necesita el estrechamiento del campo perceptivo de los involucrados y la lógica castrense del amigo-enemigo.

Mala noticia para esta visión secularizada de la inquisición religiosa: Los tiempos de la modernidad, en las que una ideología ambicionaba la posibilidad de explicarlo y resolverlo todo, hace rato que terminaron. Después del 7 de octubre, nos guste o no, chavistas, opositores y ni-nis seguirán existiendo como actores políticos, con demandas y aspiraciones que una sociedad que se precie de democrática deberá atender debidamente. @fanzinero

España: Presentaciones de “La revolución como espectáculo”

Presentación del Libro:
Venezuela: La Revolución como espectáculo. Una crítica anarquista al gobierno bolivariano.
Con la presencia de Rafael Uzcategui, autor del libro.

Ofrece una investigación completa de 10 años sobre la política energética, la vida cotidiana y los movimientos sociales en este país latinoamericano bajo el gobierno del presidente Hugo Chávez  y su proyecto denominado como “bolivariano”. Lejos tanto de las mistificaciones de izquierda como de las criticas liberales de los principales partidos políticos opositores, el texto ofrece una detallada y rigurosa sistematización de hechos y cifras que complejizan la maniquea visión que ha imperado sobre este país latinoamericano, registrando testimonios de diferentes luchas de base que sostienen que en el país  con las reservas de petróleo más grande la región, y  una cultura política caudillesca y populista, es poco lo que ha cambiado. Este libro es una apasionante mezcla de análisis sociológico, periodismo y crónicas en primera persona, realizadas por un activista libertario que ha acompañado, desde dentro a los principales movimientos sociales autónomos de su país, cuya argumentación influirá en lo que usted pensaba de Venezuela.

 

Los sitios de la presentación serán:

 

Madrid:

La Librería Editorial La Malatesta, en la calle Jesús y María nº24 de Madrid, cerca del Metro: Tirso de Molina o Lavapiés.

el día 21 de septiembre a la 19:30.

 

Granada:

En el marco de las Jornadas Otoño Rojinegro de la CNT-AIT, Calle Eurípides S/N, detrás de la estación de buses.

26 de septiembre a las 19:00.

 

Perpinyà:
En el marco de la Fiesta de la CNT 66. Parcours fléché à partir de la D83, sortie 7 St Laurent / St Hippolyte en direction étang de Salses.

30 de septiembre a partir de las 12h.

 

Barcelona:

En la Lliberia Rosa del Foc local de la F.E.L.A, carrer de Joaquín Costa 34, Bacelona-Raval. Lineas 1 y 2 metro Universidad

2 de octubre a las 19:00

En el Okupa Los Blokes Fantasma, avinguda del Coll del Portell 54 bis.

4 de octubre a las 19:30h

Las taras del “viviendismo”

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

En su reciente informe “365 días de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV)” Provea había levantado una cifra de las viviendas adjudicadas en el primer año de ejecución de esta política pública destinada a revertir el déficit habitacional en el país. Ante la opacidad de las cifras oficiales y las negativas y obstáculos a la difusión de información pública, Provea realizó un meticuloso monitoreo de 8 medios de comunicación estatales, incluyendo el portal web y la cuenta twitter del Ministerio de Vivienda y Hábitat para monitorear el ritmo de entrega de viviendas por parte de los entes del Estado, en el entendido que cada acto de adjudicación sería debidamente propagandeada por el Ejecutivo Nacional.

Entre el 01 de marzo del 2011 y el 15 de mayo del 2012, según la data recopilada por Provea fueron entregadas 44.954 casas, una cifra de 23.588 viviendas sólo tomando las correspondientes a los meses del 2011 y la cantidad de 21.366 para los meses pertenecientes al 2012. El mes de mayor entrega de viviendas fue marzo del 2012, con 8.915 unidades, seguido de diciembre del 2011 (6.923 unidades) y abril del 2012 (6373 unidades). Los cinco estados en donde se construyeron y entregaron más casas, en orden de importancia, fueron Zulia (7.371 viviendas, 16.3% del total), Aragua (6.160 viviendas, 13.7% del total), Barinas (4.508 viviendas, 10% del total), Miranda (3.598 viviendas, 8% del total) y Carabobo (3.338 viviendas, 7.4% del total). Estas cifras revelan que sigue existiendo un énfasis en el desarrollo de soluciones habitacionales en el eje norte costero del país, lo cual no es coherente  con la política de desconcentración territorial que había sido anunciada en años anteriores, expresada en los primeros esfuerzos desarrollados en el marco de la llamada “Misión Villanueva”. A la cifra recopilada por Provea habría que sumarle la cantidad de 858 viviendas que anunciaron ser adjudicadas pero no pudo ubicarse su locación, con lo que el número llegaría a 45.812 viviendas.
Seguir leyendo “Las taras del “viviendismo””

Península Ibérica: El espectáculo bolivariano, tres años después

Hace casi tres años apareció el libro “Venezuela: La Revolución como espectáculo. Una crítica anarquista al gobierno bolivariano”, el cual tuve el honor de escribir y cuya edición en castellano fue coeditado por iniciativas editoriales de Madrid, Islas Canarias, Buenos Aires y Venezuela. Gracias a los buenos oficios de la red de compañeros y compañeras en todo el mundo, fue traducido y editado en inglés (See Sharp) y francés (Spartacus). Aprovechando el viaje a la península ibérica para asistir al Consejo Anual de la Internacional de Resistentes a la Guerra, compañeros/as me han pedido hablar sobre Venezuela en varios actos. Si los planes se cumplen, comentaremos la situación de los movimientos sociales autónomos en 4 ciudades diferentes, comenzando en Madrid, en la Librería La Malatesta, y siguiendo en Granada, en donde tendré el honor de abrir el tradicional otoño libertario de los compañeros de la CNT. Gracias a todos por su increíble amabilidad, que me está haciendo sentir como en casa!

Empresas y DDHH

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada porRafael Uzcátegui

A raíz del accidente ocurrido recientemente en la refinería de Amuay se ha puesto sobre el tapete la relación entre las empresas y los derechos humanos. Históricamente se ha considerado al Estado como el actor clave para el respeto, protección y cumplimiento de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Durante la década de los 90´s la contracción de las competencias estatales debido a la expansión del neoliberalismo originó una discusión acerca si debía colocarse a los entes privados, como las empresas transnacionales, en la misma jerarquía del Estado. 20 años después esta discusión ha sido superada por dos hechos fundamentales: Por un lado porque el Estado ha recuperado buena parte de sus capacidades regulatorias y, en segundo término, porque las propias Naciones Unidas y los Sistemas Internacionales de Protección a los derechos humanos han ido creando principios rectores que deben regir a todas las empresas en la materia, los cuales han ido ganando cada vez más consensos en el contexto de la globalización.

 

Estos principios, entonces, son pertinentes para conocer cuales serían las obligaciones en derechos humanos de las empresas ligadas a la principal industria del país: la extracción petrolera y energética, tanto para las estatales como PDVSA como para las empresas de capital mixto en donde participan transnacionales como Chevron, British Petroleum y Repsol.

Seguir leyendo “Empresas y DDHH”

The Cure: Peel Sessions

Me  encanta conseguir tesoros por la internet y compartirlos, como debe ser. En el sitio web Sonido underground hay publicados varios Peel Sessions, aquellas memorables tomas de aquel mítico programa de la BBC donde las bandas grababan con sonido demo cuatro de sus temas, de artistas increibles como Buzzcocks, Joy Division, Crass, etc. EL de The Cure, que posteo, esta increible pues tiene las sesiones de la banda entre los años 1978 y 1985, los más darks y postpunk del combo. En total 6 Peel Sessions, 24 temas de la Cura cuyo sonido te transporta a un concierto en algún pequeño pub inglés.

Para descargarlo ACA

Escucha “A Forest”, de su tercer Peel Session: http://www.ivoox.com/the-cure-a-forest-peel-session_md_1414649_1.mp3″ Ir a descargar

Haximú: 20 años después

Rafael Uzcátegui

Como un terrible preludio del 20 aniversario de la Masacre de Haximú, donde 16 indígenas yanomamis fueron asesinados por garimpeiros en el año 1993, diferentes organizaciones del estado Amazonas han denunciado el ataque con armas de fuego y explosivos en contra de la comunidad Irotatheri del Alto Orinoco. Según la denuncia, del grupo de 80 habitantes del shabono solamente se conoce el paradero de tres sobrevivientes. La organización indígena Horonami se trasladó al lugar del ataque y habría recogido testimonios de testigos que confirmarían el ataque. Ante la falta de acciones concretas, el pasado 27 de agosto introdujeron ante el Defensor del Pueblo Delegado del Estado Amazonas, el Fiscal Superior del Estado Amazonas, y el Comandante de la 52 Brigada Ejército y Guarnición Militar de Puerto Ayacucho una solicitud de investigación formal de la masacre. Ha sido la difusión mediática de la denuncia, recogida con alarma por agencias internacionales, la que ha obligado a las autoridades a tomar cartas en el asunto.

Si las denuncias sobre el ataque terminan de confirmarse, se convertiría en una masacre peor que la de Haximú, tras la cual el Estado venezolano se había comprometido a asumir una serie de iniciativas para garantizar la vida e integridad del pueblo Yanomami. El 06.12.96, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recibió una denuncia presentada por el  Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho, Provea, el Centro para la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y Human Rights Watch Americas (en adelante “los peticionarios”), en contra del Estado venezolano por el asesinato de 16 indígenas Yanomami de la región de Haximú, ocurrido entre los meses de junio y julio de 1993; por no haber impedido de modo efectivo la presencia de garimpeiros en el territorio Yanomami; y por la falta de investigación, procesamiento y sanción de los responsables. Las organizaciones alegaban que el Estado era responsable por la violación de los derechos a la vida, a la integridad física, a las garantías judiciales, a la propiedad privada, a la circulación y residencia, a la igualdad ante la ley y a la protección judicial.
Seguir leyendo “Haximú: 20 años después”

Hacer la verguenza más vergonzosa publicándola: Paul Gillman

Para que en un futuro no olvidemos ciertas cosas y ciertos personajes, a manera de archivo reposteo aca la “polémica” que sostuvo el señor Paul Gillman con la banda Zapato 3 y su posterior disculpa, luego de recibir una llamada telefónica desde lo alto recordándole que estaban en campaña electoral. El hilo lo tomo de Cultura Subterranea:

Acá el primer comunicado:

“Una reflexión revolucionaria…… ZAPATO 3 es una banda de clara tendencia de oposición, hace tiempo que ya ni viven en este país, su cantante es yerno de Teodoro Petkoff furibundo apátrida venezolano, sus letras no dejan ningún mensaje constructivo a la juventud, sus neuronas solo alcanzan para cantarle a unas “pantaletas negras” (con enorme esfuerzo…)… Sin embargo los reciben como héroes y de paso instituciones del estado se les rinden a sus pies y les pagan hasta 425 mil Bs POR PRESENTACIÓN (Aparte de los gastos), que tal????…… Mientras uno llega a veces hasta la humillación para poder conseguir recursos para darle a todas y todos los guerreros un festival solidario como el GILLMANFEST donde ponemos bien en alto la bandera del rock nacional y llenamos de contenido a miles y miles de valientes que ZAPATO 3 no llegaría a convocar en 1 solo concierto ni quedándose en el país durante los próximos 10 años!!!…. Allí están nuestras instituciones gubernamentales, gobernaciones y alcaldías bolivarianas llenando los bolsillos de estos oportunistas quienes seguramente regresarán a su Miami a cagarse de la risa de nuestra revolución y de nuestro país, mientras que los que hemos defendido a la patria durante décadas con nuestra  única arma EL ROCK NACIONAL seguiremos aquí a pesar de las injusticias…. “Irreverencia en la discusión”, lealtad en la acción y unidad en la batalla”… Paul Gillman”

Seguir leyendo “Hacer la verguenza más vergonzosa publicándola: Paul Gillman”

Más presión, más fama

Rafael Uzcátegui, coordinador del área de Investigación de la ONG Provea, repasa varios escándalos de artistas que tras la presión de sus gobiernos sólo han sumado notoriedad y defensores a la libertad de expresión. La banda musical rusa Pussy Riot versus el presidente Vladimir Putin, por ejemplo.

Rafael Uzcátegui
Especial para Correo del Caroní

A finales de 2011 se realizaron elecciones parlamentarias en Rusia, las cuales finalizaron con acusaciones generalizadas de fraude. El sufragio se realizó dos meses después que Vladimir Putin anunció su plan de volver a la presidencia tras cuatro años como primer ministro; ello desencadenó una ola de protestas. La leyenda dice que al calor de estas movilizaciones surgió la idea de formar una banda de rock punk con el nombre Pussy Riot.

Tres de sus integrantes fueron sentenciadas el pasado 17 de agosto a dos años de cárcel tras ser detenidas por realizar una presentación dentro de la catedral Cristo Redentor de Moscú, donde interpretaron una canción en la que pedían a la virgen “llevarse lejos a Putin”.

La actuación, realizada con máscaras y ropas coloridas, fue grabada para ser difundida a través de la red social YouTube, pero tras la condena las críticas sobre el autoritarismo y la represión a la disidencia dentro de Rusia han trascendido los círculos de activistas y alcanzado la opinión pública mundial.

Yekaterina Samutsevich y Maria Alyokhina, de 24 años, y Nadezhda Tolokonnikova, de 22, son las tres integrantes identificadas de la banda detenidas por las autoridades. Recientemente se conoció que dos más habrían huido fuera del país.

Amnistía Internacional (AI) las consideran “presas de conciencia” y muchas personalidades del mundo artístico, como Paul McCartney, Björk, Madonna y Red Hot Chili Peppers han condenado lo que catalogan un “castigo desproporcionado” contra las chicas.

Religión y poder

La presentación de las Pussy Riot es amada y odiada a partes iguales. Sus detractores argumentan que toda profanación de lugares sagrados debe ser penalizada. ¿Cuál era el sentido de escoger la catedral para la actuación? Samutsevich lo explicó en su alegato final durante el juicio: “La importancia simbólica de la catedral de Cristo Redentor en la estrategia política del poder resultó obvia cuando el antiguo compañero en la KGB de Vladimir Putin, Kirill Gundyaev, tomó el relevo como cabeza de la iglesia ortodoxa rusa.

Desde entonces, empezó a usarse abiertamente como un ostentoso escenario para la política de los servicios de seguridad, que son la principal fuente del poder en Rusia. La relación de la principal figura eclesiástica rusa es explícita en la canción Virgen María: “Llévate lejos a Putin: El jefe de la KGB, su santo principal/conduce a los manifestantes a prisión bajo escolta (…) La Iglesia alaba a dictadores podridos/La procesión cruzada por un portador de limosinas negras”.

Prisioneras de conciencia

AI afirma que el proceso judicial contra las Pussy Riot tuvo motivación política y que fueron enjuiciadas injustamente por una acción de protesta legítima, aunque “potencialmente ofensiva”. “Lo que hicieron fue algo calculado -afirmó el vocero de la ONG, John Dalhuisen- y para causar un efecto de shock, y lo lograron para muchas personas. Pero al condenarlas a dos años de cárcel, Rusia está imponiendo unos límites a la libertad de expresión equivocados”. La conocida organización de derechos humanos solicitó la libertad inmediata e incondicional para las tres activistas.

Todos los argumentos de las rabiosas punks feministas sobre la naturaleza del gobierno ruso se confirman tras la sentencia. Al hacer un balance de su situación, Samutsevich afirmó:

“Comparadas con la maquinaria judicial, no somos nadie y hemos perdido. Por otro lado, hemos ganado. Ahora el mundo entero puede ver que la causa criminal contra nosotras ha sido un montaje. El sistema no puede ocultar la naturaleza represiva de este juicio. Una vez más, Rusia aparece ante los ojos del mundo como algo totalmente diferente a lo que Putin trata de presentar a diario en los encuentros internacionales”.

En la fecha del juicio, activistas de por lo menos 63 ciudades del planeta realizaron manifestaciones por su libertad tras la convocatoria a un “Día mundial de acción por Pussy Riot” difundida a través de las redes sociales. Incluso en Venezuela hay una iniciativa de solidaridad con las rusas que puede seguirse a través de la cuenta Twitter @pussyriotlibres.

Provocación con historia

A lo largo de sus más de 40 años de historia, bandas punks han protagonizado diversas polémicas, tras provocar mediante las irreverentes letras de sus canciones, a las autoridades. En 1977 los Sex Pistols, considerados unos de los pioneros del género, difundió la canción God save the queen con la que criticaron duramente a la monarquía, lo que generó un escándalo que motivó la prohibición de su radiodifusión y la suspensión de varios de sus conciertos dentro del Reino Unido.

No obstante el veto se tradujo en éxito de ventas y ubicaron el sencillo en el puesto número 1 de los más vendidos de Inglaterra. Menos comerciales y más políticos fueron los también ingleses Crass, quienes para protestar por la Guerra de las Malvinas mezclaron audios con declaraciones de Margaret Thatcher y Ronald Reagan, en una simulada conversación acerca la guerra.

La grabación, conocida como los Thatchergates, fue enviada anónimamente a los medios, ocasionando un incidente diplomático entre ambos países. Dentro de Estados Unidos unos punks californianos decidieron, de entrada, recordar el controvertido asesinato de un ex presidente. No fue la última de sus provocaciones.

Los Dead Kennedys dedicaron incordiantes canciones a Ronald Reagan, como “Día de fiesta en Camboya” y “tenemos el mayor problema ahora”. De hecho, el presidente estadounidense fue una cantera de inspiración para bandas punks estadounidenses de los ochentas como: Reagan Youth, Bad Religion, Bad Brains y The Minutemen. Tanto fue así que Joe Keithley, vocalista de la banda D.O.A. preguntó a sus fanáticos durante un concierto: “¿Quién fue la persona que hizo más por el punk durante los años 80?”, a lo cual respondió “¡Fue Ronald Reagan, muchos formamos bandas punks por su culpa!”.

“Nosotras, y muchos otros ciudadanos de nuestro país, deseamos con todas nuestras fuerzas, cada vez más, arrebatar a Putin su monopolio del poder, porque ya no parece tan absoluto ni tan terrible. No es más que una ilusión, creada por sus asesores de imagen en las cadenas oficiales de televisión”. Yekaterina Samutsevich, Pussy Riot.