Venezuela: La crisis de los liderazgos con pies de barro

A9o_XhwCMAENQO_Rafael Uzcátegui

Los recientes resultados de las elecciones regionales en Venezuela, donde la opción oficialista alcanzó 20 de las 23 gobernaciones en pugna, catalizan la crisis de los liderazgos polarizados que protagonizaron el llamado proceso bolivariano entre 1998 y el 2012. Lo más evidente de la jornada es el derrumbamiento del antichavismo mediático de los partidos políticos tradicionales. Sin embargo, como describiremos, la cuantía de sufragios ratifican a su vez los trances al interior del movimiento bolivariano ante la posibilidad de la desaparición de su líder del panorama político. Las consecuencias para los dos sectores abren un escenario inédito en la última década en el país: La necesidad de la emergencia de liderazgos sociales alternativos, construidos sobre ejes y referencias diferentes a los que han hegemonizado el conflicto durante el período de control bolivariano del país.

Polarización cupular en crisis

Durante todo el 2012 Venezuela estuvo a la expectativa de los resultados de la votación presidencial pautada el 7 de octubre, la cual favoreció la reelección de Hugo Chávez con un 55.07% de los sufragios y una diferencia de 1.599.828 votos con su principal contrincante Henrique Capriles. Este resultado significaba: 1) La ratificación del liderazgo de Hugo Chávez sobre amplios sectores de la población, y 2) La aprobación por la llamada “soberanía popular” del proyecto de gobierno 2013-2019 cuya principal novedad, respecto a la gestión anterior, era la promoción del llamado “Estado Comunal”. Si bien era cierto que la oposición había crecido electoralmente, respecto a las presidenciales del año 2006, más vigorosamente que el chavismo (Capriles obtuvo 2.298.838 votos más que el anterior candidato Manuel Rosales, mientras que Chávez aumentó sólo 882.052 votos), si esta tendencia se mantenía los opositores debían esperar 2 elecciones presidenciales más para alcanzar la primera magistratura del país.

El impulso del proyecto estatizante “comunal”, que prometía una re-territorialización del país, sugería que las instancias tradicionales de poder local serían progresivamente desplazadas por la nueva figura creada desde el Ejecutivo. En este escenario la elección de gobernadores y gobernadoras era más un requisito formal que un soporte real de la acción gubernamental para los próximos años. Una semana antes de las elecciones regionales la situación cambió. La revelación de una nueva intervención quirúrgica del presidente Chávez, el reconocimiento de la posibilidad de su desaparición –por lo menos de la actividad pública- y la designación de Nicolás Maduro como su sucesor, redimensionó el papel de las gobernaciones en una eventual transición post-chavista. Para los sectores opositores significaría, además, demostrar el nivel de unidad y cohesión necesario para afrontar unas nuevas elecciones presidenciales, manteniendo el control de las principales ciudades del país, como había sido la tendencia hasta el 2012. Para el oficialismo la cita mediría su capital electoral y capacidad de movilización en las primeras elecciones con un Chávez ausente. Los resultados revelaron la crisis de representatividad instalada en ambos sectores.

“Con Chávez todo, sin Chávez nada”

Venezuela ha sido un país históricamente presidencialista, con alta abstención para las elecciones distintas al del primer mandatario. Esta característica se reforzó durante el llamado proceso bolivariano, lo cual corrobora el dato que, comparadas con las elecciones de dos meses antes, 5.912.465 personas dejaron de participar en los comicios para gobernadores. Dividiendo este retroceso en bloques, tendríamos que 3.337.638 personas que votaron por Chávez no apoyaron las candidaturas oficialistas, mientras que 2.708.267 personas que votaron por Capriles no respaldaron las candidaturas opositoras. Sin embargo, como apuntamos, el contraste no debe realizarse con las presidenciales, sino con las regionales anteriores, realizadas en el año 2008. Sumando sólo los votos para elegir gobernadores (en el 2008 se eligieron varios cargos) tenemos que en el 2012 hubo 868.170 votos menos para mandatarios regionales, a pesar de la incorporación de 576.885 nuevos votantes al registro electoral. Los opositores experimentaron una reducción de su base electoral regional de 603.298 votos, mientras que los oficialistas se contrajeron en 264.872 electores.

Como apuntábamos, para la coalición de partidos integrantes del llamado “Gran Polo Patriótico” (GPP) los comicios eran claves para cuantificar los resultados de una campaña electoral con un Chávez ausente, así como su capacidad de movilización y convocatoria sin el protagonismo activo del caudillo. Tras la victoria presidencial del 7-O, se intentó mantener la energía movimientista bolivariana con un llamado a un “proceso constituyente” para debatir el programa de gobierno del candidato electo, sin canales claros de información y participación, con un margen de tiempo risible para un proceso deliberativo de carácter nacional (poco más de un mes) y claramente enmarcado en el calendario electoral oficial. Los resultados no fueron sorpresivos. Ante la ausencia del presidente Chávez, la convocatoria “constituyente” fue un fracaso. La dirigencia oficialista, tras el anuncio de la enfermedad presidencial, intentó utilizar este elemento para movilizar a su electorado, por lo que la consigna unitaria en la última semana de campaña afirmaba que el voto se convertía en una prueba de fidelidad con el presidente (“Ahora más que nunca con Chávez”) y un tributo para su enfermedad (“Regálale a Chávez un mapa pintado de rojo”). La apelación a los recursos emocionales, efectivos cuando eran realizados por el propio Chávez, ni aumentó ni logró mantener el nivel de votos alcanzados en las anteriores regionales. La hipotética e inminente desaparición del líder bolivariano, por lo menos del escenario político, significa la crisis de liderazgo de un movimiento cimentado en base al carisma y el culto a la personalidad.

Un segundo aspecto a considerar es que los resultados regionales revirtieron el aparente debilitamiento experimentado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las presidenciales, cuando la contribución del llamado “chavismo disidente” (organizaciones políticas que formando parte de la coalición electoral son refractarias al PSUV) fue decisiva para la reelección. Organizaciones como el Partido Comunista de Venezuela (PCV), Redes, Tupamaros, Podemos y Patria Para Todos aportaron 1.803.480 votos, una cifra ligeramente superior a la diferencia en votos con el candidato opositor Capriles Radonski. Este resultado, en su momento, ofreció varias lecturas. Una de ellas era que estas organizaciones recanalizaban el descontento con la gestión y la burocracia de la maquinaria partidista roja. La segunda era que estos números supuestamente materializaban el deseo del electorado chavista de radicalizar el proceso bolivariano.

A diferencia de las nacionales, el aporte del llamado “chavismo disidente” fue menos relevante. Aquel millón y medio de octubre se redujo a 686.983 votos dos meses después, y de aportar 22,03% del total de votos para la victoria bolivariana pasó a contribuir con 13,4%. Esto parece indicar que la sombra de estas pequeñas organizaciones también depende del árbol llamado Hugo Chávez, y que su incidencia dentro del movimiento bolivariano es más simbólica que real. Hay que recordar que el PSUV –y el propio presidente- designaron las candidaturas oficiales en todo el país (11 de los cuales eran militares), contrariando el clamor de estas organizaciones que pedían elecciones por la base, paradójicamente como sí lo habían realizado en la oposición. El Presidente impuso la disciplina partidista, que llevó a estas organizaciones a realizar apoyos lamentables: Negando su propia historia, el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y Tupamaros, por nombrar los dos abiertos herederos de la lucha armada en el país, sustentaron la candidatura en Guárico de Ramón Rodríguez Chacín, uno de los autores intelectuales de la llamada “Masacre de El Amparo”, que en 1988 asesinó a 14 pescadores en el estado Apure para presentarlos como falsos positivos de la lucha antisubversiva.

La unidad como chantaje

Los resultados del 16D significan la visibilización definitiva de la crisis a lo interno de la llamada “Mesa de la Unidad Democrática” (MUD), con un saldo negativo que pone fin al control opositor de las principales ciudades del país, que en el pasado alimentó la hipótesis de la ruralización del liderazgo presidencial. La pérdida del apoyo del electorado opositor a la MUD tiene varias motivaciones. La primera es la mala gestión de sus gobernadores y el control cuasi-feudal de sus territorios. Esto derivó que, en las regiones bajo su mandato, los opositores decidieran las candidaturas por consenso cupular, obviando la simulación democrática que implementaron en el resto del país. En segundo lugar de importancia, a nuestro juicio, los resultados regionales demuestran la ausencia de una oferta electoral basada menos en un proyecto de país y más en capitalizar el llamado “voto-castigo” antichavista. La estrategia que se privilegió durante todo el año fue centrada exclusivamente en derrotar electoralmente a Hugo Chávez, una “victoria segura” según los voceros de campaña que, única y exclusivamente, necesitaba de la “unidad” del universo no oficial. La MUD privilegió un tipo de liderazgo virtual y mediático sin relaciones con los conflictos de calle. Re-electo Chávez la MUD no tenía más nada que ofertar. Otro de los grandes derrotados es el relato opositor más conservador, incapaz de comprender la naturaleza del fenómeno bolivariano.  La enfermedad presidencial no estimuló la votación opositora, a pesar de los reiterados llamados, convirtiéndose en una abstención castigo contra una dirigencia que había diseñado líneas de actuación que hasta el 2012 habían sido ejecutadas diligentemente por el grueso de la población opositora. Por otra parte la estrategia de electoralizar a toda costa el descontento antichavista tuvo como su contraparte la aceptación, sin las resistencias del pasado, de un Consejo Nacional Electoral ni independiente ni transparente, como lo demostraron las diferentes decisiones y omisiones que favorecieron el uso y abuso de recursos públicos en la campaña y el favoritismo bolivariano. La mezcla de todas las anteriores diseminaron el derrotismo y la resignación de un electorado que, como último recurso espera que sea la ausencia del líder bolivariano la que modifique la situación.

Los resultados afectaron especialmente a los partidos políticos Un Nuevo Tiempo (UNT, Pablo Pérez), Proyecto Venezuela  (Henrique Salas Feo), Acción Democrática (Morel Rodríguez) y Copei (César Pérez Vivas), cuyas anclas en las gobernaciones y no el respaldo popular de calle les brindaban el espacio político dentro de la coalición opositora. Los números tampoco favorecieron al denominado “dirigente de la oposición”, Henrique Capriles de Primero Justicia, quien apenas pudo superar en 4 puntos porcentuales al candidato oficialista tras, con algunas dificultades, activar la maquinaria partidista. Si los resultados hubieran sido diferentes a la implosión, su liderazgo estuviera severamente cuestionado.  Quienes salieron mejor librados fueron Henry Falcón (8 puntos de diferencia) y Liborio Guarulla (9 puntos), miembros de la organización Avanzada Progresista, ambos de origen bolivariano y ahora representantes del ala izquierdista de la coalición. El perfil actual de la coalición electoral se debate entre la centro derecha (Primero Justicia) y la social democracia (Avanzada progresista). La crisis del liderazgo antichavista no se limita solamente a sus representantes políticos, sino también a los simbólicos, especialmente los medios de comunicación de línea editorial abiertamente opositora, quienes –como sugieren los resultados- ya no sintonizan con las aspiraciones de su base electoral.

Crisis como oportunidad

Si lo que parece el comienzo de una profunda crisis de representación político-partidista coincide con el inicio de una crisis económica (inflación más devaluación de la moneda), el 2013 será un año de creciente y explosiva ingobernabilidad, con posibles alianzas inéditas que intenten servir de dique de contención al descontento. Este escenario, como pocos en los últimos 13 años, abre la posibilidad de una despolarización desde abajo y de la irrupción de liderazgos sociales alternativos al maniqueísmo dominante de la última década. La ausencia de redes y movimientos sociales autónomos en el país abre interrogantes sobre desde donde comenzará la recomposición del tejido social contrahegemónico en el país. ¿Sectores movilizados en reacción a una problemática concreta despertarán la indignación de las multitudes?, ¿Cuáles valores y herramientas organizacionales de la época bolivariana sobrevivirán a la fragmentación del proyecto? En esta nueva etapa, ¿se profundizará o revertirá la militarización de la sociedad venezolana? ¿Es factible la posibilidad de un golpe de Estado parlamentario y/o constitucional para postergar y controlar los contornos de la transición? Los escenarios futuros dependen, en buena medida, de la suerte del propio Hugo Chávez, cuya enfermedad continúa siendo un secreto de Estado.

Caracas 21.12.12

Otras reflexiones del autor sobre los acontecimientos políticos en Venezuela de las últimas semanas: https://rafaeluzcategui.wordpress.com/

Un comentario en “Venezuela: La crisis de los liderazgos con pies de barro

  1. Armando Chaguaceda

    Rafa, como casi siempre coincidimos en buena parte de los diagnósticos: sobre la persistencia del presidencialismo y el pretorianismo venezolanos, sobre la crisis de ambos liderazgos, sobre la falta de propuestas de oficialismo y MUD…incluso sobre el elemento chantaje que ambos bloques usan (la MUD queriendo acotar las opciones a los rejuegos partidarios y los lideres que tienen; el PSUV al lacrimeo religioso al estilo de “se nos va, a cumplir con él, oremos por él, etc etc”) …y creo como tú que el 2013 será uno de previsible cambio de régimen, aunque no sé si lo que viene pueda ser llamado “República”…..la única (e importante ) diferencia que veo entre nuestros análisis es que, aun sin ser mi opción ideológica la oferta de la MUD – que como dices es heterogénea, con polos más a la de derecha o a la izquierda- , estoy convencido que sin un bloque opositor fuerte (aún este, cargado de pasado y con un proyecto país similar al chavista : rentista, partidocéntrico, etc) el proyecto del Estado Comunal devorará a todos: izquierdistas autónomos, viejas derechas, etc… a TODOS…ese proyecto suprimirá los derechos a resistirlo, a informarse autónomamente, a existir fuera de sus redes y estructuras verticales y movilizativas…es por esa razón -y no por afinidad con su propuesta – que prefiero que la oposición – en su formato MUD u otros que reinvente- siga siendo un facto de poder: mejor tener dos dragones que se enfrentan y poder ir sobreviviendo y creando fuerza popular, que contra un solo Leviatan que nos comerá a todos…abrazotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s