El guión y la conmoción

eduarddavila

Rafael Uzcátegui

 

Para ningún local es un secreto que la violencia y la inseguridad se han convertido en los más graves flagelos de la sociedad venezolana actual. Aunque hay muchas evidencias que sugieren que la cifra es mayor, el propio gobierno reconoció que durante el año 2012 se registraron 16.000 homicidios en el país, un promedio de 43,8 homicidios diarios. La violencia, como una epidemia, tristemente se expande en todas las dimensiones de la vida de los venezolano/as, sin dejar resquicio inmune de la posibilidad de ser asesinado por trivialidades. La causa de las muertes, injustificables de por sí, se enrarecen al introducirse de manera artificial otras motivaciones que la irracionalidad. Aunque no sorprende, hay gente que hace politiquería con la muerte e intenta capitalizar la sinrazón y el desconcierto.

 

El gobierno venezolano, a raíz de las protestas de los seguidores de los partidos políticos opositores por los resultados electorales del pasado 14 de abril, ha atribuido 9 asesinatos por razones políticas a lo que denomina “violencia fascista”. Si bien los niveles de intolerancia y crispación política, junto al contexto de violencia, hace plausible la exterminación física como consecuencia de la deshumanización inducida por la polarización, diferentes elementos sugieren que esta cifra ha sido convenientemente inflada y exagerada para intentar deslegitimar cualquier tipo de movilización y crítica antigubernamental. De hecho, aunque el Ministerio Público había afirmado que 9 personas habían perdido la vida por la “violencia fascista”, la Asamblea Nacional condecora solamente a 5 de ellos como “mártires de la revolución bolivariana”: http://www.asambleanacional.gob.ve/noticia/show/id/1635. ¿Qué pasó con los otros 4? ¿Son 9, 5 o menos las personas que perdieron la vida por razones políticas? En cualquier caso tocaría al Estado establecer las responsabilidades y sanciones de todos y cada uno de los homicidios denunciados.

Es curioso, por decir lo menos, que en el cierre de campaña del candidato oficialista Nicolás Maduro 4 personas en Caracas hayan perdido la vida en hechos similares denunciados por la Fiscal General, y que los mismos no hayan generado las afirmaciones para los que ocurrieron después del 15 de abril. Citamos uno de los casos, extraído del diario El Siglo: “Edward Alejandro Dávila Camacho, de 35 años de edad, identificaron a la persona que resultó muerta al recibir un tiro, a eso de las 9:00 pm del jueves, luego de terminar el acto de cierre de la campaña de Maduro. La víctima se encontraba entre la avenida Libertador y calle El Empalme de La Campiña, municipio metropolitano Libertador. Dávila era contratado por la empresa estadal de la industria petrolera. Cada vez que se efectuaba un acto político era el encargado de animar el acto con juegos pirotécnicos. Se encontraba lanzando los juegos artificiales, cuando por el sitio pasó una motocicleta con dos sujetos y el parrillero efectuó disparos indiscriminados. Dávila fue impactado en la región pectoral y una vez que algunos presentes se percataron de lo ocurrido lo trasladaron al Hospital Clínico Universitario, donde a los pocos minutos del ingreso falleció. Los familiares de Edward Alejandro, diligenciaban en la mañana de ayer la entrega del cadáver en la medicatura forense. El tío de la víctima, José Manuel Camacho, considera que la muerte de su sobrino tuvo una motivación política. El tío presume que los disparos se confundieron con el ruido de los cohetes. Le avisaron telefónicamente que a Dávila lo habían matado”. http://elsiglo.com.ve/article/48812/Cuatro-personas-muertas-a-tiros-en-cierre-de-campana-del-oficialismo

 

Una persona identificada con el oficialismo manipulaba fuegos artificiales a favor del candidato Maduro, y dos sujetos, sin mediar palabras, lo asesinaron con tiros en el pecho. Cuando leí la versión de los hechos, a través de mi cuenta twitter expresé preocupación por un caso que sugería tener motivaciones políticas detrás del crimen. Sin embargo, extrañamente los voceros oficiales no se hicieron eco de esta versión, a pesar de estar en la antesala de una elección. ¿Por qué se descarta para este caso y se asume para otros?, Si fueron capaces de mentir sobre la quemas de centros de salud, ¿no es posible que mientan para otras cosas?, ¿Había un guión preparado para causar conmoción desde un relato que incluyera vandalismo contra Mercal y CDI´s, así como homicidios contra partidarios del oficialismo?, ¿Qué tipo de decisiones buscaba justificar esta conmoción?

 

Es una pena que la muerte y el asesinato sean pasto de la politiquería mas vil, y que para los familiares la situación del sistema de “justicia” del país no de esperanzas de revertir la impunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s