Socialismo, barbarie y burocratización

Castoriadis

Rafael Uzcátegui

Luce incomprensible, a menos que un sector del bolivarianismo apueste al sacrificio de Nicolás Maduro en aras de una transición pactada a mediano plazo, la respuesta oficialista a los resultados electorales del pasado 14-A. La radicalización mediática de sus voceros, con escasos correlatos en la realidad, tiene eco precisamente en el sector que difícilmente votaría por una opción diferente a la chavista, pero que a todas luces es minoría dentro de su capital electoral. Durante un tiempo buena parte de los sectores opositores no entendían lo que pasaba en el país. Hoy, la perplejidad se ubica dentro del bando rojo. ¿Cómo entender ese desconcierto? Quizás buscando algunas claves dentro de su propia racionalidad, la revolucionaria.

Cornelius Castoriadis, el filósofo y psicoanalista turco, que evolucionó del marxismo al socialismo libertario, durante sus años en la revista “Socialismo o Barbarie” se dedicó a reflexionar sobre la descomposición de las revoluciones que tomaban el poder. Uno de sus conceptos utilizados era la “degeneración” de las organizaciones que afirmaban representar los intereses populares: “Degeneración significa que la organización tiende a separarse de la clase obrera, que se convierte en un organismo aparte, en su dirección, de hecho y de derecho. Pero eso no sucede a causa de los defectos estructurales de las organizaciones, de sus concepciones erróneas o de algún maleficio (…) Cuando se crea una relación de dirigente a ejecutante entre el partido y el sindicato y el proletariado, significa que este último ha aceptado que se instaure en su seno una relación de tipo capitalista”. Castoriadis apareja por ello degeneración a burocratización, “cuando la relación social fundamental del capitalismo moderno, la relación de dirigentes y ejecutantes, se reproducía dentro del propio movimiento obrero”. ¿Es burocrática la actual cúpula dirigente bolivariana?, ¿Son incapaces de sintonizar con el mayoritario chavismo popular, ese cuya única sintonía era con Hugo Chávez?, ¿El madurismo prioriza como vínculo la mediatización brindada por las imágenes de su propia propaganda?

Todos los días escucho gente que afirma que Maduro traiciona el legado de Hugo Chávez. Pero como dice Castoriadis la noción de traición sólo tiene sentido en las relaciones sociales: “Nadie puede traicionar mucho tiempo a quienes no quieren ser traicionados y hacen lo necesario para no serlo”. Sin la cohesión carismática proporcionada por Hugo Chávez, el agotamiento de la oferta ideológica, la erosión de la autoridad de Nicolás Maduro a lo interno del bolivarianismo, la suma de errores recientes y el tener que asumir medidas económicas de alto impacto, pronostican que el sector bolivariano será la oferta política de mayor decrecimiento en el país. Negras tormentas agitan los aires. @fanzinero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s