Fracking endógeno

Rafael Uzcátegui

Pocos meses duró el furor de quienes veían la estatización argentina del 51% de las acciones perteneciente a Repsol de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) como una prueba del avance del neosocialismo regional sobre el capitalismo. Recientemente Chevron ha firmado un acuerdo con YPF para explotar yacimiento en la región “Vaca Muerta”, ubicados en la provincia de Neuquén. Dicho entendimiento esta siendo cuestionado por diversas organizaciones sociales y populares del país austral, incluyendo indígenas mapuches que serán afectados por la actividad extractiva. Uno de los argumentos utilizados en la campaña es la objeción a la tecnología “fracking” o fractura hidráulica, a utilizarse en el proyecto, debido a su alto impacto ambiental: “La técnica fracking consiste en inyectar agua, ácidos corrosivos y arena a miles de metros de profundidad, con la intención de producir microfracturas en la llamada “roca madre”, allí donde se fueron almacenando los fósiles desde épocas inmemoriales (…) La experiencia en Estados Unidos prueba que los impactos son graves y de corto plazo: contaminación de aguas subterráneas y superficiales con gas metano; activación de fallas geológicas que originan movimientos sísmicos, impacto sobre la salud de las personas y los animales. Diferentes estudios confirman la contaminación de agua, suelo y aire por exposición a químicos del fracking, así como la muerte de animales y malformaciones (…) Las controversias sobre el fracking llevaron a su prohibición en Francia y en Bulgaria, así como en el estado de Vermont (USA) y en Quebec (Canadá), mientras que en otros lugares se ha aprobado la moratoria (suspensión), tal como sucedió en Nueva York, y en varias regiones de Europa”.
Siendo esta tecnología tan peligrosa, es lógico preguntarse si está siendo utilizada en nuestro país. En el boletín “Contacto con la Nueva Pdvsa” de agosto del 2006, Petróleos de Venezuela (PDVSA) realizó un reportaje sobre cómo viene implementando el fracking en su operación: “Se llevó a cabo con éxito la técnica de fracturamiento hidráulico, la cual permitió un aumento significativo de la producción en los 11 pozos del Distrito Social Norte donde fue aplicada (…) Antes de la aplicación de la técnica la producción total de los 11 pozos era de 4 mil 130 barriles diarios (MBD) y luego del tratamiento los pozos produjeron más de 17 MBD. Asimismo, la técnica incrementó la producción de gas en los 11 pozos, de 24,2 millones de pies cúbicos (MMPC) de gas a 115 MMPC”. Para finalizar expresan: “Debido al éxito obtenido, se estima que el fracturamiento hidráulico se aplique a más pozos durante el 2006, lo que ayudará a cumplir las metas del Plan Siembra Petrolera en el período 2006-2030”. La utilización del fracking en Venezuela es un argumento para quienes pensamos que el proyecto “ecosocialista” promocionado por el Ejecutivo es una mera entelequia y que un verdadero contrapeso es la conformación de un amplio y autonónomo movimiento social son sensibilidad ambiental.  @fanzinero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s