Yasuní: Extractivismo vs Parque Nacional en Ecuador

Rafael Uzcátegui

El 15 de agosto pasado, el presidente ecuatoriano Rafael Correa anunció la finalización por decreto de la llamada “Iniciativa Yasuní-ITT”, propuesta por los movimientos sociales, la cual consistía en dejar los hidrocarburos ubicados dentro del Parque Nacional Yasuní (donde se ubica el bloque petrolero Ishpingo-Tambococha-Tiputini, ITT) bajo tierra en aras de conservar la rica biodiversidad de la zona, calculada en 664 especies de árboles y arbustos por hectárea. Tras la presión y movilización popular, el gobierno asumió en el 2007 la demanda pero incorporando que para ello debería recibir por lo menos 3.500 millones de dólares de la comunidad internacional “por concepto de la deuda ecológica que tienen los países del Norte con los del Sur”. Los argumentos estatales para dar por terminada la iniciativa Yasuní-ITT fueron la falta de interés internacional y la necesidad de recursos para salir de la pobreza, objeciones débiles para los movimientos sociales ecuatorianos que ya han anunciado movilizaciones para rechazar la decisión.

Según las estimaciones, las reservas del bloque ITT alanzan 846 millones de barriles de crido pesado. En el yacimiento se explotarían, a partir del quinto año y por más de una década, 107.000 barriles diarios. Aunque el monto total de extracción es casi la cuarta parte de las reservas probadas en Ecuador, los activistas han demostrado que esa cantidad de petróleo alimentaría apenas unos ocho días de consumo petrolero en el mundo.

No obstante para las organizaciones sociales en Ecuador la propuesta de dejar el crudo en el subsuelo está vigente y seguirá siendo una agenda fundamental, innovadora, necesaria para el futuro del país y de todo el globo. Para defenderla han constituido el movimiento “YasUnidos” para promover una  consulta para defender al Parque Nacional Yasuní. Para que la consulta tenga lugar se necesitan 600.000 firmas de respaldo. El pasado 22 de agosto, se presentó ante la Corte Constitucional del Ecuador la solicitud de dictamen de constitucionalidad de la pregunta que sería la base de la consulta: “Esta usted de acuerdo en que el gobierno ecuatoriano mantenga el crudo del ITT, conocido como Bloque 43, indefinidamente bajo el subsuelo?”.

En el Ecuador se han librado, y ganado, batallas importante contra el modelo extractivista impuesto en la región tanto por gobiernos de izquierda como de derecha. Habría que preguntarse el porqué en el país con las mayores reservas de petróleo y gas del continente, esta discusión es inexistente. @fanzinero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s