De la indignación a la esperanza

castellsRafael Uzcátegui

Debido a la posibilidad de ayudarnos a entender mejor la complejidad de los conflictos actuales en Venezuela, hago un apretado resumen del capítulo “Cambiar el mundo en la sociedad red” del libro “Redes de indignación y esperanza” del sociólogo español Manuel Castells.

Los movimientos sociales actuales presentan características comunes:

1) Están conectados en red de numerosas formas: El uso de Internet y las redes de comunicación móvil es fundamental, incluye redes sociales online y offline, así como redes sociales ya existentes y otras formadas durante las acciones del movimiento.

2) Comienzan en las redes sociales, pero se convierten en movimiento al ocupar el espacio urbano, ya sea mediante la vigilia permanente de plazas públicas o por las manifestaciones continuadas. Este híbrido de ciberespacio y espacio urbano constituye un tercer espacio: el espacio de la autonomía.

3) Son locales y globales a la vez: Empiezan en determinados contextos, por sus propias razones, pero también son globales porque están conectados con todo el mundo, aprenden de las experiencias de los demás y se inspiran en ellas para movilizarse.

4) Son espontáneos en su origen, desencadenados por una chispa de indignación relacionada con un acontecimiento concreto o bien porque han llegado al límite de repugnancia ante el comportamiento de los gobernantes.

5) Son virales siguiendo la lógica de las redes de Internet. Esto no es sólo por el carácter viral de la difusión de los propios mensajes, sino por el efecto modelo: Ver y oír las protestas en otros sitios, incluso en contextos distantes y culturas diferentes, inspira la movilización porque dispara la esperanza en la posibilidad de un cambio.

6) La transición de la indignación a la esperanza se consigue mediante la deliberación en el espacio de la autonomía. La toma de decisiones se produce en asambleas y comisiones. De hecho, suelen ser movimientos sin líderes. No por falta de candidatos, sino por la profunda desconfianza espontánea de la mayoría de los participantes hacia cualquier forma de delegación de poder. Esto es resultado de una de sus causas: El rechazo de los representantes políticos por los representados al sentirse traicionados y manipulados en su experiencia política habitual.

7) Las redes horizontales multimodales dan lugar a la “unidad”. La unidad no es comunidad porque ella supone un conjunto de valores comunes, y éste es un trabajo que todavía se está haciendo en el movimiento, ya que la mayoría de la gente llega a él con sus propias motivaciones y objetivos, dispuesta a descubrir posibles puntos en común en la práctica del movimiento.

8) Son altamente autorreflexivos: Se interrogan constantemente sobre sí mismos como movimientos y como individuos sobre quienes son, qué quieren, qué tratan de conseguir, a que tipo de democracia y sociedad aspiran y cómo evitar las trampas y dificultades de tantos movimientos que han fracasado.

9) Estos movimientos son raramente programáticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s