El Informe de Amnistía Internacional debe ser leído por todos

Columna de Provea en Correo del Caroní, redactada por Rafael Uzcátegui

El reciente informe de Amnistía Internacional sobre nuestro país, llamado “Venezuela: Los derechos humanos en riesgo en medio de protestas”, ha confirmado la importancia de la documentación de abusos de poder realizados por una organización que ha construido respetabilidad y confianza a través de los años. El documento ha contribuido a la comprensión de la compleja situación de conflictividad experimentada desde comienzos de febrero, no sólo por señalar las violaciones a los derechos humanos realizadas por los funcionarios, sino también por exigir a manifestantes y líderes de la oposición política una condena sin titubeos a la violencia.

En un resumen audiovisual del informe, el Secretario General de Amnistía Salil Shetty expresó: “Muchos disfrutamos al ver cómo, a comienzos del Siglo XXI Venezuela comenzó a dar pasos para atender los derechos de los más marginados, discriminados por tanto tiempo. Pero parece que el gobierno ha perdido esa oportunidad histórica”. Amnistía Internacional, alejada de la versión conspiranoica, situó las causas sociales que originaron el malestar: “A comienzos de febrero la gente se echó a la calle para protestar contra los altos niveles de inseguridad y criminalidad y la falta de productos y bienes esenciales. El gobierno debe enfrentar esas protestas sin violar los derechos humanos de ninguna persona”.

En la rueda de prensa de la presentación del informe, realizada en Madrid el pasado 01 de abril Nuria García, investigadora de la ONG, describió algunos de los resultados: “AI, ha hecho investigación en el terreno, abogados, ONGs, hemos hablado con familiares y víctimas de violaciones de DDHH. Y hemos hablado con personas que han sido víctimas de hechos violentos de ataques por grupos armados progubernamentales o por parte de algunas manifestantes o personas no identificadas.  Muchas de las personas con las que Amnistía Internacional ha podido hablar no han querido que informemos sobre sus casos por temor. Esas son algunas dificultades que hemos tenido al documentar este informe”. Además agregó: “Hemos visto con gran preocupación, algunas de las declaraciones de altas autoridades del Gobierno, haciendo alusión a la culpabilidad de los detenidos, no sólo detenidos durante las protestas, sino líderes de la oposición. Consideramos que es una vulneración a la presunción de inocencia. En este caso por ejemplo  AI habló con Luis Mateo Chirinos, estudiante que fue detenido, y minutos después las autoridades ya estaban ante los medios de comunicación indicando que había participando en actos violentos.  Hacemos un llamado a las autoridades a resistir este tipo de comentarios que vulneran la presunción de inocencia”.
Seguir leyendo “El Informe de Amnistía Internacional debe ser leído por todos”