Diagnóstico sobre asociaciones indígenas

Junto a Gregorio Mirabal
Junto a Gregorio Mirabal

Rafael Uzcátegui

 

En un informe de inminente difusión, titulado “Diagnóstico sobre el derecho a la asociación indígena en Venezuela”, el Laboratorio de Paz encontró dos consensos importantes, uno de signo positivo y otro negativo. La investigación recorrió durante tres meses cuatro estados con población indígena, entrevistando 24 miembros de comunidades, líderes de organizaciones y aliados de la causa de los pueblos originarios en el país.

 

La primera coincidencia, repetida una y otra vez por todos los entrevistados, es el reconocimiento del marco normativo nacional favorable para el disfrute de los derechos indígenas, el Capítulo VIII de la Constitución y las leyes siguientes aprobadas en la Asamblea Nacional, además de la voluntad política expresada por el entonces presidente Hugo Chávez para que esos derechos quedaran incluidos en diferentes instrumentos jurídicos. La aprobación de los derechos indígenas en la Carta Magna, en sintonía con el reconocimiento que en la época realizaba el derecho internacional en otros países a las garantías a respetar en las comunidades originarias, generaron amplias expectativas entre las organizaciones indígenas del país. Sin embargo lo que parecía un mundo de posibilidades paradójicamente se convirtió en una prisión, que Gregorio Mirabal, actual Coordinador de la Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas resumió: “Después de la aprobación de todas las leyes indígenas creímos que sólo con apoyar al gobierno los derechos se iban a materializar. Y nos desmovilizamos”. La desmovilización fue seguida por la cooptación estatal de las organizaciones.

 

Un segundo consenso, pero esta vez de naturaleza negativa, fue el desplazamiento de las organizaciones tradicionales indígenas por la imposición, desde el Estado, de la figura de los Consejos Comunales (CC) a lo interno de las comunidades. Algunos líderes cuestionaron que la promoción de este proyecto no hubiera sido antecedida de un proceso de consulta a las comunidades originarias. Una frase de Guillermo Arana, piaroa y vocero de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de Amazonas (COIAM) valoró las potencialidades y limitaciones de los CC en el mundo indígena: “Las críticas eran que con el tiempo eran para desplazar a las organizaciones autónomas, desplazar a las autoridades tradicionales. Ya no se hablaba del Consejo de Ancianos, se hablaba del vocero, a veces impuesto, a veces el que estaba de acuerdo con allá arriba. Esa es la parte negativa. Positiva era que recursos directos, administración directa, transparencia en la ley, seguimiento, fiscalización, aprobación en la asamblea de de ciudadanos y ciudadanas, eso no se cumple. Mucha gente la ha desviado por sus intereses. Eso ha originado divisiones en las comunidades, peleas internas, lejos de hacer el trabajo por el bienestar social es promover la confrontación”.  El informe de más de 60 páginas, podrá ser descargado próximamente del sitio web http://www.laboratoriosdepaz.org (Publicado en Diario 2001)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s