Chevron: La conexión bolivariana

postalmapa
Rafael Uzcátegui

El pasado 21 de mayo diferentes iniciativas y movimientos sociales alrededor del mundo realizaron una jornada de acción contra la empresa energética Chevron. Según declararon “el objetivo es exigir que la petrolera estadounidense modifique sus prácticas, y reconozca su responsabilidad por los graves crímenes ambientales que ha cometido alrededor del planeta a lo largo de su historia”.

 

En Venezuela ese día el periódico El Libertario (www.nodo50.org/ellibertario) difundió un informe sobre la presencia de la transnacional en el país, un diagnóstico que tiene la pertinencia de proponer un debate vetado, las consecuencias sociales y ambientales de la actividad extractivista, en un país que cuenta con las mayores reservas de hidrocarburos y gas natural del continente. El informe, titulado “Chevron: La conexión bolivariana”, es un documento de 10 páginas que además de la descripción incursiona en el periodismo de datos, con el uso de infografías, usando las fuentes oficiales tanto de Chevron como de Pdvsa. De especial interés es el mapa de Venezuela donde se geolocalizan los daños al medio ambiente, comunidades pesqueras, campesinas e indígenas aledañas a los campos petroleros o gasíferos. También la línea de tiempo donde se grafica la expansión de la compañía desde 1996, fecha en que tras la nacionalización de la industria vuelve al país, donde la conclusión es clara e incómoda para los voceros del discurso “antiimperialista” y de “soberanía energética” oficial: Durante los años de gobierno del presidente Chávez, Chevron duplicó sus proyectos en el país. Citando frases del propio zurdo de Sabaneta, se demuestra que la relación con la petrolífera fue cordial y pragmática. Incluso por la existencia de proyectos binacionales, como se documenta en el informe, Chevron fue una de las intermediarias cuando la crisis diplomática colombo-venezolana.

 

Según esta investigación tomando sólo las ganancias por explotación petrolera, Chevron ganaría mucho más dinero que el presupuesto destinado a diferentes instituciones que ejecutan políticas sociales en Venezuela: “Según la Ley de Presupuesto 2014, Chevron tiene más beneficios que el dinero destinado al funcionamiento total anual del Ministerio del Ambiente, el cual ejecuta una partida de 4.594.669.943 Bs. Incluso, los beneficios para la empresa norteamericana son mayores que la suma de los presupuestos de funcionamiento por año de los ministerios de cultura, deporte, mujer y pueblos indígenas en el país”.

 

La actividad petrolera es altamente invasiva y contaminante, en Venezuela y en el resto del mundo. Como esta planteado en el texto, en el país no existen estudios de impacto socioambiental que midan la afectación de la naturaleza y los seres humanos. Tampoco se cumplen los procesos de consulta previa, libre e informada para los proyectos de megaminería a desarrollarse en territorios indígenas. Para los interesados “Chevron: La conexión bolivariana” puede descargarse gratuitamente de internet: http://bit.ly/1gnF0yB (Publicado en el Diario 2001).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s