¿Quién mató a Juan Montoya?

Rafael Uzcátegui

Juan Montoya, de 53 años de edad, fue una de las tres primeras personas asesinadas en el contexto de manifestaciones en febrero de 2013. Estas tres muertes escalaron el conflicto a otra dimensión, no sólo por lo trágico de la pérdida de vidas humanas en un evento que debería ser normal en cualquier democracia, la protesta, sino por la reacción de las autoridades, que automáticamente responsabilizaron a los propios manifestantes. Esta versión, rápidamente fue amplificada por el universo de apoyo al gobierno, tanto al interior del país como más allá de las fronteras. Sin embargo, los tiempos en que la invisibilidad era aliada de la impunidad parecen haber quedado atrás. Decenas de fotografías y videos tomados en el sitio demostraron la autoría estatal de los decesos. La Fiscalía fue obligada a reconocer la violación a los derechos humanos y anunciar una investigación.

El caso de Montoya era diferente al de Dacosta y Redman, también fallecidos ese día. Como coordinador del llamado “Secretariado Revolucionario de Venezuela” era un personaje activo dentro de los grupos de civiles armados de apoyo al gobierno. Al mismo tiempo era un funcionario de Policaracas, lo que por sí sólo genera la pregunta ¿Cuántos paramilitares estarán en su misma condición? Las pintas en paredes del oeste de Caracas juraban “venganza” contra la “derecha fascista” por su asesinato, pero cuando el propio gobierno tuvo que admitir que Bassil Dacosta había sido asesinado por funcionarios del Sebin, los muros callaron. El propio presidente Nicolás Maduro había afirmado, dos días después de los hechos, “Montoya y Dacosta fueron asesinados con la misma pistola”, intentando dar piso a sus teorías conspiranoicas. Montoya, entonces, habría sido asesinado por funcionarios de inteligencia según palabras del primer mandatario. No obstante, informaciones extraídas del expediente y levantadas por el propio Ministerio Público, sugieren que los disparos habrían sido realizados por personas de los llamados “colectivos”: alimento para las especulaciones de todo tipo. ¿Qué hacía Montoya del lado de los manifestantes?, ¿Fue el Sebin o paramilitares?

Como usted y yo sabemos, cuando el gobierno tiene la voluntad política necesaria los crímenes son resueltos en 48 horas. La Fiscalía asegura que ha dictado orden de aprehensión contra el presunto autor material, sin divulgar su nombre. 4 meses después Jonny Montoya, hermano de la víctima, escribe en sus redes sociales “Aquí esperando por esta maldita justicia de este país, el @cicpcoficial no ejecuta la captura del homicida de mi hermano JUANCHO”. En los ambientes del llamado “chavismo radical” se habla en voz baja del caso. Maduro no pidió perdón por entorpecer las investigaciones. Los estatistas de izquierda tampoco por mentir sobre los hechos. ¿Otro caso que debemos agregar a la larga lista de impunidad en el país? @fanzinero (Publicado en el diario Tal Cual)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s