La orfandad de llamarse Moisés Guánchez

moises

Rafael Uzcátegui

El pasado 26.11.14, el joven de 19 años Moises Guánchez transitaba en el vehículo de su madre por el sector El Cabotaje de Los Teques, estado Miranda, cuando intempestivamente fue abordado por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Sin mediar palabras, los funcionarios interceptaron el auto, bajaron al joven del vehículo y lo apuntaron con armas largas. Las únicas palabras de los uniformados eran que bajara la cabeza, que si se movía lo mataban. En ese momento aparece una motocicleta de la Policía de Miranda, que ocasiona que los guardias se monten en su vehículo y se retiren. La policía lo ayuda a levantarse y sin registrar ni notificar el percance, le dicen al asustado Moisés “Vete de aquí, rápido”. Esta es la cotidianidad de Moisés Guánchez desde el pasado 05 de marzo, fecha en que al salir de su trabajo, en un centro comercial, fue detenido por funcionarios de la GNB en los alrededores de una de las manifestaciones que protagonizaba las noticias de aquellos días. La GNB le sembró bombas molotov, varios metros de alambre de púa, dos miguelitos y lo acusaron de haber intentado robarse dos motos, alteración de orden público, desacato a la ley, entre otros cargos. Sin embargo, no contaron con que un testigo fotografió la secuencia, desde el momento en que el adolescente es detenido en el estacionamiento del centro comercial, sin ningún rasguño, hasta cuando es trasladado con 5 heridas de perdigones, uno en la nalga y otro en un testículo, con su pantalón impregnado de sangre. Estas imágenes serían claves para demostrar las torturas y malos tratos que sufrió el joven durante su detención. Un segundo elemento valioso fue que los propios familiares de Guánchez fueron imperturbables en su decisión de denunciar los hechos en todas las instancias necesarias.

Como consecuencia, el 06.03.13 representantes de ONGs como Provea se reunieron con la propia Fiscal de la República, Luisa Ortega Díaz, para presentarle casos como el de Guánchez. El Tribunal de Control del Circuito Judicial de Los Teques otorgó libertad plena al joven y ordenó investigar a los efectivos involucrados. Debido a la denuncia, Moisés comenzó a ser hostigado por funcionarios de la GNB, por lo que el tribunal dicta, el 28.08.14, una medida de protección a su favor, que obligaba a funcionarios policiales hacer rondas por su domicilio cada 8 horas. Sin embargo, hasta el pasado 26 de noviembre, no se había cumplido. Esto no es lo único. Uno de los funcionarios de la GNB involucrados continúa asignado en el Comando de Los Teques, no se ha iniciado ningún procedimiento judicial por las torturas y, como han informado los fiscales a la familia, algunas de las pruebas, como la ropa ensangrentada de aquel 05 de marzo, han “desaparecido”.

A pesar de las pruebas y la supuesta voluntad del Ministerio Público, la vida de Moisés Guánchez se ha convertido en un suplicio consecuencia de la impunidad. Cuando esto se escribe ha tenido que mudarse de su domicilio y paralizar sus estudios, en previsión de su integridad. (Publicado en el diario 2001)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s