Uribana, de nuevo noticia

Rafael Uzcátegui

Uribana ha vuelto a ser noticia. Los horrores que ocurren en su seno la han convertido en un ícono similar a lo que representó el “Retén de Catia” en el pasado. El drama penitenciario, que padecen 50.000 presos en el país, afecta de manera directa a medio millón de venezolanos –sumando 9 familiares por preso- y de manera indirecta a toda la sociedad. El resto estamos pagando un alto precio por nuestra indiferencia: Mientras perdure ese tipo de mazmorras, la situación de violencia e inseguridad continuará agudizándose. No obstante hay niveles en las omisiones. Ante la reciente audiencia en la Comisión contra la Tortura de Naciones Unidas los representantes del Estado (José Vicente Rángel Avalos y Luis Damiani, por citar dos) negaron que en las cárceles venezolanas hubiera hacinamiento. Sin duda el trofeo de la indolencia se lo lleva la ministra del área, Iris Varela. Descartando el conocimiento acumulado sobre experiencias en materia penitenciaria, ha recurrido permanentemente al voluntarismo ideológico. El fracaso de la ficción de “la humanización penitenciaria” está a la vista. Lo último ha sido la imposición de un régimen disciplinario, literalmente, de cuartel militar, que tampoco ha resuelto nada. Su ignorancia, empero, está costando vidas. Ella tiene responsabilidad política por cada una de las personas que ha perdido la vida dentro de las cárceles durante su gestión.

La soberbia oficial en el tema, de seguir insistiendo en políticas contraproducentes, va a generar los resultados conocidos. La ministra debe abandonar su cargo para facilitar las investigaciones no sólo sobre los hechos recientes, sino sobre las pesquisas pendientes de la masacre de comienzos del 2013. ¿Hacen falta más muertos para ello? Además, se debe escuchar a las organizaciones sociales y populares que han venido pidiendo la salida de la Guardia Nacional Bolivariana de los penales, no sólo por el maltrato sino por todos los negocios amparados por los uniformados. Por último, con humildad, aprender de quienes han venido estudiando, tanto en Venezuela como en otras latitudes sobre regímenes sancionatorios de delitos. Y hay mucha literatura y experiencias concretas. En 1877 el anarquista Pedro Kropotkin realizó la conferencia “La cárcel y su influencia moral sobre los presos” en donde tras su disertación afirmó: “El primer deber del revolucionario será abolir las cárceles: esos monumentos de la hipocresía humana y de la cobardía”. @fanzinero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s