Nodos & Redes: Tiannamén y el anónimo más famoso del mundo

tank-man-by-jeff-widener-1

Rafael Uzcátegui

1990 Ciudad de México. La banda de hardcore Massacre 68 graba lo que será su único disco, “No estamos conformes”, de gran influencia a lo que pasará después en la escena subterránea de la capital azteca. El tema que abre el disco, “Un día en Pekín” recordaba lo que había pasado recientemente, a muchos kilómetros de distancia y en la era pre-internet, en la capital de la República Popular China: “Ven y mira la cara del comunismo / la falsa democracia que destroza al pueblo / tanques aplastando a estudiantes indefensos / ráfagas de fuego penetran en sus cuerpos”.
Lo que se conoció como “La Masacre de Tiannanmen” cumplió recientemente 25 años. Y la mayoría de las notas que recordaron la fecha se ilustraban con la fotografía que se convirtió en símbolo de los hechos que cobraron la vida de un número indeterminado de personas (las cifras oscilan entre 400 y 2600) y alrededor de diez mil heridos: La imagen de una persona solitaria que, solamente con su cuerpo, detenía una hilera de tanques de guerra. El gesto impactó el imaginario cultural de toda una época. Aquel individuo, cuya identidad permanece anónima un cuarto de siglo después, fue elegido por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del siglo XX. Pocas veces un desconocido, un “nadie” ha hecho tanto por la dignidad de muchos.
Las protestas, el gesto

China había comenzado una serie de reformas económicas en 1978 que con el tiempo generaron la insatisfacción de grupos de la población, entre ellos grupos de estudiantes e intelectuales que, en 1987 protagonizaron algunos focos de protesta. Hu Yaobang, que había sido ex Secretario General del Partido Comunista Chino, se solidarizó con los inconformes, lo que generó su expulsión del partido. En abril de 1989 falleció por enfermedad y su funeral se transformó en una gran movilización de protesta contra el gobierno. En una historia que conocemos, la policía comenzó a reprimir a los manifestantes y los medios controlados por el Estado tergiversar las protestas, lo cual aumentó el apoyo a quienes estaban en la calle. La intolerancia sumada al malestar popular funcionó igual a una bola de nieve. Un mes después 100.000 personas marchaban en Pekín pidiendo reformas y diálogo con las autoridades. El 13 de mayo, en una estrategia que sería usual en los tiempos post-internet, los estudiantes ocuparon la plaza de Tian`anmen y comenzaron una huelga de hambre. El 20 es declarado la ley marcial y en la noche del 3 de junio se enviaron tanques y soldados de infantería a la plaza para disolver la protesta. Como no hay literatura que describa fielmente la matanza, tomemos el coro de la canción punk mexicana: “Donde quedarán / Los cuerpos destrozados / Sus ideales son borrados / Por cuerpos represivos”.

El 5 de junio, después de los momentos más álgidos de la represión, a 200 metros de la Plaza, en la “Gran Avenida de la Paz Eterna” una columna de tanques avanzaba en medio del asfalto. Un hombre solitario, de pantalones oscuros y camisa blanca, se detuvo en medio de la calle, con una bolsa en cada mano. Los tanques disminuyeron la velocidad, mientras el hombre hacía gestos para que se fueran del lugar. El primer tanque intentó desviar su ruta, pero el solitario se interponía repetidamente en su camino. De repente, sube al blindado y habla con el conductor. El tanque quiere seguir su ruta, pero el joven insiste en no dejarlos continuar. La tensión dura varios minutos, hasta que unas personas aparecen para llevarse al solitario.

El hombre contra el Poder

La teoría marxista tradicional sostiene que el individuo debe disolverse en la masa, y que sólo el pueblo, en muchedumbre -y guiado por la vanguardia, dicen las letras pequeñas-, salva al pueblo. Un político pragmático, por su parte, calificaría el hecho como intrascendente: Sólo se logró detener la caravana de guerra por unos minutos. Si el gesto no se hubiera registrado, sólo sería parte de la tradición oral de unos pocos testigos. Pero el solitario tuvo la suerte de ser fotografiado por 4 reporteros diferentes, que se encontraban a resguardo a varios metros en el Hotel Beijing, diagonal a la plaza de Tiananmen: Arthur Tsang Hin Wah para la Agencia Reuters, los estadounidenses Jeff Widener, para Associated Press y Charlie Cole, para la revista Newsweek, y el británico Stuart Franklin, de la agencia Magnum, para la revista Time. Además, cámaras de las cadenas televisivas CNN y BBC también pudieron documentar en video aquellos minutos.

25 años después la identidad del solitario sigue siendo un misterio. Especulaciones no han faltado. El periódico británico The Sunday Express afirmó que su nombre es Wang Weilin, un estudiante de 19 años. En 1999, Bruce Herschensohn, ayudante del presidente norteamericano Richard Nixon, indicó que fue ejecutado dos semanas más tarde. Otras fuentes dicen que fue fusilado unos pocos meses después de las protestas de Tiananmen. En el libro “El Blues de la China Roja: Mi Larga Marcha desde Mao hasta ahora”, Jan Wong afirma que aún estaría con vida y escondiéndose en China continental. En 1992, en una entrevista al entonces Secretario General del Partido Comunista Jiang Zemin se le preguntó qué fue del hombre. Jiang contestó: “Creo que nunca se le mató”. Por su parte, en un artículo del 2006 en el Hong Kong Apple Daily se afirma que el solitario estaría viviendo en Taiwán.
Sobre la curiosidad por la identidad del anónimo más famoso del mundo, el escritor David Jiménez colocó en su blog: “Si alguien me preguntara una historia, una sola, que quisiera escribir antes de morir, sería la tuya. Encontrarte, hablar contigo y preguntarte qué te llevó a pensar que podías parar aquella columna de tanques. Tanques contra personas: parece desigual y lo es. Siempre ganan las personas, aunque lleve tiempo darse cuenta. ¿Quién eres? ¿Eres consciente de que con tu gesta salvaste mucho más que la dignidad del pueblo chino? ¿Qué te seguiremos recordando, siempre?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s