Objeción de conciencia y anarquismo en América Latina

CO_irgColaboración para el libro “Conscientious Objection: A practical companion for movementes” de la War Resisters International

Rafael Uzcátegui

Durante la década de los 80´s, muchos países de América Latina estaban gobernados por dictaduras militares o sufrían las consecuencias de la guerra civil en sus territorios.  Eran tiempos de la Guerra Fría, por lo que Estados Unidos consideraba a la región como zona de su influencia, un ‘patio trasero’. Su traumática y progresiva democratización tuvo como contraparte que en amplios sectores de su juventud se desarrollara un sentimiento antimilitarista, que comenzó a tener expresiones organizativas y políticas.  En mi caso personal, a comienzos de los 90´s en Barquisimeto, una ciudad a 5 horas de la capital venezolana de Caracas, los adolescentes teníamos que escondernos 2 veces al año, por 15 días, del servicio militar obligatorio, que en nuestro país se llamaba “la recluta”: Te agarraban en la calle, y sin mediar apenas palabras, te introducían a la fuerza en un camión, con otros tan asustados como tú, y de allí al cuartel. La recluta era el origen del rechazo a la autoridad y los uniformes del ejército para muchos de nosotros.

En 1994 La Asunción fue la sede del primer encuentro latinoamericano de OC, donde se acuerda la creación de la Red de Objeción de Conciencia Latinoamericana y del Caribe (ROLC)

Seguir leyendo “Objeción de conciencia y anarquismo en América Latina”

Venezuela: El réquiem autonómico del bolivarianismo

Portada-Devenir-Casta

Colaboración para el libro “Devenir Casta: Otras políticas ante nuevos gobiernos” de Pensare Cartonera (España)

Rafael Uzcátegui
@fanzinero

Después de los hechos del “Caracazo”, una revuelta popular realizada en febrero de 1989 contra un programa de ajustes neoliberal cuya represión dejó 400 muertos, Venezuela transitó una década de conflictividad social que expresaba el agotamiento del modelo de gobernabilidad imperante. A partir de ese momento, la emergencia de una serie de actores y movimientos sociales hizo de la década de los 90´s años de tensiones por un cambio. 10 años después un militar, Hugo Chávez, hizo suyas estas demandas y ganó las elecciones nacionale. Las expectativas fueron enormes. Su primer gesto fue la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, que relegitimara todos los poderes y redactara una nueva Carta Magna. Su resultado fue una Constitución que, en materia social –más no económica-, incorporó muchas propuestas de iniciativas populares de base. En el año 2000 parecía que la presidencia de Hugo Chávez sería un gobierno de los movimientos sociales. Sin embargo, 15 años después, el balance es diferente: El proyecto bolivariano se ha convertido en un modelo de dominación sobre los movimientos sociales.

Si la Constitución de 1999 se mostró como la expresión de un nuevo pacto social basado en la subjetividad de los sectores excluidos del hacer político en Venezuela, el desmantelamiento, fragmentación e institucionalización de los movimientos sociales no permitió la materialización de dichas garantías y derechos

Seguir leyendo “Venezuela: El réquiem autonómico del bolivarianismo”

Humano Derecho con César Batiz, editor de @ElPitazoTV y @PoderopediaVe

HD_19_v

En este Humano Derecho hablamos del nacimiento de nuevos medios para enfrentar la hegemonía comunicacional gubernamental y recuperar los espacios que han cedido los medios tradicionales a la censura.

César Batiz, periodista y coordinador de El Pitazo y Poderopedia nos relata como ha sido el cambio de dueño en medios de como El Universal, Globovisión y la Cadena Capriles, donde capitales enmascarados y en algunos casos ubicados en paraísos fiscales han asumido estas propiedades.

Poderopedia, plataforma digital que nació en Chile tiene ahora replica en Colombia y Venezuela. Se trata de un proyecto que se inició en Mayo 2014, presenta perfiles, reseñas y mapas de vinculaciones para visibilizar las cuestionables relaciones del poder político y económico.

El Pitazo es un medio centrado en la proyección de noticias en video con corresponsales en 20 estados del país, destaca Batiz.
Suenan Porno para Ricardo con “Agente Yuro“, del disco “Soy porno, soy popular”. A.F.I. con“The days of the Phoenix” y Angry Samoans con “Gas Chamber”.

Cheques en blanco

Una pareja se sienta frente a un mural del fallecido líder socialista de Venezuela, Hugo Chávez en Caracas
Una pareja se sienta frente a un mural del fallecido líder socialista de Venezuela, Hugo Chávez en Caracas. Imagen de archivo, 09 marzo, 2014. Con la entrada del general de brigada al amplio salón de clases de un instituto militar en Caracas, los estudiantes se ponen de pie a la voz de “¡Chávez vive!”. REUTERS/Jorge Silva

Rafael Uzcátegui

A finales de 1998 personas del activismo de izquierda criollo, en medio del furor del momento, intentaban explicar –y explicarse- su apoyo a ese fenómeno aluvional y desconocido llamado Hugo Chávez. Algunos, con pena por el origen militar y el escaso currículo revolucionario del personaje, afirmaron: “No votamos por la victoria de Chávez sino por la derrota del puntofijismo”. Seguidamente explicaban como el barinés sería, cito de memoria, el muro de contención a los viejos privilegiados, mientras detrás, en un supuesto espacio de autonomía, el movimiento popular construiría la “nueva política”. Como ya sabemos bien, eso no pasó. Y quienes lo argumentaron son parte de la nueva nomenclatura, bien aferrada a la “real politik”.

Seguir leyendo “Cheques en blanco”

El don de perdonar

DSC_0498

Rafael Uzcátegui

Venezuela no se puede comparar fielmente a otro país: sólo consigo misma. Sin embargo, las experiencias de países de la región nos pueden servir de aprendizaje, tanto sobre las buenas prácticas como acerca de los errores.

América Latina ha pasado momentos de conflictos nacionales que se han saldado con sangre, con guerras civiles y dictaduras de diverso signo que han dejado profundas heridas sociales, además de un amplio legado de impunidad y violación de derechos humanos. En el caso venezolano, por una serie de características, la pugnacidad política no ha generado las dramáticas situaciones por las que han pasado los países vecinos. Sin embargo, al mirarse en un espejo, nuestro país ha experimentado una profunda polarización política que ha debilitado su tejido social, los vínculos cooperativos y solidarios establecidos libremente por la gente, hasta ubicarlos en bandos antagónicos e irreconciliables. Familiares, amigos, colegas y conocidos han sido arrastrados a una guerra civil de baja intensidad de alto contenido simbólico. Los venezolanos padecen un drama que sólo podemos entenderlo nosotros, diferente al resto del continente, lamentable para nuestros parámetros.
Seguir leyendo “El don de perdonar”

Cuando el destino nos alcance

cuando-el-destino-nos-alcance

Rafael Uzcátegui

Parece golosina pero tiene vitamina: Los datos reflejan que el gobierno madurista-cabellista será recordado por mucho tiempo. Pero por haber llevado a Venezuela a la peor crisis económica de su historia democrática. Se ha escrito mucho, bajo la sombra actual de Miraflores, sobre el empobrecimiento de la población durante los días del puntofijismo. Sin embargo, con todo y la ofensiva del neoliberalismo durante la década de los 90´s, la inflación más alta padecida por la criollada fue de 104.5% en 1997, durante el gobierno de Rafael Caldera II. Es por esto que la situación de los últimos meses es inédita para los habitantes de esta tierra de gracia: Los venezolanos apenas están conociendo, bolivarianismo mediante, situaciones de hiperinflación y escasez que han sido padecidas por países de la región en otros tiempos.

Seguir leyendo “Cuando el destino nos alcance”

Humano Derecho con Apoyo Unimet

HD_18

Especial de pavosas, temas pop o baladas versionadas por bandas de rock. Comienza este Humano Derecho #18 con un cover de “Umbrella” por la banda italiana “Vanilla Sky”.
En esta emisión entrevista a Eddward Rangel, miembro de Apoyo Unimet, iniciativa que nació en el marco de las protestas del año 2014, cuando un grupo de estudiantes y profesores de la Escuela de Derecho de la UNIMET iniciaron el acompañamiento y denuncia a las violaciones de derechos fundamentales cometidas contra los manifestantes.
A más de un año la situación de impunidad que rodea a estas violaciones todavía persiste, denuncia Rangel.
La agrupación actualmente desarrolla también trabajo de formación en derechos humanos con ciclos de charlas.
En la segunda pausa del rock suena Los Jaguares con “Calabacitas Tiernas” canción de una de las mejores películas del famoso comediante mexicano “Tin Tan”. Por último, escucha “Un Beso y una Flor” de Nino Bravo versionada por Los Mox!

Fluctuación y democracias

maxresdefault

Rafael Uzcátegui

La política, en la mayoría de los sitios, asume recorridos pendulares. Para bien y para mal, la insatisfacción con la gestión gubernamental, la disipación de las expectativas y las decepciones varias se castigan con el voto. Y de manera irracional. Y es que no podría ser de otra manera. La política en tiempos de la sociedad del espectáculo y la crisis de las ideologías modernas apela más a los sentimientos que a programas sesudamente redactados. Y es desde la subjetividad, también, que se responde a las promesas incumplidas desde las instituciones.
Por eso hoy la mentada “soberanía popular”, volátil, influenciable y de corta memoria, está en la acera de enfrente del lugar en el que se reclamaba en el pasado, ayer mismo si la conserjería estatal ha sido excesivamente ineficaz. De allí que el principio de alternabilidad sea tan inherente como inevitable en las democracias, dichas en plural. Es desde la mitología revolucionaria que quienes se consideran predestinados por la historia, en mayúscula, se vean a sí mismos eternamente ubicados en un puesto de poder. Los delirios han sido el caldo de cultivo para todos los totalitarismos.

No tengo la suficiente información para opinar que tan bien o que tan mal, para la sociedad argentina, significa el triunfo de Mauricio Macri en las presidenciales. Sin embargo, lo que postulo como suficientemente claro es que la década “progresista” latinoamericana está languideciendo.
En primer lugar, lo que puede ayudar a explicar el fin de la hegemonía política del kirchnerismo, la desaceleración, y en otros casos -como el propio país gaucho-, la abierta crisis económica producto de la baja de los precios de las materias primas extractivas en el mercado internacional, permiten un margen de maniobra cada vez menor para los populismos. Para el museo de las paradojas quedará cómo los autoritarismos neosocialistas pudieron ser por la generosa inyección de recursos del capitalismo global. Amor con hambre no dura.

En segundo término se encuentra el derrumbe progresivo de los símbolos que daban sustento al imaginario progresista, siendo las conversaciones Estados Unidos – Cuba el símil de lo que para Europa significó la implosión del Muro de Berlín. Añadiría la propia crisis del relato omniabarcante de las ideologías, combustible de la retórica post-stalinista cuyos últimos coletazos fueron en tierras de la llamada “raza cósmica”.
Añadiríamos el hecho que en tiempos de redes sociales y flujos de información la estrategia de polarización política y autosuficiencia autoritaria no cuenta con la invisibilidad de décadas anteriores. Súmele la ineficacia, corrupción, crecimiento de mafias de toda índole al amparo de la fidelidad política. El coctel es letal para quienes monopolizaron la franquicia de “lo popular” y se veían a sí mismos como piezas insustituibles para la felicidad humana.

No es superchería ni ilusión sobre una supuesta “primavera suramericana”. Es, simplemente, agotamiento. Después de diez años de hegemonía, la gente quiere otra cosa. Afortunadamente. @fanzinero

Experiencia ajena, dilemas propios

acn_keiko_fujimori_peru

Rafael Uzcátegui

Si se concretan en votos los resultados que vienen reiterando las encuestas, una mayoría electoral de signo opositor, la recomposición del escenario geopolítico del país tendrá efectos demoledores para la hegemonía del autoritarismo en el control institucional del país. Y esto sucederá, especulamos, aunque el margen de diferencia no sea lo abrumador que sugieren algunos voceros de la llamada “Unidad”.
Una mayoría de votos de signo no bolivariano, en primer término, evaporaría el mito de la invencibilidad electoral del chavismo, argumento que repite –incluso- la extrema izquierda insurreccional internacional que, en sus propias realidades, desprecia la representatividad emanada del sufragio. En segundo lugar, la pretensión de continuar siendo, como en algún momento si lo fue, representativos del sentir mayoritario de la población. El madurismo-cabellismo, estadio del chavismo realmente existente hoy, se ha convertido en una promesa cargada de pasado.

La orfandad del caudal electoral, además, permitiría que a partir del 7 de diciembre, sin el chantaje unitario que había sido efectivo hasta un día antes, puedan expresarse las diferentes tendencias que conviven dentro del bolivarianismo, y que podamos entonces distinguir, y hablar, de los chavismos en plural. No sólo porque esas tensiones serían útiles para la democratización del propio Socialismo del Siglo XXI criollo, sino porque también permitiría separar la paja del grano (los oportunistas de los mínimamente decentes) y allanaría un fenómeno que, repetimos, es necesario para la derrota de la soberbia: La división y fragmentación del universo bolivariano en parcelas irreconciliables entre sí. Quiero dejarlo suficientemente claro: Los chavismos son iniciativas políticas absolutamente legítimas, y es políticamente (en el sentido social y amplio del término) que deben ser superadas y contestadas.

Escribo el párrafo anterior volviendo del Perú, donde las primeras encuestas, a 6 meses de elecciones nacionales, dan a Keiko Fujimori una ventaja tal que no se iguala con la suma de todos los candidatos restantes. Y esto ocurre cuando apenas han transcurrido 20 años de lo que se pensó era la derrota del Fujimorismo, cuando su principal representante fue puesto tras las rejas. Es decir, el movimiento multiforme que derrotó al “Chino” dejó intactas las expectativas que su propuesta generaba en un sector importante de la población. Y hoy, un fujimorismo renovado y a tono con los tiempos, se ha convertido –de nuevo- en la primera opción de poder en la nación inca. A pesar de las heridas y traumas recientes.
En la mayoría de los casos no se aprende por experiencia ajena. La ausencia de un discurso opositor dirigido al chavista-no-madurista descontento; la reiteración, en algunos lados, de la frase “Éramos felices y no lo sabíamos” y el revanchismo autosuficiente que se cocina en otros, congela neuronas e inocula pesimismo. Afortunadamente, no sólo el chavismo tendrá que rendirles cuenta a sus propios demonios tras el 6-D. La transición continuará su marcha. El dilema es hacia dónde. @fanzinero

(Publicado en Tal Cual)