Bienvenido 2016

Maduro1

Rafael Uzcátegui

Iniciar el año haciendo un repaso de lo dicho. Sugerimos que la desaparición física de Hugo Chávez significaba el corolario al modelo de gobernabilidad basado en el culto a su persona, y que seríamos testigos de la transición de un momento en que el chavismo tenía la hegemonía del control político del país a otro, que denominamos “postchavismo”, en el que los chavismos, en plural, compartirían espacios con sectores no oficialistas.

Otra afirmación, que ha venido corroborándose en los hechos, es que la hegemonía comunicacional que funcionaba aceitadamente con el barinés tras el micrófono, en su ausencia, se ha transformado en su contrario, alejando a la burocracia de la realidad, aumentando la distancia entre las bases chavistas y la cúpula madurista y agigantando la ficción ideologizante para resolver los problemas del país. Los resultados del 6-D son claros: La cortina de hierro comunicacional está operando en contra del bolivarianismo.

Insinuamos que las Fuerzas Armadas, convertidas por el “supremo” en su principal partido de gobierno, responderían con espíritu de cuerpo para transitar, con la mayor impunidad posible, a la Sexta República. La matemática electoral, cuyos datos avalan que la pérdida de apoyo popular del madurismo-cabellismo es irreversible, alineará velas de los buques uniformados con los nuevos vientos, sin dejar de hacer guiños al “socialismo”.

El escenario internacional continúa el deterioro del autoritarismo. Obama debería estar pisando La Habana en este 2016, un duro golpe simbólico para el imaginario bolivariano. La disminución de los precios de las materias primas extractivas ha reducido el margen de maniobra de los progresismos. El cambio presidencial en Argentina y la crisis política en Brasil sugiere a los milicianos endógenos poner sus barbas en remojo. Por último, pedazos de la intelectualidad de izquierda que otrora suspiraba por el zurdo de Sabaneta, hoy están ventilando abiertamente sus cuestionamientos.

Nuestro equívoco estuvo en estimar que la oposición tendría la mayoría parlamentaria por un escaso margen. Por un lado el malestar es más profundo de lo que calculamos. En segundo término, el PSUV en conjunto está haciendo metástasis con la impopularidad de Maduro.

Como telón de fondo la magnitud de la crisis económica, telón de fondo de la conflictividad política y social, latente y en desarrollo. La caja de Pandora del narcotráfico apenas muestra sus primeros demonios. Bienvenido 2016, los que te sufriremos te saludamos. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s