Carta abierta a los chavistas

Rafael Uzcátegui

Si usted se identifica con la identidad política “chavismo”, esta columna le concierne, pues vengo a decir que el bolivarianismo será necesario en la Venezuela que hay que reconstruir. Ni antes ni ahora me importó ser parte de una minoría, ni expresar las cosas que hay que decir aunque no sean populares. Si busca en Google quien soy, podrá percatarse que jamás simpaticé ni con el árbol de las tres raíces ni en lo que se transformó después. Al contrario, lo enfrenté, desde su comienzo, con todo el bagaje argumental del que disponía. Por eso, para muchos de sus camaradas soy particularmente repulsivo, pues aunque me han metido en el mismo paquete, se sienten más a gusto enfrentando críticas más a la derecha.

Menos por anarquista y más por sociólogo y defensor de los derechos humanos, he intentado entender las expectativas y anhelos a los que responden. Como expliqué en mi libro sobre su gobierno, que tuvo la suerte de haberse traducidos a dos idiomas, los considero una continuidad, y no una ruptura, de la cultura política venezolana del siglo XX. Legítimo en cuanto ideología política que intenta, como todas, incidir en la realidad. Después de todo lo que ha pasado, no sólo entre nosotros sino en el mundo, creo que las ideologías lejos de tener la respuesta a todo, que ya sabemos que no la tienen, son especies de cajas de herramientas. Y ustedes tienen algunas que harán falta para conseguir esa Venezuela con libertad y justicia social que queremos todos, aunque le pongamos adjetivos diferentes.

No es caridad cristiana lo que me anima a convocarlos, sino el más puro sentido común. Sin embargo, hoy su peor obstáculo no es ni el “imperialismo” ni la oligarquía, sino ustedes mismos. No me hagan caso a mí, sino a todas las evidencias que reflejan que han dejado de ser la mayoría que alguna vez fueron. Si el movimiento bolivariano no quiere reducirse a su mínima expresión debe, urgentemente, cambiar de liderazgo. Tomando los datos del Consejo Nacional Electoral entre las elecciones del año 2012 –donde tuvieron su mejor resultado- al reciente del 6-D, ustedes han alejado 2.568.288 electores en 3 años, a un ritmo de 2345,4 al día. Deben reconocer que la causa por la cual insurgieron, la corrupción de la Cuarta República, se ha expandido como un cáncer en la Quinta. Y muchos de los altos voceros de ese liderazgo, ostentan riquezas que no pueden explicarse como producto del trabajo edificado en principios realmente revolucionarios. Están a tiempo de refundar su propio movimiento, pero para eso deben hacer una verdadera autocrítica de los errores cometidos, y corregir los elementos más perversos que los amigos de lo ajeno, escudados tras las consignas, han instalado como cultura política dentro de su seno. No soy el único que piensa así, pues una democracia, cual sea lo que entendamos por ella, supone diversidad y divergencia creadora. Pero esto no se aprende en un cuartel, sino en la deliberación pública y el debate respetuoso, que nunca será tarde para aprenderlo. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s