Vodka piche

Rafael Uzcátegui

El madurismo, el chavismo burocratizado realmente existente, a pesar de los señalamientos de narcotráfico continúa -hasta el momento en que esto se escribe- tratando a Donald Trump con manos de seda. Analistas opinan que Miraflores está a la expectativa de la reunión entre el mandatario estadounidense y ruso, por lo que los tovarich han sugerido a Caracas silencio hasta que las cartas se pongan sobre la mesa.

Usted y yo podemos especular sobre las razones por las cuales este país tropical sea, en las actuales circunstancias, tema de conversación en dicha cumbre presidencial. Por ahora nos referiremos a hechos concretos. Hoy, el negocio de exportación de armamento ruso a Venezuela.

Según el último informe del Instituto de Investigaciones de Paz de Estocolmo (SIPRI por sus siglas en inglés), entre los años 2012 a 2016 Venezuela es el único país latinoamericano en el ranking mundial de los 20 mayores importadores de armas. Tomando sólo los años de gobierno de Nicolás Maduro, 2013 a 2016, a pesar de la crisis se ha gastado 1.535 millones de dólares en armamento, 75% proveniente de Moscú. En estos años el país ha sido su quinto mejor comprador, detrás de India, Vietnam, China y Argelia, en un monto de 1119 millones de dólares.

Sobre el último informe de SIPRI Aude Fleurant, analista franco-canadiense del ente, consultado por El País declaró: “Venezuela se mantuvo como el principal importador latinoamericano, pero lo redujo -en el 2016- un 17% únicamente porque su economía ha colapsado”. Durante la administración Maduro los sistemas de defensa antiaérea se han llevado 630 millones de dólares, seguidos por: Misiles (338 millones $), Vehículos blindados (268 millones $), Aeronaves (187 millones $), Artillería (65 millones $), Barcos (42 millones $) y motores (5 millones $).

En abril de 2015, cuando la crisis económica del país se había mostrado en su esplendor, la periodista Tatiana Rusakovah preguntaba abiertamente “¿Continuará Maduro comprando armamento ruso?”: “Los problemas de la economía venezolana –afirmaba- ponen en duda la capacidad de este país latinoamericano de sufragar estas compras. Considerando que la cooperación técnica militar no es un ámbito únicamente económico, sino también político, las partes podrían acordar la apertura de una línea de crédito (como ya sucedió en vida de Hugo Chávez), o bien desarrollar un sistema más flexible para el pago de este tipo de producción”. ¿No les genera curiosidad la frase “sistemas de pago flexibles”?

El gobierno de Maduro, devenido en dictadura moderna, intenta llegar al 2018 para organizar un simulacro de elecciones y mantenerse en el poder. Parece hoy apostar que la aleación Trump-Putin vuelva a poner el viento a su favor. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Trump y Chávez como síntomas

Rafael Uzcátegui

En Venezuela se califica como “antipolítica” a quienes han señalado, desde diferentes ángulos, el agotamiento de los partidos políticos en el país. Los críticos de esta “antipolítica” señalaban a la institucionalidad democrática estadounidense como ejemplo del deber ser del estado de derecho y la protección de los derechos individuales. Sin embargo, desde el arribo a la presidencia del país de Donald Trump, estas certezas han quedado sin asidero.

Que la política contemporánea esté siendo protagonizada por personajes ajenos a la política misma es un síntoma que, con diferentes expresiones, nos revela la presencia de una tendencia: la crisis de la modernidad.

La Revolución Industrial inauguró el reinado del pensamiento científico en todo el mundo. Atrás quedaba un orden de las cosas delineado por el pensamiento religioso. La racionalidad administrativa estimuló la creación de los Estados-nación como modelo de dominación territorial. La Biblia, el texto que explicaba el pasado, y profetizaba el futuro, fue sustituido por los escritos fundacionales de las diferentes ideologías, ese universo conceptual coherente en sí mismo, que si era aplicado a la vida de hombres, mujeres y niños aseguraría la felicidad humana. De manera similar a la religión, cada una de las ideologías fue promovida por una iglesia diferente, los partidos políticos, en la búsqueda de una feligresía en cantidad tal que les permitiera imponer hegemónicamente el credo.

Sin embargo, ni la ciencia ni las ideologías cumplieron sus promesas. Incluso crearon monstruos más perversos que los que decían combatir. Los campos de concentración nazis, los gulags soviéticos y la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki inauguraron la necesidad de superar los límites de la modernidad, una época calificada como posmoderna.

El eclipse de las ideologías es el reconocimiento de las limitaciones y finitud del pensamiento de los seres humanos, en un mundo en permanente cambio. Al descubrirse las ideologías como explicaciones imperfectas de la realidad, también sus portavoces, los partidos políticos, dejaron de tener el protagonismo de antaño. Es por eso que la era de los grandes programas de los partidos políticos ha quedado atrás. Nos guste o no, como la generación del 28 no habrá nunca más.

Hay un vínculo entre Hugo Chávez y Donald Trump, mucho más profundo que los lugares comunes. Y no estamos sugiriendo que los partidos políticos en ambos países desaparecerán, sino que como organizaciones doctrinarias han perdido centralidad como motores de cambio. Lo que algunos califican como “antipolítica” es el signo de nuestros tiempos: La política, en mayúsculas, está siendo protagonizada cada día más por actores no tradicionales. @fanzinero   (Publicado en Tal Cual)

Sequía de combustible en Amazonas

Rafael Uzcátegui

Si usted piensa que el acceso a la gasolina se ha vuelto difícil en las ciudades del país, imagínese lo que pasa en comunidades donde no existen caminos o carreteras, y necesitan de la gasolina para transportarse por agua o por aire. Sí, estamos hablando de la Venezuela del 2017

Vocero/as de comunidades indígenas de los municipios Autana, Atabapo, Maroa, Río Negro, Manapiare y Alto Orinoco, estado Amazonas, se comunicaron con Provea y el Laboratorio de Paz para denunciar la falta de acceso al combustible que vienen padeciendo desde agosto del 2016. A comienzos de este año se organizaron en vocerías municipales para reunirse con la Misión Ribas y Pdvsa, en Puerto Ayacucho, responsables de la distribución del combustible. Funcionarios de ambas instituciones se comprometieron a garantizar una cantidad a ser distribuida para cada comunidad, de manera regular, a través de la Brigada 52 del Ejército.

Sin embargo, ha pasado un mes y los acuerdos no se han cumplido. El argumento es que la distribución de la gasolina prioriza su distribución en las instituciones estatales. Sin embargo, si se dispone de 100.000 Bs para pagar 1.000 litros de gasolina, el combustible aparece como por arte de magia. Estas denuncias han sido entregadas a funcionarios de todos los niveles imaginables, teniendo como respuesta el silencio. Cansados de la situación, nos han pedido denunciar por los medios a nuestro alcance.

Los indígenas nos piden difundir su llamado urgente a las autoridades nacionales para que solventen de manera inmediata las irregularidades que se están presentando en Amazonas en esta materia. Comunidades y pueblos indígenas, habitantes originarios del sector, exigen soluciones para que no siga limitándose su acceso al combustible. Esta falta limita su libre tránsito por sus territorios afectando a su vez la entrada de los médicos, enfermeros y medicinas a las poblaciones, debilitando la ya precaria situación de salud en las comunidades. También se ha visto afectado el transporte de alimentos, tras años de intervención estatal que los ha obligado a abandonar sus cultivos tradicionales y depender de las políticas sociales para comer. También se ha visto afectado el normal desarrollo de su cultura y sus tradiciones. Los problemas relacionados con la gasolina han disminuido la cantidad de avionetas disponibles para hacer traslados a las comunidades apartadas, que por agua duran 48 horas.

Estas son las realidades de un país petrolero, cuyas venas abiertas han dejado de llover para los más vulnerables, y como siempre se continúa enriqueciendo a un sector privilegiado de la sociedad. @fanzinero

Amnesia Colectiva

Rafael Uzcátegui

A comienzos del 2017, junto con personas que conocieron en su momento a Angel Cappelletti, comenzamos un sitio web para colocar en internet un repositorio de su vasta obra, tanto de investigación histórica y pedagogía filosófica como de divulgación del ideario anarquista. Precisamente las dos pasiones que hicieron conocido a este argentino durante su estancia en Venezuela, entre las décadas de 1970 y 1990, que incluyeron clases en la Universidad de los Andes y la Universidad Central de Venezuela. Para nuestra sorpresa, la mayoría de los textos que poseíamos tras la investigación hemerográfica, era publicados en línea por primera vez. Aquello nos reiteró la ingente cantidad de información que podría desaparecer perdida en los baúles del mundo analógico. No pensemos en las obras más reconocidas, Doña Bárbara de Rómulo Gallegos por ejemplo, sino en la cantidad de creaciones escritas, sonoras y audiovisuales que cimentaron nuestro patrimonio colectivo y que hoy se encuentran inaccesibles y desaparecidas.

Esta preocupación no tiene solo una vena cultural, sino también es pertinente desde un punto de vista político. De manera improvisada y poco rigurosa, pero con muchos recursos, el bolivarianismo ha intentado re-escribir de la historia del país, como parte de su proyecto de dominación. Como ha coincidido con los años de su masificación, la gran mayoría de su discurso se encuentra disponible en internet. Caso contrario de todos los materiales producidos antes de su arribo al poder, que pudieran desmentir y conjurar su mitomanía.

En otras partes de América Latina, menos afectados por los modos de la renta petrolera, la memoria de los pueblos ha ido, progresivamente, digitalizándose para garantizar su preservación. En Venezuela tenemos todo por hacer. Y como ha ocurrido en esos países, depende menos de las instituciones que de un entramado de personas que suben sus propios archivos a la red de redes, para que sean de dominio público.

La primera resistencia contra el autoritarismo es la cultural. Sólo reflexionando, con honestidad, sobre el país que fuimos podemos construir un porvenir luminoso. Pero para eso tenemos que contar con todos los elementos para hacer un juicio sincero, ampliando nuestras mejores tradiciones y sacando las lecciones de nuestro pasado. El chavismo no pudo construir nada realmente nuevo, por ello exigía dinamitar todo lo que estuviera por encima de él para poder tener la capacidad de “socializar” su mediocridad. Internet nos ofrece un espacio privilegiado para democratizar y compartir información, que conjure la amnesia colectiva inoculada por una dictadura adaptada a los nuevos tiempos. @fanzinero  (Publicado en Tal Cual)