Sequía de combustible en Amazonas

Rafael Uzcátegui

Si usted piensa que el acceso a la gasolina se ha vuelto difícil en las ciudades del país, imagínese lo que pasa en comunidades donde no existen caminos o carreteras, y necesitan de la gasolina para transportarse por agua o por aire. Sí, estamos hablando de la Venezuela del 2017

Vocero/as de comunidades indígenas de los municipios Autana, Atabapo, Maroa, Río Negro, Manapiare y Alto Orinoco, estado Amazonas, se comunicaron con Provea y el Laboratorio de Paz para denunciar la falta de acceso al combustible que vienen padeciendo desde agosto del 2016. A comienzos de este año se organizaron en vocerías municipales para reunirse con la Misión Ribas y Pdvsa, en Puerto Ayacucho, responsables de la distribución del combustible. Funcionarios de ambas instituciones se comprometieron a garantizar una cantidad a ser distribuida para cada comunidad, de manera regular, a través de la Brigada 52 del Ejército.

Sin embargo, ha pasado un mes y los acuerdos no se han cumplido. El argumento es que la distribución de la gasolina prioriza su distribución en las instituciones estatales. Sin embargo, si se dispone de 100.000 Bs para pagar 1.000 litros de gasolina, el combustible aparece como por arte de magia. Estas denuncias han sido entregadas a funcionarios de todos los niveles imaginables, teniendo como respuesta el silencio. Cansados de la situación, nos han pedido denunciar por los medios a nuestro alcance.

Los indígenas nos piden difundir su llamado urgente a las autoridades nacionales para que solventen de manera inmediata las irregularidades que se están presentando en Amazonas en esta materia. Comunidades y pueblos indígenas, habitantes originarios del sector, exigen soluciones para que no siga limitándose su acceso al combustible. Esta falta limita su libre tránsito por sus territorios afectando a su vez la entrada de los médicos, enfermeros y medicinas a las poblaciones, debilitando la ya precaria situación de salud en las comunidades. También se ha visto afectado el transporte de alimentos, tras años de intervención estatal que los ha obligado a abandonar sus cultivos tradicionales y depender de las políticas sociales para comer. También se ha visto afectado el normal desarrollo de su cultura y sus tradiciones. Los problemas relacionados con la gasolina han disminuido la cantidad de avionetas disponibles para hacer traslados a las comunidades apartadas, que por agua duran 48 horas.

Estas son las realidades de un país petrolero, cuyas venas abiertas han dejado de llover para los más vulnerables, y como siempre se continúa enriqueciendo a un sector privilegiado de la sociedad. @fanzinero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s