Enjambre

Rafael Uzcátegui

El 30 de noviembre de 1999 ocurrió un acontecimiento que dejó perplejos tanto al gobierno de Estados Unidos como a los partidos de izquierda. Alrededor de 40.000 personas confluyeron en Seattle para protestar contra la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Por primera vez en décadas, el Tío Sam tuvo que utilizar la fuerza militar para contener las protestas de los propios norteamericanos, que habían sobrepasado a la policía.

Aquello, que inauguró lo que después se conocería como “Movimiento Antiglobalización”, sorprendió a los ajenos por la diversidad de movimientos y tácticas que se dieron cita en la ciudad. Por primera vez sindicatos y ecologistas coincidían en una movilización, que también incluyó a periodistas independientes, ONG, anarquistas del Bloque Negro, antimilitaristas, feministas, hippies y estudiantes universitarios. Cada uno realizó la actividad con la que se sentía más a gusto: Mientras la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) realizó una tradicional marcha de trabajadores, la Red de Acción Directa hacía sentadas en las calles estratégicas, los infoactivistas creaban “Indymedia, mientras los anarquistas rompían vidrieras de transnacionales y los ecologistas, disfrazados de animales, desplegaban un carnaval callejero, por nombrar sólo algunas. La suma de todas ellas logró el objetivo: Atraer la atención del ciudadano común sobre el libre comercio, visibilizar su lado oscuro, protagonizar los titulares de los medios de comunicación de todo el mundo y desnudar el lado represivo del Imperio.

Aquel desbarajuste obligó a que desde la Casa Blanca se contratara un think thank, la Corporación Rand, para estudiar el fenómeno y sentar conclusiones de cómo enfrentarlo. Los investigadores John Arquilla y David Ronfeldt realizaron la investigación, que después presentaron como “El nacimiento de la guerra en red”. Entre las recomendaciones al Pentágono sentenciaron: No se puede abordar los nuevos conflictos desde una estrategia tradicional. Las redes se deben enfrentar desde otras redes. Al despliegue en las calles de Seattle lo llamaron “swarming” (enjambre), maniobra de dispersión de los focos de manifestación, para dificultar la represión. Atomizar las manifestaciones para socializar y multiplicar la capacidad de convocatoria, visibilización e impacto público en el territorio urbano. La metáfora hablaba por sí sola: A un enemigo común, atacarlo desde diferentes piquetes de aguijón para debilitarlo.

Enfrentemos a la dictadura como un enjambre. No gastemos tiempo criticando las acciones de los demás. Vamos a crear las nuestras o sumémonos a las que más nos gusten. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s