Respuestas sobre Venezuela para “Alternative Libertaire”

Los amigos del periódico francés Alternative Libertaire me han hecho llegar algunas preguntas sobre la situación venezolana. Comparto mis respuestas para los interesados. 

– Desde hace 4 meses, la situación social y política en Venezuela esta tensa con manifestaciones constantes contra el gobierno Maduro. ¿Puedes explicarnos las razones de este movimiento y las formas de esta revuelta?

– Al momento de responder esta entrevista consideró que la rebelión popular que empezó el 01 de abril de 2017 en Venezuela ha sido derrotada tras la imposición de una fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente. Para explicar cómo se llegó a este punto debo nombrar un antecedente, que si bien es electoral, reflejó los cambios políticos en las mayorías del país. El 6 de diciembre de 2015, por primera vez, el chavismo perdía elecciones a cargos de representación -elecciones de diputados- y se descubría como minoría obteniendo dos millones de sufragios por debajo de la oposición. Esta tendencia era irreversible, y por ello el gobierno de Nicolás Maduro tomó decisiones para impedir elecciones, que ya no podía ganar, convirtiendo a la ya debilitada democracia venezolana en una dictadura moderna, similar a la que tuvo Perú bajo Alberto Fujimori. En primer lugar se decretó, en mayo de 2016, un “Estado de Excepción y Emergencia Económica”, mediante un decreto que sustituyó a la Constitución y le otorgaba poderes absolutos a Nicolás Maduro. Posteriormente se aplazaron los actos electorales pendientes, entre ellos la posibilidad de realizar un referendo revocatorio al presidente, el único mecanismo de democracia directa presente en la Constitución aprobada en 1999 por el chavismo. Esta situación de incremento del autoritarismo se acompañaba con una severa crisis económica, de la que hablaremos más adelante, que continuó generando un amplio descontento, que explotó a finales de marzo de 2017 cuando la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, calificó la situación del país como “ruptura del hilo constitucional”. Durante los primeros días las protestas tenían 4 demandas básicas: 1) Anuncio de fecha de realización de las elecciones pendientes; 2) Reconocimiento de la grave situación económica y social como de crisis humanitaria, que permitiera recibir donaciones de medicinas y alimentos; 3) Liberación de los presos políticos y 4) Respeto a la independencia de poderes, en ese momento la Asamblea Nacional, pero luego también a la Fiscalía.

En lo personal considero que una de los aspectos más negativos del llamado proyecto bolivariano fue la profunda intervención estatal del tejido asociativo de base, lo que destruyó y neutralizó a la totalidad de los movimientos sociales del país,

Las protestas significaron una “rebelión popular”, la primera del siglo XXI en Venezuela por varias razones. Una de ellas fue la cantidad de gente que participó en las protestas, tres millones en las manifestaciones que ocurrían en todo el país y más de 7 millones en la consulta del 16 de julio, que en si misma fue una expresión de protesta. También el hecho que las protestas ocurrieran tanto en las grandes ciudades como en pueblos y comunidades rurales, en 22 de los 24 estados del país. A pesar que ocurrieron hechos de violencia, esperables para un movimiento de esta magnitud y en sintonía con la cultura de protesta latinoamericana, la estrategia fue masivamente pacífica, siendo el movimiento no violento más importante ocurrido en América Latina en los últimos 20 años. Debido al control de los medios de comunicación por parte del gobierno, se uso de manera intensiva las redes sociales, en donde muchos de los participantes aportaban sus propios contenidos. Además se generó una importante capacidad de autoroganización popular, tanto para mantenerse en la calle como para enfrentar a la represión. Si bien algunos voceros de los partidos políticos opositores, especialmente los diputados más jóvenes, tenían un protagonismo de la convocatoria de las protestas, había un liderazgo compartido, pues era la multitud en movimiento que demandaba un alto ritmo e intensidad de las protestas, que se hacían casí todos los días. Esto para mí es muy importante resaltarlo, pues hubo durante toda la rebelión una tensión permanente entre la autoorganización y la conducción por parte de los partidos políticos, y hubo muchas jornadas de movilización autoconvocadas por la gente, que incluyó la aparición de un sector de combate, denominado “La Resistencia”, que incluso era abiertamente crítico de los partidos políticos. La represión fue muy dura, ocasionando 120 personas asesinadas y centenares de heridos y detenidos por protestar, pero este saldo negativo aumentaba la indignación e incorporó, en diferentes momentos, a nuevos sectores a la protesta.

– Elemento bastante nuevo, de lo que se dice aquí en Francia, es que por la primera vez, desde hace 10 años, también participa en las manis el “pueblo de abajo”. ¿Qué elementos explican esta ruptura entre el pueblo y el chavismo?

– En el plano político la muerte de Hugo Chávez, pues con su ausencia se perdía el principal referente de un movimiento construido en base al culto a la personalidad. Y el carisma, como lo explican las ciencias sociales, no es hereditario. En el plano social, que fue decisivo, la aparición de una aguda crisis económica que ha hecho que en Venezuela hoy existan más personas en situación de pobreza (más del 45% según cifras oficiales pero 60% según datos de las universidades) que las que habían cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1998. La inflación en el 2016 fue de 480%, mientras que para el 2015 fue de 180%, lo que ocasionó que para comprar la llamada “canasta básica alimentaria” la gente debía ganar 13 salarios mínimos, y en el año 2016 el ministro Ricardo Menéndez reconoció que el 50% de los venezolanos cobraban menos de dos salarios mínimos. Ante la pérdida del poder adquisitivo de los salarios la gente ha priorizado el gasto en alimentos, y ha tenido que reducir la calidad y la cantidad de lo que come. Por esta razón se ha vuelto “normal” ver a familias enteras alimentándose directamente de la basura. Como contraste, tenemos una élite de personas, ligadas al gobierno venezolano, que por colocarse un sombrero de “revolucionario” ha podido hacer ganancias millonarias. Esto ocasionó que el propio Noam Chomsky, que había tenido expectativas con el gobierno bolivariano durante mucho tiempo, en el año 2016 calificará la corrupción en el país como “extrema”. En este punto lo que pronosticaron los clásicos del anarquismo se ha vuelto a cumplir: “Socialismo” sin libertad es esclavitud y brutalidad. Este empobrecimiento generalizado de la población y la falta de esperanzas de mejoría para el futuro es lo que explica la incorporación de los sectores populares a las protestas en Venezuela.

– ¿Hay realidad de empresas autogestionarias en venezuela ? Existe una rama radical del sindicalismo implicada en el movimiento ?

– En Venezuela no existen empresas realmente autogestionadas. Durante un tiempo el gobierno promovió un falso control obrero y autogestión de empresas para poder tener apoyo de sus trabajadores al decidir la expropiación de sus dueños privados. Sin embargo, en todas las experiencias las empresas pasaron a manos de la burocracia estatal, y en su mayoría terminando cerrando sus puertas, dejando a los trabajadores sin empleo. En lo personal considero que una de los aspectos más negativos del llamado proyecto bolivariano fue la profunda intervención estatal del tejido asociativo de base, lo que destruyó y neutralizó a la totalidad de los movimientos sociales del país, imponiendo una falsa polarización en base al apoyo o la crítica al gobierno, dejando de lado sus propias agendas de lucha y reivindicaciones. El mejor ejemplo de autogestión en Venezuela lo constituye la cooperativa Cecosesola, con 20.000 afiliados y más de 49 años de funcionamiento, es decir, anterior a la experiencia bolivariana.

– ¿Qué es el papel o el peso del movimiento libertario dentro de esta revuelta contra Maduro?

– Lamentablemente tengo que contestar que ninguno. El movimiento libertario dentro de Venezuela le ocurrió lo mismo que al conjunto de movimientos sociales del país: Un sector fue cooptado por el Estado bolivariano y desarrolló una dura campaña de desprestigio contra quienes cuestionaban al gobierno. El resultado final fue su debilitamiento y casi desaparición. Algunas personas no se involucraron en la rebelión contra Maduro por que opinaban que quienes se verían beneficiados del cambio de gobierno eran los políticos de los partidos opositores. Así que prefirieron mantenerse al margen que acompañar al pueblo en su revuelta e introducir a lo interno del movimiento valores libertarios.

– Que son, según tú, las perspectivas que abren este movimiento? No tienes miedo que el posible fin de modelo de la “révolucion bolivariana ” sea la vuelta de la vieja oligarquía a los órdenes de Washington?

-Por supuesto que los Estados Unidos prefieren gobiernos que tengan menos margen de maniobra geopolítica y sean incondicionales con sus lineamientos. Sin embargo, el mundo de hoy es más complejo que el orden imperialista de los tiempos de la Guerra Fría. Si entendemos que hoy lo que existe es el capitalismo globalizado, debo insistir que la “revolución bolivariana” nunca estuvo al margen, sino que cumplió el papel asignado por la globalización: Ser proveedor, de manera segura y confiable, de recursos energéticos al mercado mundial. Hoy las empresas petroleras y gasíferas tienen bandera de Estados Unidos, pero también de China, Canadá y Rusia, todas igual de capitalistas. Un aspecto interesante de la crisis que generó las protestas de abril fue precisamente el agotamiento del modelo de producción extractivista que ha imperado en Venezuela desde la década de 1920 y que el chavismo profundizó. La imposición de una fraudulenta Asamblea Constituyente, que tiene poderes absolutos, ha dejado en todos los sectores que participaron en la revuelta un sentimiento momentáneo de derrota. Pero la crisis económica y, especialmente el fin de la hegemonía política del chavismo anuncian que a corto plazo se iniciará un nuevo ciclo de protestas, que seguramente tendrá rupturas y continuidades con las protestas que ocurrieron durante estos meses. No hay pueblo vencido, y debemos aprender las lecciones de cómo enfrentar a una dictadura moderna para continuar resistiendo.

– ¿Cuál es la postura de las organizaciones revolucionarias (Trotskystas, maoistas) en la revuelta actual ? Y hay unidad de accion entre libertarios y estas organizaciones ?

– El conjunto de organizaciones revolucionarias que señalas han sufrido el mismo proceso de intervención del conjunto del movimiento social, lo que las ha debilitado, por un lado, y las ha llevado a tener opiniones contradictorias sobre las protestas. Incluso algunas las han enfrentado abiertamente, poniéndose del lado de una dictadura sólo por ser “de izquierda”. El desprestigio de las ideas socialistas tras casi dos décadas de gobierno bolivariano ha cumplido el sueño de la contrarevolución: Hacer que el ciudadano común desconfíe de las ideas de cambio y justicia social. Por esta razón uno de los retos de todos los sectores revolucionarios en Venezuela será como promover las ideas de fraternidad, libertad e igualdad después del chavismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s