La hora de los hornos

Rafael Uzcátegui

El pasado viernes 09 de junio sectores del denominado “chavismo crítico” organizaron un interesante evento denominado “Encuentro de Constitucionalistas en Defensa de la Constitución de 1999: Participación y Soberanía Popular en la Asamblea Nacional Constituyente. Convocatoria, Bases Comiciales y los Referendos”. La apertura a los diferentes panelistas, que incluyó la magistral intervención del doctor español Roberto Viciano (disponible en Youtube), correspondió al doctor Jesús María Casal, quien realizó una pertinente reflexión, dado el auditorio, que quisiera compartir.

Palabras más, palabras menos, Casal expresó que si el chavismo no detenía la pretensión de imponer, de manera fraudulenta, una nueva constitución por el madurismo, aboliendo así lo mejor del legado viabilizado por Hugo Chávez, iban a estimular que la oposición pensara en una Carta Magna a su medida. Y dada la diversidad florida de opiniones dentro del espectro antichavista, el resultado podía ser cualquier cosa, menos el respeto a la progresividad de los derechos.

Lo que Casal planteó, y muchos coincidimos, es que la Constitución de 1999 -mejorable como todo producto humano- es el acuerdo de sociedad que cuenta con el mayor de los consensos, ayer por el chavismo y hoy defendida por sus antagonistas. Si el chavismo en su ala más democrática, que existe, piensa estratégicamente se daría cuenta que el Estado democrático y social de Derecho y de Justicia establecido a finales de los 90´s se ha convertido en el acuerdo compartido de reconstrucción institucional, por lo menos para los primeros años del post-madurismo. Nicolás, desesperado como está en derrotar un movimiento masivo y popular de indignación en su contra, está quemando el último baluarte que lo vinculaba efectivamente a la gestión de Hugo Chávez. Si llega el 01 de agosto con constituyentistas electos, sería el primer día de gestión de algo que abandonó el terreno chavista para ser otra cosa.

El chavismo democrático y sus satélites tendrán que decidir si su alergia a la MUD sigue siendo mayor que la apuesta por un cambio en el país. Y esto no implica que deban abandonar sus especificidades, sino entender que la única polarización que existe en la Venezuela de hoy es entre defensores de la Constitución de 1999 y defensores de la dictadura. Emitir un mensaje con claridad, que incluya las coincidencias con sectores que no son como ellos, incluso les allanará el camino para cumplir el papel que les tocará jugar en el país del mañana, en el que todos, sin distinción, debemos haber aprendido las lecciones emanadas de los últimos veinte años. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

La responsabilidad internacional, hoy, en la recomposición futura del chavismo

grafico

Rafael Uzcátegui

En diciembre de 2015 los resultados de las elecciones parlamentarias colocaron al chavismo en una situación desconocida desde su primera victoria electoral, 17 años antes, cuando Hugo Chávez fue electo por primera vez presidente de la república: Ser minoría electoral. Como se puede constatar, consultando los datos del Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano, la línea de votación del chavismo y la línea de votación de sus opositores iban a encontrarse en algún momento. Sin embargo, pocos pronosticaron que apenas dos años después de su desaparición física, la tarjeta electoral del llamado “Comandante Supremo” iba a estar dos millones de votos por debajo de sus contrincantes.

Las elecciones presidenciales de 2012 constituyeron el mejor momento electoral del bolivarianismo. Un año después, a pesar de realizar los sufragios en medio de la consternación nacional que significó el fallecimiento del presidente Chávez, y siendo su principal mensaje de marketing electoral que el apoyo a Nicolás Maduro era un acto de fidelidad a su recuerdo, el chavismo perdió 615.428 sufragios respecto a las elecciones anteriores, obteniendo una cerrada victoria con apenas 1,7% sobre el candidato opositor Henrique Capriles Radonski. ¿Este resultado era casual o mostraba el comienzo de la pérdida de popularidad de la propuesta triunfante en las urnas desde 1998?

La opinión de los intelectuales revolucionarios y de izquierda, así como de los movimientos sociales progresistas de la región, es clave para comunicar que hay mucho chavismo después de Nicolás Maduro si deciden: 1) No inmolarse en la conservación del poder y 2) Intentar pensar en las estrategias democráticas para recuperar, en el futuro, la capacidad de hablarle a las mayorías,

Seguir leyendo “La responsabilidad internacional, hoy, en la recomposición futura del chavismo”

Malaventura, Boaventura

Rafael Uzcátegui

En un reciente texto, “Mi posición sobre Venezuela”, el intelectual portugués Boaventura de Sousa Santos intenta justificar su adhesión a un documento internacional que pide el fin a la violencia en nuestro país. Un texto que ha roto el silencio dentro del progresismo internacional sobre las protestas iniciadas el 1 de abril y que ha sido duramente criticado, entre otros, por la llamada “Red de Intelectuales y artistas en defensa de la humanidad”.

Uno podría pensar que, al generar grietas en la monolítica opinión de la izquierda internacional sobre el gobierno de Nicolás Maduro, en el marco de su debilitamiento, se debe agradecer estas expresiones. Sin embargo, la opinión de Santos resta más que suma. Incluso, enrarece aún más la comprensión de lo que sucede ahora en las calles venezolanas.

En el texto de una cuartilla, firmado el 01 de junio, de Sousa afirma: “Las cosas no van bien en Venezuela debido a una intervención grosera del imperialismo norteamericano”. Esta idea, básica en su texto, la reitera cuando explica la razón de sus adhesiones: “Lo importante del documento es la búsqueda de una convergencia mínima: parar la violencia en la calle a modo de impedir la intervención militar estadounidense que está en preparación”. En orden de importancia la segunda idea del texto es criticar cuando “los procesos transformadores no van bien” y los “errores de los líderes políticos en tiempos recientes”, sin decirnos cuáles. La tercera es defender a intelectuales criollos como Edgardo Lander y José Quintero Weir, que según ya no cabrían en lo que la revolución boliviariana se habría transformado.

De Sousa pide que se respete “las otras maneras de estar” en la revolución bolivariana – Lander y Weir-, pero el detalle es que niega la propia posibilidad de alteridad, de ser bajo el libre albedrío democrático cualquier otra cosa. Según su razonamiento la única manera correcta de existir en Venezuela es bajo la identidad “revolucionario bolivariano”, pues cualquier subjetividad alternativa o disidencia estaría, indefectiblemente, al servicio del imperialismo norteamericano y allanando su desembarco inminente. Entre esta opinión y la de Atilio Borón hay un continuo. El argentino es más honesto en pedir, sin ambages, la ofensiva militar del Estado contra los manifestantes. Pues ¿qué otra cosa queda ante la infantería civil de los marines estadounidenses? El texto de Sousa es contradictorio hasta con sus defendidos: Si ellos han decidido presentarse bajo una identidad divergente de “revolucionario bolivariano”, ¿No estarían haciéndole carantoñas, igualmente, al Tío Sam? ¿Por qué Weir sí y no, por ejemplo, Juan Carlos Pernalete?

Los rebeldes de un futuro, afortunadamente cada vez más próximo, harán suya la proposición: “Dime donde hay abuso de poder y te mostraré cómo lo rechazo”, alejados de cierto sectarismo que no permitió pensar, en toda su extensión, a esta intelectualidad. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)