Revocatorio y democracia directa

Rafael Uzcátegui

Durante su entrevista en el programa Humano Derecho Luis Lander, del Observatorio Electoral Venezolano, describía como una de las novedades de la Constitución de 1999 el haber incorporado mecanismos de democracia directa, como el Referendo Revocatorio. Conceptualmente se entiende por democracia directa aquella en la que el pueblo ejerce el gobierno sin intermediarios, en contraste con la democracia representativa en que la sociedad está gobernada por personas elegidas por ella y a quienes delega su gestión por un tiempo determinado.  Si bien existe una discusión interminable entre estos dos modelos acerca de las bondades y limitaciones de cada uno, lo cierto es que la Carta Magna venezolana vigente incorporó dentro de su esquema de representación este tipo de herramientas, propias de quienes han planteado con ellas la necesidad de profundizar la democracia.

Lo anterior nos lleva a una primera aseveración: Si usted desconfía de la representación propia de las democracias tradicionales y opina que la soberanía, o la capacidad de decisión sobre los asuntos que la afectan, deben residir siempre en la gente su persona debería ser un defensor acérrimo de un mecanismo de consulta popular como lo es el referendo revocatorio. También debería coincidir conmigo en que la potestad revocatoria tiene una posibilidad: Mejorar la gestión de quienes antes asumían el plazo para el que fueron electos como un período de gracia para fechorías múltiples.

Este servidor, que no ha participado hasta ahora en ningún evento electoral previo, tiene todas las intenciones de asistir al Referendo Revocatorio contra Nicolás Maduro. Uno, por ser el dispositivo más interesante de la Constitución de 1999, ahora un derecho adquirido que habrá que defender como el resto. En segundo lugar porque es el canal más democrático para solucionar la actual crisis política del país. Luego por ser el menos traumático, y que además conjura la posibilidad de una conflictividad mayor, en un país con 12 millones de armas ilegales, según Amnistía Internacional, y 16.000 homicidios al año según el gobierno.

La conformación de un amplio y masivo movimiento destituyente del poder es el sueño de cualquier ácrata. Se equivocan los que desde sus capillas sueñan con una “salida por la izquierda”, luego de 17 años de profunda intervención estatal del tejido social comunitario, autónomo y cooperativo, que ha desmantelado casi todos los vínculos horizontales que la sociedad tejió antes y después de El Caracazo. Revocar a quien hoy se muestra como soberbio y autosuficiente será la inyección de autoestima colectiva necesaria para comenzar, otra vez, nuevas formas de asociación y reunión que den frutos a mediano plazo. Si lo bolivariano fue más continuidad que ruptura, estamos a las puertas de la posibilidad de pensar una Venezuela post-petrolera y post-caudillista, sus dos males del siglo XX  @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Albert Einstein: Mi visión del mundo

Albert-Einstein
Albert Einstein

Curiosa es nuestra situación de hijos de la Tierra. Estamos por una breve visita y no sabemos con qué fin, aunque a veces creemos presentirlo. Ante la vida cotidiana no es necesario reflexionar demasiado: estamos para los demás. Ante todo para aquellos de cuya sonrisa y bienestar depende nuestra felicidad; pero también para tantos desconocidos a cuyo destino nos vincula una simpatía.

Pienso mil veces al día que mi vida externa e interna se basa en el trabajo de otros hombres, vivos o muertos. Siento que debo esforzarme por dar en la misma medida en que he recibido y sigo recibiendo. Me siento inclinado a la sobriedad, oprimido muchas veces por la impresión de necesitar del trabajo de los otros. Pues no me parece que las diferencias de clase puedan justificarse: en última instancia reposan en la fuerza. Y creo que una vida exterior modesta y sin pretensiones es buena para todos en cuerpo y alma.

Para hablar con propiedad, el Estado no puede ser lo más importante: lo que es el individuo creador, sensible. La personalidad. Sólo de él sale la creación de lo noble, de lo sublime. Lo masivo permanece indiferente al pensamiento y al sentir.

Seguir leyendo “Albert Einstein: Mi visión del mundo”

Cayenas negras para el deshielo del Muro de La Habana

obamacastro

Rafael Uzcátegui

“Optar por la libertad no es como se nos dice, optar contra la justicia. Si alguien les quita el pan, suprime al mismo tiempo su libertad. Pero si alguien les quita la libertad, estén seguros que su pan se encuentra amenazado, pues éste ya no depende de ustedes, ni de su lucha, sino de la voluntad de un amo. La miseria crece a medida que disminuye la libertad y viceversa”. Albert Camus

¿Qué pudiéramos decir sobre los acontecimientos que ocurren en Cuba este 20, 21 y 22 de marzo de 2016? Algunas reflexiones políticamente incorrectas, según las matrices de opinión que hemos leído en los últimos días. Pero si como aprendimos de Castoriadis el proyecto de autonomía comienza cuando uno se interroga sobre la pertinencia de lo aprendido, y en consecuencia hace el esfuerzo de pensar por uno mismo, no podíamos ser menos sobre el deshielo del Muro de La Habana.

Las apreciaciones desde derecha e izquierda, para usar los términos tradicionales varían sobre su significado. Una tribuna asegura que Obama ha aterrizado en la isla para liberar a los cubanos. Desde la otra, sugieren que la administración estadounidense ha tenido que doblar el espinazo ante la irreductibilidad de la “revolución cubana”, a la que ha sido forzado a tratar como una igual. Para nosotros, en cambio, ni la una ni la otra. El Estado cubano y el Estado norteamericano, cada una por sus propios intereses, ha pactado iniciar una serie de acuerdos para aumentar el flujo de capitales a través de los 110 mil kilómetros del país insular. En este sentido la pasada Cumbre de Las Américas, tarima panameña del primer estrechón de manos entre Raúl y Barack, fue una metáfora. Mientras en la llamada Cumbre Social disidentes y procastristas se iban a las manos, el corazón del cónclave siempre estuvo en la Cumbre de Negocios, a la cual se dieron cita algunas de las empresas más prósperas del capitalismo global con representantes económicos de la isla. Si para Obama acercar los 166 kilómetros que separan ambos países, además de un mercado a desarrollar por los inversionistas cubano-norteamericanos, será la foto por la que lo recordará la historia; en contraste para la administración de los Castro significa el oxígeno económico que permitirá construir una gobernabilidad controlada post-fidelista. Ni mejor ni peor, el capitalismo de Estado cubano se encuentra en plena mutación como mecanismo de autopreservación ante el cambio de vientos en la región.

No obstante a lo anterior, tenemos motivos para toda serie de expectativas sobre las transformaciones que el deshielo ocasionará en la vida cotidiana de la población. Y esto lo decimos al mismo tiempo que seguimos pidiendo el cierre de esa ignominia llamada “Cárcel de Guantánamo” y hacemos peso por acelerar el fin de un embargo que acabará, no por las exigencias populares del continente como hubiéramos deseado, sino por los propios imperativos de la globalización económica. Una muestra de ello son los 110 vuelos comerciales diarios entre ambos países que han sido reactivados como preludio de la comitiva.

No es un asunto menor que los cubanos puedan disfrutar plenamente, como consecuencia colateral del tsunami de inversión extranjera por venir, de una serie de libertades civiles y políticas nuestras, que por muy limitadas y acotadas que sean, han sido conquistas de las luchas de los pueblos. Si el embargo económico no es lo que era hace unos años, la represión gubernamental ha tenido que ir abriendo la mano para preparar el terreno de una transición controlada. Y si bien no tenemos hoy la cacería de homosexuales, poetas y rockeros de años anteriores, todavía existe entre la sociedad cubana el miedo a ejercer la libertad de expresión, reunión y asociación por temor a represalias de todo tipo, que todavía incluyen la privación de libertad. Que los cubanos y cubanas puedan promover organizaciones de todo tipo –incluyendo sindicatos no oficiales-, difundan sus opiniones por medios escritos y electrónicos en libertad, convocar manifestaciones como sus pares del mundo y que tengan el derecho a pensar diferente a los jerarcas gubernamentales es de una importancia tal que hay que poner en su justa dimensión. Esas libertades democráticas formales, si bien no representan todo lo posible y deseable bajo ese nombre, son derechos que debemos proteger para mejorarlos. Y además, alegrarnos cuando otros tienen también el chance, junto a nosotros, de defenderlos. Que los movimientos sociales y activistas cubanos tengan la oportunidad de participar, junto a nosotros, en las luchas por venir para ampliar la dignidad humana, es una posibilidad que ciertamente nos alegra. Durante mucho tiempo hemos estado separados y ya era hora que tuviéramos la alegría de caminar juntos. Por último, con la llamada “revolución cubana” hemos aprendido amargamente lo que no hay que hacer en el camino de la emancipación.

Mientras los acontecimientos se suceden, seguiremos disfrutando la voz de la guarachera de América, Celia Cruz, proscrita por el castrismo, y el momento en que sus restos puedan ser enterrados en otra Cuba, como fuera su deseo. Asimismo, no dejaremos de recordar a los asesinados y martirizados por el autoritarismo que nos son cercanos: Los anarquistas cubanos Augusto Sánchez, Rolando Tamargo, Ventura Suárez, Sebastián Aguilar hijo, Eusebio Otero, Raúl Negrín, Casto Moscú, Modesto Piñeiro, Floreal Barrera, Suria Linsuaín, Manuel González, José Aceña, Isidro Moscú, Norberto Torres, Sicinio Torres, José Mandado Marcos, Plácido Méndez, Luis Linsuaín, Francisco Aguirre, Victoriano Hernández y José Álvarez Micheltorena. A ellos, y a todo lo que significaron por la lucha de justicia con libertad, una cayena negra en su memoria.

¿Preguntaste por la libertad? Responde Octavio Paz

Octavio-Paz_MILIMA20140330_0143_31

“La libertad es alas,
es el viento entre hojas, detenido
por una simple flor; y el sueño
en el que somos nuestro sueño;
es morder la naranja prohibida,
abrir la vieja puerta condenada
y desatar al prisionero:
esa piedra ya es pan,
esos papeles blancos son gaviotas,
son pájaros las hojas,
y pájaros tus dedos: todo vuela.

La imaginación en libertad transforma al mundo y echa a volar las cosas y los seres que toca… Sin embargo, hoy diría como crítica a esos versos juveniles: la libertad se disipa si no se realiza en un acto. Como la paloma de Kant, para volar necesita vencer la resistencia del aire y la atracción hacia el suelo, la fuerza de la gravitación. La libertad, para realizarse, debe bajar a la tierra y encarnar entre los hombres. No le hacen falta alas sino raíces. Es una simple decisión -sí o no- pero esta decisión nunca es solitaria: incluye siempre al otro, a los otros. La libertad es la dimensión histórica del hombre, porque es una experiencia en la que aparece siempre el otro. Al decir sí o no, me descubro a mí mismo y, al descubrirme, descubro a los otros. Sin ellos, yo no soy. Pero ese descubrimiento también es una invención: al verme a mí mismo, veo a los otros, mis semejantes; al verlos a ellos, me veo. Ejercicio de la imaginación activa, la libertad es una perpetua invención.”

Octavio Paz, “Hacia la sociedad abierta, La experiencia de la libertad, Vol.1, Vuelta, 1991, p.12

El mañana hoy

Rafael Uzcátegui

En su reciente libro “Anarquismo es movimiento” el pensador ibérico Tomás Ibañéz hace una interesante reflexión sobre los dilemas y potencialidades de un cambio social que, tomando en cuenta los errores del pasado, enfrente los retos del presente. Varios de sus desarrollos son pertinentes para asumir la transición postchavista entre nosotros. Tras hacer un repaso de algunos de los movimientos sociales contemporáneos, Ibáñez afirma que su carácter “prefigurativo” es una de sus características más resaltantes. Por “prefigurativo” entiende que dichos emprendimientos intentan funcionar, aquí y ahora, con los valores y principios que proponen para lo que entienden como mejor sociedad. El inventario comprende los principios antijerárquicos, las prácticas no autoritarias. Las formas de organización horizontal, la capacidad de emprender luchas con tonalidades libertarias y el recelo a todos los dispositivos de poder. “Estos movimientos –nos detalla- reinventan en sus luchas unas formas políticas antijerárquicas, anticentralistas y antirepresentativistas, tanto respecto a los métodos de decisión, formas de organización y las modalidades que revisten sus acciones”.

El autor contrapone esta vocación a esos movimientos que prometiendo un futuro para todos, garantizan un presente lleno de penurias para muchos con privilegios para unos pocos. Sus argumentos cuestionan el corazón de eso que denominan en Venezuela “El Proceso”. En palabras de Ibáñez “una escatología que se esfuerza por supeditar la vida a la promesa de vivir y por justificar todos los sufrimientos y todas las renuncias en nombre de una abstracción”. Sin embargo en este punto específico Chávez y Maduro son diferentes. Mientras el caudillo de Sabaneta prometía un horizonte llamado “Socialismo del Siglo XXI” –Como se leyó en una pared “Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo”- el ex sindicalista del Metro de Caracas sólo tiene un ayer para ofrecer: La vuelta a los supuestos días paradisíacos cuando gobernaba Hugo Chávez. El madurismo no intenta seducir con utopías sino con nostalgias. Por eso el bolivarianismo hoy es un movimiento lleno de pasado. A los replicantes nos ha quedado el futuro.

Las iniciativas que promovamos para reconstruir los tejidos y vínculos entre la gente deben funcionar, en pequeño, con los principios y valores que propongamos para lo grande: Ser “prefigurativos” de la nueva sociedad que deseamos para nuestros afectos. Se acabaron los tiempos en que las demandas quedaban “para el día después” –de la “revolución” o de ganar las elecciones-. Todas y cada una de las agendas parciales y sectoriales (estudiantiles, de mujeres, indígenas, campesinas, urbanas, lúdicas y contraculturales) deben expandirse y ponerse en movimiento hoy: los fines deben estar contenidos en los medios. Los resultados de aplicar la fórmula contraria son suficientemente conocidos. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Epistolas solidarias (Contra campaña de descalificaciones)

lupa_borghettiDesde el año 2002, por lo menos, cada vez que el gobierno bolivariano sufre momentos de conflictos, quienes orbitamos en torno al periódico El Libertario sufrimos una campaña de guerra sucia, basada siempre en descalificativos a los “mensajeros” que debates sobre los argumentos, tal y como legó el stalinismo al museo de las infamias. Desde siempre hemos optado en no rebajarnos a esa interlocución y continuar enfocando nuestros humildes esfuerzos en seguir desmontando la propaganda de los autoritarismos de todos los colores.

Publico una selección de mensajes que hemos recibido recientemente sobre la última ola del mar muerto. También debo agradecer a quienes se tomaron la molestia de responder por nosotros en foros virtuales así como escribir artículos, que pueden ser leídos en http://periodicoellibertario.blogspot.com/search/label/apoyo%20a%20El%20Libertario

Nada es más fuerte que nuestras ganas de ser felices (y libres)
Salud y libertad

Rafael Uzcátegui


:: Estimado compañero Rafa, te escribimos personalmente algunas líneas para mostrarte todo nuestro apoyo y solidaridad por los recientes ataques tanto a El Libertario, como a ti personalmente.

Ni que decir tiene que desde el Portal no hemos dado ni daremos cabida a este tipo de artículos hirientes y malintencionados que nada tienen que ver con el debate y la pluralidad de las ideas anarquistas.

Muchos ánimos en la lucha compañero, para ti y para todo el colectivo de El Libertario.

Un fuerte abrazo.

Salud!

Portal Libertario OACA
http://www.portaloaca.com/


Seguir leyendo “Epistolas solidarias (Contra campaña de descalificaciones)”

De la indignación a la esperanza

castellsRafael Uzcátegui

Debido a la posibilidad de ayudarnos a entender mejor la complejidad de los conflictos actuales en Venezuela, hago un apretado resumen del capítulo “Cambiar el mundo en la sociedad red” del libro “Redes de indignación y esperanza” del sociólogo español Manuel Castells.

Los movimientos sociales actuales presentan características comunes:

1) Están conectados en red de numerosas formas: El uso de Internet y las redes de comunicación móvil es fundamental, incluye redes sociales online y offline, así como redes sociales ya existentes y otras formadas durante las acciones del movimiento.

2) Comienzan en las redes sociales, pero se convierten en movimiento al ocupar el espacio urbano, ya sea mediante la vigilia permanente de plazas públicas o por las manifestaciones continuadas. Este híbrido de ciberespacio y espacio urbano constituye un tercer espacio: el espacio de la autonomía.

3) Son locales y globales a la vez: Empiezan en determinados contextos, por sus propias razones, pero también son globales porque están conectados con todo el mundo, aprenden de las experiencias de los demás y se inspiran en ellas para movilizarse.

4) Son espontáneos en su origen, desencadenados por una chispa de indignación relacionada con un acontecimiento concreto o bien porque han llegado al límite de repugnancia ante el comportamiento de los gobernantes.

5) Son virales siguiendo la lógica de las redes de Internet. Esto no es sólo por el carácter viral de la difusión de los propios mensajes, sino por el efecto modelo: Ver y oír las protestas en otros sitios, incluso en contextos distantes y culturas diferentes, inspira la movilización porque dispara la esperanza en la posibilidad de un cambio.

6) La transición de la indignación a la esperanza se consigue mediante la deliberación en el espacio de la autonomía. La toma de decisiones se produce en asambleas y comisiones. De hecho, suelen ser movimientos sin líderes. No por falta de candidatos, sino por la profunda desconfianza espontánea de la mayoría de los participantes hacia cualquier forma de delegación de poder. Esto es resultado de una de sus causas: El rechazo de los representantes políticos por los representados al sentirse traicionados y manipulados en su experiencia política habitual.

7) Las redes horizontales multimodales dan lugar a la “unidad”. La unidad no es comunidad porque ella supone un conjunto de valores comunes, y éste es un trabajo que todavía se está haciendo en el movimiento, ya que la mayoría de la gente llega a él con sus propias motivaciones y objetivos, dispuesta a descubrir posibles puntos en común en la práctica del movimiento.

8) Son altamente autorreflexivos: Se interrogan constantemente sobre sí mismos como movimientos y como individuos sobre quienes son, qué quieren, qué tratan de conseguir, a que tipo de democracia y sociedad aspiran y cómo evitar las trampas y dificultades de tantos movimientos que han fracasado.

9) Estos movimientos son raramente programáticos.

Las diferencias de abril

rafael uzcateguiRafael Uzcátegui

A raíz de los recientes acontecimientos, el presidente Nicolás Maduro ha asegurado que se encontraría en marcha un “golpe de Estado” que estaría repitiendo “el guión de abril de 2002. Si bien en un país de realismo mágico-voluntarista como Venezuela nada es imposible, si creemos que las condiciones de este 2014 son tan diferentes que harían casi imposible la realización de una interrupción del hilo constitucional, por lo menos en los términos que fuimos testigos 12 años atrás. En primer lugar el liderazgo frágil de Maduro contrasta con la ascendencia que tenía Hugo Chávez en sus seguidores. Ante la ausencia de la figura sobre la que giraba el quehacer en el 2002, hoy tanto el gobierno como la oposición experimentan crisis de representatividad y disputas entre las tendencias enfrentadas por el predominio político a lo interno de cada uno de los bandos.

En segundo lugar, si algo ha sido efectivo el gobierno después de aquel episodio es en la depuración de los cuadros medios y altos de las Fuerzas Armadas, con lo que ha logrado cohesionar y fortalecer el apoyo castrense al proyecto bolivariano. Comparativamente, es abrumadoramente menor la incidencia que los partidos opositores puedan tener sobre los uniformados. En tercer lugar, la correlación entre medios de línea editorial pro-gobierno y opositores, que en aquel episodio era parejo con inclinación a la disidencia, hoy es distinto.

El Estado ha logrado eficacia en su proyecto de hegemonía comunicacional, controlando el espacio televisivo, neutralizando a sectores de radio y arrinconando a los medios impresos, único espacio donde no es preponderante, vía control del acceso a divisas para la importación de insumos. Cuarto término, cuando en el 2002 hubo uso de armas de fuego desde ambos bandos, hoy los disparos son adjudicables a un sector, el estatal, que además del uso de los cuerpos represivos hoy ha incorporado la actuación de grupos parapoliciales para la dispersión y contención de los manifestantes. Si bien hubo un nivel de participación de estos actores en los hechos que derivaron en el “Carmonazo”, su actuación hoy es mucho más estructurada y evidente, con diferentes niveles de participación y menos capacidad de control por parte de la autoridad central del Ejecutivo. La victimización del gobierno tras abril de 2002 le ha sido efectiva como estrategia comunicacional a lo interno y externo del país para criminalizar la disidencia. ¿Continuará siendo efectivo? @fanzinero

Castoriadis: La destrucción de los significados y la ruina del lenguaje

s
“El régimen ruso no representa el reino de las ‘ideas’. Las ‘ideas’, transformadas como todo lo demás en apéndices instrumentales del poder son, de hecho, aniquiladas como ideas. Y ya no representan el mundo de las palabras. Ciertamente, las palabras – ciertas palabras-  ultrafetichizadas juegan un rol exorbitante y a la vez paradojal: funcionan como marcas, signos y señales de actividades reflejas, de comportamientos reflejos, que no poseen ninguna significación más allá de los reflejos que ellas desencadenan o se proponen desencadenar. Cuando el Partido señala que alguien es ‘reaccionario’ o ‘fascista’, esto no significa ni lo que es ni lo que el Partido piensa que es, sino simplemente expresa que la orden ha sido dada, a todos los concernidos, para tratar al individuo en cuestión según el código de tratamiento aplicable a los ‘reaccionarios’ y a los ‘fascistas’. Es una suerte de señal pavloviana dirigida a una sociedad a la que el régimen se esfuerza en hacer funcionar de acuerdo al modo pavloviano. Pero al mismo tiempo, y precisamente porque ningún significado o referente verdadero es vinculado a las palabras – salvo las consignas imperativas de comportamiento que ellas canalizan- se puede hacer con las palabras lo que sea, cambiando arbitrariamente de un día para otro la relación con lo que ellas designan.”

Cornelius Castoriadis, Devant la guerre, tome 1, (Deuxiéme édition revue et corrigée), Fayard, p.257

Galeano: “Todos somos mitad maravilla y mitad mierda”


Eduardo Galeano, por diferentes razones, no está en mi lista de autores favoritos -de hecho creo que es mas poeta y lirista que narrador y periodista-, pero esto que he leído de una entrevista suya me ha gustado:

“Todos estamos hechos de dos mitades: mitad maravilla y mitad mierda, pero todos debemos tener la misma igualdad de condiciones para demostrarlo, debemos luchar para que eso pase, pues el mundo de hoy nos desvincula, nos condena a la soledad, debemos trabajar por evitarlo, por aprender a escuchar a los demás y unirnos para transformarlo”

Tomado de: http://criticaypunto.wordpress.com/2010/10/07/eduardo-galeano-todos-estamos-hechos-de-dos-mitades-mitad-maravilla-y-mitad-porquera/

http://criticaypunto.wordpress.com/2010/10/07/eduardo-galeano-todos-estamos-hechos-de-dos-mitades-mitad-maravilla-y-mitad-porquera/

Fotogramas del país vasco

Me sentí muy a gusto en el País Vasco. En principio, como invitado al Consejo Anual de la Internacional de Resistentes a la Guerra, tres días de discusiones y comida vegana, teniendo como anfitriones a los compañeros y compañeras del Movimiento de Objeción de Conciencia de Bilbao, quienes se financian con un puesto (txosna) en las fiestas de la ciudad. Cada noche disfritando del Casco Viejo de Bilbao, el rico txakolí (vino blanco típico vasco) y las ricas tapas de las zonas, los “pintxos” muy elaborados y deliciosos. Caminando por la riada, de día y de noche, apreciando la rica cultura del pueblo vasco, de la cual el Museo Guggenheim ha venido a complementar, convirtiendo a la urbe en destino turístico cultural de Europa. Entre compañeros y compañeras, libertarios y antimilitaristas, contando cosas poco conocidas de Venezuela, y teniendo redes de afinidades. Andando en el euskotren, en donde pudimos visitar el Museo de la Paz de Gernika, y entendiendo las vertientes del conflicto vasco y su lucha por la autodeterminación. Después, seguiríamos rumbo a Madrid, pero ya ese es otro post…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fiesta de la CNT 66 (Francia)

El pasado 30 de septiembre tuve la suerte de asistir a la fiesta anual de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) región 66, correspondiente a la región de cataluña norte, en Francia. Allí, un centenar de compañeros y compañeras, muchos de ellos veteranos de la lucha contra la dictadura de Franco, compartían un espacio de autogestión y compañerismo, en donde pudimos conversar un poco acerca de la situación en Venezuela y la postura de los anarquistas contra todo Estado y todo gobierno. Para nosotros fue una linda experiencia compartir con Octavio y Arianne, y el resto de compañeros y compañeras que mantienen vivo el ideal libertario y la lucha sindical.

Audio: El anarquismo en Cuba, programa de Radio Klara

Pocas historias tan trágicas como la del anarquismo cubano, una potente iniciativa con periódicos, locales y sindicatos que se sumó a la lucha contra Batista y con la llegada del castrismo al poder fue, literalmente, exterminado. Afortunadamente, despues de años de invisibilización, ha comenzado a salir la historia que a muchos y muchas les incomoda, incluso desde dentro del anarquismo.

Posteo una interesantísima entrevista con Daniel Pinos realizada en Radio Klara, radio libertaria ibérica, en donde se desarrolla tanto su historia como su eclipse bajo el autoritarismo castrista. Para quienes quieran conocer más sobre esta historia, recomiendo ampliamente el libro “El Anarquismo en Cuba” de Frank Fernández, el cual se puede leer online ACA

Ir a descargar

Ir a descargar

Ir a descargar

Inventando lealtades

Rafael Uzcátegui

Los gobiernos autoritarios de izquierda necesitan, como parte de su proyecto de dominación, el reconocimiento del resto de las organizaciones e iniciativas del mundo a quienes considera sus pares, en consonancia con su visión maniquea –y religiosa- de un mundo dividido en fieles y herejes. Esta mirada polarizada del conflicto, a su vez, necesita un cónsono correlato interno, en donde el apoyo –incondicional o supuestamente “crítico”- sea conformado por el universo de izquierda local mientras que sus detractores sean, obligatoriamente, renegados y mercenarios. Si estos sustentos no existen se inventan, creando organizaciones fantasmas que magnifiquen internacionalmente amores y lealtades.
Seguir leyendo “Inventando lealtades”

Venezuela: El Ejército en las aulas

Rafael Uzcátegui (Colaboración para boletín de la Internacional de Resistentes a la Guerra)

De manera similar al resto de los países latinoamericanos, un militar es el principal mito fundacional de Venezuela. Simón Bolívar, el “padre de la patria”, es recordado como un gran estratega militar. Su figura, como estatua montada a caballo en gesto heroico, o su busto que muestra su jerarquía dentro del llamado “ejército libertador”, señala el centro de todas las ciudades y pueblos del país. De manera especial, el militarismo es parte importante de la cultura e imaginario de los venezolanos y venezolanas. Al propio Bolívar se le atribuye la autoría de la frase “Ecuador es un convento, Colombia es una universidad y Venezuela es un cuartel”. Durante 51 años del siglo XXI esta antigua exportadora de café y cacao, posteriormente sustituidos por el petróleo como principal industria del país, fue gobernada por caudillos, de “personalidad carismática, con amplia red de relaciones y con una fuente de recursos considerable y permanente”. En esos años el principal aporte venezolano a la sociología regional fue la teoría del “cesarismo democrático” postulando un gobierno basado en la reelección permanente de un líder carismático, un “gendarme necesario”, asiduo a la concentración del poder. Un Simón Bolívar al infinito.

Si bien las escuelas, liceos y universidades venezolanas siempre han reflejado la ideología dominante, y con ella la noción acerca del soldado y el ejército como garante de eficiencia sobre un universo civil corrompible, desde la remilitarización de la figura presidencial con la llegada al poder de Hugo Chávez –el último primer mandatario de naturaleza militar gobernó hasta el año 1958- se ha dado un nuevo impulso a la intención de educar a los jóvenes, en los salones de clase, en valores propios y exclusivos de las Fuerzas Armadas.

Seguir leyendo “Venezuela: El Ejército en las aulas”

De cómo Aporrea.org mantiene preso al sindicalista Rubén González

Rafael Uzcátegui

Dentro de la construcción de una hegemonía comunicacional, el Ejecutivo Nacional ha venido combinando la estrategia de copar y neutralizar los medios masivos de comunicación con la promoción de otros modos de información. Uno de sus privilegiados ha sido el financiamiento de medios alternativos y comunitarios, de forma intensiva desde el año 2004. Desde sus inicios en el año 1988, Provea ha motivado a las comunidades a la creación de sus propios modos y medios de difusión como parte de un proceso de cohesión popular que arroje un saldo organizativo, así como parte de una estrategia de exigibilidad de derechos. Sin embargo, bajo pocas y notables excepciones, los medios denominados “alternativos” y “comunitarios” han venido apartándose de su rol de portavoces de las comunidades, gestionados democráticamente, para convertirse en apéndices de la política comunicacional del Estado. Lo preocupante de esta situación no es su sintonía con las políticas del gobierno, lo cual es legítimo y forma parte de los derechos consagrados en la Carta Magna, sino el hecho que esta adhesión incondicional comienza a legitimar e invisibilizar violaciones a los derechos humanos.

Como ejemplo se encuentra la cobertura informativa dada por el portal Aporrea.org a la situación del dirigente sindical de Ferrominera Rubén González, privado de su libertad desde finales del mes de agosto del año 2009. Aporrea.org, junto al sitio web “Antiescualidos.com”, fueron las dos principales páginas web estimuladas por el gobierno nacional, de manera directa e indirecta, tras los sucesos de abril de 2002 como manera de equilibrar lo que denominaban el sesgo comunicacional de los medios privados. Aporrea.org, autodenominada como “cartelera del movimiento popular”, logró convertirse en un sitio de referencia debido a la constante renovación de sus noticias y textos de opinión, muchos de ellos remitidos por una red de colaboradores presentes en todo el país. Sin embargo paulatinamente, como ha sido denunciado por diferentes iniciativas que colaboraron en su administración, los gestores del portal comenzaron a privilegiar unas informaciones sobre otras, e incluso, a no publicar algunas.

Como recordaremos en agosto del 2009 los trabajadores de Ferrominera, en Ciudad Piar, decidieron realizar una paralización de actividades para exigir el cumplimiento de diferentes reclamos de trabajadores. Sobre esta huelga informa Aporrea el 19 de agosto, publicando una nota de la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) (http://www.aporrea.org/trabajadores/n140848.html) y otra de Venezolana de Televisión (http://www.aporrea.org/endogeno/n140840.html). La primera afirmaba que “entre 20 y 50 personas, intentó este miércoles paralizar de manera violenta las actividades diarias de la compañía, agrediendo con piedras y palos a los trabajadores (…).” finalizando que “los trabajadores de Ferrominera seguirán en pie de lucha, defendiendo el Plan Guayana Socialista”. El segundo reporte titulaba con “Pese a sabotaje Ferrominera continúa operativa” calificando como un “dirigente sindical de oposición” al gremialista Rubén González, -a pesar de ser un concejal electo por el PSUV-. A diferencia de otras situaciones reportadas por Aporrea.org, estas notas difundían, sin ningún tipo de contraste o información adicional, la versión oficial sobre la huelga en Ferrominera. El 25 de septiembre, reproduciendo de nuevo una nota de ABN, informan sobre la detención de González por la “disturbios violentos dentro de la planta”, así como por el “cierre de las vías que comunican a Ciudad Piar con Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar y otros hechos que alteraron la paz pública en esta población” (http://www.aporrea.org/ddhh/n142846.html). Aporrea no informó ninguna de las muestras de rechazo a la medida por parte de dirigentes sindicales del estado Bolívar, ha invisibilizado las diferentes manifestaciones de trabajadores –tanto en Bolívar como en el resto del país- solicitando su libertad, tampoco acerca de las irregularidades y vulneraciones del derecho al debido proceso y la libertad, así como ha evitado hacer público las diferentes dilaciones de las audiencias en tribunales, en un cuadro de vulneraciones que escandalizaría hasta a un estudiante del primer semestre de Derecho.

Si se compara, en su motor de búsquedas, el énfasis entre esta y otras situaciones, obtenemos resultados reveladores. Si se coloca “Rubén González Ferrominera” se encuentran 24 entradas, de las cuales apenas 3 hacen una referencia a la situación del sindicalista. Si se coloca otro término calificado de estratégico por las políticas gubernamentales las diferencias son abrumadoras. Por ejemplo, “guerrilla comunicacional” tiene 9270 textos dentro del portal. La conclusión es obvia: la matriz informativa y de opinión que permite que un dirigente sindical haya cumplido más de 5 meses encarcelado ha sido promovida, entre otros medios, por Aporrea.org.

Esta discusión es importante porque revela las condiciones en que el derecho a la libertad de expresión e información se desarrolla en nuestro país. Provea continuará apostando por la creación de medios de comunicación a través de los cuales las comunidades populares y los movimientos sociales puedan sensibilizar a la sociedad acerca de sus exigencias, así como presionar a los poderes públicos para garantizar la satisfacción de sus derechos. Para ello los medios de comunicación, que se adjetiven como alternativos y comunitarios, deben realizar su labor de manera independiente y reflejando, fielmente, tanto la diversidad como las exigencias de sus comunidades. Lo contrario es repetir lo que tanto se critica a los medios de comunicación tradicionales. (Correo del Caroní, 19.04.09)

Ken Knabb: Sobre la teoría

Teoría versus ideología

Teorizar es simplemente tratar de entender lo que hacemos. Todos somos teóricos al discutir honestamente sobre lo que sucede, distinguir entre lo significante y lo irrelevante, penetrar las explicaciones falaces, reconocer lo que fue eficaz y lo que no lo fue, considerar cómo algo puede hacerse mejor la próxima vez. La teoría radical es simplemente hablar o escribir a más gente sobre temas más generales en términos más abstractos (es decir, más ampliamente aplicables). Incluso aquellos que dicen rechazar la teoría teorizan — simplemente lo hacen más inconsciente y caprichosamente, y por tanto de modo más impreciso.

La teoría sin casos particulares está vacía, pero los casos particulares sin la teoría son ciegos. La práctica prueba a la teoría, pero la teoría también inspira prácticas nuevas.

La teoría radical no tiene nada que respetar ni nada que perder. Se critica a sí misma con todo lo demás. No es una doctrina que deba ser aceptada por fe, sino una generalización tentativa que las personas deben probar y corregir constantemente por sí mismas, una simplificación práctica indispensable para tratar con las complejidades de la realidad.

Pero con cuidado de que no sea una simplificación excesiva. Toda teoría puede transformarse en ideología, llegar a ser rígida como un dogma, ser desviada hacia fines jerárquicos. Una ideología sofisticada puede ser relativamente segura en ciertos aspectos; lo que la diferencia de la teoría es que carece de una relación dinámica con la práctica. En la teoría tú tienes ideas; en la ideología las ideas te tienen a ti. “Busca la simplicidad, y desconfía de ella.”

Evitar falsas opciones y elucidar las verdaderas

Hemos de encarar el hecho de que no hay trucos seguros, de que ninguna táctica radical es invariablemente apropiada. Algo que es colectivamente posible durante una revuelta puede no ser una opción sensata para un individuo aislado. En ciertas situaciones urgentes puede ser necesario incitar a la gente a llevar a cabo alguna acción específica; pero en la mayoría de los casos lo que más conviene es elucidar simplemente los factores relevantes que la gente debe tener en cuenta al tomar sus propias decisiones (Si me atrevo a dar aquí ocasionalmente algunos consejos directos, es por conveniencia de expresión. “Haz” debe entenderse como “En algunas circunstancias hacerlo puede ser una buena idea.”)

Un análisis social no necesita ser largo y detallado. Simplemente “dividir uno en dos” (indicar las tendencias contradictorias dentro de un fenómeno o grupo o ideología dados) o “agrupar dos dentro de uno” (revelar un aspecto común entre dos entidades aparentemente distintas) puede ser útil, especialmente si se comunica a los directamente involucrados. Ya es accesible una información más que suficiente sobre muchos temas; lo que hace falta es abrirse camino entre el exceso para revelar lo esencial. Una vez hecho esto otras personas, incluidas las informadas, serán estimuladas a investigaciones más completas si son necesarias.

Cuando nos enfrentamos a algún tópico dado, lo primero que hay que hacer es determinar si es en efecto un tópico simple. Es imposible tener una discusión con significado sobre “marxismo” o “violencia” o “tecnología” sin distinguir los diversos sentidos que se incluyen bajo tales etiquetas.

Por otra parte, también puede ser útil tomar una categoría abstracta amplia y mostrar sus tendencias predominantes, aunque tales tipos puros no existan realmente. El panfleto Sobre la miseria en el medio estudiantil… de los situacionistas, por ejemplo, enumera mordazmente toda suerte de estupideces y pretensiones de “el estudiante.” Obviamente no todo estudiante es culpable de estos defectos, pero el estereotipo sirve como un enfoque a partir del cual organizar una crítica sistemática de las tendencias generales. Subrayando las cualidades que la mayoría de los estudiantes tienen en común, el panfleto también desafía a aquellos que afirman ser excepciones a probarlo. Lo mismo se aplica a la crítica del “pro-situ” en La verdadera escisión en la Internacional de Debord y Sanguinetti — un desaire desafiante a los seguidores quizás único en la historia de los movimientos radicales.

“Se pide a todos su opinión acerca de cada detalle para prevenirles de formarse una sobre la totalidad.” (Vaneigem). Muchos temas están tan cargados emocionalmente que cualquiera que reaccione a ellos llega a enredarse en falsas opciones. El hecho de que dos lados estén en conflicto, por ejemplo, no significa que debas apoyar a uno u otro. Si no puedes hacer algo acerca de un problema en particular, es mejor confesar claramente este hecho y pasar a otro asunto que tenga posibilidades prácticas presentes. (2)

Si tomas partido al elegir un mal menor, admítelo; no añadas confusión blanqueando tu elección o demonizando al enemigo. Si hay que hacer algo, es mejor lo contrario: jugar a ser abogado del diablo y neutralizar el delirio polémico compulsivo examinando con calma los puntos fuertes de la posición opuesta y los débiles de la tuya. “Un error muy común: tener el coraje de defender las posiciones propias; ¡la cuestión es tener el coraje para atacar las propias convicciones!” (Nietzsche).

Combina la modestia con la audacia. Recuerda que si logras realizar algo es sobre la base de los esfuerzos de muchos otros, bastantes de los cuales han enfrentado horrores que nos harían a ti y a mí desplomarnos en la sumisión. Pero no olvides que lo que dices puede tener algún efecto: dentro de un mundo de espectadores pacificados incluso la más pequeña expresión autónoma sobresale.

Puesto que ya no hay ningún obstáculo material para inaugurar una sociedad sin clases, el problema se ha reducido esencialmente a una cuestión de conciencia: el único obstáculo real es que la gente ignora su propio poder colectivo. (La represión física es efectiva contra las minorías radicales sólo en la medida en que el acondicionamiento social mantiene dócil al resto de la población.) Por consiguiente un elemento amplio de la práctica radical es negativo: atacar las formas diversas de falsa conciencia que impiden a la gente darse cuenta de sus potencialidades positivas (…)

Este y otros textos en http://www.bopsecrets.org/Spanish/index.htm