Nodos & Redes: El Salvador: Democracia de base contra la minería

El pasado 29 de marzo de 2015 un municipio salvadoreño realizó un singular ejercicio de consulta y participación democrática desde las bases. En Nueva Trinidad, a 94 kilómetros de El Salvador y con una población aproximada de 2.103 habitantes repartidos en 46,33 kilómetro cuadrados, ese domingo se realizó una “consulta popular” para determinar si la comunidad estaba de acuerdo con permitir o prohibir proyectos mineros en la localidad.

Según los datos del Ministerio de Economía, en El Salvador se encuentran activas actualmente 23 licencias para la exploración de posibles minas de oro y otros metales, repartidas en las zonas montañosas de los departamentos de Santa Ana, Chalatenango, Morazán, San Miguel, La Unión y Cabañas. La posibilidad de negocios extractivos en el país es de tal magnitud que el Estado salvadoreño litiga una demanda de 301 millones de dólares impuesta por la internacional minera Pacific Rim/Oceana Gold ante el tribunal del Centro Internacional de Arreglos Relativos a Inversiones (Ciadi), ente del Banco Mundial. Sin embargo, debido al impacto social y ambiental como consecuencia del desarrollo de estos proyectos, diferentes iniciativas y organizaciones populares se han movilizado para exigir detener la apertura de minas en sus territorios.

En el caso de Nueva Trinidad la petición de la consulta popular se realizó tras la coordinación de activistas comunitarios locales con la Mesa Nacional frente a la Minería Metálica, quienes conjuntamente solicitaron una ordenanza municipal que declarara al municipio como “territorio libre de minería”. Ya otras dos localidades habían realizado una elección similar: San Isidro Labrador y San José Las Flores, quienes ya negaron oficial, e institucionalmente, la minería en sus municipios. En Nueva Trinidad participaron en total 812 personas, un importante 61,85% de su padrón electoral. Los resultados fueron: 804 votos en contra de los proyectos extractivos, 2 votos nulos, 2 inutilizados y 4 a favor de la minería. Pudo más la identidad local, el sentido de pertenencia y la conciencia ecológicas que las promesas de “desarrollo”, “empleo” y “prosperidad” que ofertaron a los habitantes los operadores mineros.

El mapa de conflictos sociales actuales en América Latina coloca a las resistencias contra proyectos de megaminería y extractivismo de primero en la lista del causal de movilizaciones

Seguir leyendo “Nodos & Redes: El Salvador: Democracia de base contra la minería”

Nodos y Redes: La “maldición” del canal nicaraguense

“Debemos denunciar al mundo lo que está pasando en Nicaragua”. Así se expresó hace poco el conocido poeta revolucionario Ernesto Cardenal, acerca de las contradicciones que orbitan el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua. Una de ellas tiene que ver con la promoción de grandes inversiones de infraestructura en el país, por parte de capitales globales, que afectarán a comunidades campesinas en el país. Una de las que ha generado la resistencia y movilización de activistas y líderes populares es el rechazo a la construcción del llamado “Canal Interoceánico” en el país. Según la información disponible, este canal es una vía fluvial que conectaría el mar Caribe, el océano Atlántico con el océano Pacífico a través de Nicaragua en América Central. El Canal cubriría un área de 270 kilómetros cuadrados. La construcción se inició el 22 de diciembre de 2014, con la construcción de vías de acceso temporales, para importar los materiales de construcción que no pueden ingresar por los puertos actuales del país.

Sin embargo, para activistas ambientales y líderes campesinos esta construcción genera muchas preocupaciones. Por ejemplo el Movimiento Autónomo de Mujeres afirma que el proceso legislativo para la aprobación del proyecto sólo dura 8 días, con una discusión en plenaria de diputados de apenas 3 horas. Además, no se realizó el proceso de consultar previamente a las comunidades que serían afectadas y se estarían violentando 10 tratados ambientales internacionales suscritos por Nicaragua y la propia constitución nacional. Al respecto afirman: “La concesión entrega por 116 años derechos absolutos, a favor de un inversionista privado, sobre nuestros recursos, tierra, bosques, islas, aire, aguas superficiales y subterráneas, espacio marítimo y otros recursos adicionales que se pudieran considerar pertinentes en cualquier parte del país para llevar a cabo las obras”.

Según se calcula, la construcción de esta obra es tres veces más larga que la del canal de Panamá, por un costo estimado en 50 mil millones de dólares. La concesión para la construcción del Canal fue entregada al consorcio empresarial, con sede en Hong Kong, HKND Group.

La movilización popular en Nicaragua contra el Canal Interoceánico ratifica que una de las principales fuente de conflictos en la región es el rechazo a la construcción de grandes proyectos de infraestructura que afectan a las poblaciones

Seguir leyendo “Nodos y Redes: La “maldición” del canal nicaraguense”

Nietos bastardos, nietos raperos de la revolución

silvito02}

Rafael Uzcátegui

En ciudad de Panamá, para participar en el Foro de la Sociedad Civil previo a la Cumbre de las Américas, leo en la prensa local “Silvio Rodríguez y su hijo tocarán en escenarios separados”. ¿Cómo?, ¿Silvio Rodríguez tiene un hijo músico? ¿Y que, además, participa en eventos culturales de la disidencia cubana? Eso, por nada del mundo no me lo podía perder. Mi único referente del movimiento rap cubano eran “Los Aldeanos”, una pareja de hip hoperos con letras y actitud que han sido calificadas “como el lado más punk del movimiento”. Aldo y “El B”, los dos aldeanos, han hecho discos solistas cuyas letras son como si Johnny Rotten y Steve Ignorant fueran mestizos nacidos en el corazón del Caribe.

En la noche del 9 de abril Silvio Rodríguez tocaba en un multitudinario concierto en la Universidad de Panamá las mismas canciones de hace 20 años. En las afueras de la ciudad, a un lado del famoso Canal, en lo que antes era el dormitorio del ejército estadounidense y hoy es una “ciudad del saber” que aloja a centros de investigación y ONGs, los raperos cubanos actuaban en “El Ateneo”. “Silvito el libre”, nombre artístico que genera de entrada una diferencia con el padre, fue el quinto rapero en aparecer. En su introducción no daba lugar a dudas: “que se vayan los Castro de Cuba”. Entre las canciones sobre su cotidianidad adolescente y su homenaje personal a su abuela, Silvito cantó una que reiteraba la indignación de este grupo de jóvenes cubanos que han hecho de la música y el arte –como muchos antes de ellos- su herramienta para rebelarse contra lo que les oprime y les rodea: “¿Traición a quién?, ¿A Cuba o a los dirigentes?, Traidor es el gobierno enfermo que lleva literalmente medio siglo traicionando a once millones de gentes”. Hay un unicornio azul que se perdió.

Lo que nunca dijo la izquierda altermundista, que como Manu Chao tocan en La Habana loas a la “revolución”, es que a finales de los 80´s los fans de Mano Negra en Cuba, como al resto de los rockeros de la isla –o frikis como coloquialmente se les denominaba-, eran encarcelados por 3 años por “peligrosidad social” y 6 años si reincidían en el “delito” de ser rockeros.

Seguir leyendo “Nietos bastardos, nietos raperos de la revolución”

Nodos & Redes: Un socio llamado Antonio Brufau

brufau_chavez

Rafael Uzcátegui

12 de septiembre del año 2009. En una visita relámpago a España, el presidente venezolano Hugo Chávez se reúne con su par José Luis Rodríguez Zapatero y el Rey Juan Carlos de Borbón, con este último dos años después del incidente “Por qué no te callas” en la Cumbre Iberoamericana de Chile. En la conversación de 30 minutos, Chávez le dice en tono jocoso a la realeza: “Se ha dejado la barba, ¡como Fidel!”. Para los izquierdistas españoles pre-Podemos este no fue el único momento que no celebraron de la visita de su referente a la península. El clímax vendría horas después. En la céntrica Gran Vía de Madrid, la versión posmo de Simón Bolívar otorgó una entrevista al periódico El País y a otros medios de comunicación españoles. Un cordón policial había cerrado por completo el acceso a la librería, la cual apenas 15 minutos antes recibió la confirmación de la presencia del presidente venezolano. Alrededor del negocio comenzaron a aglutinarse seguidores y detractores, mientras Chávez revisaba los estantes de libros de historia, seleccionando entre 60 y 80 títulos que fueron cancelados por sus asistentes. Cuando había pasado hora y media, en un performance que intentó parecer obra de la causalidad, Hugo se “tropieza” en otro de los salones del establecimiento con el presidente de Repsol Antonio Brufau. La conversación, rodeada convenientemente por periodistas, es de antología:

– Hugo Chávez: Brufau… ¿qué vamos a hacer con tanto gas?
– Antonio Brufau: Alguna utilidad le encontraremos.
– HC: Estoy atendiendo a la prensa, pero hablamos de aquí al aeropuerto. Yo manejo el vehículo. La noticia me la han pasado cuando yo estaba hablando con Zapatero. ¡Una buena noticia! Ahí aspiramos…, dime tú qué sabes mucho más que yo de eso… ¿Cuánto aspirábamos a conseguir ahí?
– AB: Aspirábamos a cuatro trillones de pies cúbicos, que son del orden de seiscientos millones de barriles. Y yo creo que en este momento podríamos estar entre siete y ocho.
La conversación se enfocaba en un campo de gas que Repsol explotaría en Venezuela. Un periodista interroga cuando empezarían los trabajos, inquietud que es secundada por el propio Chávez
– AB: Hay que hacer mucho trabajo todavía, pero en dos o tres años ya podríamos tener las cosas mucho más claras. Pero es un yacimiento que da para mucho, podría dar incluso para un proyecto de Gas Nacional Licuado
– HC: Imagínate tú, ¡para traerlo aquí a España!
Ante la pregunta de si hay riesgo de nacionalizar, tanto Chávez como el presidente de Repsol contestan que no habrá riesgo ninguno.
– AB. Nosotros estamos muy cómodos y siempre con muy buena relación con el Gobierno, con PDVSA y con el ministro.
– HC: ¿Te das cuenta? No somos tan diablos, ¿eh?

2009-09-12

La lista negra de Repsol

El resto de la conversación es desconocido, pues se realizó en el auto que con destino al aeropuerto de Barajas, con Brufau de copiloto y un Hugo Chávez al volante. Hay quien apunta que este encuentro casual era la verdadera razón en la presencia del barinés en España bajo un argumento que suena convincente: Lo descubierto en el “megacampo Perla” es el mayor descubrimiento de gas en la historia de la transnacional y el campo offshore más grande de Latinoamérica. Las cajas registradoras suenan en Dolby Sorround.
El negocio es tan importante que la relación Repsol-Chávez no se modificó un ápice cuando la empresa radicada en España anunció que demandaría a la presidenta Cristina Kichner tras anunciar que estatizaría YPF, la filial de la española en territorio gaucho, en el 2012. El nieto de Maisanta, acostumbrado a los adjetivos destemplados contra quienes consideraba “aliados del imperalismo”, se refirió en aquella oportunidad al impasse: “He hecho una reflexión y un mensaje a Repsol: que no me parece que acudan a una instancia internacional para demandar a la República Argentina, porque es una mala señal”.

El Megacampo Perla está situado en el bloque Cardón IV a 50 kilómetros de la costa venezolana. La empresa informó, el pasado 7 de julio, que inició la producción con 150 millones de pies cúbicos de gas al día (Mcf/día), para progresar para alcanzar a finales de año los 450 Mcf/día y en 2020 los 1.200 Mfc/día, volumen que mantendrán hasta el final del contrato aprobado por el Estado venezolano, con fecha 2036. Si bien las notas de prensa endógenas resaltan que el gas extraído será para “consumo interno”, las exógenas sugieren que Perla engrosa la oferta que Repsol pone a la orden del mercado internacional.

Diferentes organizaciones ambientales y sociales vienen denunciando que las prácticas de Repsol no se difieren cualitativamente de otras empresas cuestionadas del sector, como Chevron o Exxon. Entre los señalamientos se encuentra que no genera beneficios para la sociedad, que los millonarios reciben retribuciones millonarias, que su actividad genera importantes pasivos ambientales, contaminación, deterioro ecológico y daños a la salud pública, amenazas a las comunidades indígenas y campesinas así como la violación de derechos humanos.

Nodos & Redes: Tiannamén y el anónimo más famoso del mundo

tank-man-by-jeff-widener-1

Rafael Uzcátegui

1990 Ciudad de México. La banda de hardcore Massacre 68 graba lo que será su único disco, “No estamos conformes”, de gran influencia a lo que pasará después en la escena subterránea de la capital azteca. El tema que abre el disco, “Un día en Pekín” recordaba lo que había pasado recientemente, a muchos kilómetros de distancia y en la era pre-internet, en la capital de la República Popular China: “Ven y mira la cara del comunismo / la falsa democracia que destroza al pueblo / tanques aplastando a estudiantes indefensos / ráfagas de fuego penetran en sus cuerpos”.
Lo que se conoció como “La Masacre de Tiannanmen” cumplió recientemente 25 años. Y la mayoría de las notas que recordaron la fecha se ilustraban con la fotografía que se convirtió en símbolo de los hechos que cobraron la vida de un número indeterminado de personas (las cifras oscilan entre 400 y 2600) y alrededor de diez mil heridos: La imagen de una persona solitaria que, solamente con su cuerpo, detenía una hilera de tanques de guerra. El gesto impactó el imaginario cultural de toda una época. Aquel individuo, cuya identidad permanece anónima un cuarto de siglo después, fue elegido por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del siglo XX. Pocas veces un desconocido, un “nadie” ha hecho tanto por la dignidad de muchos.
Las protestas, el gesto

China había comenzado una serie de reformas económicas en 1978 que con el tiempo generaron la insatisfacción de grupos de la población, entre ellos grupos de estudiantes e intelectuales que, en 1987 protagonizaron algunos focos de protesta. Hu Yaobang, que había sido ex Secretario General del Partido Comunista Chino, se solidarizó con los inconformes, lo que generó su expulsión del partido. En abril de 1989 falleció por enfermedad y su funeral se transformó en una gran movilización de protesta contra el gobierno. En una historia que conocemos, la policía comenzó a reprimir a los manifestantes y los medios controlados por el Estado tergiversar las protestas, lo cual aumentó el apoyo a quienes estaban en la calle. La intolerancia sumada al malestar popular funcionó igual a una bola de nieve. Un mes después 100.000 personas marchaban en Pekín pidiendo reformas y diálogo con las autoridades. El 13 de mayo, en una estrategia que sería usual en los tiempos post-internet, los estudiantes ocuparon la plaza de Tian`anmen y comenzaron una huelga de hambre. El 20 es declarado la ley marcial y en la noche del 3 de junio se enviaron tanques y soldados de infantería a la plaza para disolver la protesta. Como no hay literatura que describa fielmente la matanza, tomemos el coro de la canción punk mexicana: “Donde quedarán / Los cuerpos destrozados / Sus ideales son borrados / Por cuerpos represivos”.

El 5 de junio, después de los momentos más álgidos de la represión, a 200 metros de la Plaza, en la “Gran Avenida de la Paz Eterna” una columna de tanques avanzaba en medio del asfalto. Un hombre solitario, de pantalones oscuros y camisa blanca, se detuvo en medio de la calle, con una bolsa en cada mano. Los tanques disminuyeron la velocidad, mientras el hombre hacía gestos para que se fueran del lugar. El primer tanque intentó desviar su ruta, pero el solitario se interponía repetidamente en su camino. De repente, sube al blindado y habla con el conductor. El tanque quiere seguir su ruta, pero el joven insiste en no dejarlos continuar. La tensión dura varios minutos, hasta que unas personas aparecen para llevarse al solitario.

El hombre contra el Poder

La teoría marxista tradicional sostiene que el individuo debe disolverse en la masa, y que sólo el pueblo, en muchedumbre -y guiado por la vanguardia, dicen las letras pequeñas-, salva al pueblo. Un político pragmático, por su parte, calificaría el hecho como intrascendente: Sólo se logró detener la caravana de guerra por unos minutos. Si el gesto no se hubiera registrado, sólo sería parte de la tradición oral de unos pocos testigos. Pero el solitario tuvo la suerte de ser fotografiado por 4 reporteros diferentes, que se encontraban a resguardo a varios metros en el Hotel Beijing, diagonal a la plaza de Tiananmen: Arthur Tsang Hin Wah para la Agencia Reuters, los estadounidenses Jeff Widener, para Associated Press y Charlie Cole, para la revista Newsweek, y el británico Stuart Franklin, de la agencia Magnum, para la revista Time. Además, cámaras de las cadenas televisivas CNN y BBC también pudieron documentar en video aquellos minutos.

25 años después la identidad del solitario sigue siendo un misterio. Especulaciones no han faltado. El periódico británico The Sunday Express afirmó que su nombre es Wang Weilin, un estudiante de 19 años. En 1999, Bruce Herschensohn, ayudante del presidente norteamericano Richard Nixon, indicó que fue ejecutado dos semanas más tarde. Otras fuentes dicen que fue fusilado unos pocos meses después de las protestas de Tiananmen. En el libro “El Blues de la China Roja: Mi Larga Marcha desde Mao hasta ahora”, Jan Wong afirma que aún estaría con vida y escondiéndose en China continental. En 1992, en una entrevista al entonces Secretario General del Partido Comunista Jiang Zemin se le preguntó qué fue del hombre. Jiang contestó: “Creo que nunca se le mató”. Por su parte, en un artículo del 2006 en el Hong Kong Apple Daily se afirma que el solitario estaría viviendo en Taiwán.
Sobre la curiosidad por la identidad del anónimo más famoso del mundo, el escritor David Jiménez colocó en su blog: “Si alguien me preguntara una historia, una sola, que quisiera escribir antes de morir, sería la tuya. Encontrarte, hablar contigo y preguntarte qué te llevó a pensar que podías parar aquella columna de tanques. Tanques contra personas: parece desigual y lo es. Siempre ganan las personas, aunque lleve tiempo darse cuenta. ¿Quién eres? ¿Eres consciente de que con tu gesta salvaste mucho más que la dignidad del pueblo chino? ¿Qué te seguiremos recordando, siempre?”.

Nodos & Redes: I love hardcore boys

sorrondeguy

Rafael Uzcátegui

La reciente decisión de legalizar las uniones del mismo sexo dentro de Estados Unidos recuerda todo el largo camino que ha tenido que atravesar el movimiento LGBTI norteamericano para el reconocimiento de sus derechos. Un tránsito visible desde el año 1969, cuando los disturbios en el bar neoyorquino de Stonewall colocaron la piedra fundacional del movimiento gay moderno. En una profundidad que puede ser comparada, en el mismo país, con el movimiento por los derechos civiles, a diferentes niveles y desde variadas lógicas de radicalidad, hombres, mujeres e indefinidos han sido constantes en su derecho a querer como les dicta el corazón y no según las imposturas de las normas hegemónicas de la sociedad. Aquí queremos referirnos al trabajo de un latino, inmigrante dentro del imperio, que cuestionó la discriminación y la homofobia en un sector donde parecía que todo estaba permitido: El punk.

Martín Sorrondeguy nació en Uruguay y desde muy joven comenzó a vivir con su familia en Chicago, Estados Unidos. Sobre esa época ha respondido en entrevistas: “He ingresado al hardcore punk cuando era un adolescente. Quería algo diferente a lo que estaba vigente a mí alrededor en aquel momento. Teníamos muchos problemas de violencia entre pandillas de inmigrantes y minorías, y yo no quería ser parte de eso. Necesitaba algo diferente. El punk fue algo nuevo e interesante para mí, y me proporcionó opciones para una vida alternativa”. Una de las cosas que más impactó en Martín fue la energía que el punk emanaba para que la gente, según sus propias capacidades, hiciera que ocurrieran cosas, que en la jerga llamaban “Do It Yourself”.

sorrondeguy3

Rabia latina en tres acordes

A comienzos de los 90´s Sorrondeguy, junto con otros inmigrantes latinos como él, forman una banda de punk-hardcore la cual nombraron “Los Crudos”. En ese tiempo, el movimiento en Estados Unidos estaba pasando por un mal momento, que Martín recuerda: “Cuando hicimos giras en los años 90, la escena de EEUU estuvo sosegada por un período. La locura de los años 80 se disipó. Fuimos a México y era tan exagerado y loco, que se sintió como haber retrocedido hasta los años 80 —era como si el punk y el lado agresivo aún existieran”. El sonido de Los Crudos era tan potente y la rabia que expresaban sus letras era tan espontánea –producto de sus propias vivencias-, que el sonido hardcore norteamericano experimentó una bocanada de aire fresco cuando los cuatro acordes de siempre sonaron a través de sus instrumentos. “Estábamos prestando atención –recuerda Martín- a las cosas que estaban afectando a los latinos y chicanos en otras partes del país. Dijimos “Bueno, ¿cómo van a afectarnos las decisiones de estas personas que tratan de aprobar leyes?, ¿cómo van a afectar a nuestra familia?” Tomamos nuestra experiencia y dijimos, “nuestra existencia es realmente diferente a la del estadounidense promedio”. Fue nuestra protesta, a través de nuestro arte y de la música”.

Sin embargo, los discriminados por la sociedad comenzaron a ser segregados por una parte de su audencia, multiplicándose los gritos de burla en los conciertos sobre sus canciones cantadas en castellano. En respuesta, la banda compuso la única canción en inglés del más de centenar de composiciones de su historia “That´s right we´re that spic band”: Sí, somos una banda de espaldas mojadas –término despectivo colocado a quienes cruzan ilegalmente la frontera- / ¿Dices que eres un punk? / Mentira, eres un nazi! / Eres una mierda que no puede entendernos / Nos tienes miedo / ¡Somos una banda de espaldas mojadas! ¡Somos una banda de espaldas mojadas!

Los Crudos editan, a través de su propio sello discográfico “Lengua Armada Records”, 5 pequeños viniles de 7 pulgadas y 5 Long Plays en estudio, con el que hacen giras no sólo por todo Estados Unidos, sino por América Latina, Europa y Japón. En Latinoamerica el impacto no es menor. Tras la difusión del documental realizado por el propio Sorrondeguy sobre el punk latino dentro de Estados Unidos, “Beyond the screams”, los punks de más abajo del Rio Grande se enorgullecen de sus raíces y comienzan a entenderse con sus pares de todo el mundo en igualdad de condiciones.

Cuando parecía que la provocación sónica de Los Crudos había tocado techo, Martín declara públicamente su homosexualidad. Esta vez los malos comentarios vinieron de sus paisanos: “Cuando salí del clóset, inicialmente con Los Crudos, fue alrededor del 95 o 96. La mayoría de personas fueron un gran apoyo desde el primer momento, y esa es la belleza de la verdadera escena punk, la gente realmente está mucho más abierta a este tipo de diversidad. Pocos se molestaron por el hecho de que salí del clóset, y creo que algo de eso vino de la escena latina, que es un poco desalentador, pero la mayoría de las personas aceptaron el hecho de que yo me abriera respecto a esa parte de mi vida”, recordó.

sorrondeguy2

Muñeca quebradiza

Aunque Los Crudos se han reunido en varias oportunidades, su período de actividad como banda finalizó en 1998. A partir de ese año Martín comenzó una banda, esta vez con integrantes norteamericanos, explícitamente de hardcore homosexual: Limp Wrist (muñeca quebradiza). El punk en su versión norteamericana o europea tuvo, desde sus inicios, íconos andróginos, estética fetichista y una sexualidad ambivalente, con músicos homosexuales como Pete Shelley (Buzzcocks) o Darby Crash (Germs), no había tomado partido, abiertamente, por las reivindicaciones de la comunidad gay. En cambio Limp Wrist es activismo LGBTI abierto, explícito y alborotador, que llega el punto de burlarse también de los propios lugares comunes presentes dentro y fuera de los círculos homosexuales: “Yo estaba hablando sobre ser gay cuando Los Crudos tocaron, fue la primera vez que “salió”. Debido al conservadurismo dentro de muchas comunidades sentí que era importante hablar de estos temas. Así que lo hice. Había dos canciones en el Crudos LP que abordan los temas del amor y la sexualidad. Con Limp Wrist siempre ha sido serio, pero decidimos tomar un enfoque humorístico para hacer que nuestro enfoque enojado fuera exitoso en los EE.UU”, afirma Martín.

Limp Wrist ha grabado 5 sencillos y cuatro discos. El primero fue toda una declaración de intenciones. En el folleto impreso con las letras de los temas aparece una Estatua de la Libertad transexual. El tema que abre el disco es “Yo amo a los chicos hardcore”: Amo a los muchachos del hardcore/ Es demasiado bueno para ser verdad / Uno a uno, o toda la maldito tripulación / Todo es muy emocionante para nosotros por lo que permite dar un giro / Amo a los muchachos del hardcore.

Nodos y Redes: Joe Castillo: El defensor olvidado

Joe Castillo y su familia
Joe Castillo y su familia

Rafael Uzcátegui

A finales de la década de los 90´s la frontera venezolana en el estado Zulia era una zona caliente, el tráfico de mercancías solapaba un flujo igual de importante: El de las personas que huían de los efectos de la guerra interna y el Plan Colombia en el hermano país. A esta situación se sumaba la precaria condición de las comunidades aborígenes de la zona. Fue en 1999 que la obra de dos personas, el matrimonio Castillo, que una organización se instala en la zona para tenderle una mano a refugiados e indígenas: La Oficina de Acción Social y Derechos Humanos del Vicariato Apostólico de Machiques. Joe Castillo era el abogado y su esposa, Yelitze Moreno la encargada de coordinar los programas de educación y formación en derechos humanos. Ambos eran activistas conocidos que formaron parte de las comunidades cristianas de base que durante la década de los 90´s habían defendido a los humildes de los abusos de poder. Tras una estancia en Amazonas, trabajando en el Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho, la pareja hizo una pausa en la capital para decidir el sitio donde hacía más falta un apoyo legal combinado con el consejo espiritual.

El asesinato

Dos años después ya Joe y Yelitza habían sumado 52 casos de solicitantes de refugio con solicitudes de medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. A pesar del discurso humanitario oficial las autoridades negaban que hubiera movimientos poblacionales de importancia en la zona fronteriza. Tampoco se otorgaba el estatus de refugiados a los que huían de la guerra, calificándolos como “desplazados en tránsito”. El cálculo gubernamental era que hacer realidad la solidaridad de la que tanto hablaban estimularía la llegada de centenares de familias colombianas a este lado de la frontera.
Seguir leyendo “Nodos y Redes: Joe Castillo: El defensor olvidado”

Nodos & Redes: La otra Lima. Cartografía

El Averno
El Averno

Rafael Uzcátegui


“No será un esto Mont de Marsan, no será un CBGB bar, no será un piano bar, sólo se que es un buen lugar”. La frase pertenece al tema “Un lugar”, de la banda Leuzemia, y refleja la particular relación que tienen los rockeros peruanos con su ciudad. Y es que Lima tiene “algo”. No en vano el proyecto que la urbe reciba 5.1 millones de visitas para el 2021 y que hoy se esté convirtiendo, a fuerza de turismo gastronómico y cultural, en la capital más atractiva en Latinoamérica, lo más parecido a Barcelona para los europeos.

La capital de Perú es así por el moldeado de su gente. A diferencia de Caracas, donde la renta petrolera ha generado la idolatría estadocéntrica del menor esfuerzo, el espacio público de Lima es cartografiada por diferentes expresiones de la cultura alternativa, que en los ochentas se vistió de contracultura pero que hoy se define como digital y netart, en plena mutación de piel.

A partir de 1985 Perú vivía un momento de contracción económica e hiperinflación. Eran los tiempos de Alán García. También los de la expansión de la guerrilla más cruenta del continente: Sendero Luminoso, cuya ofensiva comenzó a cercar la urbe con atentados, asesinatos de líderes comunitarios y cortes de luz. La ciudad era conocida como “Lima la horrible”, en alusión al libro de 1964 de Sebastián Salazar Bondy. Es en este caldo de cultivo y como respuesta a la ausencia de un lugar y un tiempo propio, que un grupo de jóvenes, influenciados por el Mayo Francés y la subcultura punk, crearon la “mancha subte”: con bandas, publicaciones, expresiones artísticas, un discurso y una estética propia.

En el centro de Lima el Jirón Quilca se convirtió en el paradero de la inconformidad. Los bares –como el histórico Queirolo-, y los puestos de venta de música y literatura generaron un ambiente que atraía a los jóvenes más inquietos. Si querías conocer las expresiones de la “mancha subte” y sus bandas emblemáticas –Leusemia, Narcosis, Eutanasia, Voz Propia, Cardenales, Lima 13, Psicosis, Pateando Tu Kara, QEPD Carreño, G3, entre otras- había que pasearse por Quilca. En 1998 se funda allí el Centro Cultural El Averno que, hasta su cierre en octubre de 2012, albergó a las propuestas más “underground” en el abanico de las artes, sobretodo en la música. Hoy Quilca ya no es lo que fue, pero todavía se puede percibir el bouquet de la vieja provocación iconoclasta adolescente. Los libreros que quedan, resistiendo una orden de desalojo que anuncia la construcción de un Centro Comercial, conviviendo con vendedores de dvds quemados de culto. El Queirolo seguirá en su mismo sitio y, pasando la intersección con la avenida Wilson, todavía hay un puñado de vendedores de discos de vinilo. En un recodo, que da al Jirón Camaná, el espacio “Eskupitajo” exhibe producción anarcopunk local.

Tienda El Grito, Galerías Brasil
Tienda El Grito, Galerías Brasil

En otro lado de la ciudad, en Jesús María, se encuentra las Galerías Brasil, en la avenida del mismo nombre 1275. Un mercado musical de dos pisos, donde hay venta de entradas para conciertos, franelas de bandas, ropa gótica y metalera, cds, viniles y cassettes. Entre las tiendas se encuentra El Grito, que es parte de un proyecto comunicacional más amplio que incluye Tomate Colectivo y Radio Bomba. Imperdible si lo tuyo son los fanzines, como Lima Enferma o Never Surrender.

Librería Contracultura
Librería Contracultura

En el año 2001, en la avenida Larco 986 de Miraflores, se abrió la Librería Contracultura para “contar con libros e historietas que cuestionan la cultura oficial, invitando a la reflexión y promoviendo el espíritu crítico entre sus lectores”. Hoy continua con sus puertas abiertas y gestionando un sello editorial propio, en el que publican comic peruano y algunos autores marginales a los circuitos editoriales oficiales. Las estanterías de Contracultura son un festín para los amantes del comic underground cholo: Lito El Perro, Moko, Las Fulanas, La Mosca, Fierro (edición peruana), Nro. O y el recomendado Carboncito.

En otro sector, en Surco, Avenida Primavera 1377, se encuentra uno de los pocos bares skate de América Latina: El Café Bar Hensley, atendido por su propio dueño Luis Miranda “Lucho”. Con las puertas abiertas desde el año 2011, el Hensley no sólo tiene una gran decoración y un excelente set de punk rock de todo el mundo (que dura toda la noche), sino que cuenta, dentro del local, con su propia rampa para hacer skateboard. (Así como lo lees).
Desde el 2009 hasta el 2013 estuvo activo el espacio donde convergió el semillero cyberactivista limeño: Escuelab que “busca (ba) incentivar a creadores, teóricos y activistas jóvenes a proyectar sus ideas, nacidas del presente, para diseñar y construir futuros posibles”. Escuelab promovió los primeros “hackatones” de la región, así como otros procesos iguales de interesantes, como el Pixelhack Arequipa o el Museo Virtual de Arte y Memoria. El proyecto aspira mutar en nuevos espacios para el activismo digital colaborativo.

Lima también es hip hop. Pura Calle es un proyecto que utiliza esta subcultura para “la transformación social y la promoción cultural en el Perú”. Gestionada por la asociación D1, cuenta con escuelas de baile y expresión musical en zonas populares como Chorillos, San Juan de Lurigancho y Magdalena. Con ocho años de trabajo, sus cálculos estiman que han apoyado a 170 mil personas de forma directa, gracias al híbrido de cultura alternativa y sponsor multinacional. Para este 5,6 y 7 de junio anuncian la realización del Festival Internacional de Culturas Urbanas.

Los amantes del Manga y la cultura Otaku tienen su rincón en el Centro Comercial Arenales, Avenida Arenales 1737, un mall con 4 pisos de tiendas dedicadas al merchandising japonés, venta de animes y sitio de encuentro freak.

Estando en la zona rumbera por excelencia de la ciudad, Barranco, hay que darse una vuelta por el Centro Cultural y Bar La Noche de Barranco, en el Pasaje Sánchez Carrión 199. El sitio, con 22 años de experiencia, ha sido tarima para todas las expresiones artísticas de la ciudad, que incluyen a la constelación de bandas de rock peruano, como Plug-Plug o Millones de Colores, que constituyen una joya a descubrir para el resto del continente. Con entradas que oscilan entre los 10 y los 50 soles según el talento (lo más, menos de 20 dólares) y un ambiente muy agradable cobijado en una casa colonial con historia y personalidad.

A finales de los 80´s los subtes coreaban: “Lima angustiada, Lima injusta, Lima revienta, Lima morirá, Lima sin nada, Lima sórdida, Lima revienta Lima morirá”. Ver como se ha transformado la ciudad en 15 años, que hoy cuenta con 55 rutas de ciclovías, es toda una esperanza para quienes sobrevivimos en Caracas. (Publicado en Contrapunto.com)

Nodos y Redes: Ecosabotaje: De la Gran Sabana a los Alpes suizos

Marco_Camenish

Rafael Uzcátegui

En plena euforia producto del más tajante recambio burocrático que Venezuela había experimentado desde 1958 y la aprobación de una nueva Constitución, un Hugo Chávez presidente llegó, el 17 de marzo de 2000, a la comunidad de San José, municipio Sifontes estado Bolívar, para una reunión con diferentes comunidades de la etnia pemón. La intención del nuevo presidente venezolano era recibir de los indígenas la aprobación del proyecto de construir, a través de sus territorios, un tendido eléctrico al Brasil. Sorpresivamente, para él, el auditorio se negó a firmar el documento propuesto. Había entonces que hacer, lo que los “criollos” llaman, estrategia política de convencimiento. Chávez ordenó la conformación de una “Comisión mixta”, que generó una declaración titulada “Puntos de entendimiento entre el Ejecutivo Nacional y las Comunidades Indígenas del estado Bolívar para la prosecución de la obra de Sistema de Transmisión de Energía Eléctrica al Sureste de Venezuela”. Si aceptaban el tendido, argumentó el nuevo poder, habría prosperidad para los pemones. Las promesas surtieron efecto, y apenas poco más de un mes después, capitanes generales pemones reunidos en la comunidad de Kumarakapau aceptaron apoyar el proyecto. Todas, menos tres. Las comunidades de San Rafael de Kamoirán, San Juan y Mapaurí insistían en la negativa: “Como antes, como siempre, nos quieren cambiar el oro por espejitos, nuestra tradición indígena por el tendido eléctrico al Brasil”, expresaron Silviano Castro, Melchor Flores, Cleto Ramírez y Darío Castro, caciques de las comunidades reticentes. El 18 de mayo una delegación de 60 indígenas viajó desde la Gran Sabana para protestar frente a la Asamblea Nacional en Caracas, en tiempos en que aún no era una “zona de seguridad”. El Estado comenzó a sembrar torres eléctricas a través de la Gran Sabana. El 14 de septiembre 7 torres del tendido, a 150 kilómetros de Santa Elena de Uairén, amanecieron derribadas.

La reacción inicial de Hugo Chávez fue furiosa: “El proyecto es una necesidad geopolítica, no se puede detener por intereses foráneos” declaró. Con los indígenas el caudillo de Sabaneta comenzó con al discurso que adjudica la indignación “al largo brazo del imperialismo”: “Sectores de mucho peso fuera del país quieren paralizar el proyecto, aferrándose a un ecologismo puro que viene del norte, que después de destruir medio mundo ahora vienen a decir que no destrocen el pulmón vegetal”. La zona fue militarizada. El 30 de diciembre un pemón de 22 años, Juan Ramón Lezama, fue brutalmente golpeado por los uniformados que intentaban saber “quienes son los indios que tumban torres”. Etapöntök Rö Etömo: Las comunidades pemonas en resistencia cerraron la carretera como protesta. El 21 de marzo del 2001 el glorioso ejército libertador venezolano los dispersó con bombas lacrimógenas y perdigones. Varios indígenas fueron detenidos y privados de libertad en el V Batallón de Infantería de Ciudad Bolívar. Los futuros próceres del “ecosocialismo” guardaban silencio. A pesar de las protestas el 13 de agosto, con la presencia de los presidentes de Brasil y Cuba, Hugo Chávez inauguró el Tendido Eléctrico. Los futuros próceres del ecosocialismo aplaudieron a rabiar a Lula y a Fidel.

Un suizo que parece pemón

Marco Camenish no es pemón, sino suizo, pero también derriba torres de electricidad para protestar contra proyectos de desarrollo industrial. Hoy se encuentra prisionero en una cárcel de Zúrich por sus sabotajes ecológicos. Desde 1970 Marco es ecologista y anarquista, formando parte del movimiento europeo contra la energía nuclear. En 1980 es detenido, por primera vez, por sabotear una central eléctrica y una torre de energía. A pesar que sólo hubo daños materiales fue condenado a 10 años de cárcel. Un año después participa en una fuga con otras 5 personas, en la que es asesinado un guardia de un disparo. Durante diez años vive en clandestinidad, entre las montañas de Carrara y Turín, en la que labora en una cooperativa de anarquistas que poseían una imprenta. En 1991 un grupo de carabineros italianos lo detiene, en medio de un tiroteo, del que un policía y el propio Marco resultaron heridos. En su juicio, Camenish declara: “Soy un pastor, campesino y cazador de los Alpes, víctima de un genocidio realizado por los mismos enemigos que durante siglos destruyeron mi tierra, en forma de multinacionales del átomo, de explotación hidroeléctrica, turística, del militarismo y de sus emplazamientos de armas con la polución radioactiva, química e industrial. Al tomar conciencia de mi condición de explotado y expropiado, llegué al extremo de mi tentativa de liberación e intenté contribuir a la defensa y a la liberación de este maravilloso planeta. No soy ningún criminal. No soy peligroso para la sociedad, no soy un ecoterrorista, más bien, al contrario, estos calificativos deben aplicarse al Estado y a sus patronos”. Fue condenado a 12 años de prisión por asalto y sabotaje de conexiones eléctricas. Tres cuartos de su prisión en Italia fue destinado al confinamiento solitario. En el 2002 fue extraditado a Suiza y recluído en una prisión en Zúrich, en donde realiza huelgas de hambre para mejorar sus condiciones de privación de libertad. En 2004 es sentenciado a 17 años más, esta vez por el asesinato del guardia de prisión Kurt Moser, a pesar que Camenish no fue el autor de los disparos. Posteriormente la pena es reducida a 8 años, por lo que debería salir en libertad condicional en el año 2018.

Las leyes de prisión suizas establecen que cada año deben hacerle exámenes para determinar si es merecedor de beneficios procesales que acorten su condena. Los psiquiatras han determinado que las ideas de Marco “promueven la delincuencia” por lo que, a menos que reniegue de ellas y del contacto con sus compañeros y compañeras fuera de los muros de la prisión, no podría obtener ninguna disminución de sus años de cárcel. Marco se ha negado a ello.

Marco Camenish supo del derribamiento de las torres del tendido eléctrico en la Gran Sabana por cartas enviadas por venezolanos. En aquel momento, un invisible cordón umbilical unió los tepuyes con los Alpes suizos. (Publicado en Contrapunto.com)

Nodos y Redes: Chavín de Huantar: La soledad de los principios

fujimori

Rafael Uzcátegui

Era diciembre de 1996 y muchos vimos por televisión, en tiempos pre-internet, la toma de la embajada de Japón en Lima por parte de un Comando de 14 miembros del grupo guerrillero Movimiento Revolucionario Tupac Amarú (MRTA), cuando se realizaba una fiesta por el natalicio del Emperador Akihito. Luego de liberar algunos rehenes, entre ellos la madre del por entonces presidente Alberto Fujimori, el grupo de apresados sumaba 72 personas. Las peticiones del grupo eran varias, pero la principal era la liberación de 400 miembros del MRTA que se encontraban en cárceles peruanas. Casi 4 meses después, luego de varios intentos de negociación, el gobierno toma la decisión de retomar la sede diplomática por la fuerza. Luego de una planificada operación, que incluyó excavación de túneles y seguimiento de los emerretistas mediante diferentes tecnologías, 142 soldados comando ingresaron a la residencia asesinando a todos los guerrilleros. Aquella fue la última acción del MRTA, quien languideció tras el asesinato de su líder Nestor Cerpa Cartolini.

Cuando faltan dos años para cumplir el 20avo aniversario de lo que se conoció como la operación “Chavin de Huantar”, y la mayoría de los peruanos desean pasar la página de la guerra interna en su país, las organizaciones de derechos humanos del país no sufren de amnesia, sino todo lo contrario. La Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH) asegura que aquel 22 de abril varios de los sorprendidos insurgentes se habían rendido ante el ejército peruano. Y sin embargo, fueron ajusticiados. Y como no existe pena de muerte en el Perú, estos funcionarios habrían cometido violaciones al derecho a la vida. APRODEH, al no conseguir justicia en los tribunales del país, ha recorrido el camino del llamado Sistema Regional de Protección a los DDHH. Tras ser evaluado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el caso pasó, en el año 2011, a instancias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, quien ha anunciado que en el segundo semestre de 2015 emitirá su veredicto, lo cual ha reavivado la polémica y ha puesto a los defensores de derechos humanos en la mira de la opinión pública.

De la homofobia al terrorismo

El MRTA no fue igual a Sendero Luminoso. Según el informe de la Comisión por la Verdad y Reconciliación de Perú (CVR), fueron responsables del 1.5 por ciento de las víctimas fatales reportadas. “El MRTA –asegura la CVR- reivindicaba sus acciones y sus miembros usaban distintivos para diferenciarse de la población civil, se abstuvo de atacar a la población inerme y en algunas coyunturas dio muestras de estar abierto a negociaciones de paz. Sin embargo, el MRTA incurrió también en acciones criminales”. Si bien cuantitativamente no fue lo cruel de Sendero Luminoso (responsable del 54% de las víctimas totalizadas), cualitativamente las fronteras son menos claras. El 31 de mayo de 1989, un grupo de seis emerretistas ingresó al bar ‘Gardenias’ en el Asentamiento Humano “9 de Abril” de la ciudad de Tarapoto, en la selva Amazónica peruana. Los subversivos aprehendieron a ocho ciudadanos a los que acusaron de delincuencia y colaboración con las Fuerzas Armadas y Policiales, a los que asesinaron. La verdadera motivación, como luego se reivindicó, era la condición homosexual y transexual de varios de ellos. En febrero, en la misma población, una persona fue asesinada por el MRTA y su cuerpo fue abandonado, exhibiendo el cartel “Así mueren los maricones”.

En el expediente del caso la CIDH afirma “la Comisión reconoce que la Operación Chavín de Huántar, tenía como objetivo legítimo el proteger la vida de los rehenes (…) La CIDH no es ajena al hecho de que el secuestro de agentes diplomáticos y de civiles atenta contra principios básicos del Derecho Internacional Humanitario y tiene presente asimismo que las personas bajo poder del MRTA se encontraban expuestas a un riesgo permanente contra su vida e integridad personal”. No obstante, se apunta: “Las tres personas ejecutadas -Eduardo Cruz, Herma Meléndez y Víctor Peceros- se encontraban en custodia de agentes estatales y, al momento de la ejecución, no representaban una amenaza para sus captores. Luego del Operativo, los cuerpos sin vida de los catorce miembros del MRTA fueron remitidos al Hospital Policial y, sin haber practicado una autopsia adecuada, los restos fueron enterrados horas después en diferentes cementerios de la ciudad de Lima, once de ellos como NN”.

Polémica al rojo vivo

Sobre la posible decisión de la Corte IDH el ministro de Justicia peruano, Gustavo Adrianzén, señaló “Todo me hace pensar que en los próximos días la Corte Interamericana de Derechos Humanos […] va a absolver al Estado Peruano de toda responsabilidad que traerá una definitiva absolución de los comandos Chavín de Huántar”. En la acera de enfrente Pancho Soberón, fundador de APRODEH comentó para Nodos y Redes: “La justicia peruana ha reconocido que hubo, por lo menos, un caso de ajusticiamiento, así que menos de eso no puede sentenciar la Corte IDH”. La posibilidad de una sentencia contra el Estado peruano, por la actuación de quienes hoy son considerados “héroes de la patria”, ha encendido las redes sociales del país, volviendo a ventilar las acusaciones contra los activistas de “defensores de terrucos –terroristas-“ y contra la Corte IDH de ser “protectora del terrorismo marxista”. Algunos voceros políticos han sugerido, incluso, la posibilidad que el país se retire de las competencias de la Corte, siguiendo por cierto el mal ejemplo de Venezuela.

A pesar de la visceralidad que está tomando la discusión en la sociedad peruana, sin embargo hay voces tan informadas como prudentes. En un texto Rafael Rodríguez Campos refuta la versión que asegura que la Corte IDH “declarará inocentes a los terroristas”: “la CIDH no cuestiona la legitimidad del Operativo Chavín de Huántar ni el valor de los comandos (…), sino la responsabilidad del Estado Peruano al no garantizar la vida de los tres terroristas –por lo menos uno de acuerdo a nuestra propia Corte Suprema-  que habiendo sido capturados y estando rendidos fueron ejecutados extrajudicialmente”.

Sea cual sea la decisión de la Corte IDH los defensores del Perú han reivindicado el duro trabajo en defensa de la dignidad humana en contextos complejos, así como el estoicismo de mantenerse en la soledad de sus principios. (Publicado en Contrapunto.com)

Nodos & Redes: Motilones contra Rockefeller

Rafael Uzcátegui

Después de Simón Bolívar, el petróleo constituye el segundo mito fundacional de la sociedad venezolana. ¿Alguien lo duda? Junto a la figura ecuestre del Libertador, o los bustos repartidos en toda la geografía patria, debería estar la figura inmutable de Arturo Uslar Pietri, alrededor de cuya frase “Sembrar el petróleo” orbitan todos los proyectos políticos de la modernidad en este rincón del Caribe. Si usted revisa todas las propuestas del espectro político, desde la izquierda insurgente armada hasta la centroderecha, todas parten de la idea que somos un país rico en minerales e hidrocarburos, para desde allí construir su propuesta para lo que consideran desarrollo y progreso nacional: Los rojos con mayor participación del Estado, mientras que el resto arriman el hombro hacia la empresa privada. Tenemos petróleo, hay que sacarlo de la tierra y venderlo, punto. En esto coinciden el plan de la patria madurista o la propuesta temática de Leopoldo López.

Es quizás por este pacto de caballeros, no escrito, que los relatos que contradicen esta forma de pensar han sido silenciados, y por cayapa. La historia, escrita por los vencedores de la extracción energética, ha relegado al fondo del baúl del olvido la guerra que los antiguos motilones, los indígenas barí, declararon contra las empresas petroleras durante por lo menos 40 años en la frontera colombo-venezolana. Y por lo poco que se sabe, en varias ocasiones lograron que campamentos petroleros huyeran en estampida bajo el asedio de las flechas.

Seguir leyendo “Nodos & Redes: Motilones contra Rockefeller”

Nodos & Redes: Kurt Wilckens, el ángel vindicador

Rafael Uzcátegui

Un militar asesinado a sangre fría en medio de la calle. Así comienza la película “La Patagonia rebelde” (Argentina, 1974), cuyo guion se ha inspirado en los cuatro volúmenes de la obra “Los vengadores de la Patagonia trágica”, escrita por el historiador Osvaldo Bayer sobre las huelgas obreras ocurridas en La Patagonia en 1921. La víctima es el teniente coronel Héctor Benigno Varela, cuya orfandad frente al tirador podía despertar solidaridades equívocas de entrada, que el film se encarga de desmontar a través de su hora y 42 minutos de duración. Varela comandó una misión militar encomendada por el presidente Hipólito Yrigoyen para aplacar, por todos los medios posibles, las huelgas que protagonizaban los trabajadores rurales por la mejora de condiciones laborales. El resultado fue un aproximado de 1500 obreros muertos, la gran cantidad de ellos fusilados por el ejército argentino. Las narraciones sobre la carnicería despertaban la indignación del movimiento obrero en la capital del país, especialmente dentro del sector anarcosindicalista, impresas en diarios como “La Protesta”, cuyos cien mil ejemplares impresos cada 24 horas dan una idea de la popularidad de las ideas bakuninistas en la época.

Uno de los lectores de La Protesta era un pacifista, tolstoiano y vegetariano de origen alemán llamado Kurt Wilckens. Su dolor por lo que leía llegó al punto de preparar, de manera solitaria, un atentado contra el que consideraba el mayor responsable de la masacre. Para el 27 de enero de 1923 Wilckens lo tenía todo preparado. Al divisar a su objetivo, a la salida de su domicilio, en el barrio de Palermo de Buenos Aires, le arrojó una bomba y fracciones de segundo antes de que explotara vio horrorizado como una niña de 10 años, Maria Antonia Pelazzo, se atravesaba entre el artefacto y el militar. Lo que ocurrió describe por si sólo la naturaleza del alemán: Cubrió con su cuerpo a la menor por lo que sus graves heridas lo dejaron en el sitio. Aun así alcanzó a sacar una pistola y propinar 4 tiros al teniente coronel. En la cárcel, postrado en una cama, Wilckens es asesinado por un antiguo policía de la Patagonia y miembro de la Liga Patriótica Argentina, Ernesto Pérez Millán. Alegando demencia, Millán es recluido en un Hospicio, donde a su vez fue asesinado dos años después por un interno de nombre  Esteban Lucich. Las sospechas sobre la autoría intelectual de este crimen recayeron sobre el anarquista de origen ruso Germán Boris Wladimirovich, quien es torturado hasta la muerte. Su silencio estoico no revelaría si había urdido el plan en complicidad con otros.

Seguir leyendo “Nodos & Redes: Kurt Wilckens, el ángel vindicador”

Nodos & Redes: El día que los punks le cantaron al cura

arnulforomero

Rafael Uzcátegui

“¡Hoy nos vestimos de negro para recordar a Monseñor Romero!” repetía la estrofa que, entre contorsiones, escupía Elías Yánez por el micrófono, al frente de la banda hardcore caraqueña Víctimas de la Democracia frente a un puñado de malencarados peliparados. Analicemos la escena un momento. Una banda punk que le dedica una canción a un sacerdote religioso, quizás la única que desde la aparición del fenómeno, en 1977, lo ha hecho. ¿Cómo es que una banda que despotricaba de todo y contra todo, haciendo honor al género, tenía como referente a un hombre con sotana?

El arzobispo Oscar Arnulfo Romero fue un sacerdote católico salvadoreño que denunciaba las  violaciones a los derechos humanos, manifestando su solidaridad con las víctimas de la violencia estatal, promoviendo un ejercicio pastoral identificado con los sectores populares. La guerra civil protagonizada por el gobierno y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ocasionó, en 12 años a partir de mediados de los ochentas, 75.000 muertos y desaparecidos.

Entre 1978 y 1979 Monseñor Romero denunció en sus homilías los atropellos contra los derechos de campesinos, obreros y sacerdotes en general, en el contexto violento y represivo que vivía el país. Sus discursos fueron transmitidos por radio, señalando los asesinatos cometidos por escuadrones de la muerte y la desaparición forzada de personas. En agosto de 1978 publicó una carta pastoral donde reiteraba el derecho del pueblo a la organización y al reclamo pacífico de sus derechos. El lunes 24 de marzo de 1980 fue asesinado cuando oficiaba una misa en la capilla del hospital de La Divina Providencia, San Salvador. Su muerte conmocionó a la región, convirtiendo a Romero en un símbolo de dignidad latinoamericana. Lo curioso de esta historia es que no provenía de algunos sectores de la iglesia que, influenciados por los procesos de insurgencia que se desarrollaban en la región, promovían la llamada “teología de la liberación”. Incluso, los referentes de Romero eran conservadores y cercanos, en algún momento, al Opus Dei. En diferentes ocasiones cuestionó abiertamente la influencia de lo que describía como un marxismo ribeteado de cristianismo. Era tanto así que, cuando fue designado Arzobispo de San Salvador en 1977, la derecha política de El Salvador creyó que su figura mantendría el status quo y las “buenas relaciones” de la iglesia con la clase empresarial.

Fue una experiencia personal la que removió, y reacomodó, las sensibilidades de Romero. El 12 de marzo de 1977, el padre jesuíta Rutilio Grande, amigo íntimo, fue asesinado en la ciudad de Aguilares junto a dos campesinos. Grande llevaba cuatro años al frente de la parroquia, donde había promovido la creación de comunidades cristianas de base y la organización de los campesinos de la zona. El propio presidente de la República informó al monseñor sobre la muerte de Grande, prometiendo una investigación sobre los hechos que nunca se realizó. A lo interno de la iglesia afloraban los reproches contra Grande y algunos excusaban su asesinato.  A pesar de la oposición de la jerarquía eclesiástica Romero convocó a una misa pública. A partir de ese día ya no sería el mismo hombre.

Seguir leyendo “Nodos & Redes: El día que los punks le cantaron al cura”

Nodos & Redes: Guillermo López: editor orgullosamente pirata

228001_10150180805489693_1243537_a

Rafael Uzcátegui

Yo conocí al primer editor de libros piratas en Venezuela. Su nombre era Guillermo López, una persona oriunda de España que, como muchos de su generación, abandonó aquello huyendo de la larga noche del franquismo. Conversé con él por primera vez en su casa, en el corazón del estado Yaracuy, donde también funcionaba su sello editorial “Libros Apolo”. De contextura delgada, alrededor de un metro sesenta de estatura, perfil de nariz aguileña y sempiterno cabello encanecido pues ya había pasado, hacía rato, los 60 años. No obstante una férrea autodisciplina basada en la comida natural y ejercicio, lograba lo que muchos veinteañeros de la época, como yo, no podían a pesar de sus esfuerzos: Subir la cuerda de gimnasia, hasta el techo, que colgaba de uno de sus galpones de libros. Autodidacta feroz, Guillermo tenía amplios conocimientos de aritmética, física y astronomía. Anticipándose años a los argumentos 2.0, fue el primero que me habló acerca del conocimiento como patrimonio universal y la necesidad de ponerlo, mediante la lectura, al alcance de todos. Por eso se convirtió en editor, para estimular el acceso a los libros. Empezó a editar, sin licencia, clásicos de la literatura para venderlos a bajo costo. Y como aquello tuvo la demanda suficiente para que el catalogo se ampliara, Libros Apolo inauguró el mercado de la piratería en el país, que pronto tuvo una competencia que, por malas artes, allanamientos y decomisos, querían el territorio que él había sembrado como un pionero. No pudieron.

Abstemio, vegetariano y anarquista

Guillermo era, políticamente, un anarquista. Lo cual era coherente con su naturismo, ascetismo, ateísmo y aprendizaje no escolarizado. Entró a Venezuela por Puerto La Cruz, en un año que si me comentó no recuerdo, y a pesar de no tener título alguno trabajó durante años en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) como bioanalista e investigador. Luego pasó a Valera, influenciado por Ivan Illich y la búsqueda de una vida comunitaria cercana a la naturaleza. Cuenta la leyenda que sus primeras ediciones trataban sobre la promoción de las actividades deportivas, y que sus primeras nociones sobre la distribución de publicaciones fueron representando, por estos lares, revistas humorísticas ibéricas. Durante un período fue el responsable de que las publicaciones más avanzadas del socialismo antiautoritario en habla castellana circularan en Venezuela: Comunidad (Uruguay), El Viejo Topo y Bicicleta (España). Aquel extraño ácrata, mezcla de Tolstoi con Stirner, prefirió mantenerse alejado de las polémicas del exilio anarquista español en Venezuela que traía en sus maletas, como parte del equipaje, las polémicas y fantasmas consecuencia de la derrota de la Guerra Civil Española. Mientras en Caracas catalanes y madrileños se disputaban la concesión de la CNT, el creó su acracia particular en Nirgua. Allí acudieron, durante buena parte de los 90´s, la muchachada proto-anárquica e irreverente que hacía sus campings y convivencias en aquellos terrenos fértiles. Allí llegó de todo, desde los que buscaban su lugar en el mundo, los indigestados de lecturas universitarias hasta los pícaros. Estos últimos sacaban en consignación lotes de libros para la venta que nunca pagaban. Sin embargo, el viejo les seguía fiando. Nunca abandonó la expectativa que la juventud de alguna parte tuviera la intención, genuina, de cambiar las cosas para mejor. Cuando no veía candidatos aquí, los buscaba en las Exposiciones Universales, a las que asistía con la secreta esperanza de encontrarlos.

Librería de pueblo itinerante

Libros Apolo, con o sin sello editorial, no sólo puso al alcance de mucha gente las obras de Rómulo Gallegos, Miguel de Cervantes, Erich Fromm o García Márquez, en formatos de bolsillo, papel económico y bajo costo, en aquellos días un tercio del PVP de la edición original. También promovió títulos de cultores criollos del naturismo como Lutecia Adam o Keshava Bat. Gente de 40 ó 50 años debe recordar aquella larga camioneta pick-up que desembarcaba aquellas ediciones en todas las ferias de pueblo del centro-occidente del país sobre mesones portátiles. Sin embargo, los potenciales lectores se castraban por esa parte de la cultura petrolera que grita que, con tanto pozo y tanta mina, el conocimiento es menos importante que un buen amigo en el partido de gobierno. Con los años Guillermo bajó sus propios estándares y se alegraba que la gente leyera aunque fuera algo, sea lo que sea. Por ello, y por mantener las cuentas en cualquier color que no fuera rojo, progresivamente incorporó los libros de autoayuda y metafísica en su inventario. Para los soberbios, que es lo que más abunda en la juventud revolucionaria, eso era “prueba irrefutable de su carácter pequeño-burgués”. Por el otro flanco estaban los que estaban en el mundo de la piratería editorial exclusivamente por negocio, usando la siempre corruptible policía venezolana para hacer operativos con mucha prensa, vaciar los galpones de Libros Apolo y así asegurarse lo que en términos capitalistas se conoce como monopolizar el mercado.

Guillermo falleció el 3 de julio de 2012 en Valencia. Sus restos, como deseó, fueron cremados. Durante dos décadas, por establecer un tiempo, fue el editor pirata más importante del país. Los lectores compulsivos del país deben tener en su estantería algún 1984, El coronel no tiene que le escriba, El arte de amar o Casas Muertas de su factura. En sus días de Nirgua me dijo, cuando la conversación giraba en torno al ateísmo agnóstico, que no era el alma de las personas la que trascendía, sino el recuerdo y la influencia de sus acciones en las personas que lo habían conocido. El tiempo ha demostrado la inconsistencia de los “revolucionarios” más estridentes y sectarios. Por mi parte, mantengo el referente de aquel individualista anarquista cuya propia vida demostró que la alteridad, a pesar del entorno hostil, era posible. (Publicado en Contrapunto.com)

Nodos & Redes: Fotogramas de la disidencia israelí

Rafael Uzcátegui

En la pasada fase del conflicto de la ocupación israelí de la Franja de Gaza, la solidaridad con las víctimas renovó una de las taras del movimiento pro-Palestino proveniente de la izquierda: la judeofobia o anti-semitismo. Con base a una encuesta difundida durante aquellos días, que aseguraba el mayoritario apoyo del pueblo israelí a los bombardeos a los territorios ocupados, la condena a todo lo relacionado a los judíos invisibilizó las voces, a veces conscientemente, de los ciudadanos de Israel opuestos tanto a la ocupación como a la guerra. Sahar Vardi, una activista israelí ligada a la Internacional de Resistentes a la Guerra, difundió un artículo, traducido por el periódico venezolano El Libertario, donde desdibuja el maniqueísmo: “para poder entender lo que está pasando ahora mismo en la sociedad israelí, hay una necesidad de romper esa dicotomía -no hay buenos y malos israelíes, no hay buena o mala Israel-. Hay un sistema de miedo y militarización, del separatismo, que sostiene el status quo. Dicho sistema se alimenta de los recursos humanos en la máquina de guerra y lo más importante: obtiene el apoyo público para lo que estamos viendo ahora en Gaza. Mucho puede decirse acerca de la militarización de la sociedad israelí, cómo el sistema educativo sirve para asegurar que los jóvenes sirvan en el ejército, cómo las campañas que avergüenzan públicamente a quienes no lo hacen, cómo se están aprobando proyectos de ley para vincular el disfrute de los derechos civiles a la prestación del servicio militar, etc, pero en momentos como estos, mientras que una operación militar se lleva a cabo y los soldados están muriendo, esto llega a su extremo”. En su interesante texto, Vardi también reflexiona sobre los intereses económicos presentes en el conflicto: “Este constante estado de guerra también tiene sus beneficios para algunos, y la economía de Israel es hoy muy dependiente de la industria militar, una industria que se basa que conflicto continúe, así las armas pueden ser probadas y mostradas al mercado. Esto significa que hay, incluyendo a los políticos, quienes tienen un interés económico claro en no encontrar soluciones pacíficas sostenibles”. En este punto sólo recordar que el gobierno de Hugo Chávez compró más de 50 millones de dólares en armamento al Estado israelí.

Coalición contra el muro

Anarquistas Contra el Muro (ACM) es el nombre de una organización, compuesta por israelís y palestinos, que desde el año 2003 realizan acciones directas como respuesta a la construcción del muro israelí construido en la zona ocupada de Cisjordania. Según su sitio web “El grupo trabaja en cooperación con activistas palestinos en una lucha común y popular contra la ocupación”. El inicio del grupo data del año 2003, cuando a tres años de la segunda Intifada un pequeño grupo de activistas antiautoritarios, que ya realizaban trabajo en la zona ocupada, decidió formar la iniciativa. Su primera acción fue tomar parte de una carpa de protesta de en el pueblo palestino de Mas´ha, donde el muro se estaba construyendo y dividía a la comunidad de tal forma que la mayoría de la población quedaría en el lado israelí. Durante cuatro meses se mantuvo una presencia constante, convirtiéndose en un punto de encuentro para diferentes activistas que deseaban rechazar la política del Estado israelí. En agosto del 2003 el campamento se mudó al patio de una casa amenazada con demolición. Durante dos días se bloquearon con los cuerpos el paso de los bulldozers, con decenas de arrestos por parte del ejército. El terreno finalmente fue demolido y el campamento desmantelado, pero aquellos hechos inspiraron acciones sucesivas en diferentes zonas de conflicto. La presencia de activistas israelís en las manifestaciones intenta disminuir los niveles de violencia de la represión. Sin embargo, muchos de ellos terminan en prisión, con lo que el movimiento debe recaudar dinero para poder realizar la defensa legal en los tribunales. La popularización de las redes sociales ha contribuido a dar visibilidad a las acciones y argumentos de ACM, así como a denunciar ante la comunidad internacional los excesos de la política israelí en las zonas ocupadas. Se estima que ACM esta conformado por alrededor de 50 activistas y un número indeterminado de simpatizantes, estando presentes en marchas y acciones en poblaciones como Salem, Anin, Biddu, Beit Awwa, Budrus, Dir Balut, Beit Surik y Beit Likia, entre otras.

Gays radicales

Como nos cuenta el israelí Uri Gordon, en su libro “Anarchy alive! Anti-AuthoritarianPolitics from Practice to Theory, Kvisa Shkhora (Lavandería Negra) es un grupo de Tel Aviv conformado por lesbianas, gays bisexuales y transgéneros tanto contra la ocupación israelí como por la justicia social. El grupo, creado para la marcha del orgullo gay en 2001, irrumpió en el evento cuando cerca de 200 personas portaban una gran pancarta que decía “No puede haber orgullo en la ocupación”. Desde entonces el grupo ha crecido, vinculando diferentes formas de sometimiento y sumando adhesiones mediantes fiestas queer públicas y gratuitas. Como explica Gordon “El movimiento queer radical israelí tiene un doble rol: por un lado promueve la solidaridad con los palestinos, reivindicándose anticapitalistas y políticamente antagonistas dentro de las principales corrientes de la comunidad GLBT; por el otro, hace énfasis en la libertad de orientación sexual contra la ocupación”. Para quienes la solidaridad con Palestina es benevolentemente acrítica, los testimonios de miembros de Kvisa Shkhora recuerdan la fuerte homofobia presente en la sociedad palestina: “después de varias acciones y discusiones nuestra visibilidad es ahora aceptada y bienvenida. Esto no puedo decirlo de nuestros compañeros palestinos, así que en los territorios normalmente volvemos al closet”.

En 2006 debido a diferentes presiones los organizadores de la  marcha del orgullo gay en Tel Aviv transformaron la movilización en una vigilia, los queer radicales israelís participaron ondeando banderas de varios países y transformando el evento en una manifestación espontánea contra la guerra. La policía acordonó el sitio y declaró ilegal la vigilia, tras lo cual empezaron a golpear a los manifestantes. El grueso de la comunidad gay se retiró del sitio y posteriormente condenaron las acciones de quienes “secuestraron el evento”. Esto avivó la discusión sobre la despolitización y banalización a lo interno del movimiento GLBT en Israel.

El poder de las imágenes

Activestills es una iniciativa fundada en 2005 por un grupo de fotógrafos israelís y de otros lados unidos por la convicción sobre la posibilidad de las imágenes para potenciar cambios políticos y sociales dentro del país. Según su manifiesto presente en su sitio web se ven a sí mismos como parte de la lucha contra todas las formas de opresión y violaciones a la libertad. Ellos trabajan varios temáticas a lo interno de Israel y Palestina, incluyendo la lucha popular palestina contra la ocupación, derechos de las mujeres y migrantes, Franja de Gaza, derecho a la vivienda, derechos de los animales y más. Lo dicho. Si a usted no le convencen las versiones de Telesur y CNN, puede complejizar su mirada visitando http://www.activestills.org (Publicado en Contrapunto.com)

Nodos & Redes: Domingo Alberto Rangel, Ingobernable

DAR 005

Rafael Uzcátegui

Cuando el teléfono sonaba a las 6 y 45 de la mañana sabía que era el viejo Domingo, Domingo Alberto Rangel. Habíamos hecho amistad luego de una entrevista en mayo del 2002, cuando el desconcierto por el “Carmonazo” me sugirió buscar las opiniones de la izquierda más independiente para un libro de entrevistas que nunca salió. Aquel encuentro, en el Gran Café de Sabana Grande, me reveló a un excelente conversador con un amplio conocimiento de muchos temas, con opiniones agudas y divertidas sobre la clase gobernante, pero también a un intelectual que a pesar de ser quien era, parte de la historia de este país, no tenía casi interlocutores. Domingo no calzaba en las únicas dos identidades políticas permitidas en ese momento: “Chavista” y “Opositor”, por lo que habitaba una isla en el no-lugar en que se había convertido la discusión pública en Venezuela. Hugo Chávez se refería a él con respeto en sus alocuciones interminables. Como respuesta, Domingo insistía en sus columnas de prensa que su “revolución” era una farsa. El desplante del autor marxista más prolífico del país nunca fue perdonado por el bolivarianismo. Cuando falleció, la primera necrológica de la Agencia Venezolana de Noticias decía: “En la década de los sesenta, Rangel fue miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), aunque sus posturas progresistas fueron variando hacia el libre mercado”.

Alzado contra todos

Domingo tuvo una vida de 89 años, como tituló a su autobiografía, “Alzado contra todos”. Oriundo de la ciudad merideña de Tovar, era iconoclasta hasta con su gentilicio. En las conversaciones cuando quería referirse a personas conservadoras y religiosas aludía a “las beatas de Tovar”, o cuando después de pagar aquellos cafés grandes y oscuros que tomaba por litros, añadía “Gocho que no es pichirre no es gocho”. Oriundo de una familia acomodada, Domingo pudo dedicarse a cultivar su intelecto, pasando a formar parte de las filas de Acción Democrática, tiempo después de su fundación, cuando estudiaba la carrera de derecho en la Universidad de Los Andes (ULA). Cuenta la leyenda que Rómulo Betancourt admiraba la febril oratoria del joven andino, lo cual le permitió en 1959 ser uno de los diputados más jóvenes de la naciente democracia. Un año después, junto a buena parte del sector juvenil adeco más radicalizado, funda el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Seguidamente, combinó la política, el periodismo, la docencia y la investigación. Rangel publicó numerosos libros sobre historia venezolana contemporánea, uno de los más recordados “Los andinos en el poder”, sobre la primera mitad del siglo XX venezolano. En total sus libros se acercan al centenar, los últimos coeditados por su iniciativa “Editores Mérida”.

Seguir leyendo “Nodos & Redes: Domingo Alberto Rangel, Ingobernable”

Nodos & Redes: Mártir punk veneco

flecha_n&r
Rafael Uzcátegui

El punk venezolano, tan falto de memoria como el resto de las subculturas y culturas del país, tiene un mártir que nadie recuerda, al que no le cantan canciones ni aparece en fanzines, cuyo nombre evocado entre los cultores del género, nuevos o antiguos, no les dirá nada. Un olvidado entre los olvidados. José Gregorio Romero, a los veintitantos años, con su corte de pelo “mohawk”, botas militares, cadena al cuello con candado a lo “Sid Vicius” y franela con alusiones a bandas hardcore, fue asesinado el 02 de junio de 1992 a las puertas de la Universidad Central de Venezuela cuando se enfrentaban contra la Policía Metropolitana en una de las protestas de la época contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez. No future for you.

I fought the law

Aunque quieran olvidarlo, activistas de la izquierda universitaria radical, hoy en el poder, sembraron con “guarimbas” las entradas de las universidades públicas durante la década de los 90´s. En una lógica que se repetiría dos décadas más tarde, seleccionaban los territorios más favorables para su protesta, en ese caso la autonomía de los centros de educación superior dependientes del Estado, donde podían protegerse después de enfrentarse, a piedra, molotovs y eventualmente bala, contra la policía. Después del “Caracazo” el foco de la protesta era Carlos Andrés Pérez y sus políticas de inspiración neoliberal. Bandera Roja (BR) era la organización con más influencia dentro de la muchachada, a través de su Unión de Jóvenes Revolucionarios (UJR). A su zaga estaba el resto de iniciativas “ñangaras”, sectas que abarcaban todo el espectro de la izquierda insurgente y cuya aura irradiaba en muchas direcciones, incluyendo las seminales tribus punks de la capital: El “Colectivo Rajatavla”, más cercano a BR y el marxismo-guevarismo, y los peliparados ucevistas, con más filiaciones anarquistas, como los principales. Más por egos que por discrepancias político-ideológicas reales, las relaciones entre las diferentes partes de aquella comunidad no eran precisamente cordiales.

Seguir leyendo “Nodos & Redes: Mártir punk veneco”

Nodos & Redes: Raúl, imprescindible por partida doble

rcubas_manif

Rafael Uzcátegui

Muchas personas deben conocer las palabras de Bertold Brecht sobre los hombres que luchan por oírselas en la introducción que Silvio Rodríguez hace a su canción “Sueño con serpientes”. Yo llegué a los imprescindibles por otro camino. Mis primeros recuerdos con Provea, la organización de derechos humanos en la que ahora trabajo, tienen que ver con Raúl Cubas, una persona de origen argentino que fue parte del trio de fundadores y su Coordinador General entre los años 1995 al 2000. Raúl es de esas personas cuya primera impresión es lo más parecido a una confianza rebosante de serenidad. Quizás esa aura mística es la que contribuyó a crear la falsa imagen que Provea, el acrónimo al largo nombre Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos, era una organización ligada a la iglesia que la acompañó como un sambenito durante sus primeros años. Con la agudeza de un investigador nato, la formación política necesaria para los análisis de contexto, el olfato propio de los periodistas y la sensibilidad necesaria para involucrarse en las necesidades de los más vulnerables, la historia de la defensa de los derechos humanos en Venezuela siempre estará ligada a su nombre. Como parte de la Federación de Familiares de Desaparecidos en América Latina, una de las primeras organizaciones formales sobre el tema formadas en el territorio, conoció a las dos mujeres –Ligia Bolívar y Dianorah Contramaestre- con las que luego fundaría Provea en 1988, una de las tres ONGs –junto a la Red de Apoyo y Cofavic– de la primera generación de organizaciones de derechos humanos venezolanas. Hoy es parte del equipo de Amnistía Internacional Venezuela. Si ustedes se preguntan el porqué de la diferencia de la actuación de la vela encendida sobre amarillo en las recientes manifestaciones sobre otros hechos convulsos de nuestra historia reciente, parte de la respuesta es Raúl Cubas. Pero detrás de cada hombre, y mujer, hay una historia. Y la de este gaucho hace que su constancia adquiera otra dimensión.

De montonero a defensor de DDHH

A los 20 años de edad, Raúl se incorporó a Montoneros, el movimiento radical de izquierda argentina que creía en la lucha armada para instaurar el socialismo en el país, entendido como una fase superior del peronismo. La efervescencia radical, como el resto de los porteños, recibe la noticia del golpe de estado del 24 de marzo de 1976, con el que una junta militar gobernaría el país durante 7 sangrientos años. 7 meses después del golpe, 10 hombres secuestran a Raúl a plena luz del día en Buenos Aires. Conocidas las brutales torturas contra los presos políticos de los militares, el montonero aplica la estrategia acordada por su organización: Suicidio por cianuro. Sin embargo, la píldora no surte el efecto mortal, por lo que despierta atontado sobre una alfombra de cadáveres. Su destino fue el tristemente célebre centro clandestino de detención de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Allí permaneció tres años en los que tuvo que soportar torturas inenarrables y el peor día de su vida, cuando se enteró que sus dos hermanos, Juan Carlos de 21 años y María Georgina de 18 habían sido, literalmente, desaparecidos por los militares. En la cárcel conoció a Rosario Quiroga, “Lula”, otra presa política que sería su compañera sentimental para toda la vida. Ambos fueron liberados y enviados a Venezuela, como exiliados, el 20 de enero de 1979. Caracas los recibió vestida de fiesta: Los Navegantes del Magallanes se habían titulado por quinta vez en la pelota profesional.


Activista toda la vida
Seguir leyendo “Nodos & Redes: Raúl, imprescindible por partida doble”

Nodos & Redes: Alexis Romero, el indígena que criticó a Hugo Chávez

alexisromero
Rafael Uzcátegui

Aquella mañana lluviosa recorríamos en autobús los 700 kilómetros de distancia entre Puerto Ordáz a Santa Elena de Uairén para entrevistarnos con el indígena pemón Alexis Romero, quien no podía salir de su municipio debido a la hipotética orden de captura debido al incumplimiento del régimen de presentación que, en su contra, había ordenado un tribunal militar. Pasados el kilómetro 80 de la carretera, suerte de tierra de nadie según pasajeros y colectores, el transporte serpenteaba lentamente por la carretera que a ratos te regalaba el horizonte de tepuyes perfilados sobre un cielo azulísimo que debería figurar, por su belleza, en la tabla de colores Pantone. Alexis Romero es un viejo activista de la causa indígena, relacionado con las acciones directas noviolentas más estimulantes de los últimos 15 años realizadas en la zona. Habían pasado pocos días desde la celebración de las elecciones donde Romero, respaldado por la coalición opositora, se había postulado como candidato a la alcaldía del municipio Gran Sabana en diciembre de 2013, recibiendo apenas el 2,5% de los votos. Si uno se quedaba con este dato, el electoral-partidista, haría un perfil equívoco del personaje. Nuestro interés era otro. En enero del 2012 Romero y tres líderes indígenas pemones fueron detenidos  por su vinculación en el desarme y detención de 19 efectivos militares que de manera ilegal extraían oro en la zona denominada Alto Paragua del estado Bolívar. En la acción, realizada en octubre de 2011, participaron alrededor de 500 indígenas de 13 comunidades de la zona, cansados de los atropellos protagonizados por funcionarios de las Fuerzas Armadas. Los detenidos, siendo civiles, fueron presentados ante el Tribunal Militar Décimo Séptimo de Control de Ciudad Bolívar. Mientras el resto era liberado, Romero estuvo 5 días en el Internado Judicial de Monagas, conocido como “La Pica”, donde a pesar de no haber sido sentenciado fue puesto en la calle tras una comunicación que le informaba que había sido “beneficiado” con un “indulto presidencial”. Sin embargo, como si de un gag de los Monty Phyton se tratara, tras su liberación es informado que el proceso en su contra continúa, que no puede declarar sobre su caso en medios de comunicación, que no puede salir del estado Bolívar y que se encuentra bajo régimen de presentación. Fiel a su propia historia, Romero desobedece.

La historia de los sin historia

No es la primera vez que Romero tiene desaveniencias con los funcionarios militares. Especulamos que tampoco será la última. En abril de 1997 la comunidad Pemón San Antonio de Morichal denunció la invasión ilegal de sus tierras por parte de un hacendado con claras relaciones con las autoridades de uniforme. La comunidad se moviliza para exigir la desocupación de sus tierras y la reacción origina un indígena asesinado y un infante pemón con heridas de arrollamiento. La Guardia Nacional detiene a Alexis Romero acusándolo se ser el instigador de las comunidad, torturándolo para intentar arrancar la delirante  confesión de ser el líder de un núcleo guerrillero vinculado con los zapatistas mexicanos. La V República no lo trata mejor. En el año 2000 era parte del grupo de comunidades pemonas opuestas al desarrollo del proyecto del Tendido Eléctrico al Brasil, 750 kilómetros de infraestructura a través de territorios indígenas, frente a un nuevo gobierno cuyo presidente electo, en días de campaña, había prometido que “revisaría” el contenido del acuerdo y que se pondría del lado de los intereses de los pueblos originarios. Sin embargo, con la presencia de los presidentes Fidel Castro y Henrique Cardoso el proyecto fue inaugurado en agosto de 2001. En septiembre del 2000, dado los avances de la obra, se conoció que 7 torres de dicho tendido eléctrico habían sido derribadas, una sorprendente y sagaz acción de protesta que no ha sido superada por ningún otro movimiento social en 15 años de gobierno bolivariano. Alexis Romero, en la época capitán de la comunidad de Maurak, fue hostigado como parte de las acciones represivas de la militarización del territorio pemón, que incluyó la siembra de minas explosivas en las adyacencias del tendido.

Seguir leyendo “Nodos & Redes: Alexis Romero, el indígena que criticó a Hugo Chávez”

Nodos & Redes: Carlos Andrés Pérez: Musa punk criolla

 27-F

27-F

Rafael Uzcátegui

Cuenta la leyenda del punk-hardcore norteamericano que a mediados de los 90´s Joe “Shithead” Keithley, vocalista de la banda canadiense D.O.A. preguntó al público durante un concierto: “¿Quién fue la persona que hizo por el punk rock en los años 80 más que nadie? Y no estamos hablando de Jello Biafra o John Lydon”. Ante la ausencia de respuestas de una muchedumbre expectante, respondió “¡Fue Ronald Reagan! Todo el mundo se metió en bandas punk por su causa”. Efectivamente, Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos entre los años 1981 a 1989, unió a toda la camada vociferante del underground del norte del Rio Grande en contra de un enemigo común: Un gobernante de la línea dura, promotor del recorte de políticas sociales y aumentos de beneficios para el sistema financiero y autodeclarado baluarte de la lucha anticomunista –o cualquier cosa que se le asemejara-. La política del antiguo actor de la Warner Brothers, conocida como “Reaganomics”, inspiró la ira de muchas de las agrupaciones punk-hardcore de la región, como Dead Kennedys, Bad Religion, Bad Brains, The Minutemen, Wasted Youth, D.R.I.,  Direct Control, D.O.A; les colocaba nombre a otras, como Reagan Youth o protagonizaba los artes de portadas de discos y avisos de conciertos.

Del otro lado del océano, una homóloga de Reagan generaba el mismo efecto entre los peliparados de colores. Margaret Thatcher, primer ministro del Reino Unido casi durante los mismos años de presidencia de Reagan, fue la musa que sustituyó rápidamente a la Reina tras el manifiesto fundacional provocador “God save the queen” de los Sex Pistols. No obstante, el rechazo que provocaba la figura de la “dama de hierro” sobrepasó las fronteras del punk y alcanzó otros géneros. Morrisey, Elvis Costello, Sinnead o Connor, The Specials, The English Beat, Paul Weller y The Jam se unieron al sindicato anti-Thatcher promovido por bandas de 3 acordes como Varukers, Crass, The Larks, Poison Girls, The Exploited, Chaos UK, Anti-Pasti o los sugerentes desde la propia entrada Thatcher On Acid. La animadversión era tanta que luego de la noticia de su muerte, en abril de 2013, el ex cantante de The Smiths declaró “Sólo los sentimentales que no sufrieron bajo su mandato recordarán con cariño a Thatcher (…) Pero la mayor parte de la clase obrera británica hace tiempo que la olvidó”.

Una inspiración que vino de Rubio

A comienzos de la década de los 90´s todos los males de Venezuela se personificaron en la figura de Carlos Andrés Pérez (CAP), quien ganó un segundo período presidencial en el año 1989 vendiendo la ilusión de regresar al país a la época de las llamadas “vacas gordas”, cuando los altos ingresos petroleros de mediados y finales de los 70´s promovieron en el país altos niveles de consumo –y endeudamiento público-. El “gocho”, como popularmente se le conocía, defraudó rápidamente a propios y extraños promoviendo un paquete de medidas de austeridad junto a un programa de ajustes estructurales que incluyeron el aumento de la gasolina. La indignación popular provocó una ola de manifestaciones que se inmortalizaron como “El Caracazo”, dejando una cantidad desconocida de personas asesinadas por el ejército y la suspensión de las garantías constitucionales, con lo que el foco de la indignación se colocó sobre el primer mandatario.

Seguir leyendo “Nodos & Redes: Carlos Andrés Pérez: Musa punk criolla”