Dónde alojarse en Puerto Ordáz: Hostería Waipa

waipa
Por razones laborales en los últimos años he viajado en diferentes oportunidades a Puerto Ordáz, una ciudad que en muchos aspectos es tan costosa -a veces más- que Caracas. Me he alojado en diferentes sitios y el mejor, ha sido la “Hosteria Waipa”, tras recomendación de Oscar Murillo del Correo del Caroní y en donde estuve algunos días a comienzos de diciembre del 2013. Waipa es un edificio con detalles tradicionales que aún no está acabado al 100%, pero que han ido progresivamente ampliando su capacidad cuidando agradablemente los acabados. Según Murillo el proyecto esperaba acabarse antes de la Copa América, y ha sido ahora en que han podido adelantar la última fase. Las habitaciones son amplias, decoradas con buen gusto, con piso de ceramica-terracota y una buena cama. Los baños grandes, con toallas “Ama de casa”, limpios y con detalles. Máquina de hielo y filtro de agua en los pasillos. Aire acondicionado y televisión por cable al precio promedio (550 bs habitacion matrimonial) del resto de las posadas de la ciudad, que poseen una infraestructura menor y mas antigua. El servicio de restaurante no estaba operativo al 100% y en el centro, en construcción, lo que promete ser una linda fuente de agua con laguna. La ubicación también es buena, estando cerca del Aeropuerto y del CC “Orinoquia”, este último toda una alternativa en una ciudad con una oferta gastronómica restringida.

Si con el paso del tiempo logran mantener la infraestructura y el nivel de estos primeros tiempos, Waipa será una referencia para los viajeros en la ciudad.

Los datos son:
DIRECCIÓN: Paseo Caroní con Carrera Uchire, Manzana 3, Unare II, Puerto Ordaz.
TELÉFONOS: (0286) 9517972, (0416) 5861637
EMAIL: hosteriawaipa.ventas@gmail.com
WEB: Facebook: Hostería Waipá, @hosteriawaipa

Dónde alojarse en la ciudad de Mérida (Venezuela)

778_posada_luz_caraballo_525

A mis 40, no sé manejar y soy un usuario militante del transporte público. Por eso cada vez que salgo de Caracas, trato que mis alojamientos sean en sitios estratégicos, ademas del bueno, bonito y barato, con fácil acceso a quienes hemos elegido como opción de vida estar lo mas lejos posible de los automóviles. La ciudad de Mérida no es la excepción. Cada vez que la visito por razones laborales me he alojado en la Posada “Luz Caraballo”, que ofrece un buen servicio por un precio razonable (recién en temporada baja, 450 por una habitación matrimonial y 720 bs por una séxtuple). La casa y las habitaciones son de tipo colonial, justo lo que uno busca en una ciudad como Mérida, con la atención amable de una posada pero la limpieza y las habitaciones como de hotel.

Lo mejor de la Luz Caraballo es su ubicación, al frente de la llamada “Plaza Milla”, una zona turísticamente linda con bastantes restaurantes que orbitan alrededor de la típica plaza merideña, donde uno puede sentarse a gusto. Cerca del centro de la ciudad, pero lo suficientemente alejada para evitar las colas de sus viaductos, con acceso por varios lados, y cerca de la Facultad de Humanidades y Ciencias Jurídicas de la Universidad de los Andes. Uno puede ir y venir caminando hacia la céntrica Plaza Bolívar, tomar un bus o en toda la plaza hay una línea de taxis. De noche hay actividad hasta bastante tarde, bien sea por los restaurantes o los cafes que hay por la zona. Si uno quiere algo más movido, pues basta con bajar hasta los locales nocturnos del centro de la ciudad.

Hasta ahora lo único reprobable es que la posada ofrece un servicio de Wifi que sólo puede usarse en la recepción. Mejorando esto, el nivel de la posada subiría ostensiblemente. Yo agregaría neveritas en las habitaciones, pero esto en Mérida es como demasiado.

Les dejo los datos: Avenida 2 No. 13-80 Mérida, frente a la Plaza Milla. Reservaciones: 0274-2525441

Fotogramas del país vasco

Me sentí muy a gusto en el País Vasco. En principio, como invitado al Consejo Anual de la Internacional de Resistentes a la Guerra, tres días de discusiones y comida vegana, teniendo como anfitriones a los compañeros y compañeras del Movimiento de Objeción de Conciencia de Bilbao, quienes se financian con un puesto (txosna) en las fiestas de la ciudad. Cada noche disfritando del Casco Viejo de Bilbao, el rico txakolí (vino blanco típico vasco) y las ricas tapas de las zonas, los “pintxos” muy elaborados y deliciosos. Caminando por la riada, de día y de noche, apreciando la rica cultura del pueblo vasco, de la cual el Museo Guggenheim ha venido a complementar, convirtiendo a la urbe en destino turístico cultural de Europa. Entre compañeros y compañeras, libertarios y antimilitaristas, contando cosas poco conocidas de Venezuela, y teniendo redes de afinidades. Andando en el euskotren, en donde pudimos visitar el Museo de la Paz de Gernika, y entendiendo las vertientes del conflicto vasco y su lucha por la autodeterminación. Después, seguiríamos rumbo a Madrid, pero ya ese es otro post…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo anarquistas del sur tienen un arma: Las bibliotecas

Cualquiera que haya estado comprometido con una lucha que implique un cambio en la sociedad o en las mentalidades es consciente de la importancia que la información tiene para las personas, lo vital que resulta acceder a distintos puntos de vista y lo valioso que los suministradores de información no estén mediatizados por obligaciones o lealtades ajenas a sus usuarios.
Los centros de información de tinte libertario, cuya apertura y mantenimiento es una constante del movimiento anarquista durante toda su historia, tienen un compromiso claro con la recuperación del pasado, pero también han sido -y son- centros vivos, que editan obras y recogen literatura actual que solo circula por canales alternativos, además de poner a disposición de quien lo necesite acceso a la información electrónica. Asimismo, son espacios de encuentro y socialización, que se gestionan y mantienen con trabajo y aportaciones voluntarias.
A finales del siglo XIX, en plena expansión del pensamiento libertario, los sindicatos y federaciones anarquistas ponían su empeño en la creación de Ateneos y Bibliotecas. A pesar de la precariedad de los recursos y las altas tasas de analfabetismo, consiguen agrupar a decenas de miles de obreros alrededor de estas casas del conocimiento libre. Para ello fue fundamental, entre otros, la edición y difusión de materiales, algo que hasta el momento distingue a los grupos anarquistas. Con frecuencia, la lectura colectiva o pública era el medio más adecuado para difundir la Idea. Hoy, adaptándose a los tiempos, el movimiento ácrata ha ido extendiendo unas salas alternativas de lectura llamadas infoshop, siguiendo la tradición del trabajo voluntario y la autofinanciación, ponen a disposición de los interesados literatura radical, revistas o fanzines editados por grupos de diversas ciudades y países utilizando como herramienta el acceso a internet. A su vez, tejen redes de apoyo y trabajo común entre diversos centros.
Esa vocación formadora y autodidacta, la cual forzosamente pasaba por la puesta en práctica de una nueva pedagogía, logró hace cien años que los grupos libertarios se adelantaran en temas que son centrales para el conocimiento transformador de hoy (ecología, sexualidad, medicina alternativa…). A comienzos del siglo pasado los anarquistas se distinguían por su alta capacidad de discernimiento, lo cual merecía el respeto y admiración de sus adversarios. Su teorización encontraba eco en los ateneos obreros y sus bibliotecas, dónde no solamente era posible encontrar textos de cultura libertario, sino del conocimiento en general. La diversidad y su contraste, era la apuesta para que cada quien en su viaje personal al saber, tomara concientemente sus propias decisiones.
El movimiento anarquista de siempre ha tenido en las bibliotecas una herramienta para la formación y la difusión de las ideas. La enseñanza continua y el autodidactismo son ámbitos donde los libertarios han demostrado que la creación de bibliotecas es un elemento imprescindible para cualquier transformación evolutiva de la sociedad. Sin subsidios, con trabajo voluntario y común, la imprenta y la estantería de libros ha sido y es un ejemplo real de lo que la sociedad ha querido inutilizar con la etiqueta de “utópico”.

ghiraldo_31

ghiraldo_1

ghiraldo_21
Biblioteca Alberto Ghiraldo (Rosario)

cerro_11

cerro_21
Biblioteca anarquista del Cerro (Montevideo)

juventud_moderna_2

juventud_moderna1
Biblioteca Popular Juventud Moderna

fla_1

fla_2
BAEL, Federación Libertaria Argentina (Buenos Aires)

Facundo Cabral en Mar de Plata

facundo

A pesar de sus revelaciones místicas y su monotema sobre la Madre Teresa de calcuta, Facundo Cabral interpretó unas sentidas y líricas canciones sorbe el amor, la vida y la libertad. Ante una afluencia de un centenar de personas, mientras toda la costa se desvivía por el clásico Boca-River. Teatro Tronador, Mar de Plata, Sabado 24 de enero 2009

Una huerta urbana en Mar de Plata

Son demasiadas las cosas que se cruzan y se transforman en nuestro continente. En Argentina, en medio de la crisis del año 2001, que catalizó la renuncia de varios presidentes, algunos activistas sociales deciden retomar su relación personal con la naturaleza y disminuir, en lo posible, su dependencia alimentaria de los vaivenes del mercado. Asi comienza la experiencia de las huertas comunitarias urbanas, cuyo símil es posible conseguir en muchas latitudes. En Mar de Plata Gerardo, un punk de la “vieja escuela” que conserva intacto su espíritu combativo, participa junto a su familia en la huerta instalada en un terreno recuperado de la basura, la maleza y los malos habitos.

huerta_1
Posando frente a la cosecha de choclos

huerta2
Zapallitos listos para la ensalada

huerta_3
Lexys mostrando su mejor sonrisa

huerta_4
Hanna la segunda de la tribu punk

huerta_6
No puede faltar el espíritu rock

huerta_5
Acelgas bajo amenaza