Venezuela: La crisis llegó a Caracas

Rafael Uzcátegui
Especial para La Silla Vacía

Los caraqueños, que hasta la llegada del Coronavirus, habían sido unos privilegiados, hoy saben por experiencia propia que viven en un país en crisis.

En el año 2014 ocurrió un ciclo de protestas en Venezuela, entre los meses de febrero a septiembre, que finalizaron con un lamentable saldo de 43 personas asesinadas. Para los estudiosos de la acción colectiva una de las novedades de aquellas manifestaciones fue, en un país de tradición centralista, el carácter descentralizado del movimiento. Cualitativa y cuantitativamente las concentraciones en el resto del país fueron tan importantes como las de Caracas. Y si en la capital la principal consiga era “Maduro vete ya”, en las ciudades y pueblos del interior las exigencias sociales tenían tanta importancia como las demandas de cambio político. ¿La razón? La crisis de servicios públicos y escasez de alimentos que, cruzando los límites del área metropolitana del distrito capital, venía sintiéndose con fuerza en los últimos meses.

Mientras el resto del país sufría constantes apagones del servicio eléctrico, falta de gas doméstico y escasez de agua en los hogares, Caracas era privilegiada. Tanto por razones estratégicas como propagandísticas, Nicolás Maduro se aseguraba que nada les faltara a los caraqueños. Mientras la interrupción por varias horas del servicio de transporte subterráneo, el Metro de Caracas, generaba titulares en medios nacionales e internacionales, no había quien escribiera sobre los apagones de varios días en ciudades como Maracaibo, Mérida o Barquisimeto. Generar o impedir acontecimientos en el centro neurálgico del poder en Venezuela ha sido tan efectivo que, en febrero de 2019, cuando los venezolanos de todo el país volvían a protestar luego que 50 países reconocieran a Juan Guaidó como presidente encargado del país, a Nicolás Maduro sólo le bastaba organizar una movilización en Caracas para equilibrar los titulares de las agencias internacionales a su favor: Venezuela -subrayado nuestro- marcha a favor y en contra de Maduro.

La disparidad centro-periferia ha sido tan aguda que, en el año 2019, el desplazamiento interno hacia Caracas compitió con la migración forzada a otros países. El 7 de marzo de 2019 ocurrió el primer apagón eléctrico en todo el país, que para muchos habitantes de las faldas del Cerro Avila fue su cable a tierra que vivían en un país en crisis. En Caracas la interrupción del servicio eléctrico duró 72 horas, con lo que el restablecimiento del servicio en el área metropolitana le permitió a Maduro dejar de ser noticia. Pero en el resto del país tuvieron que esperar 4 días más para encender los bombillos de sus hogares.

El Coronavirus, paradójicamente, ha permitido “socializar” la debacle. Aunque Maduro ha continuado la estrategia de privilegiar a Caracas con respecto al resto del país -por ejemplo habilitando en la ciudad el único laboratorio a nivel nacional para realizar pruebas de despistaje del Covid-19-, la crisis ha terminado por colonizar a la capital. Luego de una avería en el Sistema Tuy II, que bombea agua desde las montañas, los caraqueños padecen la misma situación del resto de los habitantes de esta ribera del Arauca tricolor. Cuando se conoció la noticia que el gobierno había comprado 86 “supercisternas” a China para abastecer de agua a las parroquias capitalinas, los chats de whatsapp reventaron de comentarios que aseguraban que la situación ha llegado para quedarse. El chavismo, que ha demolido todas las tradiciones culturales venezolanas, también ha dejado sin efecto la vieja frase que aseguraba que “Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebra”.

El agua no es el único bien escaso en estos días, que antes había sido abundante para los caraqueños. Una segunda nivelación ha sido la de la escasez de combustible. Hasta la llegada de la pandemia, el resto del país tenía racionada la posibilidad de comprar gasolina en un país cuyo primer -y casi único- producto de exportación es el petróleo, mientras los capitalinos llenaban, a placer, su tanque de combustible por menos de dos dólares. La cuarentena le dio oportunidad al gobierno para, por la via de los hechos, reconocer que la capacidad de extracción y refinamiento de crudo por la otrora superpoderosa PDVSA, está por los suelos. De esta manera el decreto de estado de alarma impuso restricciones a la libertad de movimiento, en la letra a las personas, pero en la práctica también a los vehículos. Las calles de las ciudades lucen desiertas, no sólo por el temor al contagio sino, especialmente, por la falta de combustible. En privado, altos funcionarios del gobierno atribuyen a que la transmisión de la epidemia se ha ralentizado en Venezuela, también, por la escasez de gasolina. Hoy en Caracas caminamos la misma distancia para comprar cualquier cosa que el resto de nuestros paisanos. Para aliviar un poco la situación, en esta Venezuela Bizarra, ha sido un acontecimiento la llegada de cinco boques de Irán cargados de alrededor de millón y medio de barriles de gasolina. Si una promesa anterior se hubiera cumplido, también de los iraníes, otro gallo cantaría. Se trató del anuncio realizado por el propio Hugo Chávez, en el año 2008, de la empresa Iraní-Venezolana “Fábrica Nacional de Bicicletas” (Fanabi) para construir 100 mil ciclas por año “a precios solidarios”. Chávez, que era un avión para las ocurrencias, la bautizó “la atómica”, cuando anunció con bombos y platillos la supuesta apertura de la fábrica en el estado Cojedes. Pero al igual que la unidad constituyente más pequeña de la materia, ningún venezolano ha podido ver jamás una “atómica” en el mercado.

Finalmente, la salida del aire de Directv dejó a 13 millones de venezolanos sin su principal fuente de entretenimiento. El 19 de mayo, la empresa estadounidense AT&T, propietaria de DirecTV Venezuela, anunció el cese de operaciones en el país como consecuencia de la orden del gobierno de EEUU que prohíbe relaciones económicas con determinadas funcionarios o empresas del gobierno de Venezuela, de acuerdo con un comunicado. La prohibición exigía la exclusión de los canales nacionales Globovisión (propiedad de Raúl Gorrín) y PDVSA TV como condición para mantener la operatividad en el país. El gobierno venezolano se negó a eliminar estos canales de la oferta, de manera que AT&T decidió finalizar su actividad en el país. Caraqueños y provincianos por igual han sentido la ausencia como un duelo, la pérdida de un ser querido. La baja tarifa de suscripción, entre 1 y 2 dólares al mes por orden de las autoridades, había hecho realidad la “democratización” de la audiencia de los canales internacionales, en un contexto de hegemonía comunicacional y contenidos ideologizantes en medios públicos de dudosa calidad, que sumados todos no superan el 6% de la sintonía.

Los habitantes de la capital venezolana, hace sólo 20 años atrás la envidia de buena parte de la región, hoy deben adaptarse lo que a todas luces será su “nueva normalidad”, un “uppercut” ascendente a su autoestima. Por su fama de memoria corta, los caraqueños pudieran pensar que la rima de la canción de Ilan Chester, que alguna vez los enorgulleció, son una canción de una serie de ciencia ficción. De esas que, cuentan, pasan por Directv: “Voy de petare rumbo a la pastora / Contemplando la montaña que decora a mi ciudad / Llevando matices de la buena aurora / Con la fauna y con la flora de un antaño sin igual / Y sabe dios los pintores, las paletas, cuanta pluma del poeta / Cuantos ojos encontraron un momento de solaz”.

11 de abril 2002: Enfoque en Taquicardia

caricatura-de-juan11A

En 2002 yo todavía era un estudiante de Sociología de la UCV. Allí, un grupo de alumnos creamos una cooperativa estudiantil que, entre otras cosas, tenía su revista llamada Telúrico. De esa hicimos dos ediciones especiales extraordinarias, con la participación de profesores y estudiantes. Una sobre el 11 de Septiembre y otra, sobre el 11 de Abril aquel. En esta, participé con una crónica sobre cómo había vivido esos días, que reproduzco a continuación. La ilustración es del genial Juan Rodríguez, que apareció en aquella publicación. 

Rafael Uzcátegui

I

Jueves de sol radiante y calor caribe. La credencial de periodista baila sobre el pecho; la grabadora, guarecida en el bolso, aún no saludaba la mañana. Las estaciones se sucedían por la ventana ahumada del vagón: Bellas Artes, Colegio de Ingenieros, Plaza Venezuela… El ambiente recordaba el preludio de cualquier Caracas-Magallanes: fiesta en los rostros, insignias, gorras, pancartas caseras sobre papel bond. Una señora morena comenta que desde su casa, ubicada en Catia, había escuchado una tormenta nocturna de cacerolas. Antes de terminar la frase sube su voz para incorporarse al canto que en boca de la mayoría, se apodera de los pocos espacios vacantes del vagón: ¡See vaa, se va, se va, se vaaa!. El pito de llegada a Altamira desborda el río de personas intentando ganar la calle. Como peces muertos, nos dejamos llevar por la corriente y la cámara de fotos comienza a pestañear. En las orejas los comentarios se acumulan: “Es ridículo volver a Chuao, hoy tenemos que ir hasta Miraflores como en Argentina”. Ella, la reportera gráfica, y yo nos miramos. Sin hablar decimos: el día será largo.

II

Sorteamos la multitud para acercarnos a la tarima. Ella logra saltar la barrera y desde la tarima, toma fotos de quienes arengan a la multitud: Kico, Pedro Estanga, Tamayo Molina. “No pasa nada, no pasa nada”: algunos remedaban irónicamente a José Vicente. El único volante de la concentración –firmado por la Junta Patriótica Militar- proponía un grupo cívico-militar de transición. Los militantes de los partidos habían dejado sus estandartes en casa. Dos elementos se repetían en las manos: el tricolor y las pancartas, que iban de lo risible –“Chávez, por fin se te paró el palito”- hasta las que pedían explícitamente un golpe de estado –“Militares ya el pueblo se pronunció ¿qué están esperando?”-. Mientras la bravuconería verbal del presidente le había restado incondicionales, los convocados a Chuao se multiplicaron por generación instantánea. Los cercanos al entarimado pedían a gritos ir a Miraflores. Al rato Carmona Estanga, micrófono en mano, recibe una tarjeta de presentación. En su dorso estaba escrita la ruta a seguir para Miraflores. Con el pulso temblando la lee torpemente. La masa se mueve y el bullicio corea: “sí pasaremos, sí pasaremos”.

III

En el taxi el chofer nos dice que el gobierno convoca una concentración en Miraflores. El tubo de escape vomita un oscuro adiós al caudal humano que comienza a rociar la autopista. Seis mil bolívares nos cuesta llegar cerca y rápido a Miraflores. Celulares aullantes y dedos, nerviosos, transcribiendo mensajes de texto. Con la vista atenta en el camino el conductor comenta solemne: “Yo que se los digo, hoy hay un muerto”. El frenazo final es detrás de la casa de gobierno. Frente a Miraflores la tarima es testigo de un par de cuadras de boinas rojas, pero nada más. Atónitos, comenzamos a preguntar el sitio de la concentración. ¿Plaza Bolívar?, ¿Alcaldía de Bernal?. “No, es aquí” nos responden. La logística es mínima y precaria. Un troskista nos dice que hasta última hora el gobierno mantuvo la desmovilización como estrategia para simular normalidad. Muchos envuelven palos de madera en afiches con dibujos de Carlos Andrés y Pedro Carmona haciendo de marionetas. Otros se pintan una señal roja en el rostro, “para saber a quién darle”. La credencial y la cámara atraen miradas inquisitorias. Los amigos dudan la posibilidad de que los de Chuao se acerquen al centro. El improvisado sonido saluda el arribo de los buhoneros de Sabana Grande. Se comenta que la gente de Catia, Petare, Antímano y el 23 estaban por llegar. Chávez comienza otra cadena presidencial, y una mujer con megáfono en mano, repite sus palabras ante quienes nos agolpamos a su alrededor. Una columna de Guardias Nacionales cruza en formación rumbo a la Baralt. La multitud se aparta aliviada y los aplaude. Siempre había estado frente a la represión y ese día no sería la excepción. Levantando el carnet del periódico como salvoconducto, caminamos hacia la marcha opositora con la intención de andar con ellos las últimas cuadras.

IV

Pronto tropezamos con los primeros heridos. Cerca del Capitolio la policía (¿metropolitana?, ¿de Bernal?,) había disparado contra partidarios del gobierno. Cruzamos la línea de fuego y al costado de Plaza Caracas quienes venían de Chuao discutían a gritos, con restos de lacrimógena en el rostro, el porqué tenían que devolverse sobre sus pasos. Los frentes de batalla rodeaban la Baralt. Tratamos de tomar un atajo hacia la estación de Metro El Silencio, pero el sonido de disparos nos pegan una pared en la espalda. Múltiples manos señalan un edificio, una ventana. Policías de camuflaje azul se agolpan en la puerta. Unos entran. Otros quedan afuera y nos piden agua para mitigar la espera. Esposado, el francotirador sale rodeado de policías y manifestantes que lo insultan y le lanzan golpes. Frente al Fermín Toro, en la boca de la estación del Metro, hay una batalla campal. Avanzo junto a una veintena de jóvenes armados con piedras. La Guardia responde con perdigones y disparos. Me apertrecho detrás de dos. Uno le dice al otro “espera que dispare, espera que dispare”, y cuando salen a responder piedra contra bala, yo hago lo propio con el gatillo del obturador. Las lacrimógenas silban sobre nosotros y, precipitadamente, volvemos a la retaguardia saltando la neblina tóxica. Ella me espera y al verme, corremos mientras intento toser mis órganos. Alguien nos da vinagre y con la cara aún ardiendo, cruzamos de nuevo la Baralt. Detrás nuestro un tipo cae al piso: ha sido herido de bala en el pie. Ya se hablaba de diez muertos y decenas de heridos. ¿La gente agolpada en Miraflores sabía lo que estaba pasando?

V

Tengo la rabia atragantada en el cuello. Subimos hasta la concentración chavista para “cubrirla” como reporteros pero con la íntima sentencia de no conversar con nadie. En la avenida XX, los partidarios al gobierno aún rodeaban la tarima. Ahora hay hasta un carrito de cotufas. Quizás estaba antes, pero el detalle me encrispa los puños. Diviso a una amiga que trabaja en derechos humanos. Le abalanzo mis 64 kilos de preguntas. Sus respuestas terriblemente parcializadas. Atropellando la lengua le digo que una revolución que necesite ser defendida con bala y lacrimógena nunca sería mi revolución. Los ojos me palpitan, miro con la taquicardia. Enrumbamos los pasos a Capitolio y alguien grita “quitenle la cámara, quítenle la cámara”. La Baralt, El Silencio, El Calvario. En la plaza algunos niños aprovechan la confusión para bañarse en la fuente. La tragedia ha pasado por allí y ha dejado cauchos humeantes. Nos dicen que el grueso de manifestantes se han devuelto, pero que algunos intentarán llegar a Miraflores. Al fondo una cuadrilla de la policía. A lo lejos, dicen, se agrupan los chavistas para marchar hasta acá. Una transmisión de radio se amplifica por un parlante. Todos nos agrupamos alrededor y oímos la declaración de un militar anunciando que desconoce la autoridad del gobierno. Ella me mira y pregunta si nos vamos a casa. Le respondo que sí, que con los militares definiendo la partida ya no teníamos nada que hacer allí.

Provea y la ONG convocan al Segundo Taller Básico de Fotografía para Defensores y Defensoras de Derechos Humanos

tallerfoto2_instagram

Ultimos días para postularse!

 

El Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) y la Organización Nelson Garrido (ONG) abren el período de postulaciones para el Segundo Taller Básico de Fotografía para Defensores de Derechos Humanos, luego de las exitosas primeras experiencias en Caracas y Barquisimeto.

 

El objetivo del taller es ayudar a comprender el lenguaje fotográfico y las técnicas para registrar buenas imágenes, con cualquier dispositivo, para personas que se dediquen a la defensa de los derechos humanos, y que sean parte o no de alguna organización independiente de la sociedad civil venezolana.

 

El taller está comprendido de 4 sesiones presenciales, a realizarse los días 19 y 26 de octubre y 2 y 16 de noviembre de 2018, en un horario de 9 de la mañana a 1 de la tarde, en la sede de la Organización Nelson Garrido (Residencias Carmencita, Avenida María Teresa Toro, entre calles Cuba y Centroamérica, Las Acacias), más un período de asesoría y acompañamiento a realizarse durante el mes de diciembre de 2018. El facilitador de las sesiones será Nelson Garrido, fotógrafo venezolano y Premio Nacional de Artes Plásticas (1991).

 

El costo del taller será gratuito para los participantes seleccionados. Se entregará un certificado de asistencia.

 

Las personas postulantes deben residir en la Gran Caracas y enviar 10 fotografías tomadas por ellas en cualquier tipo de dispositivo, sobre cualquier temática, acompañadas de una descripción personal sobre su labor como defensor de derechos humanos, al siguiente correo electrónico: medios@derechos.org.ve

 

El período de postulaciones cierra el domingo 30 de septiembre 2018. Las 10 personas seleccionadas serán informadas el día viernes 5 de octubre. La primera sesión se realizará el 19 de octubre.

Movimientismo en contraste

Rafael Uzcátegui

Manuel Castells, en “Redes de indignación y esperanza”, ha postulado que los movimientos sociales actuales, articulados y vinculados en red, tienen capacidad de reflexionar y aprender sobre su propia experiencia. Para aportar en este sentido, comparto un esquema sobre las que considero las principales diferencias entre las protestas del año 2014 y las que se están desarrollando en este mismo momento en el país. Enlisto primero las características de las anteriores y, seguidamente, su contraste actual (Algunas características podrían cambiar tras el 19 de abril).

2014
– Se realizaron en democracia restringida
– Fueron criminalizadas por todas las instituciones estatales
– Sin centro
– Protestas de importancia en todo el país (18 estados)
– Diversidad en las estrategias de movilización
– Consigna central “Maduro vete ya”
– Escasa atención de la comunidad internacional
– Expectativa en diálogo como mecanismo de mediación
– Sus referentes fueron protestas internacionales
– Partidos políticos de oposición divididos frente al fenómeno
– Chavismo era mayoría electoral
– Protagonizada por clase media y algunos sectores populares
– Emergencia de crisis económica
– Forma de comunicación resaltante: Tuits con fotografías

Diferencias20142017

2017
– Se realizan en dictadura
– Fiscalía desentona con línea oficial
– Relativo liderazgo de la Asamblea Nacional
– Protestas en 9 estados, con protagonismo de Caracas
– Algunas estrategias de movilización, énfasis marchas y concentraciones
– Consigna central “Elecciones ya”
– Alta atención de la comunidad internacional
– Ocurren tras fallido mecanismo de diálogo
– Aprendizaje acumulado de protestas locales anteriores
– Partidos políticos de oposición unidos frente al fenómeno
– Chavismo es minoría electoral
– Protagonizada tanto por clase media como por sectores populares
– Profundización de crisis económica
– Forma de comunicación resaltante: Videos y mensajes de voz por Whatsapp

@fanzinero

Lo que se ha ganado -hasta ahora- con las protestas

Rafael Uzcátegui

Venezuela experimenta un nuevo ciclo de protestas a raíz del golpe de Estado al Parlamento, rechazado también por la Fiscal Luisa Ortega Díaz. A pesar de las continuidades con oleadas de manifestación anteriores, hay novedades y particularidades, de las cuales hablaremos en otro texto. Después de varios días de protestas, en donde ha predominado el espíritu de no violencia -a pesar de hechos puntuales de violencia-, lo que uno percibe estando dentro del movimiento -quien esté fuera se esta perdiendo toda la historia- es una beligerancia colectiva en mantenerse en la calle. No queremos referirnos al hasta cuándo esto puede permanecer así -en el caso de Caracas, cada jornada de protesta es respondida con el cierre de las estaciones del Metro-, sino al punto en el que nos encontramos hoy, 22 de abril, gracias al movimiento de protesta. Siento que estas reflexiones sean pensando en lo que ha sucedido en Caracas, que es la experiencia que he tenido. Ojalá pueda contrastarla con reflexiones similares generadas desde el interior del país.

IMG_0664

1) Desterritorialización de la polarización política impuesta a la ciudad: Como parte de la estrategia de dominación bolivariana se encontraba la polarización territorial de la ciudad, parcelándola, trazando una frontera imaginaria que impedía a la oposición protestar en el centro y el oeste de la ciudad. El desborde de las multitudes ha cruzado las líneas del municipio Libertador, y algunas marchas han transitado por algunos sitios del centro y el oeste de la ciudad. Por otro lado, las protestas nocturnas se han realizado en parroquias populares de la ciudad: Catia, Petare, El Valle, Coche, Roca Tarpeya, Baruta (el pueblo). Los cacerolazos, por su parte, se han sentido en sitios emblemáticos del chavismo como el 23 de Enero. La última trinchera territorial del madurismo es el centro de la ciudad, precisamente la sede de las oficinas de los poderes públicos.

IMG_0728

2) La narrativa de los hechos ES la del movimiento de protesta: La confrontación de los significados está siendo ganada, hasta ahora, por el movimiento de protesta. Por un lado, cada vez mayores sectores califican al gobierno como una “dictadura”. El término “democracia” se ha convertido en el significante vacío en el que la gente está depositando sus deseos y aspiraciones -un papel que en días de Hugo Chávez lo ocupaba la palabra “Socialismo del siglo XXI”-. Como demuestran los progresivos deslindes de quienes hasta hace poco eran soporte intelectual y simbólico del chavismo -Noam Chomsky, el cantante Residente de Calle 13, Raúl Zibechi, Edgardo Lander-, no sólo se está transformando en “políticamente incorrecto” ser vinculado al madurismo, sino que las propias palabras “izquierda” y “socialismo” -para bien y para mal- se han convertido es descriptoras de algo malo. El chavismo-madurismo está intentando posicionar el supuesto “terrorismo” como característica de quienes se le oponen, sin mayor suerte. El chavismo es el pasado que la gente quiere superar, mientras se configura en la calle una promesa de futuro en el movimiento de contestación.

IMG_0716

3) El movimiento de protesta ha arrebatado al chavismo su dimensión simbólica, creando y difundiendo imágenes que aumentan el sentido de sus demandas: Si algo era eficiente el chavismo era en el manejo de los símbolos, culturales y sociales, a su favor. Hoy esa eficiencia se encuentra del lado de quienes lo enfrentan. El movimiento de protesta ha generado potentes imágenes difundidas en el mundo entero, mientras la burocracia estatal no ha podido registrar momentos que le puedan servir para desacreditar las protestas. Un ejemplo de estas imágenes, demoledoras para la dictadura han sido la señora Maria José enfrentando una tanqueta, el joven Alejandro desnudo con la biblia plantando cara a la represión -de quien se burló el dictador por el tamaño de sus partes nobles- o las imágenes de religiosos (en un continente donde Arnulfo Romero es parte del imaginario colectivo) dando misas al aire libre o del otro lado de los piquetes de la represión. Las imágenes que refuerzan lo positivo del movimiento de protesta frente a lo negativo de un gobierno dictatorial se multiplican todos los días, en una cantidad inmanejable para las salas situacionales de la burocracia.

IMG_0691

4) Se ha creado un sentimiento de comunidad a lo interno del movimiento de resistencia a la dictadura: Tras años de ruptura del tejido social y cooperativo, el movimiento de protesta comienza a establecer nuevos vínculos entre quienes participan y se identifican con él. Esta subjetividad, también, ha sido generada como respuesta a la amenaza dictatorial televisada. La gente ha pasado del miedo a la indignación. La represión aviva, y no inhibe, los sentimientos de mantener presencia en las protestas de calle, por estos días un sui generis espacio público en un país que adolece de él.  En la Marcha del Silencio, 22 de abril, se repetían las imagenes de personas que desde casas y edificios daban agua y apoyo a quienes participaban en la movilización. El contingente del este fue recibido por vítores y bienvenidas por los habitantes del oeste, creando un potente sentido de -nueva- comunidad en resistencia.

IMG_0479

5) Se ha generado un vigoroso mecanismos de autoformación e información por redes sociales, con sus mecanismos de autoregulación: Transmisiones por periscope, videos breves por twitter y notas de voz por whatsapp mantienen informadas a la comunidad. Los intentos de generar ruido y contaminación en estos canales son enfrentados rápidamente, mediante mecanismos de autoregulación para apartar los mensajes nocivos y falsos. Infografías y periodismo de datos fluyen vertiginosamente con todos los temas pertinentes para aumentar la eficacia de las manifestaciones.

IMG_0497

6) La torpe diplomacia estatal y los mensajes emitidos desde el interior del país, han aumentado el aislamiento del funcionariato de la dictadura venezolana. Que Maduro haya perdido el apoyo de países que Chávez había logrado neutralizar en el pasado o convertido en sus aliados ha sido, básicamente, logros de la actual canciller venezolana Delcy Rodríguez. No obstante, el movimiento de protesta ha logrado cimentar las críticas y distancias de la comunidad internacional, en momentos en que Miraflores necesita dinero e inversiones para pretender simular algún tipo de proceso electoral en algún momento. Los venezolanos en el exterior se han activado para generar movilizaciones, que contrastan con la ausencia de solidaridad activa con el madurismo.

IMG_0626

 

 

 

Amnesia Colectiva

Rafael Uzcátegui

A comienzos del 2017, junto con personas que conocieron en su momento a Angel Cappelletti, comenzamos un sitio web para colocar en internet un repositorio de su vasta obra, tanto de investigación histórica y pedagogía filosófica como de divulgación del ideario anarquista. Precisamente las dos pasiones que hicieron conocido a este argentino durante su estancia en Venezuela, entre las décadas de 1970 y 1990, que incluyeron clases en la Universidad de los Andes y la Universidad Central de Venezuela. Para nuestra sorpresa, la mayoría de los textos que poseíamos tras la investigación hemerográfica, era publicados en línea por primera vez. Aquello nos reiteró la ingente cantidad de información que podría desaparecer perdida en los baúles del mundo analógico. No pensemos en las obras más reconocidas, Doña Bárbara de Rómulo Gallegos por ejemplo, sino en la cantidad de creaciones escritas, sonoras y audiovisuales que cimentaron nuestro patrimonio colectivo y que hoy se encuentran inaccesibles y desaparecidas.

Esta preocupación no tiene solo una vena cultural, sino también es pertinente desde un punto de vista político. De manera improvisada y poco rigurosa, pero con muchos recursos, el bolivarianismo ha intentado re-escribir de la historia del país, como parte de su proyecto de dominación. Como ha coincidido con los años de su masificación, la gran mayoría de su discurso se encuentra disponible en internet. Caso contrario de todos los materiales producidos antes de su arribo al poder, que pudieran desmentir y conjurar su mitomanía.

En otras partes de América Latina, menos afectados por los modos de la renta petrolera, la memoria de los pueblos ha ido, progresivamente, digitalizándose para garantizar su preservación. En Venezuela tenemos todo por hacer. Y como ha ocurrido en esos países, depende menos de las instituciones que de un entramado de personas que suben sus propios archivos a la red de redes, para que sean de dominio público.

La primera resistencia contra el autoritarismo es la cultural. Sólo reflexionando, con honestidad, sobre el país que fuimos podemos construir un porvenir luminoso. Pero para eso tenemos que contar con todos los elementos para hacer un juicio sincero, ampliando nuestras mejores tradiciones y sacando las lecciones de nuestro pasado. El chavismo no pudo construir nada realmente nuevo, por ello exigía dinamitar todo lo que estuviera por encima de él para poder tener la capacidad de “socializar” su mediocridad. Internet nos ofrece un espacio privilegiado para democratizar y compartir información, que conjure la amnesia colectiva inoculada por una dictadura adaptada a los nuevos tiempos. @fanzinero  (Publicado en Tal Cual)

 

Lo único constante es el cambio

Rafael Uzcátegui

Si usted sintoniza con la opinión que la movilización del pasado 01 de septiembre fue “otra más del montón”, permítame refutarlo: Olvídese de lo que pasó entre 1999 y 2015, la concentración de ese día fue el primer acto de masas, para utilizar un término ñangara, realizado por una oposición al bolivarianismo como mayoría electoral. El adjetivo no es gratuito. Piense lo que quiera sobre lo que pasó en esos años, pero el dato cuantitativo irrefutable es que el 6 de diciembre último los candidatos del “Socialismo del Siglo XXI” sacaron, y bastante menos, sufragios que sus antagonistas. El precedente de ese día fue, como diría el Supremo, un misil al corazón del mito bolivariano: Ser la representación de la mayoría del pueblo venezolano y, dos, por ello ser invencible en elecciones. Adiós luz que te apagastes.

Lo anterior tanto es así que los voceros del oficialismo quedaron roncos en repetir que aquellos resultados eran “circunstanciales”. Sin embargo, la comparación entre las dos concentraciones de ese día reitera que la condición de minoría del Madurismo, el chavismo burocrático realmente existente, es la nueva realidad socio-política del país, una tendencia cuya brecha se agranda a medida que pasan los días.

Siendo la oposición mayoría electoral desde el pasado 6-D y recompuesta su capacidad de convocatoria, no tiene ningún sentido que repita las estrategias de cuando era minoría. En castellano: Se acabó la conspiradera, los guiños a “militares descontentos” y la ruta insurreccional. Lo que reiteró el carácter cívico de la jornada es que el camino constitucional y electoral es claro y sin atajos. Como el gobierno demuestra en los actuales momentos, es el bloque minoritario, al no contar con los sufragios suficientes que den legitimidad democrática a su propuesta, las que apuestan a la confrontación y la violencia. Si usted pensaba que las cosas permanecieron igual el 01-S es que no ha percibido que todo está cambiando en este preciso instante. ¿Recuerda los días cuando el chavismo repetía el “vamos a contarnos” como un mantra? ¿Cuál cree usted que es la razón por la cual el CNE no ha dicho “ñé” sobre las elecciones a gobernadores que deberían hacerse, llueva, truene o relampaguee, el próximo diciembre? ¿O cuál era el empeño en que los próceres locales, y sus satélites internacionales, difundieran fotografías de movilizaciones rojas de sus años mozos intentando hacerlas pasar como de 2016?

Haber acumulado el suficiente caudal electoral como para que quienes apoyan el Revocatorio sean más que los que se le oponen fue un primer paso. El segundo es construir el relato de los deseos de la –nueva- multitud. En nuestra opinión la brega por el RR debe ser una lucha por la Democracia, en mayúsculas. También por el derecho de los ciudadanos a participar y evaluar la gestión de los funcionarios electos por el voto, cuando cumplen la mitad del período, siendo el mecanismo de democracia directa con la posibilidad de revocar la ineptitud y el autoritarismo. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Reflexiones 1-S

Escribo estas líneas a las 6 de la tarde del 01 de septiembre, y como deseabamos muchos, la jornada de movilizaciones del gobierno y la oposición transcurrió sin saldos trágicos que lamentar. Según mi estimación personal, conversada con amigos, los opositores concentraron alrededor de 400 mil personas en tres importantes calles de Caracas, mientras que los oficialistas aglutinaron unos 50 mil en la Avenida Bolívar. Repito, es mi opinión personal a esta hora. Estaré atento a quienes puedan demostrar otros números.

La jornada había despertado todo tipo de expectativas, entre los críticos al gobierno, y fantasmas entre sus adeptos, amplificados por el sistema nacional de medios. Ante los resultados, considero que nos encontramos en el siguiente momento:

1) La mayoría no oficialista no es circunstancial sino la nueva realidad del escenario político venezolano. Como demuestran los datos electorales, que son números concretos, la oposición comenzó a ser mayoría desde el 6 de diciembre pasado. La lectura bolivariana de los resultados fue que la brecha de casi dos millones de votos era “circunstancial” y producto de la llamada “guerra económica”. La movilización de hoy ratifica que se está en un proceso de construcción de nuevas mayorías, y que la hegemonía bolivariana esta progresivamente cediendo terreno. Ser mayoría nos lleva a la opción dos.

2) La oposición ratifica su ruta electoral y constitucional para quitar del poder al bolivarianismo. Nos gusten o no las elecciones (escribe alguien que hasta ahora no ha votado), son tanto una realidad como el mecanismo de legitimación del sistema democrático.  Si se es mayoría, sólo hay que esperar que la misma se ratifique en los actos comiciales, tal y como el chavismo lo hizo entre 1998 y el 2013. Por ello, los partidos opositores han abandonado las estrategias insurreccionales y extra-constitucionales, que los caracterizaron en años anteriores -cuando eran minoría-. Hoy, es el gobierno quien apela a los caminos confrontacionales, de estímulo de la violencia, alejados de la Carta Magna.

3) El día demostró  las capacidades de convocatoria de cada bando. El gobierno impidió la entrada de reporteros y negó la posibilidad de tener tomas aéreas mediante drones porque sabía que no tendría tanta convocatoria como la oposición. Sus asesores saben que los conflictos en la actual era de la información estan basados, en buena parte, en la creación y difusión de imágenes que construyan sentidos en la opinión pública. Todos sus esfuerzos intentaron disminuir, mas no prohibir cosa que es importante, la cantidad de manifestantes en contra. Luego, algunos de sus altos voceros (Cabello, Ameliach) y sus satélites internacionales (Petro, Monedero) circularon antiguas imágenes de concentraciones chavistas como si fueran de hoy, para intentar disminuir el impacto de las fotos “escuálidas”. Si bien el poder sigue estando repartido en instituciones reales, con capacidad de coerción, la clave de hoy era quien visibilizaba con mas exito su propio relato. Y esto es importante para un movimiento como el bolivariano, que lejos de toda su pirotecnia épica, tenía como eje de su modelo de dominación representar a la mayoría del pueblo venezolano y ser invencible en elecciones.

4) La jornada reiteró las limitaciones de la hegemonía comunicacional estatal bolivariana. Todo el ambiente de terror psicológico del Sistema Nacional de Medios, que efectivamente tuvo una capacidad no desdeñable dentro de sus audiencias, no impidió que una parte significativa de la población resignificara sus mensajes y los contrastara con su vivencia cotidiana.  Esto nos lleva, además al siguiente punto:

5) Asistimos a los últimos cartuchos del discurso cohesinador del “Golpismo”
Si bien con menos eficacia que en los años anteriores, montado sobre la base que los actores opositores nunca han reconocido abiertamente el error del “Carmonazo”, toda la estrategia comunicacional oficial se basó en que el 01 de septiembre se repetiría el guión del 11 de abril. Y esta ofensiva generó suficiente zozobra entre oficialistas y opositores como para enrarecer el ambiente de la jornada, motivando toda suerte de precauciones tomadas por la dirigencia opositora. Los hechos demostraron la falsedad de la matriz de opinión madurista, por lo que consideramos que ha sido la última vez que tendrá algún tipo de efecto.

Maduro no se fué, el CNE no anunció fecha ¿Nada se logró? Todo está cambiando ahora mismo. Un paso lleva a otro paso. La opción revocatoria es apoyada por un público mayor que la que se le opone, y además, está en constante crecimiento. Reiterarlo con hechos es generar mejores condiciones para presionar por condiciones justas y oportunas para su realización. Si la concentración de hoy no hubiera sido masiva, el gobierno tendría mas posibilidades de remitirlo todo a un terreno mas favorable, incluyendo la recolección del 20%. La rebelión y la necesidad de cambio son mas viralizables que la servidumbre, construir un relato compartido, una comunidad de deseos y horizontes comunes juega ahora del lado de los opositores, cuando durante mucho tiempo estuvo en la cancha del bolivarianismo.

No hay nada más cobarde que el dinero. Ante la posibilidad de reducirse a la mínima expresión, los intereses y negocios de la jerarquía oficial motivaran a un sector del bolivarianismo a la negociación y el diálogo, con miras a ser el chavismo vivo  -y coleando- en la transición. Los restos, grandes o pequeños, del electorado chavista son un terreno de representatividad en disputa. Por eso si bien el chavismo “crítico” cuestionará públicamente a la MUD y el Referendo Revocatorio, en su fuero interno les interesaba que hoy el gobierno quedara en evidencia en su minusvalía, pues eso les da mejores condiciones para mostrarse como los herederos “auténticos” frente al PSUV y tener un puesto en la disputa de la hegemonía interna del universo bolivariano.

PD: La degradación de los actuales gestores del poder se resume en el “Coño de madre” lanzado por el presidente a los líderes antagónicos

Nodos & Redes: Inti Rodríguez: Un desplazado en Caracas

Rafael Uzcátegui
@fanzinero

Era un 03 de junio del 2004 y salíamos de la función vespertina del cine del Centro Comercial El Recreo. Al pisar la calle, nos extraña la soledad de la Avenida Casanova y luego del Bulevar de Sabana Grande, sin buhoneros. Tomamos el Metro y al bajar en Los Símbolos, rumbo a casa nos causa gracia la “Guarimba” que las abuelas del sector y sus nietos tenían en una de las esquinas. La oposición presionaba por la aprobación de un referéndum revocatorio para el presidente. Esa noche, en una cadena presidencial, Hugo Chávez acepta la decisión del Consejo Nacional Electoral. Nos detuvimos para contemplar lo que nos parecía un folklorismo: cauchos y ramas quemadas por las octogenarias que siempre cruzábamos en abastos y panaderías de la cuadra. Pasaron algunos minutos y cuando estábamos por retomar nuestro camino vimos como una docena de motorizados, cada uno con acompañante, se abalanzaban desafiantes rumbo a lo que era una inocua concentración de vecinos. Estábamos lo bastante cerca cuando vimos desenfundar sus armas y hacer disparos al aire. Corrimos hasta la entrada de un edificio. Los ángeles del infierno endógenos rodearon la cuadra y siguieron practicando tiro al blanco, antes de irse. Esa fue mi primera experiencia con los “colectivos” armados. Ese año no hubo más manifestaciones callejeras en Las Acacias.

02

Inti Amaurú Rodríguez tiene 34 años y trabaja como Coordinador de Medios de la organización no gubernamental Provea, parte del trío de organizaciones de derechos humanos más antiguas de Venezuela. Como es el perfil de esta ONG, Inti posee su propia historia dentro de las luchas sociales, pues durante varios años fue activista estudiantil dentro del partido Bandera Roja, la gran cantera de juventudes revolucionarias de finales de los 80´s y comienzos de los 90´s, el cual abandonó en alguno de sus fraccionamientos. Para los adherentes del proyecto bolivariano Inti es un “escuálido” por partida doble: “Banderoso” y defensor de derechos humanos. Y entre nosotros, esos odios han movido montañas tan grandes como el Ávila.

Provea, desde el año 2004 ha denunciado la criminalización de la protesta en el país. Por ello desde el 04 de febrero venía observando la evolución del conflicto universitario, desde la primera protesta en San Cristóbal por inseguridad y abuso sexual –con detenidos de por medio- hasta el 12 de febrero, cuando a las 2 de la tarde se realizaban 16 manifestaciones simultáneas en igual cantidad de estados en el país. Más tarde, cuando ya se conocía la noticia del asesinato de los dos primeros manifestantes y los destrozos a la sede de la Fiscalía en Parque Carabobo, Inti se acercó, caminando varias cuadras desde su oficina, a ver la situación en primera persona. Y tomó algunas fotos. Imágenes que casi le costarían la vida horas más tarde.
Seguir leyendo “Nodos & Redes: Inti Rodríguez: Un desplazado en Caracas”

Fotogramas mínimos de un tiempo extraordinario (2)

hallaca

Foto en las inmediaciones de la Plaza Bolívar, jueves 20.12.12. El mensaje da a entender que la gente espera y apuesta por la recuperación del presidente, tal y como ha sucedido, mediáticamente, en ocasiones anteriores. ¿Qué pasaría si este deseo no se cumple?, ¿Cuáles serían las reacciones?, ¿La poca información y las expectativas han minimizado las expresiones de apoyo del chavismo de a pié frente a la gravedad de salud del primer mandatario?

mensaje01

mensaje02
El miércoles 19.12.12 se colocó un gran lienzo en uno de los laterales de la Plaza Bolívar de Caracas para que la gente lo firmara con mensajes de aliento al presidente Chávez. Si bien la iniciativa era institucional, la participación de los transeuntes era espontánea y los mensajes sentidos y bonitos. Muchos de ellos reiteraban la creencia en la pronta y definitiva recuperación del primer mandatario.

Fotogramas mínimos de un tiempo extraordinario

Desde el fin de semana pasado, tras el anuncio de la nueva intervención quirúrgica al presidente Hugo Chávez, en donde se reconoció la posibilidad que su salud quede gravemente afectada, me pregunto como vive el ciudadano común la enfermedad del presidente, desde sus adversarios más extremos y, especialmente, sus seguidores. La realidad es inasible en toda su complejidad, pero he decido ir registrando, en palabras e imágenes, unos días que considero extraordinarios.

Posteo imágenes de la Caracas del 13 y 14 de diciembre, con algunos comentarios.

buseta

Una “camioneta por puesto”, el principal transporte público en la ciudad de Caracas, expresa sus buenos deseos por la recuperación del presidente Chávez. Foto tomada desde la estación del Bus Caracas, estación La Bandera.

caracas131212
pendones

El jueves 13 de diciembre, el centro de Caracas amaneció repleto de pendones publicitarios con la frase “Ahora más que nunca con Chávez”, que se ha convertido en la consigna oficial difundida desde el partido PSUV para alentar a sus seguidores/as. Acompañándola, la frase “patriotas de Venezuela, rodilla en tierra”, dicha por Hugo en su último discurso -hasta cuando esto se escribe-, y que revela la naturaleza militarizante de la relación con sus bases de apoyo. Es significativa la ausencia de otras muestras tangibles de apoyo militante al presidente, como ocurría en el pasado, cuando pululaban panfletos y pintadas ante cualquier situación que lo involucrara. Quizás la explicación es la convocatoria casi exclusivamente espiritual -misas y rezos- que la cúpula burocrática del oficialismo ha difundido como expresión de apoyo en estos momentos.

feria

Entre otras razones debido a la campaña electoral para las elecciones regionales que se celebran este domingo 16, el chavismo institucional se debate entre evidenciar signos de normalidad y cohesionar al pueblo bolivariano en las expresiones de pesadumbre por la salud presidencial. En el bulevard Panteón, en el centro de Caracas, una Feria Navideña -que contemplaba presentaciones musicales y números artísticos- no ha sido oficialmente suspendida, pero los stands institucionales lucen desiertos.

batea

El viernes 14 un toldo sin identificación visible, pero con evidente apoyo institucional, se ubicó en una de las esquinas de la Plaza Bolívar -centro simbólico de la ciudad- para serigrafiar y obsequiar franelas con la imagen del presidente Chávez y la frase “Ahora más que nunca con Chávez”. En una coordinada coreografía, la instalación del puesto fue seguida por la muchedumbre en cola y la presencia de los medios de comunicación estatales para reseñar lo que afirmaban era una “muestra de apoyo popular espontáneo al lider bolivariano”.

cola
paco

Aproximadamente un centenar de personas, mayoritariamente de la tercera edad y mujeres embarazadas, se formaban en fila para recibir su franela serigrafiada. Agentes de la Policía Nacional Bolivariana participaban abiertamente en la organización y entrega de las piezas publicitarias.

aviso

La presencia del presidente Chávez es omnipresente en la ciudad de Caracas, por lo que habría que construir una nueva noción semántica para describir su “ausencia” del escenario social y político. Me pregunto si la falta de expresiones visibles de dolor y apoyo, por lo menos en la magnitud esperada ante una situación como la actual, tiene que ver con la desconfianza del chavismo popular hacia los medios de comunicación, incluyendo los del propio Estado, por lo que, especulo, se percibe que la enfermedad presidencial es pasajera y reversible, como lo ha expresado el propio Chávez en ocasiones anteriores.

mercal

Para cualquier ciudadano desconectado del hecho noticioso, el clima en el centro de Caracas no es diferente a cualquier época prenavideña, con decenas de personas atiborrando las tiendas. Al lado de la Asamblea Nacional un stand claramente identificado con el gobierno, pero no perteneciente a las cadenas Mercal o Pdval, ofrece los productos de consumo navideño. La concurrencia es entusiasta.

chacao

A la salida del Metro Chacao, en la puerta que conduce directamente a uno de los centros comerciales emblemáticos de la ciudad, el Sambil, hay generosidad de publicidad oficial de la candidatura de Elias Jaua a la gobernación de Miranda, estado al que pertenece el municipio. Jaua, una de las tendencias existentes a lo interno del movimiento bolivariano, depende de los resultados del domingo para mantener su área de influencia en la soterrada pugna interna por el control y continuación del bolivarianismo ante la hipotética ausencia de Hugo Chávez.

Suspendida temporada de “Goya” ante censura de Cultura Chacao

Grupo Forte

Es con hondo pesar que la Compañía Teatro Forte emite este comunicado para informar al respetado público de la suspensión de la temporada de la obra “Goya”, pautada en la Sala José Ignacio Cabrujas de Cultura Chacao.

La decisión de bajar la obra de cartelera recae enteramente sobre La Compañía Teatro Forte como respuesta a la censura por parte de altos cargos de Gerencia de Cultura Chacao al exigir la supresión de la exposición organizada por el reconocido artista plástico Nelson Garrido, cuyas fotos no sólo sirven de marco ambiental y escenográfico de la pieza “Goya”, sino que además complementan, apoyan y  subrayan el discurso de la puesta en escena del director Vladimir Vera y del dramaturgo Rodrigo García.

Asimismo, Teatro Forte quiere enfatizar su agradecimiento al programador de la sala Iván Oropeza y a José Antonio Blasco, quienes desde siempre apoyaron y respetaron el trabajo de la compañía, a ellos nuestro más sincero y caluroso abrazo.

Teatro Forte comprende que el discurso y la línea estética de la agrupación pueda generar este tipo de reacciones, y es sin ánimos de polemizar que decide bajar “Goya” de la marquesina y marcharse a otros espacios menos comprometidos. Es por esto que extendemos nuestra invitación a los espectadores para reencontrarnos a partir del próximo sábado 28 de mayo hasta el 5 de junio en los espacios de la ONG Nelson Garrido en Los Rosales, sábados a las 6:00 y domingos a las 5:00 pm.

Dirección de la ONG:
Av. Maria Teresa Toro, entre calle Cuba y Centroamerica, Res. Carmencita, aprt 5. Paralelo a la Av. Victoria. A seis cudras del metro Los Simbolos.
Telf: (0212) 6325291

Recibo y difundo: El Teatro 8 de Marzo (Maracay) en Caracas

Teatro 8 de Marzo presenta
EL ÚLTIMO CREDO 3 funciones en la Sala Cabrujas

El último credo parte del absurdo violento como maquinaria. Toca el sentir materno ante la muerte causada por hechos de violencia, la mala hora que supone que le quiten la vida a un hijo y la imposibilidad de acceder a la justicia .

Las voces de las protagonistas pueblan su propia incertidumbre ante el lazo maternal suspendido violentamente, para dar paso al reclamo y a la denuncia sin fin. En el camino de exigir justicia, y las “cuentas claras” , – un esfuerzo inmenso que no cesa- la indiferencia y la impunidad dan cuenta de más violencias. Ellas saben de la denegación diaria al pedimento de justicia , de las palabras vacías, de la hora del abandono y la sinrazón, la hora de la nada para ellas.

La propuesta escénica del Teatro 8 de Marzo, temáticamente parte de la realidad social y teatralmente funde la experimentación individual y grupal, que apuesta a las claves de las máscaras del cuerpo y al texto en movimiento enlazados a los conceptos de espacio, organicidad y energía. Los tres personajes, tres mujeres, son una sola, y al mismo tiempo todas.

Con El último credo el Teatro 8 de Marzo participó en el Festival de Mujeres en Escena en Bogotá a finales del año pasado. Las actrices Laura Vargas, Angie Chourio y Lorena Romero obtuvieron excelentes críticas por la dimensión de su trabajo en escena.

En el equipo artístico técnico están Viki López y Lali Armengol en el diseño de vestuario, y en la realización Nora Salazar y Laura Vargas. Abraham Silva tiene a su cargo el diseño de iluminación y, la realización de la escenografía estuvo a cargo de Camilo Mazías. Los arreglos musicales son del compositor y músico Waldemar D´Lima y Vilmara Lara opera el sonido ; la producción corresponde al equipo Teatro 8 de Marzo. El texto y dirección, de Lali Armengol Argemí .

Las funciones del viernes 11 y sábado 12 a las 8 pm y del domingo13 a las 6 pm , el grupo Teatro 8 de Marzo, y la Sala Cabrujas conmemoran el Día Internacional de la Mujer, fecha enmarcada en la defensa de sus derechos, celebrada en todo el mundo.

Sala Cabrujas : 3ra. Av. de Los Palos Grandes con Av. Fco. de Miranda – telf.. 0212-2864122

Venezuela: El Ejército en las aulas

Rafael Uzcátegui (Colaboración para boletín de la Internacional de Resistentes a la Guerra)

De manera similar al resto de los países latinoamericanos, un militar es el principal mito fundacional de Venezuela. Simón Bolívar, el “padre de la patria”, es recordado como un gran estratega militar. Su figura, como estatua montada a caballo en gesto heroico, o su busto que muestra su jerarquía dentro del llamado “ejército libertador”, señala el centro de todas las ciudades y pueblos del país. De manera especial, el militarismo es parte importante de la cultura e imaginario de los venezolanos y venezolanas. Al propio Bolívar se le atribuye la autoría de la frase “Ecuador es un convento, Colombia es una universidad y Venezuela es un cuartel”. Durante 51 años del siglo XXI esta antigua exportadora de café y cacao, posteriormente sustituidos por el petróleo como principal industria del país, fue gobernada por caudillos, de “personalidad carismática, con amplia red de relaciones y con una fuente de recursos considerable y permanente”. En esos años el principal aporte venezolano a la sociología regional fue la teoría del “cesarismo democrático” postulando un gobierno basado en la reelección permanente de un líder carismático, un “gendarme necesario”, asiduo a la concentración del poder. Un Simón Bolívar al infinito.

Si bien las escuelas, liceos y universidades venezolanas siempre han reflejado la ideología dominante, y con ella la noción acerca del soldado y el ejército como garante de eficiencia sobre un universo civil corrompible, desde la remilitarización de la figura presidencial con la llegada al poder de Hugo Chávez –el último primer mandatario de naturaleza militar gobernó hasta el año 1958- se ha dado un nuevo impulso a la intención de educar a los jóvenes, en los salones de clase, en valores propios y exclusivos de las Fuerzas Armadas.

Seguir leyendo “Venezuela: El Ejército en las aulas”

Buhoneros y derecho al trabajo

Piquete de la GN en La Hoyada, 20.12.10

Desde hace dos días, por lo menos, hay enfrentamientos entre los vendedores informales de Caracas y funcionarios policiales y militares debido a los operativos para impedir que vendan en las calles de la ciudad. Como trabajo por el centro de la ciudad, me ha tocado ver con mis ojos algunas escenas de las trifulcas, en donde funcionarios de la Guardia Nacional, en moto, disparan bombas lacrimógenas y perdigones contra los buhoneros y buhoneras, que en algunos puntos han intentado cerrar el paso con basura en llamas y containers a mitad del camino.

Desde hace algunos años las autoridades locales han hecho diferentes anuncios sobre políticas de reubicación de vendedores informales. Recientemente, el alcalde Jorge Rodríguez ha anunciado que se han creado “15000 puestos de trabajo dignos” en la ciudad, para que puedan trabajar. La mayoría de los mercados anunciados han quedado a medio construir. Uno de los funcionarios encargados de sacarlos de las calles, incluso con malas maneras, ha sido el ex tomista de la UCV Sergio Sánchez. Sin embargo la muestra mas contundente de la ineficacia de las medidas adoptadas son las tensiones entre los vendedores de la calle y los funcionarios policiales de los días recientes. Sin reubicar, sin fuentes estables de empleo, con una alta inflación, con la imposibilidad de poder llevar dinero para la casa, tienen que pelear por un metro de acera en donde poder ofertar sus bienes a la gente.

Uno se pregunta el porqué si en años anteriores, en fechas aledañas al 24, se ha logrado establecer una tregua y permisarle que vendan en las calles por pocos días, en la actualidad no se llega a un acuerdo similar. Algunos piensan que afean las calles, sin embargo antes de lo estético está el derecho al trabajo, el poder llevar pan a casa. En Venezuela, casi la mitad de la fuerza laboral se encuentra en situación de informalidad, una dimensión que ni en la Cuarta República ni en la Quinta, ha podido revertirse con políticas estables y coherentes, y en donde, como en muchas otras cosas, ha primado la demagogia y la improvisación.

Provea invita a la presentación de su informe sobre la situación de Derechos Humanos en Venezuela


Tenemos el agrado, desde el Programa Venezolano de Educación – Acción en Derechos Humanos (Provea) de invitarlos a la Presentación del XX Informe Anual sobre la Situación de los Derechos Humanos en Venezuela, que se realizará el próximo 10 de diciembre, a las 5:30 pm, en el Auditorio del Colegio de Ingenieros (frente a la estación del Metro Colegio de Ingenieros), Caracas.