El ombligo ilustrado

ombligo-630x360

Rafael Uzcátegui

Como quizás algunos de ustedes saben, trabajo desde hace tiempo en una de las organizaciones más reconocidas y antiguas de derechos humanos del país. Siendo el escenario internacional el privilegiado para pasar mensajes a un gobierno negado al diálogo, hemos promovido y participado en articulaciones y alianzas subregionales, regionales y mundiales. Lo paradójico es que mientras estas alianzas se fortalecían por todo el planeta, especialmente después del fallecimiento de Hugo Chávez, con quienes menos hemos podido trabajar ha sido con las organizaciones hermanas de aquí al lado, de Colombia. Cada vez que los cruzábamos teníamos que explicarles, de diversas maneras, ni que pertenecíamos a la “ultraderecha” ni que cuestionar los abusos de poder de los gobiernos bolivarianos no nos hacía, automáticamente, furibundos pro-Uribistas. Chismorreos hay en todos los vecindarios, pero creímos que explicarlo una vez en un terreno de valores compartidos era suficiente. No bastó la segunda, ni las siguientes. Para estos hermanos la versión que valía era la de Telesur, no la de nosotros. Tiramos la toalla cuando ante el cierre de la frontera colombo-venezolana una propuesta de acción conjunta tuvo como respuesta el silencio. Meses después, de la boca de una abogada bogotana, entendí –aunque no justifiqué- las razones. En dos platos me dijo: Para las organizaciones sociales colombianas su prioridad es el “Proceso de Paz” y cualquier cosa que pueda debilitarlo, será descartado. Bonito resumen: Cualquier decisión u opinión que tomaban en el plano internacional se hacía en función de su propia agenda interna, aunque eso significara la omisión, el desconocimiento o el prejuicio. Valga la redundancia: Los defensores de derechos humanos también somos humanos, demasiado humanos.

Todo lo anterior viene a cuento por las opiniones, destempladas y frívolas, que gran parte de los influenciadores del país vienen expresando por el triunfo del “No” en el Referéndum realizado en torno al acuerdo de paz. Para quienes nos ha irritado las opiniones superficiales sobre nuestro país que la intelectualidad internacional he hecho durante década y media, deberíamos internalizar las lecciones aprendidas amargamente: 1) Las situaciones que involucran a millones de personas son más complejas que cualquier reduccionismo y 2) Debemos aprender lo que tienen que decir al respecto los propios colombianos, no venir a darles lecciones –y menos morales- desde fuera.

La paz después de los ríos Arauca y Catatumbo es un asunto que nos concierte a todos. Debemos apostar por lo mejor para nuestros vecinos, y que sean ellos quienes de manera democrática puedan construir una Colombia inclusiva para todos. Aunque no guste también para los miembros y simpatizantes de la lucha armada. Por ahora este proyecto de paz no ha convencido a la mayoría, los que votaron en contra y los que se abstuvieron, por lo que siempre habrá manera de mejorar lo hecho hasta ahora. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Humano Derecho: Rock contra la xenofobia + entrevista a Ipys Venezuela

RSF_instagram

Emisión dedicada 100% al rock colombiano para alejar los aires de xenofobia y vacilar con buena música hecha en Colombia.

@MelanioBar y @Fanzinero presentan los temas “Pregunta a Nadie” de la banda El Globo, “Perro Viejo” de la agrupación Los Arboles y “Mechanical Animal” de Koyi-K-Utho porque el racismo y la xenofobia son un mal tripeo, hay que dejarlo claro: #NoALaXenofobia.

También en esta emisión participa la periodista Mariengracia Chirinos (@mariengracia) representante de Ipys Venezuela, quien hace un balance sobre el estado de la libertad de expresión y el acceso a la información en el país.

Señala Chirinos en su intervención que “en los últimos cinco años se han venido recrudeciendo agresiones contra periodistas y medios de comunicación y se ha instaurado un panorama de censura que impone una situación de silencio en el que cada vez prevalece el miedo y el temor de informar. Es una situación que limita ya a las propias fuentes con casos de persecuciones, procedimientos judiciales y amenazas”.

Lecturas de Mayo: “Abril Rojo” e “Historia de un entusiasmo”

ABRIL ROJO
Santiago Roncagliolo
Alfaguara Editorial, 2006

Anteriormente sólo conocía de Roncagliolo, periodista peruano radicado en España, el largo reportaje sobre Abimael Guzmán y Sendero Luminoso llamado “La cuarta espada”, publicado en la colección Debate y que constituye una buena escrita introducción al fenómeno de la violencia armada contemporánea en Perú, un largo reportaje con ritmos y climax varios que atrapan convenientemente al lector medio. En esta novela, repite el contexto anterior pero en clave de novela negra, lo cual le valió el premio Alfaguara de novela en el año 2006, convirtiéndose en el escritor más joven galardonado en el certamen. Si usted es de los que piensan que la literatura de ficción es superior al ensayo para explicar los vericuetos de las sociedades latinoamericanas, esa fuente inagotable de realismo mágico, este libro debe estar en su biblioteca. Un crimen que ocurre en el interior del Perú, en medio de las festividades religiosas, donde el personaje principal, el fiscal Félix Chacaltana Saldívar, debe descubrir si es por motivos políticos o de otra índole, en el contexto de la cruenta lucha antiterrorista desarrollada en el país andino. De buen leer, no decepcionará a quienes gustan de los recursos y giros de las novelas de crímenes y detectives.

HISTORIA DE UN ENTUSIASMO
Laura Restrepo
Editorial Aguilar, 2005

Confieso que no había leido nada de Laura Restrepo, escritora colombiana, pero le pondré más cuidado en el futuro. Este es su primer libro, editado por primera vez en 1995 y reeditado en diferentes ocasiones, como esta edición del 2005. Este libro es una extensa crónica, de casi 400 páginas, acerca del proceso de paz en Colombia que involucró, entre otros, a la FARC, al M-19 y al EPL, y que generó, como titula el libro, amplias expectativas y entusiasmo acerca de la posibilidad de realizar una apertura al cerrado espectro político colombiano. El relato de Restrepo, al ser parte de la Comisión de Paz, es reconstruido en base a las fuentes primarias, en un periodismo que como lo dice Bastenier, toma partido en base a los elementos que recopila. Los protagonistas del texto son, fundamentalmente, el M-19, una guerrilla que cómo recordaremos representaba la antítesis de las FARC y que fue diezmada, asesinada y masacrada por la espalda mientras el gobierno intentaba desmovilizarla en medio de los acuerdos de paz. Ser testigo de los hechos y haber vivido -e incluso haberse entusiasmado- por la posibilidad de acordar la paz con los grupos insurgentes, hace que los señalamientos contra la clase gobernante colombiana, especialmente contra el presidente de la época Belisario Betancur, sean particularmente duros -de hecho, el primer título del libro fue “Historia de una traición”-.

Tan ameno como un largo reportaje bien escrito, Historia de un Entusiasmo es una lectura obligatoria para quienes deseen conocer la historia contemporánea de Colombia.

Leo y difundo: Pronunciamiento de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia en relación con el asesinato de la defensora de derechos humanos colombiana Norma Irene Pérez

Fosa La Macarena

La  Red Latinoamericana y del Caribe  para la Democracia con el apoyo de las más de 200 organizaciones que la conforman, manifiesta su rechazo más enérgico al asesinato de la defensora de los Derechos Humanos colombiana Norma Irene Pérez.

Sus restos fueron encontrados nueve días después de su desaparición en un estado deplorable que indica el sufrimiento que vivió horas antes de su deceso. Las comunidades de la zona de Macarena han solicitado una investigación judicial exhaustiva. Irene Pérez había denunciado hace algún tiempo, a través de su organización, el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, la existencia de fosas comunes de víctimas de los actores armados, así como “Falsos Positivos”, civiles presentados como caídos en combate y personas desaparecidas.

Alertamos sobre la gravedad de estos hechos que hacen evidente el preocupante incremento de la inseguridad constante que se vive en Colombia. Las personas que denuncias actos ilícitos y violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario, son objeto de amenazas  y, como en el caso de Norma Irene Pérez, son asesinadas o desaparecidas.

Es lamentable y censurable desde todo punto de vista que en Colombia se sigan dando estos hechos contra defensores y defensoras de derechos humanos, periodistas y sindicalistas por parte de grupos criminales, y en algunos casos, con la presunta participación de miembros de las fuerzas armadas.

Por lo tanto, la  Red Latinoamericana y del Caribe  para la Democracia:

  1. Exige al gobierno colombiano que investigue los hechos para que  se identifique, juzgue y condene a los responsables intelectuales y materiales, se repare a las víctimas y se realicen todos los esfuerzos posibles y para ponerle fin a esta situación. Es obligación del gobierno velar por la salvaguarda y el ejercicio pleno de los derechos humanos y libertades fundamentales por parte de la ciudadanía.
  2. Apoya lo expresado por el señor Bruno Moro (Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Colombia) al exigir la puesta en marcha de una política integral de protección y promoción de los derechos humanos por ello mismo, como organización, demandamos políticas públicas reales y efectivas de protección de la sociedad civil. El gobierno de Colombia debe manifestarse en contra de las amenazas e intimidaciones en contra de organizaciones de la sociedad civil.
  3. Rechaza  el incremento de la violencia que se vive en todo el país. Por ejemplo, en el Departamento de Córdoba, más de 400 asesinatos en lo que va corrido del año.  Así mismo, manifiesta su honda preocupación por la aparición de panfletos en diversas regiones del país con amenazas en contra de civiles muchos de los cuales son personas jóvenes, amenazas provenientes de grupos como las “Águilas Negras” o bandas como “los Rastrojos”, que imponen en sus localidades mecanismos de “justicia privada”. La Liga de Mujeres Desplazadas organización de sobrevivientes del conflicto armado en Colombia, pertenecientes a nuestra Red ha sido amenazada por las Águilas Negras dos veces a los largo de este año.
  4. Hace un llamado a la sociedad colombiana para que tome conciencia sobre la gravedad de estos actos y exija a las autoridades gubernamentales una actuación certera, eficaz y enérgica en contra de la violencia sistemática que amenaza la estabilidad del país.
  5. Finalmente, exhorta a la comunidad internacional, organismos internacionales y organizaciones de promoción y protección de los derechos humanos para que denuncien y alerten estos hechos. Para que tomen las medidas necesarias que tiendan a proteger la vida de los y las defensoras de derechos humanos  y así mismo todos en conjunto logremos evitar que estos crímenes atroces continúen ocurriendo.