Las taras del “viviendismo”

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

En su reciente informe “365 días de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV)” Provea había levantado una cifra de las viviendas adjudicadas en el primer año de ejecución de esta política pública destinada a revertir el déficit habitacional en el país. Ante la opacidad de las cifras oficiales y las negativas y obstáculos a la difusión de información pública, Provea realizó un meticuloso monitoreo de 8 medios de comunicación estatales, incluyendo el portal web y la cuenta twitter del Ministerio de Vivienda y Hábitat para monitorear el ritmo de entrega de viviendas por parte de los entes del Estado, en el entendido que cada acto de adjudicación sería debidamente propagandeada por el Ejecutivo Nacional.

Entre el 01 de marzo del 2011 y el 15 de mayo del 2012, según la data recopilada por Provea fueron entregadas 44.954 casas, una cifra de 23.588 viviendas sólo tomando las correspondientes a los meses del 2011 y la cantidad de 21.366 para los meses pertenecientes al 2012. El mes de mayor entrega de viviendas fue marzo del 2012, con 8.915 unidades, seguido de diciembre del 2011 (6.923 unidades) y abril del 2012 (6373 unidades). Los cinco estados en donde se construyeron y entregaron más casas, en orden de importancia, fueron Zulia (7.371 viviendas, 16.3% del total), Aragua (6.160 viviendas, 13.7% del total), Barinas (4.508 viviendas, 10% del total), Miranda (3.598 viviendas, 8% del total) y Carabobo (3.338 viviendas, 7.4% del total). Estas cifras revelan que sigue existiendo un énfasis en el desarrollo de soluciones habitacionales en el eje norte costero del país, lo cual no es coherente  con la política de desconcentración territorial que había sido anunciada en años anteriores, expresada en los primeros esfuerzos desarrollados en el marco de la llamada “Misión Villanueva”. A la cifra recopilada por Provea habría que sumarle la cantidad de 858 viviendas que anunciaron ser adjudicadas pero no pudo ubicarse su locación, con lo que el número llegaría a 45.812 viviendas.
Seguir leyendo “Las taras del “viviendismo””