Provea demuestra en CIDH falsedad de cifras de construcción de viviendas en Venezuela

El 159avo período de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se realiza hasta el 7 de diciembre de 2016 en Ciudad de Panamá. En la realizada sobre el derecho a la vivienda en Venezuela, el Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) demostró, con cifras oficiales, las inconsistencias de las cifras oficiales de construcción.

El viernes 2 de diciembre de 2016 la CIDH realizó la audiencia “Derecho a la vivienda en Venezuela”, solicitada por el Estado venezolano. En ella participó como contraparte Provea, para aportar información adicional suministrada por los funcionarios. La delegación estatal estuvo liderizada por Larry Devoe, Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Derechos Humanos, junto a funcionarios del Ministerio de Vivienda.

Seguir leyendo “Provea demuestra en CIDH falsedad de cifras de construcción de viviendas en Venezuela”

El falso millón de viviendas

millon

Rafael Uzcátegui

Como cualquier estudiante del primer semestre en ciencias económicas o arquitectura conoce, la cantidad de factores implicados en la actividad inmobiliaria ocasiona que, cuando en un país aumenta la cantidad de edificaciones levantadas, se genera un crecimiento general de la economía. ¿Se imaginan ustedes el significado para Venezuela que durante el año 2015 se hubiera construido la mayor cifra de viviendas en los últimos 40 años?

En la Memoria y Cuenta del Ministerio de Vivienda y Hábitat del año pasado, se hace la afirmación que se construyeron la cantidad de 326.323 casas en el país, lo cual daría como gran total, como resultado de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), un millón de viviendas erigidas desde el inicio de esta política pública. Para cualquier persona de buena voluntad esto sería una excelente noticia: Que tal cantidad de familias venezolanas disfrutaran de un techo propio. Si fuera realmente así hoy celebraríamos la importante disminución del déficit habitacional entre nosotros, calculado alguna vez en casi tres millones de inmuebles.

¿Cuántas casas construyó cada quién?, ¿Dónde se encuentran ubicadas? La Memoria y Cuenta no lo dice.

Seguir leyendo “El falso millón de viviendas”

Los numeritos en vivienda

Mvivienda11

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

En el año 2007 Provea alertó acerca de la situación de estancamiento en la Misión Barrio Adentro, afirmaciones basadas en cifras oficiales y en denuncias recogidas en usuarias del sistema. Como respuesta una serie de altos voceros del gobierno descalificaron a la organización, y un conocido periodista pro-oficialista, director de un periódico de circulación nacional, calificó las cifras reveladas como “los numeritos de Provea”. A finales de ese año el propio presidente Hugo Chávez reconoció los problemas existentes en dicha política pública y la necesidad de “reimpulsarla”, lo cual ratificó las denuncias que habíamos realizado meses atrás.

Hoy, basados también en las propias cifras oficiales, estamos en el deber de alertar sobre la misma situación de estancamiento, pero en la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), lo cual afecta a las decenas de familias de escasos recursos que esperan que la adjudicación prometida de una vivienda propia se haga realidad. Este análisis preliminar se realiza, exclusivamente, basados en las Memorias y Cuenta de los años 2013 y 2014 divulgados por el propio Ministerio de Vivienda y Hábitat.

El primer dato a destacar es el relativo a la construcción de viviendas. En el año 2013 se edificaron, según el reporte. 201.074 casas a nivel nacional la mayor cifra registrada durante el desarrollo de la GMVV – 200.080 viviendas en el 2012 y 146.022 casas en el 2011-. Sin embargo, según el informe de gestión siguiente la cantidad disminuyó a 64.680 viviendas construidas en el año 2014, una reducción drástica del 310%.

Dicha reducción genera preocupación sobre la real situación de la GMVV. Si bien habría que esperar datos de por lo menos dos años más para hablar de la existencia de una tendencia, lo cierto es que la situación económica del país no pareciera hacer posible la voluntad de construir un número importante de casas por año. De hecho, la propia institución enumera una serie de obstáculos, en su informe 2014, que atentan contra sus objetivos. El primero es la escasez en rubros imprescindibles para la construcción “tales como cemento, cabillas, cerámica, piezas sanitarias, techo, malla truckson y tubos estructurales en otros, ocasiona retrasos considerables en la ejecución de la obra en vista que no se cumple con los despachos regulares insumos de los mismos hacia los desarrollos habitacionales que están en plena ejecución”. Por otra parte se indicó que la asignación de recursos presupuestarios debe “ajustarse a la realidad económica”, pues “Para el año 2014 el presupuesto Ley para el Ministerio del Poder Popular para Vivienda y Hábitat volvió a sufrir una baja con respecto al año 2013, lo cual trajo como consecuencia la deficiencia en algunas partidas presupuestarias”. Sobre la asignación presupuestaria tenemos que, como se informa, durante el 2013 se invirtió la cifra de Bs. 13.151.198.438 la cual para el año 2014 se redujo a la mitad para llegar a los Bs. 6.555.169.481. Un tercer elemento es el “atraso en los desembolsos de los recursos asignados, los cual generó demora en los pagos oportunos nuestros proveedores”.

Como Provea ha advertido durante varios años consecutivos, la presentación de la Memoria y Cuenta en materia de vivienda presenta importantes fallas metodológicas, sin continuidad en los indicadores ni la necesaria desagregación de los datos, que permitan la comparación de los avances y retrocesos durante los diferentes períodos. Por ejemplo, el informe de gestión del año 2014 no da un estimado de las viviendas a construirse durante el año 2015, pero en contraste detalla que se realizará la “Impresión de 15 gigantografías, 100 pendones, 20 rótulos, 20 tarjetas de invitación y/o felicitación, 80 convocatorias o comunicados sobre los operativos internos, entre otros. Elaboración de 30 propuestas para impresión en franelas institucionales. Diseño e impresión de material POP: 20.000 libretas, 20.000 bolígrafos, 20.000 lápices, 20.000 etiquetas, 20.000 llaveros y 20.000 rompecabezas”.

Según las propias cifras emitidas por el despacho rector, los canales de participación para las personas sin vivienda propia también disminuyeron significativamente. En el año 2013 se informó la realización de 336 asambleas de viviendo-venezolanos y la constitución de 136 Comités de Batalla Hugo Chávez en los urbanismos de la GMVV. Para el año 2014 se divulgó sólo la realización de 9 asambleas de viviendo-venezolanos. Para el 2013 no se informó de la construcción comunitaria a través de las llamadas Organizaciones Comunitarias de Vivienda (OCV), afirmando que se habían programado por esta estrategia la edificación de 5.502 viviendas en todo el país. No obstante el informe del año siguiente no registra si esta meta se realizó o continúa en ejecución. Lo que si se informó fue la construcción de 4.859 casas, en 66 desarrollos habitacionales, pertenecientes a las OCV del acuerdo interinstitucional Minvih-Ipasme.

La situación en vivienda confirma el retroceso generalizado en materia de derechos sociales que ha incidido en el aumento de la pobreza en el país, lo que debería suscitar tanto la alarma como la reflexión de todos.

Vivienda y convenios internacionales

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

Según la Memoria y Cuenta 2011 del Ministerio del Poder Popular para la Vivienda y Hábitat los convenios internacionales para construir casas estarían desarrollando 105.890 unidades en el país. Desde el año 2005 el Ejecutivo Nacional ha venido estableciendo contratos con otros Estados para intentar revertir el déficit habitacional en Venezuela, lo cual fue incorporado y profundizado por la Gran Misión Vivienda (GMVV).

Según el informe de gestión 8 países estarían construyendo casas en Venezuela, el primero de ellos China con 23.034 viviendas: 13.034 viviendas en Fuerte Tiuna, Municipio Libertador del Distrito Capital y las 20.000 restantes repartidas en las locaciones de El Arsenal y Palmasola (7.376); Marizapa, en Caucagua, estado Miranda, donde se está dando inicio a la nueva Ciudad Caucagua (2.200); Hacienda La Mora, en la ciudad de La Victoria, estado Aragua (1.800) y por último las viviendas que se ejecutan en la locación de Palmasola, en la ciudad de Barinas, Edo. Barinas (5.360).
Seguir leyendo “Vivienda y convenios internacionales”

Páramos andinos y colonización del plástico

Rafael Uzcátegui

Uno no tendría razones para no creerle. A esa señora de mejillas rosadas, que en la bodega te vende gentilmente un kilo de queso ahumado al pie de la montaña, y te lo dice con ese acento cantaíto. En eso coincide el vendedor en la tienda de artesanías, y la abuela que atiende la mesita de pasteles andinos a la orilla de la carretera: Aquella casa larga, de vastos pasillos, paredes blancas, jardín interno y techos de teja, mimetizada con la naturaleza de Apartaderos, en Mérida, pertenece a “don Farruco Sesto”. Y uno se contenta por él, deseando tener la suerte de, algún día, poseer una casa así para refugiarse de los avatares y bullicios de la Caracas electoral. Al contemplar esa casa, respetuosa de la tradición y arquitectura de los páramos, uno empieza a preguntarse porqué los habitantes de la zona no tendrían derecho, también, a un hogar construido con materiales de la región que hagan honor a su idiosincrasia. Seguramente es desconocido, yo mismo no lo sabía hasta que vi con mis propios ojos, que el gobierno nacional y regional promueven políticas habitacionales para los municipios andinos que rompen con la obligatoriedad de la adecuación cultural de la vivienda, uno de los estándares internacionales de ese derecho: “los materiales de construcción utilizados deben responder a la identidad cultural y a la diversidad de sus habitantes”. Bajo el nombre de “aldeas turísticas” el gobierno estadal viene construyendo bloques de dos pisos, que si bien en la ciudad de Mérida se ven bien, en  Apartaderos colindan abiertamente con la cultura y el entorno que tiene, aún, muchos terrenos para la construcción. Esto sin embargo no es lo más escandaloso. Inconcebibles son las “Petrocasas” que comienzan a germinar a través de los poblados de la cordillera merideña. Uno podría discutir, con estudios y referencias en la mano, si el plástico con el que están construidas estas viviendas atentan contra la salud de los trabajadores y de sus propios habitantes. Lo que es incontrovertible es que el blanco Policloruro de Vinilo (PVC) significa una afrenta al conocimiento acumulado –y valorado- de la casa campesina andina como idónea y vital al Hábitat del páramo venezolano, fielmente honrado en el hogar de descanso de “don Farruco”. Haga una búsqueda en Google, horrorícese como yo, e iniciemos una cruzada particular para salvaguardar el frágil ecosistema andino, que incluye no sólo a la naturaleza, sino también a sus habitantes y la cultura transmitida generación tras generación. Las casas de paredes con materiales nobles, la  piedra, los techos de madera y teja, los amplios corredores y jardines internos no deben ser privilegios para altos funcionarios gubernamentales, sino un patrimonio y un derecho digno de ser disfrutando por todos los habitantes de los andes venezolanos. @fanzinero (Tal Cual, 09.01.12)

Lluvias y derecho a la vivienda

Columna de Provea en Correo del Caroní, redactada por Rafael Uzcátegui

Las lluvias de comienzos de diciembre han atentado contra la alegría por el inicio del mes más festivo del año. Los venezolanos y venezolanas aún tenemos fresco el recuerdo de las tragedias ocasionadas por ingentes precipitaciones en el país. Doce meses atrás, para no ir muy lejos, 34 personas perdieron la vida como consecuencia de los aguaceros. ¿Era previsible estas tragedias?, ¿Era posible tomar medidas para minimizar los impactos?

Casi todos los países de Latinoamérica, a excepción de Argentina, Paraguay y Venezuela, poseen planes de adaptación y mitigación de los efectos del fenómeno conocido como cambio climático (CC). Si uno observa las principales discusiones de los movimientos sociales internacionales, se encontrará que el CC figura entre las principales preocupaciones de las y los activistas. En nuestro país, en contraste, este debate ha estado casi ausente. Si se revisan los directorios de grupos ambientales en el país constataremos que una ínfima minoría, por no decir ninguno, trabaja el tema. En Venezuela, al ser un problema desconocido, no lo relacionamos con los cambios de temperatura y temporadas de lluvias que hemos padecido en los últimos años.

Si bien los países industrializados son los responsables por la mayor cantidad de emisiones acumuladas de Gases de Efecto Invernadero (GEI), uno de los causantes del CC, América Latina está aumentando su responsabilidad en el problema debido al acelerado crecimiento de sus emisiones de gases tóxicos. A diferencia de lo que ocurre en el resto del mundo, la mayor proporción de emisiones de Latinoamérica no proviene del sector energía sino del conjunto Agricultura, Cambios en el Uso de la Tierra y Silvicultura. Las actividades agrícolas y silvicultura sumadas son responsables del 31% de las emisiones globales de GEI. En América Latina, en cambio, esta proporción alcanza el 63%, dando cuenta de la importancia de estos sectores en la matriz de emisiones de la región. Por otro lado la contribución de Sudamérica al total de emisiones globales de CO2 es un 3,11%. Si se consideran las emisiones por habitante el mayor contribuyente es Venezuela, la cual se ubica en el puesto 55 del ranking mundial. Se calcula que el nivel de emisiones de los países de Sudamérica es casi el doble del promedio mundial.
Seguir leyendo “Lluvias y derecho a la vivienda”

EPU y derecho a la vivienda

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

El próximo 07 de octubre será la primera vez que Venezuela sea evaluada, por el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el Examen Periódico Universal (EPU), un novedoso mecanismo para medir el grado de cumplimiento de las obligaciones en derechos humanos por parte de los diferentes países del mundo.

El derecho a la vivienda será uno de los aspectos examinados en la evaluación. En su informe destinado al EPU, el Estado venezolano apenas nombra políticas en la materia en 5 párrafos, 4 en los cuales se describe la atención dada a las familias damnificadas por las lluvias de diciembre del 2010. En el quinto, reconoce que las políticas implementadas en el sector son “insuficientes” para garantizar el derecho, aunque poniendo la responsabilidad en “el cambio climático” y “la ausencia de políticas públicas en la materia por más de medio siglo”. Afirmación extraña, pues todos los gobiernos democráticos anteriores, salvo el de Rómulo Betancourt, superan ampliamente al gobierno del presidente Chávez en las cifras de construcción de viviendas. El gobierno bolivariano ha incumplido sistemáticamente sus metas en el sector, construyendo en promedio anual, durante 11 años, la cantidad de 29.508 unidades habitacionales.
Seguir leyendo “EPU y derecho a la vivienda”