3 respuestas para 3 preguntas sobre Venezuela

0010713772

Un periodista francés me remite un corto cuestionario para un reportaje que realiza sobre Venezuela. Como su texto será publicado en otro idioma, comparto las respuestas para los interesados de lo que pasa en tierras de Maduro.

– Podemos hablar de un retroceso del respecto de los derechos humanos desde la llegada al poder de Nicolas Maduro, desde la crisis económica? En que ámbito es el mas evidente? Con el estado de excepción, el rechazo de las leyes votado por la Asamblea nacional, la “revolución bolivariana” muestra una cara cada vez mas autoritaria. Es una traducción “personal” de Nicolas Maduro del “legado” de Chavez o son maniobras que existen desde 1999?

– Provea realiza un Informe Anual sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela desde el año 1989, y nuestras dos primeras investigaciones revelaban una situación de exclusión y ausencia de garantías tal que pensamos, durante mucho tiempo, que serían los informes de Provea con noticias mas lamentables en materia de derechos humanos. Recordar que eran los días de ajuste estructural de la economía que originaron la explosión social denominada como “El Caracazo”. No obstante, nuestro Informe Anual del año 2015 ha superado todos los indicadores negativos de esos años. La inflación oficial fue de 180%, sin embargo en alimentos fue de 300%, una cifra insólita para Venezuela pues se había experimentado la inflación más grande en 1997, con 103,5%. Una familia de 5 miembros debe ganar más de 10 salariosmínimos para poder adquirir la canasta básica de alimentos. Además de ser costosos, estamos experimentando una situación aguda de escasez de alimentos y productos de primera necesidad. Esto se une a otra crisis, la del sector público de la salud, con 80% de escasez en medicamentos e insumos básicos para tratar enfermedades, con servicios cerrados por deterioro de equipos e instalaciones. Aunque parezca mentira, la gente comienza a morirse en nuestro país por falta de medicinas, y el gobierno rechaza declarar una emergencia humanitaria en salud, a pesar de todas las evidencias. Otros elementos agravan la crisis: Los cortes en el servicio de electricidad y agua, especialmente agudos en el interior del país, y la inseguridad y violencia que para el año 2015 originó, según la cifra oficial, 16.000 homicidios en nuestro país. La respuesta del presidente Maduro, ante la falta de carisma y recursos económicos para afrontar el deterioro de la situación ha sido apelar a una mayor intimidación. Desde el 13 de mayo de 2016 Venezuela no se encuentra en una democracia, como consecuencia de la implementación del estado de excepción y emergencia económica.

– El país vive una grave crisis. Pero me parece que el gobierno mantiene un apoyo de una parte de la población no tan pequeño que eso (30-40%, quizás). Como explicar eso? En diciembre tu me hablaste de un voto “castigo” contra el gobierno. Ahora te parece que existe un apoyo mas fuerte a favor de la MUD? ¿Por qué?

– En mi opinión la MUD no tiene un proyecto de país, sino que esta siendo favorecido por el creciente e indetenible descontento de la población ante la gestión de Nicolás Maduro, el cual pierde, haciendo un calculo entre la votación de los años 2012 y 2015, 4.200 votos al día. El gobierno recibió más de 5 millones de votos, que efectivamente es una base electoral importante en el país. El chavismo, integrado por varias tendencias en su seno, es una identidad política que guste o no guste, seguirá protagonizando la vida política del país a futuro, aunque seguramente deberá realizar un proceso de autocrítica para reinventarse. Sin embargo, el chavismo no quiere reducirse a su mínima expresión debe cambiar pronto de liderazgo. Y esto parece que ha sido entendido, pues Nicmer Evans recientemente describió como existen 7 facciones a lo interno del boliviarianismo, y 4 de ellas están a favor de realizar un revocatorio en el año 2017. La oposición no ha desarrollado un proyecto de país alternativo, y ahora mismo, por ejemplo, no tienen un discurso a favor del medio ambiente o de los pueblos indígenas, por lo que estos sectores no encuentran referentes afines dentro de la MUD.

– Todas las fuerzas de la MUD se centra en el referendum. El gobierno hace todo por retrasar el proceso. Estamos en un punto muerto. Cual es la salida? Podemos temer una guerra civil como lo dice los medios europeos? ¿Es el fin del socialismo y, mas allá, una desilusión de todo el mundo político?

– A mi juicio el referendo revocatorio es el mecanismo para dirimir los antagonismos menos controversial y que puede aminorar la violencia y conflictividad latente en Venezuela. Por un lado por ser democrático y poner en la opinión popular la decisión de mantener o no a Nicolás Maduro en la presidencia de Venezuela. En segundo lugar por que la conformación de un amplio movimiento destituyente, que termine revocando a Maduro de la presidencia, puede generar las condiciones para recomponer la autoestima y autonomía de los movimientos sociales en Venezuela, hoy devastados por la polarización, y delimitar la distancia que debe haber entre los partidos políticos, de cualquier signo, y las iniciativas de base de la sociedad. Hay un dato objetivo
que corrobora esta hipótesis: Todas las mediciones actuales de opinión (Keller o Datanalisis, por ejemplo), reflejan que quienes se identifican como “independientes” o “Ni-Ni” son mayoría respecto a quienes se asumen como “chavistas” u “opositores”. Entonces estariamos ante la gran posibilidad de la emergencia de múltiples identidades políticas, hoy solapadas por la polarización, lo cual es absolutamente necesario dentro de la democracia. Lamentablemente el gobierno de Nicolás Maduro ha originado un gran desprestigio entre la población sobre los terminos relacionados con el socialismo o la izquierda, así que habrá que iniciar un proceso de necesaria renovación teórica y práctica para revertir en el futuro este proceso, tanto dentro de Venezuela como en América Latina. Venezuela se encuentra en un momento de transición, con una crisis terminal dramática y explosiva, pero terminal al fin. La gran pregunta que hay que responder es cuánta impunidad será necesaria para el estamento militar para que las Fuerzas Armadas no obstaculicen los cambios políticos en el país.

Sabemos que con cambiar un presidente y su burocracia no se solucionarán todos los problemas del país, pero será un primer paso, en mi opinión, para generar las condiciones de recomposición de la autonomía de los movimientos sociales en Venezuela.

Bolivarianismo e izquierda dominicana: Debate

Leandro Morales entrevista a Rafael Uzcátegui

Por Leandro Morales
(Ciudad Oriental)

El solipsismo mediático, según el cual la revolución es porque es televisada, da forma de expresión y contenido al imaginario político en que se contra interpelan, más por lo que tienen estructuralmente en común que por las ocurrencias de zorra y pavón que los distancia, chavismo y oposición.

La obra de Rafael Uzcátegui, la del periodista, la del escritor y la del revolucionario ácrata, suma de conocimiento y experiencia, de observación y sensibilidad, se ocupa precisamente de denunciar, por un lado, las falacias retóricas y mediáticas del anticapitalismo y anti-imperialismo del gobierno bolivariano; por el otro, hace la genealogía de las continuidades entre el neopopulismo de mercado del chavismo y el populismo provincial del capitalismo de compadres y reinas y reyes de belleza de la derecha venezolana. Venezuela, la revolución como espectáculo, el libro de Uzcátegui en que éste totaliza, con mostraciones y demostraciones irrecusables, esa visión en perspectiva, desde fuera y desde dentro de una supuesta revolución cuya ideología se ha convertido en el nuevo sueño dogmático de la izquierda latinoamericana.

La propuesta de Rafael Uzcátegui es muy simple: ahí el catalejo y ahí, ante las narices de los creyentes, las lunas de Júpiter. Luego, son dos las actitudes que podemos asumir ante lo que Uzcátegui dice en esta entrevista. 1) No mirar ni saber porque con uñas y dientes nos aferramos a nuestros dogmas. 2) No mirar ni saber porque para qué, si sabemos y vemos que sus argumentos llevan verdad y realidad y esa verdad y esa realidad sumadas podrían costarnos (costarle a la izquierda) otro siglo de desilusiones y arrepentimientos y complejos de identidad ante el pragmatismo (el progresismo) triunfal de una derecha que no tiene reparo en dejar que ex guerrilleros, ex cuadros de partidos comunistas, ex líderes sindicales, ex mártires todos de las dictaduras liberales y neoliberales, le administren las crisis de gobernabilidad y sacien con gastos estatales (en misiones y milagros y megaproyectos de ingeniería militar y civil que contribuyen, a fin de cuentas, a elevar la demanda de los bienes producidos por las empresas nacionales y transnacionales del peibe del orden establecido) las insatisfacciones sin limites de los nuevos pobres del mercado global.
Seguir leyendo “Bolivarianismo e izquierda dominicana: Debate”

Entrevista: Vigencia del anarquismo en la sociedad actual

Los compañeros del portal digital libertario OACA celebran sus 10 años de camino, y por ello han realizado una serie de entrevistas a activistas anarquistas en el mundo entero. Me han dado el honor de tomarme en cuenta y me pasaron unas preguntas que respondí, y que recientemente han publicado. Posteo aca el careo…

1. ¿Cómo consideras que desde el anarquismo (y particularmente desde el activismo) se pueden ofrecer respuestas a los problemas de la sociedad actual?

– El anarquismo tiene la virtud de ser un movimiento antidogmático que pone su énfasis en los individuos, y como estos se pueden asociar o relacionar entre si para resistir a la opresión de cualquier signo y para construir una sociedad de solidaridad en libertad. Si bien el anarquismo nació al calor del combate de la ciencia -el positivismo-a la religión, y por ello heredó en sus comienzos un afan cientificista y omniabarcante, a diferencias de otras ideologías, como el marxismo, tiene mayores posibilidades de ofrecer alternativas a los problemas de los nuevos tiempos. Sus valores de solidaridad, apoyo mutuo, autogestión, libertad, entre otros, siguen teniendo vigencia. Ademas, nuestras formas de organizarnos, de cooperación sin mando, comunitariamente y por afinidad, estan en el espíritu de las redes que prmomueven los movimientos sociales contemporáneos. Sin embargo el anarquismo también ha heredado la crisis de las grandes ideologías, y de allí cierta confusión y falta de referentes de algunas organizaciones y compañero/as, los cuales a falta de una actualización antiautoritaria de los plantamientos históricos, están respondiendo a los nuevos retos o con recetas del pasado, o con planteamientos de organizaciones autoritarias de izquierda. Uno de los aportes anarquistas a los nuevos movimientos sociales es que nunca los fines justifican a los medios, sino que los fines deben estar incluidos en los medios.
Seguir leyendo “Entrevista: Vigencia del anarquismo en la sociedad actual”

Entrevista en El Nacional: “Todo liderazgo carismático tiene fecha de caducidad”

Edgar López
El Nacional, 02.01.11

Para afirmar que el proceso político liderado por Hugo Chávez no es una revolución sino un espectáculo, que puede alegrar o entristecer a un aforo extendido por la globalización, Rafael Uzcátegui contrasta las palabras con los hechos: durante los últimos 11 años no se ha roto con el esquema de país sujeto al petróleo y “cada vez que el Gobierno afirma que su política petrolera es de carácter soberano y antiimperialista, profundiza su relación comercial con empresas transnacionales”.

Desde el título, Venezuela: la revolución bolivariana como espectáculo, el libro invita a la desmitificación. Con el subtítulo Una crítica anarquista al gobierno bolivariano, adelanta su perspectiva del país y del mundo.

­– Mucho se ha escrito sobre, contra y a favor de Chávez. ¿Cuáles son los aportes de su libro? ­
– Intentamos analizar a Chávez desde su propio discurso. Es una confrontación de los postulados del chavismo desde una posición clara y abiertamente de izquierda.
Seguir leyendo “Entrevista en El Nacional: “Todo liderazgo carismático tiene fecha de caducidad””