Venezuela Live Aid: Un concierto por ayuda humanitaria en la frontera

Como activista de derechos humanos llevaba muchos años reuniéndome con “tutiri mundi” para alertar sobre la degradación de las condiciones sociales en Venezuela, primero, y luego sobre el drama producto de la falta de alimentos y medicinas, que ha obligado a muchos a irse del país. Cuando me enteré por redes de la iniciativa de un concierto en la frontera, para llamar la atención mundial sobre la necesidad de ayuda humanitaria a nuestro país, me pareció que sería el punto más alto posible de una campaña internacional para poner los ojos sobre Venezuela, además de un evento extraordinario. Pedí varios días de vacaciones y con Lexys nos fuimos a Cúcuta, para ser testigos del acontecimiento con nuestros propios ojos.

Nos alegramos mucho de la decisión, pues aquella jornada fue simplemente memorable. Ya en otros años, por iniciativa de Juanes, se había realizado un evento similar, cuando se intentó que dos países hermanos se declararan la guerra. Pudimos acreditarnos como prensa, para poder tener un mejor acceso al festival y poder reportar las cosas que pasaron. Hacerlo sobre un puente, sin embargo, le ofreció una visibilidad complicada a las más de 250 mil personas que asistieron al evento, que estaban bastante alejadas de la tarima, con algunas pantallas gigantes y cornetas.

Muchas de las canciones eran temas que había evitado durante años, pero que ese día me sonaron magníficas. Mucha buena vibra de todos los artistas sobre la situación de Venezuela, y algunas actuaciones sentidas como la de Nacho, Miguel Bosé, Paulina Rubio, Reinaldo Armas, etc. Ha sido uno de los mejores conciertos de mi vida, curiosamente con artistas que no son de mis favoritos. Aquello pasó el 22 de febrero de 2019, con entrada libre, y aún están recaudando dinero para donar a la ayuda humanitaria en https://venezuelaaidlive.com/

Seguir leyendo “Venezuela Live Aid: Un concierto por ayuda humanitaria en la frontera”

Estampas desde Amazonas (y 2)

lanenaJunto a “La Nena Silva”, cocinera del restaurant
de comida amazónica “La Pusana”

???????????????????????????????El Orinoco baja en verano, quedando las piedras al descubierto
mostrando los efectos de las corrientes del rio

luisshatiweLuis Shatiwe, miembro de la Organización Yanomami Horonami

???????????????????????????????En plena selva en Amazonas. Visitando una piedra con pinturas rupestres

mercadoEn el mercado indígena de Puerto Ayacucho

SalvajeEn el Orinoco aun se ven fieras salvajes de origen prehispánico…

AmazonasOtra vista del Orinoco

LexysEn el campamento “Orinoquia”, a 30 minutos de Puerto Ayacucho.
Al otro lado del rio Orinoco, Colombia

Con Luis BelloJunto a Luis Bello. Detrás “Cerro pintado de Atures”, mostrando
sus gigantes petroglifos. Todo un misterio sobre cómo fueron elaborados

petroglifoPetroglifo 01

Otro petroglifoPetroglifo 02

PiedronUn peso llamado Venezuela

piscilloPiscillo de pescado de “La Pusana”

mas salvajesBajo una increíble formación rocosa,
la cual alberga pintura rupestre indígenas

trioOtra linda foto

troncoUn tronco

watanibaCon los amigos de la organización Wataniba

Estampas desde Amazonas (1)

???????????????????????????????

Viendo petroglifos de cerca, junto al amigo Luis Bello

???????????????????????????????Al fondo, una increíble formación de piedras

gregoriomirabalCon el líder indígena Gregorio Mirabal, actual coordinador de la Organización Regional de los Pueblos Indígenas Amazónicos (Orpia)

???????????????????????????????Un detalle de flor al lado del Orinoco

doradoDorado de rio, en restaurant La Pusana

???????????????????????????????Formación rocosa “Dolmen” en la selva Amazónica

???????????????????????????????Al fondo, el espectacular rio Orinoco

cataraAl frente Catara, detrás sopa Ajicero

???????????????????????????????“Orinocoooo, rio hermosoooo”

bachacoDetalle del bachaco del picante Catara

Fotogramas del país vasco

Me sentí muy a gusto en el País Vasco. En principio, como invitado al Consejo Anual de la Internacional de Resistentes a la Guerra, tres días de discusiones y comida vegana, teniendo como anfitriones a los compañeros y compañeras del Movimiento de Objeción de Conciencia de Bilbao, quienes se financian con un puesto (txosna) en las fiestas de la ciudad. Cada noche disfritando del Casco Viejo de Bilbao, el rico txakolí (vino blanco típico vasco) y las ricas tapas de las zonas, los “pintxos” muy elaborados y deliciosos. Caminando por la riada, de día y de noche, apreciando la rica cultura del pueblo vasco, de la cual el Museo Guggenheim ha venido a complementar, convirtiendo a la urbe en destino turístico cultural de Europa. Entre compañeros y compañeras, libertarios y antimilitaristas, contando cosas poco conocidas de Venezuela, y teniendo redes de afinidades. Andando en el euskotren, en donde pudimos visitar el Museo de la Paz de Gernika, y entendiendo las vertientes del conflicto vasco y su lucha por la autodeterminación. Después, seguiríamos rumbo a Madrid, pero ya ese es otro post…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imágenes fragmentadas de Manila

Cuatro días son insuficientes para pretender conocer Manila, y menos si estas en una conferencia que te consume buena parte del día. Manila forma parte del arcihipiélago de islas que conforman Filipinas, con casi 19 de sus 30 millones de habitantes. A la zaga de los tigres asiáticos pero muy permeada por la cultura occidental, con el inglés como idioma cuasi-oficial y una pasión por el centros comerciales que me ha dejado boquiabierto. Si no fueran por los “Jeepneys”, el transporte público popular producto de la redimensión de viejos autos de la Segunda Guerra Mundial, y las facciones de sus habitantes uno podría pensar que esta en Miami o en una Caracas del futuro. Por otra, sus gentes son de una amabilidad que te desborda y la comida increíble. Algunas fotos y videos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

/