Imperdibles con “Ingobernables” (Argentina)

El proyecto paralelo de los gauchos Eterna Inocencia es mucho más aspero y directo, llevándonos a los orígenes del hardcore estadounidense, de la cantera Black Flag, 7 Seconds o Minor Threat; orgulloso de ser parte de una subcultura, amante del skate y rabiosamente antiautoritario. Con un sólo disco, “Cuando el hardcore llama” (2009), Los Ingobernables se han ganado su puesto dentro de la escena latinoamericana del género.

Reseña: Cruel Hand en Lima

flyer-final

Siendo mi segunda vez en Lima, como la vez anterior, tenía toda la intención de ver lo que la cartelera musical ofreciera. Y no siendo el tipo de hardcore que precisamente más me gusta, siempre me he topado con fechas organizadas por el hardcore más new york – straight edge, que es bien activo en Lima. Esta vez era por la visita de la banda de Maine Cruel Hand, en su primera visita por América Latina.

Después de un buen rato en el bar de Lucho, del que ya contaré, nos fuimos al concierto en Miraflores, con una entrada un poco más cara que lo normal, entendible si había que aportarle algo a los gringos. Llegamos tarde a “El Local”, un espacio cultural que alquilan para conciertos pequeños, en una de las zonas turísticas de la capital peruana. Ya habían tocado dos bandas, así que sólo pudimos ver a Conflicto Urbano, Alhambre y a los propios Cruel Hand.

Mi concierto anterior fuera del país había sido en un evento organizado por el colectivo Verdurada de Sao Paulo en donde la pasé endemoniadamente bien. Excelente ambiente, mucha actitud y la gente con ganas de pasarla bien. Y siendo cultores de una vida sana, vegetarianismo y cero drogas, esperaba encontrar algo de esto en el concierto de los Cruel Hand, pero para mi sorpresa, además de la mesa de venta de chelas (impensable en un Verdurada), sólo los Cruel Hand tenían merchandising a la venta. Me quedé con las ganas de pillar algo de material de la gente peruana. Incluso había llevado algunos zines para cambiar que se mantuvieron todo el tiempo en el bolsillo de mi chaqueta.

El concierto bien, el sonido aceptable para un lugar pequeño de cero acústica, y no hubo ningún incidente entre la gente, cosa que siempre resaltaré debido a la cantidad de gente estúpida que hay en Venezuela que sólo van a los conciertos a buscar pelea. En general la gente se conocía, aunque la asistencia creo que en ningún momento llegó a las 100 personas. No conocía a ninguna de las bandas, por lo que me es difícil comentar el tipo de música que hacían. Me llamó la atención los cambios de velocidad en Cruel Hand, y el hecho de que uno de sus guitarras llevara un gran parche de los Beatles en su chaqueta, ¡ja!

La pasé bien, aunque extrañé más interacción entre las bandas y la gente, lo que se acostumbraba en la vieja escuela. Aunque respeto mucho a la escena peruana, las bandas locales esa noche estaban muy autoreferenciales para mi gusto “tenemos tantos años y no nos hemos vendido, seguimos aqui”, etc.

Los conciertos en Lima comienzan puntualmente. Así que a la 1, creo, ya había acabado todo. Caminamos a casa de Lucho bajo 17 grados de temperatura, que para un venezolano es frio. Mucha gente en la calle, disfrutando la ciudad a esa hora, algunos apenas empezando la parranda. Para mí, después de un largo día, terminaba.

curbano

Conflicto Urbano

curbano_02

Conflicto Urbano

alhambre

Alhambre

alhambre02

Alhambre

chand

Cruel Hand