13 tuits contra la dictadura

piensamaduro_01

Rafael Uzcátegui

El chavismo-madurismo se ha convertido en una promesa cargada de pasado. El significante “Socialismo del Siglo XX” ha perdido contenido y se ha cargado negativamente.

Hoy, la construcción de sentido bajo la palabra “Democracia”, nueva receptora de los deseos, favorece a la resistencia a la dictadura.

El último mito del bolivarianismo es haber sido víctima de un golpe de Estado en 2002, al cual están apelando en los últimos días.

La clausura de 18 estaciones del Metro de Caracas, distantes de los puntos de concentración, refleja que la indignación contra el gobierno se encuentra repartida por toda la capital.

Ante la pérdida de apoyo popular, la defensa territorial del centro de Caracas es la última trinchera simbólica del oficialismo.

A lo interno de las movilizaciones se desarrolla una inteligencia colectiva, con el acumulado de experiencias de años anteriores

Políticos se han visto obligados a incorporarse al proceso movimientista ante la amenaza de ser desbordados por la energía actual de la multitud

Junto a crisis económica, Luis Almagro se ha convertido en el segundo elemento incontrolable para las fuerzas que apostaban a la conservación del status quo

Declaración de Fiscal General reconociendo el golpe de Estado abrió la Caja de Pandora. Las demandas acumuladas e insatisfechas, en el corto plazo, serán difícilmente represadas.

El video donde el diputado Freddy Guevara rescata a manifestante de la represión ha colocado la solidaridad a lo interno de las protestas en un nuevo nivel.

“Sin represión no hay violencia”. La frase que mejor sintetizó los hechos de la última semana fue dicha por el Cardenal de Caracas, Urosa Savino.

La dictadura necesita, desesperadamente, imágenes que le permitan mostrar al mundo que los otros son más siniestros.

Las rebeliones son contagiosas, siempre lo han sido. Siempre lo serán. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

La crisis del pensamiento crítico

Rafael Uzcátegui

A medida que se conoce la obra del madurismo, el chavismo burocrático realmente existente, se amplían los silencios y las críticas de quienes anteriormente eran sus activos defensores. Y no estamos hablando de quienes pasaron por Miraflores a exigir su pedazo de bonanza petrolera “revolucionaria”, como hubo y quedan tantos, sino esos intelectuales que, deslumbrados por la pirotecnia verbal bolivariana, confundieron deseos con realidad y argumentaron que bajo la sombra de Maisanta resurgían los proyectos emancipatorios a nivel global.

Ya hablamos de la rectificación de Noam Chomsky, quien pasó de protagonizar avisos publicitarios del Ministerio de Comunicación venezolano a declarar que “El modelo de Chávez ha sido destructivo”. La lista, cuyos nombres nos reservamos por razones de espacio, hoy incluye al periodista uruguayo Raúl Zibechi, que hasta febrero del 2014 firmaba comunicados galácticos denunciando la ofensiva imperialista sobre nuestro país.

En una conversación publicada en la revista española Libre Pensamiento, Zibechi indica: “Los gobiernos de izquierda no tocaron ni la estructura de la propiedad ni el modelo de acumulación que siguió centrado en la producción de materias primas con lo que la matriz productiva se reprimarizó, perdiendo peso la industria en todos los casos. (…) -no se pudo- salir de un modelo que funcionó mientras hubo altos precios de los productos de exportación y ahora que esos precios cayeron en picado, la crisis se instaló”.  Más adelante, el uruguayo apunta: “Los que reciben las subvenciones son “beneficiarios”, pero no ciudadanos con derechos (…) La cooptación de movimientos enteros, por la combinación de las subvenciones y la designación de dirigentes y cuadros en las instituciones estatales. De ese modo, los movimientos perdieron su capacidad de acción y de crítica”. Ante la pregunta sobre el papel de la izquierda, expresa: “además de no hacer cambios de fondo, estructurales, se corrompieron. Este es un punto de no retorno. ¿Cómo se recupera la credibilidad después que te corrompiste?”. En una frase que calza perfectamente a Venezuela afirma: “-Se- subordinó a muchos intelectuales que habían jugado un papel importante en la década de 1990. Ahora el campo del pensamiento está mucho más confundido que antes, con análisis muy mentirosos que acomodan la realidad a los intereses que los escribas defienden. Hay todo un discurso que consiste en culpar de todo lo malo a la derecha y al imperio”. Hasta el 2014 Zibechi era publicado generosamente por todos los medios estatales. Hoy sus palabras sólo las podrá leer en Tal Cual. @fanzinero (Publicado en Tal Cual)

Seguid el ejemplo…

peru_fujimori

Rafael Uzcátegui

El principal valor que tiene una organización de derechos humanos es su propio prestigio, construido a partir de la veracidad de sus denuncias y su cuidado en el uso del lenguaje para caracterizar hechos y situaciones. Desde 1988 Provea ha trabajado en base a los principios en derechos humanos, independientemente del color y signo del gobierno de turno. Fue así como, en 1993, visitamos a Hugo Chávez en Yare para constatar su situación de privación de libertad. Ese mismo año asesoramos al sindicalista Nicolás Maduro, por hostigamiento a su libertad sindical. En el 2002 repudiamos el golpe de Estado y solicitamos medidas cautelares de protección para Tarek William Saab y el propio Hugo Chávez. Y posteriormente, condenamos todas y cada una de las violaciones de derechos humanos ocurridas en sus gobiernos.

Con el rigor que nos caracteriza, luego de 28 años de trabajo en la promoción y vigencia de los derechos humanos, desde el pasado 20 de octubre de 2016 hemos calificado al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura, una del siglo XXI. Ese día se cumplieron las amenazas realizadas por altos voceros del Ejecutivo en varias oportunidades, incluyendo al primer mandatario, de no permitir elecciones hasta que el gobierno pudiera ganarlas. Por ello consideramos que no nos encontramos ante una simple dilación de los procesos electorales, por motivos jurídicos, sino ante un aplazamiento indefinido. Si bien la posibilidad de votar no es lo único que define a una democracia, definitivamente la inexistencia de elecciones impide calificar a cualquier gobierno de democrático.

Nos encontramos ante dictaduras adaptadas a los nuevos tiempos, gobiernos que llegan al poder mediante las elecciones pero que usan los mecanismos de la democracia para asfixiarla y perpetuarse en el poder

Seguir leyendo “Seguid el ejemplo…”

Provea: A partir del 20-0, gobierno de Nicolás Maduro debe calificarse como una dictadura

El Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) es una organización que durante sus 28 años de existencia ha ganado respetabilidad debido a la credibilidad de sus análisis y denuncias. Con la seriedad y responsabilidad que nos caracteriza, compartimos la siguiente toma de postura ante la opinión pública: A raíz de la suspensión ilegal del proceso de realización del Referendo Revocatorio, ratificando la ausencia de independencia de los poderes en el país, el gobierno de Nicolás Maduro debe calificarse como una dictadura. No estamos en presencia de la simple dilación del proceso, sino de la interrupción y obstaculización de cualquier proceso electoral mientras el gobierno no pueda obtener resultados favorables en las urnas. Estamos ante una dictadura incipiente que se consolidará dependiendo de la resistencia ciudadana al creciente autoritarismo.

La decisión del pasado 20 de octubre continúa profundizando la vulneración del estado de derecho que se inició el 13 de mayo de 2016 con la aprobación de un decreto de estado de excepción y emergencia económica, que fue calificado por un conjunto de organizaciones de derechos humanos del país como la ruptura del hilo constitucional. En ese momento la posibilidad de expresarse mediante el voto nos impedía calificar la situación como de “dictadura”, derecho que no existe hoy con las garantías que existieron, hasta por lo menos, el pasado 6 de diciembre de 2015. La decisión simultánea de tribunales penales suspendiendo el Revocatorio, afirmando su evidente subordinación al poder Ejecutivo, y la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de plegarse a decisiones ilegales de esos tribunales penales regionales, quienes no tienen competencia para suspender sufragios, dieron una estocada a lo que quedaba de democracia en el país. Suspensión del revocatorio que se realiza tras haberse expresado la voluntad del pueblo cumpliendo con dos de las fases del procedimiento establecido por el Consejo Nacional Electoral y aprobado la validez de las firmas, expresa que ya no existen condiciones para convocar eventos comiciales de manera ecuánime y transparente, salvo que se restituya el orden democrático.

La democracia no es un valor absoluto. La dictadura tampoco lo es. No estamos en presencia de una dictadura clásica, como la que enfrentaron en décadas anteriores las ONG de derechos humanos en países hermanos como Argentina o Chile, donde las condiciones permitían el asesinato y desaparición de centenares de personas. Estamos en presencia de regímenes dictatoriales adecuados a los nuevos tiempos, cooptando la independencia de las instituciones para darles un matiz de legitimidad legal al abuso, la arbitrariedad y la hegemonía del poder. En el actual caso venezolano sustentado en el apoyo del sector militar y en el uso del poder judicial para criminalizar y neutralizar a la disidencia. América Latina hace menos de dos décadas tuvo una experiencia similar en Perú con el fujimorazo que cercenó las libertades democráticas en ese país y que culminó gracias a la lucha de la población reclamando la restitución de la democracia.

El gobierno venezolano se ha puesto al margen de la Carta Democrática Americana y del Protocolo de Ushuaia sobre el compromiso democrático en el Mercosur. Se ha puesto en contra de los postulados democráticos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

La gran consigna del movimiento social venezolano debe ser la defensa del derecho a evaluar la gestión del presidente Nicolás Maduro, a través del mecanismo del Referendo Revocatorio, en el plazo más corto posible, como primer paso para la recuperación de la democracia en el país. Para ello se deben articular todos los sectores teniendo la no-violencia como principio irrenunciable, rechazando las provocaciones de los entes estatales para desviarse de ese camino. No es tiempo de silencio ni de inhibiciones, sino de defender la Constitución y la democracia frente al arrebato dictatorial y autoritario. La vigencia de los derechos humanos depende de ello.

Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea)
Caracas, 23 de octubre de 2016

ONG y Referendo Revocatorio

Rafael Uzcátegui

El mecanismo revocatorio incluido en la Constitución mediante referéndum, como único dispositivo de democracia directa, fue una de las novedades de la Carta Magna de 1999. Por ello su activación ha significado un aprendizaje democrático para el país. Su lógica es permitir que la ciudadanía pueda evaluar el desempeño de los cargos electos por votación popular, al cumplirse la mitad de su mandato. Si el mismo ha sido eficiente y ha cumplido las expectativas de los electores, el funcionario sería reiterado en sus funciones. En caso contrario, los electores deciden apartarlo de sus funciones para que sea sustituido por otro que pueda conseguir mejores resultados en la gestión pública. En vez de obtener un cheque en blanco por el período para el cual han sido electos, presidentes, alcaldes y gobernadores tendrían la presión de mostrar resultados positivos en el ejercicio de sus labores para poder salir airosos de la posibilidad del escrutinio de la contraloría social y ciudadana. Por ello la inclusión del mecanismo revocatorio constituyó un paso más allá de la tradicional democracia delegativa y representativa venezolana que ha sido hegemónica hasta el día de hoy.

Si un funcionario o funcionaria, seguro de sí, promueve la evaluación a su gestión a la mitad del período, y sale aprobado por la consulta popular, se relegitima. Recordar que el propio Hugo Chávez, en el año 2004, calificó la activación del mecanismo por un grupo de electores como un “Referendo Confirmatorio”. Los resultados le dieron la razón, de una manera tal que sus opositores no intentaron promover un nuevo revocatorio durante su período presidencial comprendido entre los años 2007 al 2013.

Las ONGs no somos neutrales ni pasivos ante la vulneración de derechos. Por ello nuestra participación institucional en el actual escenario revocatorio es acompañar a la ciudadanía en el ejercicio de este derecho, exigiendo a las autoridades condiciones democráticas y aceptables para su efectiva realización

Seguir leyendo “ONG y Referendo Revocatorio”

Privatización bolivariana

Rafael Uzcátegui

En un reciente artículo de opinión, a propósito del cobro de un impuesto en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía por el uso del “ozono” en las instalaciones, el profesor Luis Fuenmayor Toro calificó la acción como “privatización del aire en el aeropuerto”. El razonamiento no deja de tener fundamento. A nuestro juicio, formaría parte de una tendencia general promovida por los gobiernos bolivarianos en ejercicio: El progresivo desprecio por lo público y la promoción, por diferentes vías, de lo privado. Paradójico, por decir lo menos, al provenir de un gobierno que se califica a sí mismo como “socialista”. Esta privatización, no obstante, se realiza por mecanismos abiertos o camuflados, incluso una mezcla de ambos. El deterioro estructural de la sanidad pública y el estancamiento de las misiones destinadas al sector salud desentona con la contratación de seguros privados por parte de las propias instituciones gubernamentales, lo cual privilegia el uso de clínicas privadas por parte de sus trabajadores. Quienes no contamos con este beneficio, ante la falta de respuesta de las instituciones estatales sanitarias, nos vemos obligados a acudir a las clínicas particulares. Privatización por la vía de los hechos. Mala señal emitió Hugo Chávez al tratar su dolencia en hospitales extranjeros, un privilegio que la mayoría de los venezolanos no podemos pagar.

Una segunda privatización de facto tiene que ver con el transporte público. El estado de las unidades y los terminales de rutas suburbanas e interurbanas revela por si sólo las consideraciones sobre lo que debería ser la calidad del servicio, privilegiando como única política mantener el bajo precio de los pasajes. El país con el más reducido precio por la gasolina tiene como contraparte el peor servicio de transporte masivo. La presión para solucionar la necesidad de movilización por mecanismos individuales, el taxi o el auto personal, es alta. Por otra parte la popularización de los centros comerciales entre nosotros es reflejo del retroceso del espacio público y, hay que decirlo, su monopolización por intereses privados, incluyendo los de la delincuencia. En este sentido, las diferentes denuncias sobre el uso de funcionarios policiales y militares sería una extensión de la privatización del derecho a la seguridad ciudadana.

Entendemos lo público como el bien común, accesible a todos independientemente de sus particularidades religiosas, étnicas o ideológicas. Si algo se ha “socializado” en los últimos años son los intereses particulares y sectoriales, no realmente los colectivos. Con o sin el adjetivo de bolivariana, como en el resto de los países de la región, la ciudadanía tiene un precio, uno muy alto debido a la poca estima por lo “público” en un país modelado por la renta y la ficción ideologizante petrolera. @fanzinero

Venezuela: 16 claves para entender la situación

Rafael Uzcátegui

 

01

Cualquier mirada o análisis sobre Venezuela debe tomar en cuenta la naturaleza de su principal actividad económica desde el año 1914: La extracción y exportación de recursos minerales, especialmente petróleo, al mercado internacional. Actualmente el país posee las mayores reservas de hidrocarburos y gas de América Latina y la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) es la cuarta empresa energética en importancia a nivel mundial y la primera en la región latinoamericana.

 

02

El petróleo no solamente ha sido el sustento de la economía venezolana sino que ha modelado las formas de hacer política y de relaciones entre la gente en su territorio. La existencia de un recurso bajo tierra, que sin esfuerzo ni valor agregado proporciona amplios beneficios a la nación, ha creado una cultura de dependencia de la renta petrolera cuyas consecuencias negativas ha motivado a intelectuales del país a calificar este recurso como “el excremento del diablo”. Desde 1945 todos los proyectos de gobernabilidad dentro del país se han basado en la apropiación y uso de sus ganancias.

 

03

Desde 1936, cuando el escritor Arturo Uslar Pietri ideó la frase “sembrar el petróleo”, ha existido un intenso debate sobre la utilización de las ganancias de la exportación de petróleo como motor del modelo de desarrollo y progreso para la nación, así como en la ejecución de políticas redistributivas de la renta petrolera entre las mayorías. Los extremos de este debate son el propio Uslar Pietri, de un lado, y Juan Pablo Pérez Alfonso, del otro. El primero sostenía la conveniencia de mantener y ampliar las relaciones con el capital extranjero para utilizar las ganancias en una labor de modernización acelerada del país, en base a un esquema de beneficios mutuos. Por su parte, Pérez Alfonso desde 1945 promovía el control del Estado nacional del proceso para que Venezuela concurriera de manera directa e independiente al mercado internacional prescindiendo de los intermediarios.

 

04

Salvo el período que va desde 1994 a 1998, conocido como el de la “apertura petrolera” antes y después en Venezuela ha existido un amplio consenso sobre la necesidad y el valor geoestratégico del control del Estado de la industria energética del país. En 1975 se estatizó la actividad petrolera mediante un decreto de nacionalización, creando la estatal PDVSA. A partir de 1995 las compañías transnacionales vuelven para ejecutar los llamados convenios operativos, realizando actividades de outsourcing para PDVSA. Desde marzo del año 2006 estos convenios migraron a la figura de “empresas mixtas”, con el que empresas como Repsol, Chevron y ENI se hacen socias del Estado venezolano, por contratos de duración entre 20 y 40 años, conservando este la mayoría accionaria.

Seguir leyendo “Venezuela: 16 claves para entender la situación”

La responsabilidad del Presidente

maduro bailando con ciliaColumna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

El pasado 04.02.14 un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET) realizaron una protesta contra la inseguridad y en rechazo al presunto abuso sexual contra una compañera de estudios. San Cristóbal formaba parte de ese sector de Venezuela que, exceptuando a Caracas, había aguantado varios años de constantes interrupciones de servicios básicos (agua y electricidad), desabastecimiento crónico de alimentos y productos de consumo masivo, dificultades para el acceso a la gasolina y, según datos del propio Banco Central de Venezuela (BCV), la segunda inflación citadina más alta del país, de 60,5%. El malestar llegó a su punto de ebullición cuando en esa manifestación la Guardia Nacional Bolivariana reprime la protesta y detiene a 6 estudiantes. En un suelo regado de pólvora, esa fue la chispa que generó la protesta generalizada. Otras universidades del interior manifestaron su indignación, lo que sumó más universitarios a la lista de privados de libertad. En respuesta, 16 estados del país realizaron movilizaciones multitudinarias exigiendo la libertad de los detenidos y fin a la represión. Al movimiento estudiantil se sumó un sector de la oposición partidista que, mediante una estrategia denominada “La salida”, promovía la renuncia del presidente. Hasta las 2 de la tarde aquella se había desarrollada en completa normalidad y de manera pacífica. Al final del día 3 personas habían sido asesinadas en Caracas en el contexto de manifestaciones.

La reacción del primer mandatario, del Sistema Nacional de Medios Públicos y de la propia Fiscal de la República fue, sin ningún tipo de elementos de prueba, señalar que la responsabilidad en las víctimas recaía en los propios manifestantes. Decenas de fotografías y videos demostraron que los disparos habían sido realizados por funcionarios policiales y parapoliciales. Aquella actuación institucional despertó la indignación en todo el país. Decenas de ciudades grandes y pequeñas realizaban, día tras día, sus propias protestas. La única respuesta que obtuvieron fue la represión, primero de la Guardia Nacional Bolivariana. Después de grupos paramilitares que enfrentaban a los manifestantes, disparaban a los edificios y destruían autos e inmuebles. El presidente Nicolás Maduro felicitaba públicamente la actuación de los uniformados y estimulaba la participación de civiles armados contra las protestas, primero con los “Comandos Populares Contra el Golpe”, después con “Candelita que se prenda, candelita que se apaga” y seguidamente, con una serie de discursos en donde ratificaba el llamado al pueblo a enfrentar al propio pueblo. Tras noche de terror e indefensión en diferentes urbanizaciones del país, aparecieron las “guarimbas”, barricadas y trampas para paramilitares, que comenzaron rápidamente a sumar nuevas víctimas. La Defensoría del Pueblo negaba la violación a los derechos humanos y la mayoría de los voceros del alto gobierno adjudicaban la violencia a la protesta.

Seguir leyendo “La responsabilidad del Presidente”

Pueblo contra Pueblo

rafael uzcateguiColumna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

 

Durante su alocución televisada del 05.03.14, en el marco del discurso realizado en el desfile militar en homenaje del primer año del fallecimiento del ex presidente Hugo Chávez Frías, el presidente Maduro afirmó: “Hoy 5 de marzo los remanentes de los grupos de la violencia habían amenazado a nuestro pueblo con trancar el país. El país está funcionando libremente y con tranquilidad desde todas las horas de la mañana, y así será todo el día de hoy y los días por venir. Quiero hacer un reconocimiento especial a la Guardia Nacional Bolivariana que ha estado en la calle combatiendo por la paz. Hoy pequeños grupos intentaron trancar e incendiar vias principales. Bueno: Candelita que se prenda, candelita que se apaga. Yo llamo a todo el pueblo, a las Unidades de Batalla Bolívar Chávez, a los Consejos Comunales, a los movimientos sociales, a las Comunas, a los movimientos juveniles, obreros, campesinos, de mujeres, llamo a todo el pueblo a hacer valer, allá en su comunidad, la orden de nuestro comandante Hugo Chávez: Candelita que se prenda, candelita que apagamos con el pueblo organizado, para garantizarle la paz a nuestro país”.

 

El artículo 332 de la Constitución es suficientemente claro sobre cuáles son los órganos que deben mantener el orden público en el país: “El Ejecutivo Nacional, para mantener y restablecer el orden público, proteger a los ciudadanos y ciudadanas, hogares y familias, apoyar las decisiones de las autoridades competentes y asegurar el pacífico disfrute de las garantías y derechos constitucionales, de conformidad con la ley, organizará: Un cuerpo uniformado de policía nacional; Un cuerpo de investigaciones científicas, penales y criminalísticas; Un cuerpo de bomberos y bomberas y administración de emergencias de carácter civil; Una organización de protección civil y administración de desastres. Los órganos de seguridad ciudadana son de carácter civil y respetarán la dignidad y los derechos humanos, sin discriminación alguna. La función de los órganos de seguridad ciudadana constituye una competencia concurrente con los Estados y Municipios en los términos establecidos en esta Constitución y en la ley”. Las declaraciones de Nicolás Maduro no sólo incorporan en labores de seguridad ciudadana a organizaciones que no están facultados ni por la constitución ni las leyes.

Seguir leyendo “Pueblo contra Pueblo”

Sensación de prosperidad, por ahora


Rafael Uzcátegui

Hace un año exactamente los supermercados Bicentenario mostraban generosas exhibiciones de electrodomésticos a bajo costo, una estrategia clientelar que le deparó buenos resultados electorales en los comicios para gobernadores. 12 meses después, la línea blanca está ausente de los anaqueles de los antiguos supermercados Cada. La crisis económica ha mermado sustancialmente la capacidad de compra del Estado, quien alguna vez se promocionó como el principal importador de televisores, neveras y cocinas del país. Como eso por el momento no es posible, el gobierno de Nicolás Maduro ha intentado, con éxito además, reeditar la sensación de prosperidad ubicando la responsabilidad de garantizar el acceso en el sector privado. Que la llamada “ofensiva contra la guerra económica” tenga incidencia en las elecciones se constatará el propio 8-D. Sin embargo, la estrategia del “Black Friday” venezolano no sólo tiene un propósito electoral, que es evidente, sino que particularmente se dirige a matizar las consecuencias del día después. El gobierno no tiene el músculo financiero, político y social para radicalizar el modelo, cosa que temen algunos. Sin la presencia física de Chávez al frente, el bolivarianismo está lejos de las condiciones de años anteriores, cuando los altos ingresos petroleros y los motores del socialismo del Siglo XXI generaban expectativas entre amplios sectores de la población, algunos de ellos solicitando explícitamente la intervención estatal en diferentes eslabones de la cadena productiva. Hoy, cuando los resultados de las empresas intervenidas están a la vista y los trabajadores han sufrido los abusos patronales estatales, sólo desde las burocracias se continúan pidiendo la “nacionalización” de las empresas. Hace apenas 3 años se expropió la cadena “Éxito” y hoy, ni de chiste, nadie sugiere hacer lo mismo con “Daka”.

Sostengo, en cambio, que la toma militar de símbolos comerciales del sector privado, así como el establecimiento en 30% de los márgenes de ganancia tiene como objetivo contraer lo más posible las previsibles consecuencias de las medidas económicas a tomarse después de las elecciones. El espectáculo autoritario contra una especulación largamente tolerada por el Indepabis y Cadivi intenta legitimar, de antemano, políticas de ajuste antipopulares y de alto costo político. Pasada la comparsa electoral, Maduro se enfrentará al postergado escenario de tomar una serie de correctivos económicos, para los cuales necesita la mayor cohesión interna posible, especialmente de los “radicales” bolivarianos resteados de nuevo hoy con el gobierno, y una historia reciente que mostrar para argumentar que su paquete de medidas es causado por la confabulación planetaria contra su gobierno. Lo curioso es que bajo una habilitante cualquier devaluación de la moneda, y sus impactos, serán de su exclusiva responsabilidad. @fanzinero

Una entrevista desde Francia sobre la Venezuela actual

lupa_borghettiComparto las respuestas a preguntas de un periodista francés sobre la Venezuela actual:

1. ¿Maduro es la continuación de Chávez o hay una fractura?
R: Maduro intenta basar su legitimidad como presidente en ser la continuación del proyecto bolivariano construido por Hugo Chávez (HCF), tanto en lo político como en lo simbólico. Ha asumido el programa de gobierno “Plan Patria 2013-2019” con el que HCF ganó las elecciones el pasado mes de octubre y repite cada vez que puede que representa su legado. Se ha hecho llamar a sí mismo “El hijo de Chávez” e intenta imitar su estilo y maneras de gobierno, lo que a corto plazo ha podido capitalizar políticamente, pero que, debido a una ausencia de personalidad propia,  resentirá a mediano plazo. No obstante, hay diferencias porque el escenario político es otro. La presencia física de HCF fue determinante para la actuación de los diferentes actores políticos y sociales en el país entre los años 1998 y 2012, por lo que su ausencia modifica cualitativamente la política y lo político en Venezuela. Nicolás Maduro sufre las consecuencias de un movimiento basado en el culto a la personalidad y su autoridad sobre todas las partes del universo bolivariano está cuestionada, dimensión estimulada por la pérdida de un número importante de votos en las elecciones del pasado mes de abril, que han sido los peores resultados electorales para el movimiento bolivariano en toda su trayectoria. La debilidad del liderazgo de Maduro ha estimulado a su vez la lucha de los diferentes sectores del chavismo, cada uno intentando hegemonizar el legado político de Hugo Chávez. A diferencia de con un HCF vivo, cuando la actuación del gobierno era monolítica y arrasadora, las decisiones actuales lucen erráticas y sus partes actúan, en ocasiones, de manera contradictoria. A la crisis política se le suma la crisis económica, debido a la alta inflación, la especulación en el mercado negro de dólares y el desabastecimiento de alimentos. Si bien antes habían diferentes niveles de acuerdo con el sector privado, Nicolás Maduro ha acudido abiertamente a los sectores económicos no estatales para el aumento de la producción de alimentos. Una tercera diferencia es que antes HCF controlaba al sector de las Fuerzas Armadas. Actualmente, son evidentes las presiones militares y el protagonismo que poseen para el mantenimiento de la gobernabilidad.

Seguir leyendo “Una entrevista desde Francia sobre la Venezuela actual”

El “Presidente Obrero” y Sidor

arton265Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

Recientemente, en una alocución televisada a todo el país, el presidente Nicolás Maduro se refirió a la huelga de trabajadores en la Siderúrgica del Orinoco anunciando la aplicación de “medidas drásticas” en caso de continuación de la paralización de actividades: “Yo le dije en estos días a los dos dirigentes sindicales que han tenido parado Sidor, de manera injusta e ilegal, sobre sus hombros recae que 300 mil familias de Venezuela tengan o no tengan su vivienda este año, si eso llegara a suceder yo no tendría otra opción que mostrarle a ustedes la foto y el nombre de los responsables de este crimen contra el pueblo de Venezuela y de tomar medidas fácticas de acuerdo a la ley”. El primer mandatario incursiona en fronteras peligrosas al sugerir la criminalización del ejercicio de un derecho establecido en la Constitución. En segundo lugar, su declaración intenta antagonizar el disfrute de dos derechos, el derecho a la huelga y el derecho a la vivienda, en su intento de crear animadversión contra los reclamos de los trabajadores.

Es curioso, por decir lo menos, que quien se ha calificado a sí mismo como “Presidente Obrero” haya asumido todos y cada uno de los argumentos patronales para descalificar una paralización de actividades por parte de la masa laboral en demanda de mejoras de sus condiciones de trabajo. Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sólo son validas las restricciones al derecho a la huelga en aquellos servicios cuya interrupción podría poner en peligro la vida, la seguridad o la salud de personas o de parte de la población. El Comité de Libertad Sindical de la OIT ha indicado que son servicios esenciales en sentido estricto donde el derecho de huelga puede ser objeto de restricciones importantes, o incluso de prohibición, los siguientes: Sector hospitalario, los servicios de electricidad, los servicios de abastecimiento de agua, los servicios telefónicos y el control del tráfico aéreo. Expresamente establece en la definición de servicios no esenciales al sector de la construcción.

No solamente no tienen asideros en la legislación laboral las declaraciones del “Presidente Obrero”, sino que sus cálculos están fuera del sentido común. ¿Es posible terminar 300.000 viviendas en tres meses? ¿Depende de los insumos producidos por Sidor en este trimestre el cumplimiento de las metas de la Misión Vivienda en un año?
Seguir leyendo “El “Presidente Obrero” y Sidor”

Venezuela: 14-A: La importancia del margen

Rafael Uzcátegui

En lo personal no espero sorpresas en los resultados de las elecciones del próximo 14 de abril, donde la cúpula madurista será relegitimada en las urnas para un nuevo período presidencial de 6 años. Lo más interesante, a mi modesto entender, será el margen que separe al ganador de la candidatura de Henrique Capriles.

Si bien Maduro tiene la opción ganadora, como heredero transitorio del capital político construido por Hugo Chávez durante más de una década, será difícil que mantenga la votación a su favor sobre los ocho millones de votos, cifra de sufragios recibida por el propio Chávez el pasado 07 de octubre. La promesa de remontar los 10 millones de votos, conjurada como mantra en su campaña electoral, no pasa de ser una mera consigna. Y ellos lo saben. El comportamiento electoral del llamado “chavismo popular” o de base, será la variable más interesante de las elecciones del próximo domingo. Si bien se encuentra motivada por el fallecimiento del líder y transmutará el acto comicial en un acto religioso de comunión con su recuerdo, la intensidad y masividad de su asistencia a las urnas pudiera mantener la cifra de votos oficialistas orbitando alrededor de los ocho millones. Sin embargo, por primera vez estaría votando para presidente por un candidato diferente a Hugo Chávez, y el estilo y contenidos de la campaña de Maduro, en medio del duelo, pudiera conspirar para disuadir un porcentaje no menor del voto rojo. La subjetividad y emocionalidad son valores que en política son gaseosos y delicados.

Maduro puede bajar la cantidad de sufragios recibidos, pero mantener el margen de diferencia en millón y medio de votos, lo cual sería su mejor escenario para salvaguardar su autoridad como vocero del movimiento bolivariano. Es importante subrayar la temporalidad otorgada a Nicolás por el propio Chávez en la conducción del llamado “proceso”. El zurdo de Sabaneta pidió que lo hicieran presidente en las elecciones convocadas a raíz del “hecho sobrevenido” –su enfermedad y deceso-. Otra cosa, y muy diferente, es que fuera el líder que lo sustituyera, en lo sucesivo y para siempre, en la conducción de la llamada “revolución bolivariana”. Por esta razón el liderazgo intrabolivariano será, con toda seguridad, fuente de conflictos y fragmentaciones. Que Maduro mantenga el margen de millón y medio de votos ralentizaría los, a mediano plazo, predecibles cuestionamientos a su rol de liderazgo.

Si el margen entre Maduro y Capriles, en cambio, oscila alrededor de los 500 mil votos catalizaría la crisis de liderazgo a lo interno del movimiento bolivariano y convertiría al 15 de abril, 24 horas después de las elecciones, como el primer día de la campaña de revocatoria en su contra a ser convocada, cumpliendo con los requisitos legales, para el año 2016.   Un final de fotografía, con un margen estrecho de 200 mil votos, sería explosivo no sólo para la autoridad madurista dentro del bolivarianismo, sino para la propia hegemonía política del chavismo.

Además de la potencial fragmentación del movimiento bolivariano, el gobierno de Maduro debe enfrentar la crisis de la economía y el desbordamiento institucional de la movilización ciudadana por exigencia de derechos. Estos tres vectores, relacionados entre sí en múltiples configuraciones, pronostican años de gobierno muy difícil y la necesidad de tomar decisiones con múltiples consecuencias.

Autogol en salud

rafael uzcateguiColumna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

El pasado 16.02.2013 el Vicepresidente Nicolás Maduro anunció la intervención del Hospital de Coche en Caracas. La misma se realiza como respuesta a una ejemplar protesta, realizada de manera unitaria, por pacientes y personal de la institución Empleados para denunciar la falta de insumos y precarias condiciones del lugar. Durante su alocución, el Vicepresidente Maduro expresó que la decisión era  “para planificar soluciones en conjunto y así lograr atender de manera óptima las necesidades de los pacientes”. Es decir, un hospital que está bajo responsabilidad del Ejecutivo Nacional es intervenido por el Ejecutivo para coordinar acciones para prestar un mejor servicio de salud. Curioso el asunto, pero no sorprendente. La razón, la grave crisis de dicho centro médico, que no es diferente al estado de la red hospitalaria tradicional en el país.

La Memoria y Cuenta del Ministerio de Salud indicaba hace siete años  que se remodelarían y modernizarían 150 hospitales en todo el país. En el año 2008 cuando hospitales que dependían de las alcaldías fueron pasados al poder central el presidente Chávez, expresó “Vamos a levantar esos hospitales y a ponerlos de primera línea, bajo nuestra responsabilidad”.  En junio de 2011 nuevamente el Presidente anuncia que se aprobaron recursos para remodelar 30 hospitales en todo el país. Visto los planes anunciados y los recursos, el resultado lógico debería ser que el pueblo venezolano contara con una red pública  hospitalaria nacional eficiente, bien dotada y con adecuada infraestructura. Sin embargo, la realidad es otra. La crisis hospitalaria del país es ampliamente conocida.

Ante la contundente protesta de pacientes y personal del hospital de coche al Vicepresidente no le quedó más alternativa que reconocer la crisis existente en dicho centro de salud.  A los pocos días una protesta similar es realizada en el hospital Pérez Carreño. En esta oportunidad en vez de dar una respuesta política, abrir canales de diálogo para solventar los problemas del centro hospitalario, se optó por el camino de la represión. Paradójico en un gobierno que ha afirmado que desea comportarse frente a la protesta popular diferente que en el pasado.
Seguir leyendo “Autogol en salud”

La salud de Chávez en 4 razones

A9o_XhwCMAENQO_Rafael Uzcátegui

El sábado 8 de diciembre, a las 9 y media de la noche, el presidente venezolano Hugo Chávez realizaba otra de sus acostumbradas cadenas presidenciales (alocuciones televisadas de obligatoria difusión por todos los medios de comunicación públicos y privados), después de pasar algunos días en Cuba en tratamiento médico por su enfermedad. Durante su intervención, su discurso tomó un giro que cayó como una bomba en las redes sociales del país: “es absolutamente necesario, es absolutamente imprescindible someterme a una nueva intervención quirúrgica. Y eso debe ocurrir en los próximos días (…) si se presentara alguna circunstancia sobrevenida, así dice la Constitución, que a mí me inhabilite, óigaseme bien, para continuar al frente de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, bien sea para terminar, en los pocos días que quedan (…) Y sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo por ustedes, por la gran mayoría de ustedes, si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que mi opinión firme (…) es que  en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela”.

Las palabras de Hugo Chávez eran trascendentales por varias razones: 1) Por primera vez reconocía la gravedad de su enfermedad –cáncer-, y la posibilidad que por razones de salud deba retirarse de la vida política; 2) Designaba a Nicolas Maduro como su sucesor en su movimiento, acabando con las pugnas internas sobre el tema; 3) Ordenaba que en caso de cualquier imprevisto que significara la ausencia indefinida del presidente se aplicara el procedimiento establecido en la Constitución; por último, el anuncio se realizaba una semana antes de las elecciones a gobernadores.

Seguir leyendo “La salud de Chávez en 4 razones”